LA TO­MA DE PO­SE­SIÓN DE LAS IS­LAS GALÁPAGOS SE DIS­PU­SO DES­DE GUA­YA­QUIL

EL 12 DE FE­BRE­RO DE 1832 SE DE­CLA­RÓ VI­GEN­TE LA SO­BE­RA­NÍA ECUA­TO­RIA­NA SO­BRE EL AR­CHI­PIÉ­LA­GO, EN LA IS­LA SAN CAR­LOS.

Memorias Porteñas - - GUAYAQUIL SIGLO XX -

Anom­bre del Ecua­dor, y por en­car­go de Jo­sé Joa­quín de Ol­me­do, el co­ro­nel Juan Ig­na­cio Her­nán­dez ini­ció la travesía des­de la cos­ta con­ti­nen­tal el 30 de enero de 1832 y la cul­mi­nó tre­ce días des­pués, el 12 de fe­bre­ro, en que to­mó po­se­sión le­gal del ar­chi­pié­la­go a nom­bre del Ecua­dor. Is­las pa­ra­di­sía­cas, las Galápagos fue­ron bau­ti­za­das co­mo Ar­chi­pié­la­go de Co­lón en 1892. Son conocidas co­mo Las is­las en­can­ta­das por po­seer una enor­me can­ti­dad de es­pe­cies en­dé­mi­cas, una exó­ti­ca flo­ra y una cu­rio­sa fau­na te­rres­tre y ma­rí­ti­ma, y, co­mo lo se­ña­lan al­gu­nos es­tu­dio­sos de su his­to­ria, por­que los na­ve­gan­tes que pa­sa­ban por sus cos­tas creían que eran un es­pe­jis­mo.

AN­TI­GUA VIN­CU­LA­CIÓN

Las is­las Galápagos fue­ron des­cu­bier­tas en 1535 por fray To­más de Ber­lan­ga, a car­go del Obis­pa­do de Pa­na­má. El frai­le arri­bó a ellas por ha­ber­se des­via­do de la ru­ta en su via­je al Pe­rú, a don­de de­bía lle­gar pa­ra cum­plir el en­car­go del rey Car­los V de po­ner fin a una dispu­ta en­tre Fran­cis­co Pi­za­rro y un gru­po de sus hom­bres que se ha­bría in­su­bor­di­na­do. Lue­go de ello co­mu­ni­có a la Co­ro­na el acon­te­ci­mien­to sin que es­ta le otor­ga­ra ma­yor im­por­tan­cia. Du­ran­te la épo­ca co­lo­nial las is­las fue­ron apro­ve­cha­das por cor­sa­rios, fi­li­bus­te­ros y tra­fi­can­tes de es­cla­vos, fran­ce­ses, ho­lan­de­ses, ára­bes, etc., co­mo es­con­di­te y pun­to de re­fe­ren­cia pa­ra el con­trol de las ru­tas ma­rí­ti­mas y la rea­li­za­ción de sus fe­cho­rías. En esa épo­ca los pi­ra­tas, prin­ci­pal­men­te in­gle­ses, se es­con­dían en los pa­ra­jes is­le­ños es­pe­ran­do el pa­so de las em­bar­ca­cio­nes es­pa­ño­las que lle­va­ban oro y pie­dras pre­cio­sas de Amé­ri­ca del Sur a Eu­ro­pa, y que los tra­fi­can­tes de es­cla­vos ha­cían en sus in­me­dia­cio­nes las transac­cio­nes pa­ra que sus res­pec­ti­vas “cargas” sean di­ri­gi­das a los te­rri­to­rios ne­ce­si­ta­dos de esa mano de obra.

IN­CI­DEN­CIA CIEN­TÍ­FI­CA

Se sos­tie­ne que en 1790 hu­bo una pri­me­ra mi­sión cien­tí­fi­ca que vi­si­tó las is­las, co­no­ci­da co­mo la Ex­pe­di­ción Ma­las­pi­na, di­ri­gi­da por el es­pa­ñol Ale­jan­dro Ma­las­pi­na, cu­yos re­gis­tros nun­ca fue­ron pu­bli­ca­dos ni co­no­ci­dos. Años des­pués y a pro­pó­si­to de la ac­ti­vi­dad in­ves­ti­ga­ti­va de Char­les Dar­win en torno a la teo­ría de la evo­lu­ción en 1835, es­te te­rri­to­rio in­su­lar em­pe­zó a co­brar im­por­tan­cia has­ta ser de­cla­ra­do por la Unesco pa­tri­mo­nio de la hu­ma­ni­dad en 1978.

Va­rios he­chos his­tó­ri­cos cons­ti­tu­yen an­te­ce­den­tes de la po­se­sión ecua­to­ria­na de las Galápagos. Uno de los hé­roes de la in­de­pen­den­cia de Gua­ya­quil, Jo­sé de Villamil, en los al­bo­res de la eman­ci­pa­ción ame­ri­ca­na, ha­bría to­ma­do la ini­cia­ti­va de su­ge­rir­le al pri­mer pre­si­den­te de Ecua­dor, Juan Jo­sé Flo­res, or­ga­ni­zar una ex­pe­di­ción pa­ra apo­de­rar­se del ar­chi­pié­la­go. Así, el 12 de fe­bre­ro de 1832, el co­ro­nel Ig­na­cio Her­nán­dez, jun­to a la tri­pu­la­ción de la go­le­ta Mer­ce­des y el ca­pe­llán que la acom­pa­ña­ba, de­cla­ró la vi­gen­cia de la so­be­ra­nía ecua­to­ria­na so­bre las is­las en una ce­re­mo­nia cí­vi­co-re­li­gio­sa en la is­la de San Car­los. En el pe­ri­plo in­me­dia­to por el te­rri­to­rio in­su­lar, la avan­za­da ecua­to­ria­na bau­ti­zó a las is­las por las que pa­sa­ron, con nom­bres es­pa­ño­les.

Ar­chi­pié­la­go de Galápagos.

Char­les Dar­win. Jo­sé Joa­quín de Ol­me­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.