EL TEA­TRO EN­RI­QUE VAL­DEZ Y LA SE­ÑO­RI­TA MI­LA­GRO 1937

AMA­LIA RO­SA­LÍA JA­RA, PRO­FE­SO­RA DE 24 AÑOS, FUE NOM­BRA­DA REI­NA TRAS UNA ELEC­CIÓN QUE SE HI­ZO CON LA VEN­TA DE VO­TOS, EN UN TEA­TRO ABA­RRO­TA­DO DE PÚ­BLI­CO.

Memorias Porteñas - - NOJOTROS LOS MONTUVIOS SOMOS ASÍ… - POR: GA­BRIEL PA­RE­DES pa­re­[email protected]­na­sa.com.ec

En San Fran­cis­co de Mi­la­gro, tie­rra fe­raz y fe­cun­da, la dul­ce pi­ña abun­da, fru­to bendito del agro. Así de­fi­nía a su te­rru­ño mi com­pa­dre y ami­go Víc­tor Hugo Vi­cu­ña, sen­ta­do en la ban­que­ta del par­que cen­tral, que da fren­te a la igle­sia San Fran­cis­co de Asís en el can­tón Mi­la­gro. Pa­la­brean­do so­bre ci­nes y tea­tros, pa­só a se­ña­lar­me un in­mue­ble don­de fun­cio­nó la clí­ni­ca del Dr. Gon­za­lo Sa­las Paz­mi­ño, si­tio en don­de el 1 de mar­zo de 1950 se inau­gu­ra­ría el ci­ne Mi­la­gro, de don Ju­lio Gamboa Vi­te­ri. Lue­go el co­mer­cian­te Jo­sé Qui­roz Ri­caur­te, en abril de 1957, es­tre­nó el tea­tro Qui­roz, pro­yec­tán­do­se la pe­lí­cu­la El re­gre­so del in­fierno. Tiem­po des­pués la em­pre­sa pa­só a ma­nos de Hum­ber­to Cen­ta­na­ro Gan­do (yerno de don Jo­sé), quien le cam­bió el nom­bre por Ci­ne Pre­si­den­te. En 1975 don Ri­nal­do Bui­trón nos en­tre­ga­ba una nue­va sa­la pa­ra la ciu­dad, ubi­ca­da a la ba­ja­da del puen­te de la av. Chi­ri­jos, don­de se pa­sa­ban pe­lí­cu­las de ar­tes mar­cia­les; ese era el ci­ne Vic­to­ria.

EL TEA­TRO EN­RI­QUE VAL­DEZ

Pa­ra na­rrar­le la his­to­ria com­ple­ta de los tea­tros y ci­nes en es­te can­tón (pro­si­guió Víc­tor Hugo), de­be­mos re­mon­tar­nos a los ini­cios del si­glo XX. En la am­plia sa­la de la ca­sa del se­ñor Ló­pez se reunía lo más gran­jea­do de la so­cie­dad mi­la­gre­ña a pre­sen­ciar obras tea­tra­les. Pa­ra 1912 el em­pre­sa­rio Si­món Bo­lí­var Es­ca­la Caa­ma­ño cons­tru­yó un tea­tro, ade­cuán­do­lo con un ci­ne­ma­tó­gra­fo y pro­yec­tán­do­se pe­lí­cu­las si­len­tes. Así na­ció el tea­tro En­ri­que Val­dez, lu­gar don­de se da­ban re­ci­ta­les poé­ti­cos en los que in­ter­ve­nían Au­ro­ra Es­tra­da y Aya­la, Ru­bén Iri­go­yen, Ser­gio Nú­ñez y mu­chos poe­tas más. En 1915 la em­pre­sa fue ad­qui­ri­da por Fran­cis­co Spa­ro­vich Schiaf­fino, e in­vi­tó a un gru­po de comerciantes, en­tre ello Emi­lio Mor­gner y Sa­bino Her­nán­dez Ve­las­co, pa­ra que fue­ran so­cios de la com­pa­ñía, va­lien­do 100 su­cres ca­da ac­ción.

UN TEA­TRO DE CE­MEN­TO AR­MA­DO

Es­tos hom­bres vi­sio­na­rios en 1933 die­ron ini­cio al le­van­ta­mien­to de un nue­vo edi­fi­cio de es­truc­tu­ra de ce­men­to, el cual con­ta­ba con pla­tea y ga­le­ría, obra en­car­ga­da al cons­truc­tor es­pa­ñol Ma­nuel Nie­to. Su inau­gu­ra­ción se reali­zó el do­min­go 24 de ma­yo de 1936, en con­me­mo­ra­ción a la ba­ta­lla del Pi­chin­cha. Pos­te­rior­men­te, la em­pre­sa fue ad­qui­ri­da por Hum­ber­to Cen­ta­na­ro Mon­te­pa­gano, cam­bián­do­le el nom­bre a Tea­tro Rex, man­te­nién­do­se por dé­ca­das con es­ta de­no­mi­na­ción, has­ta que lue­go lo bau­ti­za­ron co­mo Ci­ne Nino. Ya en 1950 el edi­fi­cio fue ven­di­do al Ayun­ta­mien­to por 150.000 su­cres

LA SE­ÑO­RI­TA MI­LA­GRO Y SU ELEC­CIÓN

Co­rría el año 1937. En­ton­ces la Le­gión Fe­me­ni­na de Edu­ca­ción Po­pu­lar, pre­si­di­da por Vic­to­ria Ma­cías de Vi­cu­ña, to­mó la ini­cia­ti­va de or­ga­ni­zar por pri­me­ra vez el con­cur­so de be­lle­za Se­ño­ri­ta Mi­la­gro. La elec­ción se rea­li­za­ría en el tea­tro En­ri­que Val­dez, pro­pie­dad de Fran­cis­co Spa­ro­vich Schiaf­fino.

Se abrie­ron las ins­crip­cio­nes y se pre­sen­tó un sin­nú­me­ro de gua­pas jo­ven­ci­tas, en­tre ellas Ama­lia Ro­sa­lía Ja­ra Par­do, co­no­ci­da co­mo La ni­ña Ja­ra, na­ci­da el 14 de agos­to de 1913. Con­ta­ba pa­ra ese en­ton­ces con 24 años, sien­do pro­fe­so­ra nor­ma­lis­ta en la es­cue­la 17 de Sep­tiem­bre, de pro­pie­dad Mar­tín Ja­ra, su pa­dre. Gra­cias al im­pul­so de su her­mano Is­mael, quien la ani­mó a par­ti­ci­par, y acom­pa­ña­da por su her­ma­na Pie­dad, Ama­lia sa­bía que se­ría la triun­fa­do­ra. En esas épo­cas la elec­ción a rei­na se ha­cía por la ven­ta de vo­tos. El tea­tro Val­dez se vio aba­rro­ta­do por quie­nes apo­ya­ban la can­di­da­tu­ra de Ama­lia, quien ob­tu­vo más de mil vo­tos, co­ro­nán­do­se co­mo la pri­me­ra Se­ño­ri­ta Mi­la­gro. Así pa­so, y si us­ted quie­re sa­ber otras his­to­rias so­bre la ciu­dad más dul­ce del Ecua­dor, ven­ga­se otro día mi que­ri­do ami­go y se­gui­mos pa­la­brean­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.