BO­LÍ­VAR Y GUA­YA­QUIL, AN­TES DE LA ANE­XIÓN A CO­LOM­BIA

Memorias Porteñas - - Mp - Por GUILLERMO ARO­SE­ME­NA ARO­SE­ME­NA

La verdad his­tó­ri­ca es di­fí­cil de co­no­cer; la la­bor de quien la es­tu­dia e in­ter­pre­ta es apro­xi­mar­se a ella. Pa­ra es­tar cer­ca hay que tra­ba­jar con fuen­tes pri­ma­rias, no con his­to­rias es­cri­tas por ter­ce­ros, dé­ca­das des­pués de ocu­rrir. Ten­go du­das so­bre la ve­ra­ci­dad de las obras de la In­de­pen­den­cia y pri­me­ros de­ce­nios de la Re­pú­bli­ca, de his­to­ria­do­res sur­gi­dos en lus­tros pos­te­rio­res. Igua­les du­das hay de los his­to­ria­do­res de la se­gun­da mi­tad del si­glo XX, cuan­do es­cri­ben so­bre la cri­sis eco­nó­mi­ca de Ecua­dor del pe­río­do 1914-1927. Ge­ne­ral­men­te res­tan ob­je­ti­vi­dad en la in­ter­pre­ta­ción de lo su­ce­di­do. La ma­yo­ría pre­juz­ga y crea vic­ti­ma­rios fan­tas­mas. Los más re­cien­tes his­to­ria­do­res, ade­más de lo an­te­rior, ha­cen res­pon­sa­bles del sub­de­sa­rro­llo de Ecua­dor a em­pre­sa­rios y paí­ses “im­pe­ria­lis­tas”. Los pri­me­ros his­to­ria­do­res de la In­de­pen­den­cia fue­ron pro­ta­go­nis­tas, tes­ti­gos o ac­to­res de los he­chos. En ese tiem­po for­ma­ti­vo no exis­tían ideo­lo­gías; los di­ri­gen­tes de las nue­vas re­pú­bli­cas re­co­no­cían que ha­bían vi­vi­do sub­yu­ga­dos du­ran­te 300 años, sin ha­ber apren­di­do có­mo ad­mi­nis­trar la co­sa pú­bli­ca, a di­fe­ren­cia de las co­lo­nias in­gle­sas don­de Lon­dres creó go­bier­nos co­lo­nia­les. Pa­ra cuan­do se in­de­pen­di­za­ron, los lí­de­res es­ta­dou­ni­den­ses ya te­nían ex­pe­rien­cia de có­mo ma­ne­jar un país. Los de la an­ti­gua Amé­ri­ca es­pa­ño­la, a pe­sar de sus des­ven­ta­jas, sa­bían que de­bían de­ci­dir si que­rían vi­vir en un país in­de­pen­dien­te o for­mar par­te de otro; te­ner un ré­gi­men fe­de­ral o cen­tra­lis­ta; vi­vir en li­ber­tad pa­ra in­cur­sio­nar en lo que uno de­sea­ba ha­cer o vi­vir con res­tric­cio­nes. Bo­lí­var fue miem­bro de una de las fa­mi­lias más ri­cas de Venezuela y ad­mi­ra­dor de ingleses y es­ta­dou­ni­den­ses. Su sue­ño fue crear los nue­vos paí­ses a se­me­jan­za de los men­cio­na­dos; se re­ve­la en sus car­tas a Henry Clay, abo­ga­do, le­gis­la­dor y se­cre­ta­rio de Es­ta­do es­ta­dou­ni­den­se; en car­tas a Je­remy Bent­ham, fa­mo­so ju­ris­ta y cons­ti­tu­cio­na­lis­ta in­glés y en su dis­cur­so en An­gos­tu­ra, en 1819. En aque­llos años no ha­bía crí­ti­ca al “im­pe­ria­lis­mo” es­ta­dou­ni­den­se; pos­te­rior­men­te se co­men­zó a ata­car al ca­pi­ta­lis­mo, pe­ro to­dos quie­ren, de cier­ta ma­ne­ra, vi­vir co­mo ca­pi­ta­lis­tas. La ac­tua­li­dad es ejem­plo.

Hay su­fi­cien­te in­for­ma­ción de los pa­trio­tas gua­ya­qui­le­ños pa­ra for­mar­se una idea de su per­so­na­li­dad, de có­mo pen­sa­ban y ac­tua­ban, del ti­po de li­de­raz­go que ejer­cían, etc. Bo­lí­var, sien­do el prin­ci­pal pro­ta­go­nis­ta, re­ci­bió la ma­yor aten­ción de los que es­cri­bie­ron en su épo­ca.

Cuan­do se ter­mi­na de es­tu­diar es­te pe­río­do hay pre­gun­tas de ri­gor: ¿Qué hay de verdad so­bre la ti­ran­te re­la­ción de los miem­bros del Go­bierno Pro­vi­so­rio de Gua­ya­quil y Bo­lí­var, an­ta­go­nis­mo de Bo­lí­var ha­cia Gua­ya­quil, ame­na­zas de Bo­lí­var a Ol­me­do, gra­do de sim­pa­tía de gua­ya­qui­le­ños por Bo­lí­var, cen­su­ras de co­la­bo­ra­do­res de Bo­lí­var a Bo­lí­var, his­to­ria­do­res ex­tran­je­ros crí­ti­cos de la ac­tua­ción de Bo­lí­var? ¿Por qué ha­bía opi­nión di­vi­di­da so­bre el fu­tu­ro de Gua­ya­quil? ¿Por qué Ol­me­do tu­vo se­rias du­das acer­ca de que Gua­ya­quil for­ma­ra par­te de Co­lom­bia? ¿Por qué Bo­lí­var era tan du­ro y crí­ti­co con los lí­de­res gua­ya­qui­le­ños? ¿Se pue­de ase­gu­rar que to­dos los gua­ya­qui­le­ños que­rían unir­se a Co­lom­bia? ¿Hay su­fi­cien­te evi­den­cia que con­fir­me quién tie­ne la ra­zón? ¿Hu­bo re­la­ción tem­pes­tuo­sa en­tre Bo­lí­var y San Mar­tín? ¿Son ver­da­des, ver­da­des a me­dias o men­ti­ras? So­bre cier­tos he­chos hay evi­den­cias, so­bre otros, no. La ma­yo­ría de his­to­ria­do­res ecua­to­ria­nos que es­cri­bie­ron so­bre el te­ma tie­nen una mis­ma ver­sión: enal­te­cer a Bo­lí­var, ig­no­rar a San Mar­tín y mi­ni­mi­zar a Ol­me­do.

Años atrás, en un sim­po­sio de his­to­ria eco­nó­mi­ca del Ban­co Cen­tral, me co­rres­pon­dió ha­blar so­bre la eco­no­mía ecua­to­ria­na en tiem­pos de la In­de­pen­den­cia. A pe­sar de no ser de mi in­te­rés la his­to­ria po­lí­ti­ca, tu­ve la opor­tu­ni­dad de leer ex­ten­sa­men­te car­tas y li­bros de pro­ta­go­nis­tas de la épo­ca, co­mo Ge­ró­ni­mo Es­pe­jo, ge­ne­ral pe­ruano que lle­gó a Gua­ya­quil días an­tes de la en­tre­vis­ta y se re­gre­só con San Mar­tín. Hay otros, en­tre ellos el del fran­cés Ga­briel La­fond, el más con­tro­ver­sial por re­pro­du­cir una car­ta que, has­ta la fe­cha, los his­to­ria­do­res no han po­di­do de­ter­mi­nar si es real o apó­cri­fa.

Cuan­do las tro­pas de Bo­lí­var co­men­za­ron a lle­gar a Gua­ya­quil a fi­nes de 1821 el es­ta­do de áni­mo del gua­ya­qui­le­ño em­pe­zó a cam­biar. En­tre fi­nes de 1821 y enero de 1822, Gua­ya­quil vi­vió días de zo­zo­bra por la ac­ti­tud de las tro­pas co­lom­bia­nas acan­to­na­das fue­ra de la ciu­dad, ba­jo el man­do de Su­cre y otros ofi­cia­les co­lom­bia­nos lle­ga­dos an­tes que él, pro­vo­can­do en­fren­ta­mien­tos con las gua­ya­qui­le­ñas y pe­rua­nas li­de­ra­das por Jo­sé La Mar, en­via­do de San Mar­tín. El áni­mo se exa­cer­bó cuan­do Bo­lí­var man­dó un emi­sa­rio a Ol­me­do, ins­tru­yen­do enar­bo­lar la ban­de­ra co­lom­bia­na. Las re­la­cio­nes de Bo­lí­var con el Go­bierno de Gua­ya­quil fue­ron de­te­rio­rán­do­se du­ran­te 1822. El 18 de enero, Bo­lí­var en­vió a Ol­me­do una co­mu­ni­ca­ción: “La co­pia que ten­go el ho­nor de in­cluir a V. E. ma­ni­fies­ta cla­ra­men­te los sen­ti­mien­tos del Se­ñor Fran­cis­co Ro­ca, miem­bro de ese go­bierno. Ella no so­lo ha­ce creer que el Sr. Ro­ca es un de­cla­ra­do enemi­go del go­bierno de Co­lom­bia sino que in­du­ce a con­je­tu­rar que lo es de la li­ber­tad de Gua­ya­quil[…] lla­mar tu­nan­tes a los ofi­cia­les que pre­ten­den a la in­cor­po­ra­ción de Gua­ya­quil a Co­lom­bia, es mos­trar ó que des­co­no­ce la ver­da­de­ra de­bi­li­dad de su país, o los de­re­chos in­con­tes­ta­bles de Co­lom­bia[…] Gua-

“EN EL OCÉANO PA­CÍ­FI­CO NO TIE­NEN OTRA PRO­VIN­CIA DE MA­YOR TRÁ­FI­CO LAS DI­LA­TA­DAS COS­TAS DE AMÉ­RI­CA...”.

AN­DRÉS BA­LEA­TO, re­fi­rién­do­se a la pro­vin­cia de Gua­ya­quil en 1820

ya­quil no pue­de ser un Es­ta­do in­de­pen­dien­te y so­be­rano[…] Co­lom­bia no pue­de ni de­be ce­der sus le­gí­ti­mos de­re­chos…en Amé­ri­ca no hay po­der hu­mano que pue­da ha­cer per­der a Co­lom­bia un pal­mo de la in­te­gri­dad de su te­rri­to­rio”.

Los hos­ti­ga­mien­tos con­ti­nua­ron en me­ses pos­te­rio­res. Ol­me­do siem­pre es­tu­vo en desacuer­do con Bo­lí­var res­pec­to a que­rer to­mar Gua­ya­quil, co­mo se apre­cia en car­ta a San Mar­tín, del 24 de ju­nio de 1822: “V. E. de­be re­cor­dar las in­ti­mi­da­cio­nes del Li­ber­ta­dor a es­te go­bierno, so­bre la agre­ga­ción de es­ta pro­vin­cia a la Re­pú­bli­ca; y su de­re­cho pa­re­ce­rá más fuer­te, sos­te­ni­do hoy por tres mil ba­yo­ne­tas. Los je­fes, ofi­cia­les y par­cia­les que se han reuni­do en Qui­to y si­tian a S. E., le han da­do los in­for­mes más si­nies­tros de es­te go­bierno y las no­ti­cias más equi­vo­ca­das de la si­tua­ción, es­pí­ri­tu y opi­nión de es­te pue­blo. Se le ha he­cho creer (y S. E. no se ha des­de­ña­do de des­cen­der a dar cré­di­to a pue­ri­les im­pos­tu­ras), que to­da la pro­vin­cia es­tá de­ci­di­da por la Re­pú­bli­ca, y que só­lo el go­bierno se opone opri­mien­do y vio­len­tan­do la vo­lun­tad ge­ne­ral. Era pues for­zo­so que se re­mi­tie­se a S. E. un su­je­to de res­pe­to, de cré­di­to, y con to­da la pre­sun­ción de im­par­cia­li­dad,…apro­ve­cha­se la me­jor opor­tu­ni­dad de in­for­mar­le de la ver­da­de­ra si­tua­ción…”. Co­mo San Mar­tín es­ta­ba in­for­ma­do de to­do, mo­les­to por las pro­vo­ca­cio­nes, re­cla­mó a Bo­lí­var por su ac­ti­tud en car­ta del 3 de mar­zo de 1822: “Por las co­mu­ni­ca­cio­nes que en co­pia me ha di­ri­gi­do el go­bierno de Gua­ya­quil, ten­go el sen­ti­mien­to de ver la se­ria in­ti­mi­da­ción que le ha he­cho V. E. pa­ra que aque­lla pro­vin­cia se agre­gue al te­rri­to­rio de Co­lom­bia. Siem­pre he creí­do que en tan de­li­ca­do ne­go­cio el vo­to es­pon­tá­neo de Gua­ya­quil se­ría el prin­ci­pio que fi­ja­se la con­duc­ta de los Es­ta­dos li­mí­tro­fes, a nin­guno de los cua­les com­pe­te pre­ve­nir por la fuer­za la de­li­be­ra­ción de los pue­blos. Tan sa­gra­do ha si­do pa­ra mí es­te de­ber, que des­de la pri­me­ra vez que man­dé mis dipu­tados cer­ca de aquél go­bierno, me abs­tu­ve de in­fluir en lo que no te­nía una re­la­ción esen­cial con el ob­je­to de la gue­rra del con­ti­nen­te. Si V. E. me per­mi­te ha­blar­le en un len­gua­je digno de la exal­ta­ción de su nom­bre y análo­go a mis sen­ti­mien­tos, osa­ré de­cir­le que no es nues­tro des­tino em­plear la es­pa­da pa­ra otro fin que no sea el de con­fir­mar el de­re­cho que he­mos ad­qui­ri­do en los com­ba­tes pa­ra ser acla­ma­dos por li­ber­ta­do­res de nues­tra pa­tria. De­je­mos que Gua­ya­quil con­sul­te su des­tino y me­di­te sus in­tere­ses pa­ra agre­gar­se li­bre­men­te a la sec­ción que le con­ven­ga, por­que tam­po­co pue­de que­dar ais­la­do sin per­jui­cio de am­bos”.

Bo­lí­var le res­pon­dió el 22 de ju­nio: “Yo no pien­so co­mo V. E. que el vo­to de una pro­vin­cia de­be ser con­sul­ta­do pa­ra con­sul­tar la so­be­ra­nía na­cio­nal, por­que no son las par­tes sino el to­do del pue­blo el que de­li­be­ra en las asam­bleas ge­ne­ra­les reuni­das li­bre y le­gal­men­te. La cons­ti­tu­ción de Co­lom­bia da a la pro­vin­cia de Gua­ya­quil una re­pre­sen­ta­ción

V. E. de­be re­cor­dar las in­ti­mi­da­cio­nes del Li­ber­ta­dor a es­te go­bierno, so­bre la agre­ga­ción de es­ta pro­vin­cia a la Re­pú­bli­ca; y su de­re­cho pa­re­ce­rá más fuer­te, sos­te­ni­do hoy por tres mil ba­yo­ne­tas. Los je­fes, ofi­cia­les y par­cia­les que se han reuni­do en Qui­to y si­tian a S. E., le han da­do los in­for­mes más si­nies­tros de es­te go­bierno y las no­ti­cias más equi­vo­ca­das de la si­tua­ción, es­pí­ri­tu y opi­nión de es­te pue­blo...

JO­SÉ JOA­QUÍN DE OL­ME­DO

la más per­fec­ta, y to­dos los pue­blos de Co­lom­bia in­clu­si­ve la cu­na de la li­ber­tad, que es Ca­ra­cas, se han creí­do su­fi­cien­te­men­te hon­ra­dos con ejer­cer am­plia­men­te el sa­gra­do de­re­cho de de­li­be­ra­ción…no pu­dien­do ya to­le­rar el es­pí­ri­tu de fac­ción, que ha retardado el éxi­to de la gue­rra y que ame­na­za inun­dar en des­or­den to­do el Sur de Co­lom­bia, ha to­ma­do de­fi­ni­ti­va­men­te su re­so­lu­ción de no per­mi­tir más tiem­po la exis­ten­cia an­ti­cons­ti­tu­cio­nal de una jun­ta, que es el azo­te del pue­blo de Gua­ya­quil, y no el ór­gano de su vo­lun­tad. Qui­zá V. E. no ha­brá te­ni­do no­ti­cia bas­tan­te im­par­cial del es­ta­do de con­flic­to en que gi­me aque­lla pro­vin­cia, por­que una do­ce­na de am­bi­cio­sos pre­ten­den man­dar­la. Di­ré a V. E. un so­lo ras­go de es­pan­to­sa anar­quía: no pu­dien­do lo­grar los fac­cio­sos la plu­ra­li­dad en cier­tas elec­cio­nes, man­da­ron po­ner en li­ber­tad el pre­si­dio de Gua­ya­quil pa­ra que los nom­bres de es­tos de­lin­cuen­tes for­ma­ran la pre­pon­de­ran­cia a fa­vor de su par­ti­do. Creo que la his­to­ria del Ba­jo Im­pe­rio no pre­sen­ta un ejem­plo más es­can­da­lo­so”.

Pa­ra Bo­lí­var, la “jo­ya de la co­ro­na” no era Qui­to, lo era Gua­ya­quil por ser puer­to por don­de po­día in­gre­sar su ejér­ci­to y por ser ciu­dad ri­ca que fi­nan­cia­ba sus ba­ta­llas. Él co­no­cía muy bien so­bre la ri­que­za de Gua­ya­quil, Ol­me­do te­nía al­gún tiem­po fi­nan­cián­do­lo; ha­bía con­se­gui­do ca­pi­ta­les gua­ya­qui­le­ños sin fa­cul­ta­des ex­tra­or­di­na­rias. Cuan­do las tu­vo a par­tir de agos­to de 1822, subió im­pues­tos y to­mó me­di­das fis­ca­lis­tas pa­ra ex­por­ta­ción y re­ins­ti­tu­yó im­pues­tos co­lo­nia­les de­ro­ga­dos des­pués de la In­de­pen­den­cia de Gua­ya­quil. En el ca­cao, el aran­cel au­men­tó en 30 %. Po­cos días des­pués de es­cri­bir­se esas car­tas, Bo­lí­var in­gre­sa­ba a Gua­ya­quil.

Go­bierno Pro­vi­so­rio Jo­sé Joa­quín de Ol­me­do, Ra­fael Ma­ría Xi­me­na y Fran­cis­co Ma­ría Ro­ca.

Ex­por­ta­cio­nes de Gua­ya­quil-1820.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.