LA EX­TRA­OR­DI­NA­RIA PIN­TU­RA DE ‘ LOS MU­LA­TOS DE ES­ME­RAL­DAS’

Memorias Porteñas - - Mp - Por JUAN CAS­TRO Y VE­LÁZ­QUEZ

Es por de­más cu­rio­so que el cuadro de un pin­tor de la Es­cue­la Qui­te­ña, fir­ma­do y fe­cha­do co­mo el más an­ti­guo, no re­pre­sen­te ni mo­ti­vos re­li­gio­sos ni a miem­bros de la nue­va cla­se do­mi­nan­te es­pa­ño­la. La hoy muy fa­mo­sa pin­tu­ra ‘Los mu­la­tos de Es­me­ral­das’, del Mu­seo de Amé­ri­ca en Ma­drid, una de las obras más co­men­ta­das en los úl­ti­mos tiem­pos, re­pre­sen­ta a tres in­di­vi­duos de ori­gen afri­cano, ata­via­dos con tra­jes es­pa­ño­les y ador­na­dos con jo­yas cla­ra­men­te de la tra­di­ción in­dí­ge­na de la Cos­ta nor­te del Ecua­dor.

La pin­tu­ra, rea­li­za­da en óleo so­bre lien­zo, de 92 cen­tí­me­tros de al­to por 175 cen­tí­me­tros de an­cho, es­tá fe­cha­da en la car­te­la ubi­ca­da en la par­te de­re­cha del cuadro que di­ce:

“Pa­ra Fe­li­pe 3, Rey Ca­tó­li­co de Es­pa­ña y de las In­dias, el doc­tor Juan del Ba­rrio de Se­púl­ve­da, Oi­dor de la Real Au­dien­cia de Qui­to, lo man­dó ha­cer a sus ex­pen­sas, Año 1599”.

La pin­tu­ra es un re­tra­to de gru­po, que lo pre­si­de don Fran­cis­co de Aro­be, de 56 años de edad; con dos de sus hi­jos, lla­ma­dos don Pe­dro y don Domingo, de 22 y 18 años, co­mo ad­vier­te la ins­crip­ción so­bre la ca­be­za de ca­da uno de los per­so­na­jes. De­ba­jo de la car­te­la apa­re­ce la fir­ma del pin­tor Adrián Sán­chez Gall­que.

En la re­gión de Es­me­ral­das, a par­tir de 1553, los ne­gros se li­be­ra­ron alián­do­se con los in­dios. Cons­ti­tu­ye­ron la lla­ma­da ‘Re­pú­bli­ca de los zam­bos de Es­me­ral­das’, con dos ca­ci­caz­gos do­mi­na­dos por afro­des­cen­dien­tes: uno es es­te, que a fi­na­les del si­glo XVI li­de­ró don Fran­cis­co de Aro­be, y el otro es el de Alon­so Se­bas­tián de Illes­cas. Es­te cuadro evi­den­cia el re­co­no­ci­mien­to de es­tos des­cen­dien­tes de es­cla­vos al­za­dos, co­mo go­ber­na­do­res de una ex­ten­sa re­gión, con el so­me­ti­mien­to a la Co­ro­na es­pa­ño­la.

Los tres per­so­na­jes, que ha­bi­tual­men­te so­lo se ves­tían con “man­tas y ca­mi­se­tas co­mo los de­más in­dios”, han cu­bier­to pa­ra es­ta oca­sión “su ne­gru­ra con el ju­bón y la ca­pa es­pa­ño­las, pa­ra en­viar co­mo re­cuer­do al Rey, ves­ti­dos a la usan­za es­pa­ño­la”, se­gún re­la­ta el pro­pio oi­dor, quien tam­bién des­cri­be el adorno a ba­se de “ar­go­llas de oro lla­nas al cue­llo, y las na­ri­gue­ras, ore­je­ras, be­zo­tes y sor­ti­jas en la bar­ba, y bo­to­nes en las na­ri­ces”, pro­pias del mun­do in­dí­ge­na de su en­torno. La ima­gen se com­ple­ta con la lan­za con pun­ta de hie­rro co­mo re­fe­ren­cia al mun­do afri­cano.

Eu­ro­pa, Áfri­ca y Amé­ri­ca es­tán pre­sen­tes en es­ta obra en la que un pin­tor in­dí­ge­na del si­glo XVI, An­drés Sán­chez Gall­que, uti­li­za el len­gua­je pic­tó­ri­co oc­ci­den­tal pa­ra trans­mi­tir al rey de Es­pa­ña la ima­gen del so­me­ti­mien­to a la Co­ro­na, de una par­te de la po­bla­ción co­no­ci­da co­mo ‘ci­ma­rro­nes’, hui­dos de los bar­cos es­pa­ño­les que ha­bían nau­fra­ga­do en la cos­ta del Pa­cí­fi­co, con­vir­tién­do­se en ca­ci­ques de la po­bla­ción in­dí­ge­na.

Sán­chez Gall­que, muy do­ta­do en la téc­ni­ca del di­bu­jo, fue un ar­tis­ta es­pe­cial­men­te ha­bi­li­do­so co­mo pin­tor de ca­ba­lle­te. La ca­rre­ra de es­te pin­tor in­dí­ge­na, re­gis­tra­do por su gre­mio en la his­to­ria del ar­te ecua­to­riano, se ini­ció en la Es­cue­la de Be­llas Ar­tes y Ofi­cios de San Juan Bau­tis­ta lue­go lla­ma­da Co­le­gio de San An­drés−, fun­da­da en Qui­to por el re­li­gio­so fran­cis­cano Jo­do­co Ric­ke.

Fue el his­to­ria­dor de ar­te qui­te­ño Jo­sé Ga­briel Na­va­rro En­rí­quez (1883-1965) quien en 1929 re­des­cu­brió la pin­tu­ra en la co­lec­ción del Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co de Ma­drid, re­co­no­ció su im­por­tan­cia his­tó­ri­ca e iden­ti­fi­có a su au­tor co­mo na­ti­vo de Qui­to. De­bi­do a que la obra per­te­ne­cía a las Co­lec­cio­nes Reales, aque­llas pin­tu­ras que no co­rres­pon­dían a las es­cue­las eu­ro­peas y más bien po­dían con­si­de­rar­se co­mo “exó­ti­cas”, pa­sa­ron en el si­glo XIX a los fon­dos del Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co.

Los más in­tere­san­tes es­tu­dios ac­tua­les so­bre la obra co­rres­pon­den a la his­to­ria­do­ra del ar­te, Su­san Ver­di Webs­ter, y al ar­queó­lo­go es­pa­ñol, Ga­briel Gu­tié­rrez Usi­llos. Webs­ter ha es­tu­dia­do el cuadro, la obra de un ‘pin­tor le­tra­do’, por lo que afir­ma que: “Da­do que la al­fa­be­ti­za­ción y edu­ca­ción vi­sual eran las prio­ri­da­des de la mi­sión fran­cis­ca­na en San An­drés, los frai­les equi­pa­ron a sus alum­nos con es­te co­no­ci­mien­to por me­dio del estudio de las imá­ge­nes y doc­tri­na cris­tia­na, ade­más de en­se­ñar­les des­tre­zas prác­ti­cas co­mo car­pin­te­ría, can­te­ría y pin­tu­ra”.

Gu­tié­rrez se ha in­tere­sa­do más en su con­te­ni­do an­tro­po­ló­gi­co, afir­man­do que la “re­con­tex­tua­li­za­ción his­tó­ri­ca per­mi­te en­ten­der me­jor to­do el ci­clo vi­tal de es­ta obra y de sus pro­ta­go­nis­tas, des­de su en­vío a la Cor­te en Ma­drid, los dis­tin­tos apo­sen­tos en los que se ex­po­nía en los pa­la­cios reales, has­ta su ex­hi­bi­ción en el Mu­seo de Amé­ri­ca”.

To­do ello in­di­ca que pie­zas de ar­te con tan­ta car­ga in­for­ma­ti­va y que con­tie­nen re­fe­ren­cias a di­ver­sas cul­tu­ras, se­rán mo­ti­vo cons­tan­te de in­ves­ti­ga­ción en di­fe­ren­tes en­fo­ques cien­tí­fi­cos.

Ver tam­bién el ví­deo www.youtu­be.com/watch?v=Uc_WiB­yA8Kc

EL CUADRO FUE REA­LI­ZA­DO EN 1599 Y EN­VIA­DO AL REY FE­LI­PE III DE ES­PA­ÑA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.