“Chola cuen­ca­na”

PA­SA­CA­LLE AZUA­YO

Memorias Porteñas - - Mp - Por FRAN­CIS­CO CO­RREA B.

Su au­tor, Ri­car­do Dar­quea Gran­da, na­ció en Cuen­ca, el 27 de oc­tu­bre de 1896. Es­cri­tor, pe­rio­dis­ta y poe­ta; ba­chi­ller del co­le­gio Be­nigno Ma­lo, hi­zo es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios en Cuen­ca, Gua­ya­quil y Qui­to, es­pe­cia­li­zán­do­se en Li­te­ra­tu­ra. Sien­do aún ni­ño, en una fría ma­ña­na cam­pe­si­na per­dió a su ma­dre y la vie­ja cria­da, la “Suca” Del­fi­na, to­mó la guar­da col­mán­do­lo de amor y com­pren­sión. Pa­ra ella com­pu­so el poe­ma ‘Alma de Es­pa­ña’. En­tre sus obras pu­bli­ca­das de­bo men­cio­nar: ‘Al­ba oto­ñal’ (1939), ‘Acua­re­las al Sol’ (1951), ‘Ron­da­dor’ (1955), ‘Poe­sías’ (1965) y ‘Ro­man­ce­ro de la Chola Cuen­ca­na’ (1970). Fa­lle­ció en Qui­to, el 28 de sep­tiem­bre de 1980. Su cuer­po re­gre­só a la tie­rra, mas su no­ble es­pí­ri­tu vi­ve por siem­pre en­tre no­so­tros, más aún cuan­do ple­tó­ri­cos de emo­ción, can­ta­mos y bai­la­mos uno de los más fa­mo­sos pa­sa­ca­lles del Ecua­dor: ‘Chola cuen­ca­na’.

SU COM­PO­SI­TOR: RA­FAEL MA­RÍA CAR­PIO ABAD

Pia­nis­ta y com­po­si­tor, na­ció en Cuen­ca el lu­nes 23 de oc­tu­bre de 1905. Hi­jo de Joa­quín Car­pio (mú­si­co) y de Mar­ga­ri­ta Abad. Muy tierno que­dó huér­fano de ma­dre. A los tres años de edad, por des­cui­do de una mu­cha­cha que lo aten­día, su­frió una fuer­te caí­da que le­sio­nó su pier­na iz­quier­da; des­de en­ton­ces re­ci­bió el apo­do de ‘su­cho’, que en qui­chua quie­re de­cir co­jo. Fue pia­nis­ta, maes­tro de ca­pi­lla y pro­fe­sor de mú­si­ca a do­mi­ci­lio. Se cal­cu­la que lle­gó a com­po­ner más de me­dio mi­llar de can­cio­nes, en­tre las que so­bre­sa­len el pa­sa­ca­lle ‘Chola cuen­ca­na’ (1949), el pa­sa­ca­lle ‘Per­la ecua­to­ria­na’, el san­jua­ni­to ‘A ori­llas del To­me­bam­ba’ y el pa­si­llo ‘Cho­rri­tos de luz’ (1929). Fa­lle­ció en su ciu­dad na­tal -Cuen­ca- el 12 de fe­bre­ro de 2004. Co­mo muy bien es­cri­be Luis Cor­de­ro Cres­po en la au­to­bio­gra­fía de Car­pio Abad: “¿Quién no se es­tre­me­ce de sen­ti­men­ta­lis­mo al es­cu­char los acor­des del pa­si­llo ‘Cho­rri­tos de luz’ y quién no vi­bra de crio­llis­mo ex­pan­si­vo y gra­to, al can­tar o bai­lar con la mú­si­ca ful­gu­ran­te de la ‘Chola cuen­ca­na’”.

HIS­TO­RIA DE ES­TE PA­SA­CA­LLE

En 1949 Car­pio Abad cum­plía las fun­cio­nes de ‘Pia­nis­ta ofi­cial’ de ra­dio El Mercurio, de la ciu­dad de Cuen­ca. El jue­ves 23 de agos­to, en el pro­gra­ma de mú­si­ca na­cio­nal fal­ta­ba una can­ción pa­ra com­ple­tar el re­per­to­rio de ese día. Fue en­ton­ces cuan­do Ra­fael Car­pio to­mó en sus ma­nos un fo­lle­to que se en­con­tra­ba en la par­te su­pe­rior del piano; era el poe­ma ‘Chola cuen­ca­na’, es­cri­to por Ri­car­do Dar­quea. Allí se en­con­tra­ban en su pri­me­ra par­te: cin­co es­tro­fas ba­jo el tí­tu­lo ‘Alma de Es­pa­ña’. Las dos pri­me­ras fue­ron su­fi­cien­tes pa­ra mo­ti­var­lo a crear es­ta can­ción. Qui­so tal­vez que na­die in­te­rrum­pie­ra su mo­men­to de ins­pi­ra­ción, ra­zón por la cual so­li­ci­tó a las se­ño­ri­tas can­tan­tes, una de ape­lli­do Vi­cu­ña y la otra, Wilches, que lo de­ja­ran so­lo por unos mi­nu­tos, los que no fue­ron más de diez. En­se­gui- da las lla­mó y les pi­dió que in­ter­pre­ta­ran la can­ción que aca­ba­ba de com­po­ner, pa­ra eter­na glo­ria de nues­tra mú­si­ca ver­ná­cu­la.

Las tres es­tro­fas res­tan­tes son igual­men­te her­mo­sas, por ello al fi­na­li­zar es­ta his­to­ria se las de­jo co­no­cer. ¡Dis­frú­te­las!

“Con tu do­nai­re y ma­je­za evo­cas An­da­lu­cía; pe­ro en to­dos tus sen­ti­res flo­re­ce la cuen­ca­nía.

Hay en tu ca­ra mo­re­na fres­cu­ra de ama­ne­cer; y el sol qui­sie­ra en tus ojos ca­da día atar­de­cer.

Gui­ta­rras y cas­ta­ñue­las, con­cer­ti­na y ron­da­dor alma de Es­pa­ña que vi­ve en Cuen­ca del Ecua­dor…”

Re­co­mien­do al I. Con­ce­jo Can­to­nal de Cuen­ca, de­cla­rar al 23 de agos­to co­mo el Día del Pa­sa­ca­lle ‘Chola cuen­ca­na’.

Ra­fael Car­pio

Ri­car­do Dar­quea

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.