AGUI­NAL­DO NA­VI­DE­ÑO pa­ra los agen­tes de trán­si­to

Memorias Porteñas - - Mp - Por GA­BRIEL PA­RE­DES

SE ACOS­TUM­BRA­BA A DE­JAR RE­GA­LOS EN LOS TA­BU­RE­TES QUE USA­BAN LOS VI­GI­LAN­TES.

Da­ba trán­si­to sin des­can­so en la es­qui­na de Lu­que y Chi­le, en la agi­ta­da tar­de y ca­si no­che del 24 de di­ciem­bre, subido so­bre el ta­bu­re­te de un me­tro cua­dra­do, he­cho en ma­de­ra de lau­rel en los ta­lle­res de car­pin­te­ría de la Co­mi­sión de Trán­si­to del Gua­yas. Tiem­po des­pués los cons­tru­ye­ron en me­tal, co­lo­cán­do­les una som­bri­lla, pa­ra co­mo­di­dad de no­so­tros por­que en aque­llas épo­cas no ha­bían se­má­fo­ros en las ca­lles de Gua­ya­quil. Ese día se ha­bía pre­sen­ta­do ca­lu­ro­so, rui­do­so, ade­más de ha­ber so­por­ta­do aque­llos los so­les de in­vierno, so­lo pen­sa­ba en en­tre­gar la guar­dia y re­ti­rar­me a mi an­he­la­da ciu­dad de Mi­la­gro, don­de me es­pe­ra­ba mi ado­ra­da fa­mi­lia, pa­ra pa­sar la No­che Bue­na. Ocul­tán­do­se el can­den­te sol, por los ce­rros del Sa­la­do, co­rría una sua­ve bri­sa re­fres­can­te, que apla­ca­ba el ca­lor del as­fi­xian­te am­bien­te; am­bien­te fes­ti­vo y na­vi­de­ño, en don­de las ca­lles del cen­tro de la ur­be pa­re­cían avis­pe­ros al­bo­ro­ta­dos, gen­tes yen­do y vi­nien­do por to­dos la­dos, ha­cien­do las com­pras, lle­van­do re­ga­los, sa­lien­do de los di­fe­ren­tes al­ma­ce­nes cu­yas vi­tri­nas lu­cían ador­na­das con guir­nal­das y fo­qui­tos en for­ma de ajíes, en don­de se ex­po­nían las más va­ria­das mer­ca­de­rías.

Re­cuer­do bien que a par­tir de las ocho de la no­che en ade­lan­te, los ha­bi­tan­tes de es­ta bella ciu­dad, sin­tién­do­se agra­de­ci­dos por el ser­vi­cio que brin­dá­ba­mos los vi­gi­lan­tes de a pie, te­nían la sa­na cos­tum­bre de acer­car­se has­ta el ta­bu­re­te, en don­de se en­con­tra­ba un agen­te con­tro­lan­do el trán­si­to vehi­cu­lar y de­ja­ban un bo­ni­to pre­sen­te, do­na­do vo­lun­ta­ria­men­te co­mo re­co­no­ci­mien­to a la sa­cri­fi­ca­da la­bor cum­pli­da, tan­to por la de­di­ca­ción y es­me­ro que po­nía­mos ca­da uno de los in­te­gran­tes de es­ta ins­ti­tu­ción gua­ya­qui­le­ña, in­clu­so ha­bían ni­ños que se ba­ja­ban de los vehícu­los, con pe­que­ños re­ga­los, en­via­dos por sus pa­dres pa­ra que se nos en­tre­guen.

El due­ño del al­ma­cén ‘La Ca­sa del Pa­ñue­lo’, Sr. don Car­los Bohór­quez, des­pa­cha­ba a sus em­plea­dos con sen­dos re­ga­los, que con­sis­tían en pa­que­tes de pa­ñue­los, co­lo­nias, bri­llan­ti­na pa­ra el ca­be­llo, ho­jas de afei­tar y has­ta per­fu­mes, pa­ra que sean re­par­ti­dos en­tre los vi­gi­lan­tes apos­ta­dos en las ca­lles al­re­de­dor del al­ma­cén por la av. 10 de Agos­to, Pi­chin­cha, Chi­le, Aguirre y Lu­que, zo­na cén­tri­ca y co­mer­cial de la ciu­dad. Lo mis­mo ha­cían los di­fe­ren­tes due­ños de las tien­das y al­ma­ce­nes que ven­dían te­las, za­pa­tos, li­co­res, ci­ga­rri­llos; sin ol­vi­dar las pa­na­de­rías que ob­se­quia­ban el tra­di­cio­nal pan de pas­cua. Ade­más, era bien co­no­ci­do que don Car­los le cam­bia­ba a to­da la tro­pa, los che­ques que emi­tía la ins­ti­tu­ción, sin co­brar­les por­cen­ta­je o in­te­rés al­guno

Me co­men­ta­ba el Sgto. Car­los Pay­ne Delgado, una pro­mo­ción más an­ti­gua que yo, que en­tre los vi­gi­lan­tes, las es­qui­nas más ape­te­ci­das por esos días eran las que com­pren­dían: El bu­le­var 9 de Oc­tu­bre y Pi­chin­cha y Pe­dro Car­bo y 9 de Oc­tu­bre, ple­na zo­na ban­ca­ria, en don­de los ge­ren­tes de es­tas en­ti­da­des, per­so­nal­men­te de­ja­ban so­bres que con­te­nían cuan­tio­sas su­mas de di­ne­ro.

En ese en­ton­ces nues­tra la­bor de di­ri­gir el trán­si­to, se cum­plía en dos jor­na­das, se sa­lía del cuar­tel, ubi­ca­do en las ca­lles Bra­sil y Chimborazo, bien desa­yu­na­dos a las 06:00 has­ta pa­sa­do el me­dio­día y lue­go se re­to­ma­ba la jor­na­da des­de las 14:00, has­ta las 21:00. Jus­to a esa ho­ra, pa­sa­ba un pa­tru­lle­ro, una grúa o un bus de la ins­ti­tu­ción re­co­gien­do a los guar­dias de tran­si­to apos­ta­dos en ca­da es­qui­na y a su pre­cio­sa car­ga, lle­ván­do­nos al pa­tio don­de ha­cía­mos for­ma­ción la tro­pa, lue­go se pro­ce­día a la re­par­ti­ción de los obsequios, por par­tes igua­les en­tre el cuer­po de vi­gi­lan­tes que se en­con­tra­ba de guar­dia ese sig­ni­fi­ca­ti­vo día o sea el 24 de di­ciem­bre de ca­da año. Fue mu­cha la fe­li­ci­dad de mi fa­mi­lia mi­la­gre­ña al ver­me lle­gar ca­si al filo de la me­dia­no­che con abun­dan­tes obsequios pa­ra to­dos. Pa­sa­mos jun­tos una bo­ni­ta y fe­liz Na­vi­dad. De aque­llos tiem­pos idos y no vuel­tos, so­lo guar­do una añe­ja fo­to­gra­fía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.