DO FER­NAN LÓ­PEZ LA­RA

Memorias Porteñas - - Mp - Por RÓ­MU­LO LÓ­PEZ SABANDO

El 23 de di­ciem­bre de 1904 na­ció Fernando Ló­pez La­ra (110 años). Mé­di­co y ci­ru­jano en la Uni­ver­si­dad de Gua­ya­quil. Se es­pe­cia­li­zó en Oto­rri­no­la­rin­go­lo­gía en Ar­gen­ti­na, Co­lom­bia, Es­pa­ña, EE. UU., y Mé­xi­co.

Ha­bla­ba y es­cri­bía con flui­dez y dic­ción cien­tí­fi­ca el in­glés, fran­cés, ita­liano y ale­mán. Los apren­dió de su tío, el Dr. Ju­lián La­ra Calderón, que so­lo te­nía li­bros en es­tos idio­mas.

Dic­tó cá­te­dras y con­fe­ren­cias en la re­edu­ca­ción de cie­gos, sor­dos y mu­dos en los hos­pi­ta­les Mi­li­tar, Luis Ver­na­za, Se­gu­ro So­cial, León Be­ce­rra, Ale­jan­dro Mann y Bar­co Ho­pe. Y en Ale­ma­nia, Hun­gría, Bél­gi­ca, Ar­gen­ti­na, Uru­guay, Cu­ba, Co­lom­bia, Pe­rú, Mé­xi­co y New Or­leans, Fi­la­del­fia, Ohio, Chica­go, zo­na del ca­nal de Pa­na­má, Ma­drid, Ro­ma, Aca­pul­co, Ca­ra­cas, Bar­ce­lo­na, New York y Man­hat­tan.

Pio­ne­ro en ri­no­plas­tia y ano­ma­lías es­té­ti­cas y vi­ta­les de la na­riz, labios le­po­ri­nos y pa­la­dar hen­di­do. Oti­tis.

Ope­ró a un be­bé con man­dí­bu­la pe­que­ña y pa­la­dar hen­di­do. Su len­gua caía pa­ra atrás sin res­pi­rar.

Ex­hi­bía co­sas sa­ca­das de na­riz y oí­dos. No a pa­li­llos de lim­pie­za que cau­san sor­de­ras e in­fec­cio­nes. So­lo el co­do pa­ra ras­car­se los oí­dos y to­car­se los ojos. Nun­ca de­dos ni ma­nos. La­var­se las ma­nos 100 ve­ces. No alfombras o cor­ti­nas que re­tie­nen pol­vo.

Creó el Im­pal, Ins­ti­tu­to Mé­di­co Pe­da­gó­gi­co pa­ra la Au­di­ción y Len­gua­je. Yo hi­ce los Es­ta­tu­tos.

La Mu­ni­ci­pa­li­dad de Gua­ya­quil le do­nó 10.000 m2 en Du­rán. Aho­ra con su nom­bre, Uni­dad Edu­ca­ti­va Es­pe­cial Fis­cal Dr. Fernando Ló­pez La­ra.

Eli­mi­nó la ima­gen del vie­jo im­po­si­bi­li­ta­do e inú­til.

Creó en­tes cien­tí­fi­cos. Pro­fe­sor emé­ri­to. Sus­ten­tó 94 tra­ba­jos cien­tí­fi­cos y aca­dé­mi­cos des­de 1935.

Des­cu­brió en Ecua­dor el áca­ro ‘as­mó­gen der­ma­top­ha­goi­des pte­ronys­si­nus del pol­vo ha­bi­ta­cio­nal’, ori­gen del as­ma, bron­qui­tis y fa­llas pul­mo­na­res. Tam­bién la ‘Cris­ta­li­za­ción del mo­co na­sal, co­mo me­dio de diag­nós­ti­co de la alergia’. Fi­jó el 6 de agos­to, co­mo el Día con­tra el Rui­do. Creó (1965) la Fun­da­ción. 150 char­las y su li­bro El Rui­do y la Sa­lud. Cri­ti­có en pren­sa, ra­dio y TV a dis­co­te­cas, sa­las de di­ver­sión, rui­dos de as­pi­ra­do­ras, la­va­do­ras, se­ca­do­ras, li­cua­do­ras, cor­ta­do­ras de cés­ped, pi­tos, alar­mas, mú­si­ca de es­truen­do, la­dri­dos de pe­rros, mau­lli­dos del amor ga­tuno, gri­te­rías de bo­rra­chos, pe­lo­te­ros en la ca­lle, que cau­san sor­de­ras.

El Mu­ni­ci­pio (1985) lo con­de­co­ró al Mé­ri­to Cien­tí­fi­co, en el cam­po de la Me- di­ci­na. Y a una ca­lle de Gua­ya­quil le pu­so su nom­bre.

Igual Fun­da­ción Na­tu­ra, Alp­ha, Sociedad de Oto­rri­no­la­rin­go­lo­gía, Ca­sa de la Cul­tu­ra, Fun­da­ción Mel­vin Jo­nes, Mi­nis­te­rio de Sa­lud, IN­FA, Vo­lun­ta­ria­do de An­cia­nos y Fun­da­ción Pro Se­nex.

Los sá­ba­dos, do­min­gos y fe­ria­dos, (me­dia­dos 1978-1984), la pre­si­den­cia de la Cá­ma­ra de In­dus­trias ce­dió sa­lo­nes pa­ra cá­te­dras gra­tui­tas en len­gua­je y adap­ta­ción so­cial y fa­mi­liar en­tre sordomudos y sor­do­cie­gos.

Pa­gó pa­sa­jes y es­ta­días de cien­tí­fi­cos ex­tran­je­ros pa­ra aten­der gra­tis a po­bres. Los ri­cos le da­ban bue­nos in­gre­sos. Con la ayu­da de An­ge­li­ta, tu­vo un buen ni­vel de vi­da. Ilus­tró a sus hi­jos en es­tu­dios en el ex­te­rior en oto­rrino, ci­ru­gía plás­ti­ca y odontologí­a.

Len­gua­je ma­nual, ban­de­ras, sig­nos, ges­tos, has­ta con pies eran su cu­rrícu­lo. Co­mu­ni­ca­ción oral y brai­lle pa­ra cie­gos y sor­do­cie­gos. Be­có en el ex­te­rior a sus ayu­dan­tes pa­ra que fue­sen pro­fe­so­ras en len­gua­je y au­di­ción. Fui pa­drino de bo­das en­tre afá­si­cos, cie­gos, sor­dos, sordomudos, sor­do­cie­gos.

Con su obra so­bre áca­ros, con­tra­di­je a mé­di­cos y fa­mi­lia­res so­bre mi hi­jo de 6 años. Se le tu­pía la na­riz. Pa­re­cía as­ma. 24 ho­ras con tan­que de oxí­geno y 17 remedios. Res­pi­ra­ba por la bo­ca. Le pu­se go­tas na­sa­les. Res­pi­ró. Con sus con­se­jos bo­té las pas­ti­llas. Su­pri­mí los alér­ge­nos (lác­teos). Cam­bié su die­ta. Sa­li­mos a ha­cer de­por­te. Le pu­se va­se­li­na sim­ple o va­po­rub en la na­riz y lim­pié va­rias ve­ces. Fun­cio­nó. Ce­le­bró mi ocu­rren­cia. Di­jo que era gran mé­to­do (pro­te­ger las fo­sas) y que él lo uti­li­za­ría. Me su­gi­rió es­tu­diar Me­di­ci­na. El “cri­te­rio clí­ni­co” que, se­gún él, yo te­nía, no de­bía per­der­lo.

La fa­mi­lia me cri­ti­có por bo­tar 17 remedios y el tan­que. Que no du­ra­ría 15 días. Los mé­di­cos del as­ma di­je­ron que va­ya a los mer­ca­dos de Pe­dro Pa­blo Gó­mez, el del sur con mon­ta­ñas de ba­su­ra y he­do­res pú­tri­dos, y ries­go de en­fer­me­dad res­pi­ra­to­ria y bron­co­pul­mo­nar. Se rio a car­ca­ja­das. Fui­mos con el ni­ño, pro­te­gi­das sus fo­sas na­sa­les. Sa­lió in­dem­ne.

La alergia a los ali­men­tos cau­sa ri­ni­tis y diz­que ata­ques de as­ma. Res­pi­rar por la bo­ca en­fría las vías res­pi­ra­to­rias, bron­quios y pul­mo­nes.

Maes­tro afec­tuo­so, me en­se­ñó te­mas mé­di­cos y me su­gi­rió leer pa­ra apren­der so­bre sa­lud.

Vi­si­tó (1970) mi fá­bri­ca de con­ser­vas de pes­ca­do. Me ins­tru­yó en con­ta­mi­na­ción am­bien­tal y desechos de pro­duc­ción. Vi­gi­ló la cons­truc­ción de la plan­ta de tra­ta­mien­to de aguas ne­gras y áreas del per­so­nal. Ase­so­ró a los in­ge­nie­ros sa­ni­ta­rios. En 1976 iba a Salinas, a mi otra fá­bri­ca de con­ser­vas, pa­ra vi­gi­lar el tra­ta-

ES­TE SA­BIO GA­LENO LLE­VÓ A CA­BO UNA PER­SIS­TEN­TE CAM­PA­ÑA CON­TRA EL RUI­DO EN EL PUER­TO PRIN­CI­PAL.

mien­to de aguas, igual que en Gua­ya­quil. Con An­ge­li­ta, los tres ha­cía­mos gim­na­sia res­pi­ra­to­ria fren­te al mar.

Ase­so­ró gra­tis a la Cá­ma­ra de In­dus­trias de Gua­ya­quil en crear un De­par­ta­men­to de In­ge­nie­ría In­dus­trial y Con­trol Am­bien­tal pa­ra ser­vi­cio a los afi­lia­dos. Fue un atle­ta. Gim­nas­ta y di­ri­gen­te en el Vi­cen­te Ro­ca­fuer­te y Uni­ver­si­dad de Gua­ya­quil. Cam­peón olím­pi­co de ba­lon­ces­to en Rio­bam­ba (mar­zo 1926). Fue su ca­pi­tán. Ca­mi­nó años por sa­lud. De­jó de ma­ne­jar. No usó bus ni ta­xi. No fu­mó ni be­bió al­cohol. No te jo­ro­bes, me de­cía. Man­tén la es­pal­da er­gui­da con los hom­bros ha­cia atrás.

Lo­gré (21 de abril de 1992) que el Con­gre­so del Ecua­dor lo con­de­co­re co­mo Ciu­da­dano Ilus­tre y Be­ne­mé­ri­to. Fue el 20 de Ju­lio, en la Aso­cia­ción de Em­plea­dos de Gua­ya­quil, el más an­ti­guo en­te cla­sis­ta del país, fundado por su pa­dre. Él así lo qui­so.

En la fo­to, en su mano de­re­cha el Acuer­do Le­gis­la­ti­vo y en su mano iz­quier­da, la me­da­lla de oro.

Tu­vo seis hi­jos. Con Ma­ría Lui­sa Bal­da, de Por­to­vie­jo, a Al­fre­do Ló­pez Bal­da, que mu­rió in­fan­te. Y cin­co en dos ma­tri­mo­nios, con Ana Ma­ría Ri­vas Mar­tí­nez, tu­vo a Bea­triz Ló­pez Ri­vas. Y con An­ge­li­ta Sues­cum Salazar a Fernando, Éd­gar, Ma­ri­se­la y Pli­nio Ló­pez Sues­cum.

Sus pa­dres, don Ró­mu­lo G. Ló­pez Co­rra­les y do­ña Ele­na La­ra Calderón, so­bri­na bis­nie­ta de Ab­dón Calderón. Sus her­ma­nos, Pío (mi pa­dre), Ró­mu­lo, Car­lo­ta, Bo­lí­var y Evan­ge­li­na.

A las 04:45 (ma­dru­ga­da) del 9 de fe­bre­ro de 2000, su hi­jo Fernando me lla­mó pa­ra de­cir­me que a las 04.30 a.m., ha­bía fa­lle­ci­do. Te­nía 96 años.

Ha­bla­ba y es­cri­bía el in­glés, fran­cés, ita­liano yale­mán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.