APOR­TE DEL ARROZ

A LA ECO­NO­MÍA ECUA­TO­RIA­NA

Memorias Porteñas - - Mp - Por GUILLERMO ARO­SE­ME­NA ARO­SE­ME­NA

Por for­mar par­te de la die­ta del ecua­to­riano se po­dría pen­sar que el arroz fue un pro­duc­to de al­to con­su­mo des­de siem­pre. Has­ta la pri­me­ra mi­tad del si­glo XVIII la pro­duc­ción anual no su­peró las 1.000 to­ne­la­das y en la se­gun­da, en­tre 1.500 y 2.000. Las ci­fras de­mues­tran que el con­su­mo por ha­bi­tan­te fue mí­ni­mo, qui­zá por la es­ca­sa po­bla­ción de la cos­ta los pri­me­ros tres si­glos, y los in­dí­ge­nas de la sie­rra no lo te­nían en su die­ta. Los cro­nis­tas co­lo­nia­les es­cri­ben que de Gua­ya­quil sa­lía arroz pa­ra Chi­le y Cho­có (Co­lom­bia). Du­ran­te el si­glo XIX, la ex­por­ta­ción fue es­po­rá­di­ca y muy pe­que­ña, en el me­jor de los ca­sos el arroz re­pre­sen­tó 1% del to­tal. La pi­la­do­ra de arroz ha­bía si­do in­ven­ta­da por Jo­nat­han Lu­cas de Char­les­ton, Ca­ro­li­na del Sur en 1840, fun­cio­na­ba con mo­tor a va­por. La nue­va má­qui­na que to­mó tiem­po en lle­gar a Ecua­dor fa­vo­re­ció la pro­duc­ción y pos­te­rior ex­por­ta­ción. Pa­ra fi­nes de ese si­glo, el con­su­mo en Ecua­dor ha­bía cam­bia­do, en 1893, Teo­do­ro Wolf afir­ma­ba que no exis­tía su­fi­cien­te arroz pa­ra aten­der to­da la de­man­da de Gua­ya­quil.

En el si­glo XX, uno de los pio­ne­ros de la ex­por­ta­ción de arroz fue el es­pa­ñol Jo­sé Pons y Pons, lle­gó a Gua­ya­quil en 1897 e in­gre­só a tra­ba­jar en Rey­re Her­ma­nos, una de las em­pre­sas ex­por­ta­do­ras de ca­cao más gran­des del puer­to, acá ins­ta­ló una pi­la­do­ra de arroz y la ge­ren­ció. Des­pués de tra­tar de com­prar la de los Rey­re en sociedad con An­to­nio Poy­me­rol, en 1919 ad­qui­rió los ac­ti­vos y pa­si­vos de la pi­la­do­ra El As­ti­lle­ro, cam­bian­do el nom­bre a Mo­lino Na­cio­nal, con ca­pa­ci­dad pa­ra pi­lar en­tre 70.000 y 80.000 quin­ta­les por año. Otro pio­ne­ro fue Jo­sé Du­rán Ma­ris­tany, co­mer­cian­te es­pa­ñol que vi­si­ta­ba Gua­ya­quil des­de fi­nes del si­glo XIX co­mo ca­pi­tán de un ve­le­ro mer­can­te. En 1905 es­ta­ble­ció la pi­la­do­ra de arroz La Es­pe­ran­za en Du­rán. A par­tir de 1921 Ecua­dor co­men­zó a sem­brar y ex­por­tar arroz en can­ti­dad im­por­tan­te. En los años diez, el to­tal em­bar­ca­do al ex­te­rior ape­nas su­mó 2.810 quin­ta­les va­lo­ra­dos en 13.000 dó­la­res. Con la ex­por­ta­ción en 1921 de 81.679 quin­ta­les por un va­lor de 281.128 dó­la­res na­ció la era arro­ce­ra, al­can­zan­do su ápi­ce en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial; a par­tir de 1951 de­cli­nó se­ve­ra­men­te. En 1923 la co­se­cha de arroz pa­só de 500.000 quin­ta­les por el es­fuer­zo de im­por­tan­tes agri­cul­to­res co­mo Se­mi­na­rio y Ro­sa­les. Tam­bién mu­chos cam­pe­si­nos de­di­ca­dos a la siem­bra del aguar­dien­te y el ta­ba­co, es­co­gie­ron el arroz co­mo nue­va ac­ti­vi­dad con fu­tu­ro pro­me­te­dor. En 1924 gran­des y pe­que­ños em­pre­sa­rios ex­por­ta­ban arroz. El ne­go­cio se hi­zo tan lu­cra­ti­vo que ha­cia 1928 ha­bía más de 30 ex­por­ta­do­res. Se sem­bró arroz esen­cial­men­te en las provincias de Gua­yas, Los Ríos y Ma­na­bí, co­mo Ya­gua­chi, Mi­la­gro, Ba­baho­yo, Cho­ne y To­sa­gua. En Es­me­ral­das y El Oro la pro­duc­ción fue mar­gi­nal y en San­to Domingo, pro­vin­cia de Pi­chin­cha se cul­ti­vó en una pe­que­ña zo­na.

En 1929 la Opi­nión Pú­bli­ca, edi­ción del 14 de mar­zo in­si­nuó que la Ofi­ci­na Téc­ni­ca Agro­pe­cua­ria del Li­to­ral de­bía dis­tri­buir car­ti­llas en­tre sem­bra­do­res de arroz con ins­truc­cio­nes so­bre có­mo sem­brar en ba­se a pro­ce­di­mien­tos mo­der­nos que per­mi­tie­ra al­ta pro­duc­ti­vi­dad y óp­ti­ma ca­li­dad, ca­paz de pa­sar los más ri­gu­ro­sos es­tán­da­res de ca­li­dad. Por es­tar el cul­ti­vo en ma­nos de pe­que­ños fin­que­ros, que arren­da­ban de pro­me­dio 5 cua­dras por uni­dad pro­duc­to­ra y sin ca­pi­tal, los agri­cul­to­res no po­dían me­ca­ni­zar el pro­ce­so agrí­co­la, si­tua­ción que re­per­cu­tía en el ren­di­mien­to, siem­pre in­fe­rior al de otros paí­ses. En 1948, Ecua­dor sa­ca­ba 22 quin­ta­les de arroz en cás­ca­ra por hec­tá­rea; Uru­guay, 32.1; In­do­ne­sia, 22,5 ; Chi­na, 26.1; y Chi­le, 34.3. An­tes de 1946 muy po­cos te­nían me­ca­ni­za­das las ac­ti­vi­da­des agrí­co­las; a par­tir de esa fe­cha se in­tro­du­je­ron tractores en la siem­bra de arroz de más agri­cul­to­res y los abo­nos co­men­za­ron a ge­ne­ra­li­zar­se. La­men­ta­ble­men­te hoy el ren­di­mien­to por hec­tá­rea si­gue sien­do in­fe­rior al de otros paí­ses pro­duc­to­res.

Por el au­men­to sos­te­ni­do de las ex­por­ta­cio­nes, en 1930 la re­vis­ta El Co­mer­cio Ecua­to­riano plan­teó la ne­ce­si­dad de que el go­bierno ecua­to­riano es­ta­ble­cie­ra ti­pos ofi­cia­les del arroz di­ri­gi­dos al mer­ca­do ex­terno pa­ra cum­plir las exi­gen­cias de los mer­ca­dos eu­ro­peos. La no­ta pe­rio­dís­ti­ca in­si­nua­ba que Ecua­dor de­bía copiar el sis­te­ma de con­trol apli­ca­do en la ex­por­ta­ción del arroz ita­liano: “El arroz es so­me­ti­do al exa­men de mues­tras por par­te de los em­plea­dos ofi­cia­les que de­sig­na el Ins­ti­tu­to Na­zio­na­le per la Es­por­ta­zio­ne, a fin de cons­ta­tar si el em­bar­ca­dor ha cum­pli­do con los re­qui­si­tos es­ta­ble­ci­dos pa­ra el arroz de la cla­se ofi­cial; si es­tá con­for­me, la Ofi­ci­na de Con­trol ex­pe­di­rá a la ca­sa ex­por­ta­do­ra un cer­ti­fi­ca­do de ca­li­dad, que es su tí­tu­lo de ga­ran­tía an­te el im­por­ta­dor…”. El Sub­di­rec­tor de Agri­cul­tu­ra del Li­to­ral su­gi­rió al Mi­nis­tro la con­ve­nien­cia de ha­cer ana­li­zar las mues­tras pre­sen­ta­das por ca­da ex­por­ta­dor, con el ob-

EL ARROZ FUE IN­TRO­DU­CI­DO POR LOS CON­QUIS­TA­DO­RES A LA AMÉ­RI­CA ES­PA­ÑO­LA. SE ORI­GI­NÓ EN CHI­NA HA­CE APRO­XI­MA­DA­MEN­TE 8.000 AÑOS.

je­to de de­ter­mi­nar si cum­plían las con­di­cio­nes de ca­li­dad. El re­sul­ta­do fue la crea­ción de la Ofi­ci­na de Fis­ca­li­za­ción; con los años se bu­ro­cra­ti­zó y dió se­rios pro­ble­mas a los ex­por­ta­do­res. La re­vis­ta El Ecua­dor Co­mer­cial sos­tu­vo que la úni­ca for­ma de in­ten­si­fi­car la pro­duc­ción era mo­der­ni­zan­do los mé­to­dos de cul­ti­vo pa­ra re­du­cir cos­tos de pro­duc­ción y ha­cer más com­pe­ti­ti­vos al arroz ecua­to­riano en el ex­te­rior.

En­tre 1930 y 1931 Ecua­dor ex­por­tó la ma­yo­ría del arroz a Co­lom­bia y se hi­cie­ron pla­nes pa­ra ven­der a Cu­ba, país con ele­va­do con­su­mo, 115 li­bras de arroz por ha­bi­tan­te/ año. En 1932 se or­ga­ni­zó en Gua­ya­quil la Pri­me­ra Ex­po­si­ción Arro­ce­ra pa­ra mo­ti­var al agri­cul­tor a sem­brar el grano y es­tan­da­ri­zar los ti­pos de ex­por­ta­ción. Tam­bién bus­có le­van­tar el in­te­rés del in­dus­trial y con­su­mi­dor. Du­ran­te ese even­to el res­tau­ran­te For­tich, el más po­pu­lar de la épo­ca, pre­pa­ró un menú con­te­nien­do di­fe­ren­tes pla­tos con arroz. Se tra­ta­ba de au­men­tar el con­su­mo por ha­bi­tan­te en Ecua­dor de 42 li­bras por año a más de 100 li­bras, can­ti­dad con­su­mi­da en otros paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos.

En los trein­ta, hu­bo au­ge de la ex­por­ta­ción del arroz, nue­vos co­mer­cian­tes in­gre­sa­ron a la ac­ti­vi­dad arro­ce­ra. Erick Von Fo­rrell, con su em­pre­sa Pa­ci­fic Tra­ding y pi­la­do­ra La Cen­tral, ubi­ca­da en Na­ran­ji­to, li­de­ró las ex­por­ta­cio­nes du­ran­te al­gu­nos años . Él y Ot­to Car­bo Ave­llán, en­tre otros, ex­por­ta­ron a Pe­rú, apro­ve­chan­do un ci­clo de ma­las co­se­chas en el ve­cino país. Pe­dro J. Me­nén­dez Na­va­rro des­de 1936 es­ta­ble­ció la pi­la­do­ra Gua­ya­quil con un ca­pi­tal de un mi­llón de su­cres; te­nía mo­der­nas ins­ta­la­cio­nes que cu­brían 7.000 me­tros cua­dra­dos y ac­ce­so al río Gua­yas. Las bo­de­gas al­ma­ce­na­ban has­ta 110.000 quin­ta­les en cás­ca­ra. Me­nén­dez tam­bién tu­vo ha­cien­das ga­na­de­ras y un ase­rrío de ma­de­ra.

La épo­ca de oro pa­ra las pi­la­do­ras fue la II Gue­rra Mun­dial y pri­me­ros años de post­gue­rra. A di­fe­ren­cia de la I cuan­do las ex­por­ta­cio­nes de­ca­ye­ron, en la II hu­bo un gran au­ge en cau­cho, bal­sa, ca­bu­ya y arroz. La ma­yor pro­duc­ción de esos pro­duc­tos es­ta­ba en Asia y cuan­do Ja­pón in­gre­so a la gue­rra en 1941 in­va­dió Ma­la­sia, Fi­li­pi­nas, Bir­ma­nia, Ja­va, In­do­ne­sia y otros paí­ses pro­duc­to­res; se cor­tó el flu­jo al Oc­ci­den­te ha­cien­do su­bir los pre­cios. Uno de los paí­ses be­ne­fi­cia­dos por es­to fue Ecua­dor. El apor­te por­cen­tual del to­tal de las ex­por­ta­cio­nes de esos pro­duc­tos no se ha­bía vis­to an­tes ni se ve­ría des­pués de ter­mi­nar la gue­rra. Fue­ron los úni­cos años en que Ecua­dor ex­por­tó más arroz que ca­cao. Los em­pre­sa­rios de arroz se agru­pa­ron al­re­de­dor de las prin­ci­pa­les ins­ti­tu­cio­nes ban­ca­rias. Los ex­por­ta­do­res que no tu­vie­ron pi­la­do­ras lo ad­qui­rie­ron de las pi­la­do­ras de Kron­fle Her­ma­nos y Du­ma­ni Her­ma­nos ubi­ca­dos en Sam- bo­ron­dón, y de la pi­la­do­ra La Mi­la­gre­ña en Mi­la­gro de pro­pie­dad de Mor­gner & Hernández. En­tre los ex­por­ta­do­res que fi­nan­ció el Ban­co de la Pre­vi­so­ra es­ta­ban J. Fe­de­ri­co In­tria­go Arra­ta, En­ri­que Már­quez de la Pla­ta, el Mo­lino Na­cio­nal, Vi­lla­cre­ses Her­ma­nos y En­ri­que Ga­llar­do Cór­do­va. El Ban­co de Des­cuen­to apo­yó a Jai­me Puig Aro­se­me­na y Pe­dro Me­nén­dez. El Ban­co de Gua­ya­quil fi­nan­ció a Ma­nuel Suá­rez Pa­re­ja, Ot­to Car­bo Ave­llán, Ni­co­lás La­pent­ti y An­to­nio Torres. La Sociedad Ge­ne­ral de Cré­di­to, de Juan X. Mar­cos, apo­yó a Luis Noboa Naranjo. Otros im­por­tan­tes ex­por­ta­do­res fue­ron Jor­ge Mu­ri­llo Fe­bres Cor­de­ro, Car­los Se­mi­na­rio y Ju­lio Ayón, pro­pie­ta­rio de la pi­la­do­ra La Fa­ma y po­si­ble­men­te el más ri­co de los des­cen­dien­tes asiá­ti­cos. Luis Noboa Naranjo se con­vir­tió en el prin­ci­pal ex­por­ta­dor de arroz con 40% del to­tal de las ex­por­ta­cio­nes. Su gran ha­bi­li­dad, la ca­pa­ci­dad fi­nan­cie­ra de J. X. Mar­cos y el he­cho de Sociedad Ge­ne­ral de Cré­di­to ser agen­te de la Su­da­me­ri­ca­na de Va­po­res, em­pre­sa na­vie­ra chi­le­na, fue­ron fac­to­res que ca­ta­pul­ta­ron a Noboa a la cima. En las ins­ta­la­cio­nes de In­dus­trial Mo­li­ne­ra se con­ser­va la pi­la­do­ra, es un mo­nu­men­to a la memoria de tan ex­tra­or­di­na­rio em­pre­sa­rio (ver fo­to). Los ex­por­ta­do­res tu­vie­ron per­ma­nen­tes pro­ble­mas con la Di­rec­ción de Fis­ca­li­za­ción, ins­ti­tu­ción pú­bli­ca y bu­ro­crá­ti­ca que cau­só pér­di­das y de­mo­ras a los ex­por­ta­do­res por la len­ti­tud en ins­pec­cio­nar la car­ga y emi­tir los cer­ti­fi­ca­dos de ca­li­dad, re­qui­si­to bá­si­co pa­ra que el arroz pu­die­ra sa­lir del país.

Du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial se crea­ron las pri­me­ras coope­ra­ti­vas arro­ce­ras, in­clu­yen­do la Coope­ra­ti­va Arro­ce­ra de Pro­duc­ción y Cré­di­to Pi­la­do­ra Mo­de­lo (CAPCPM), pro­mo­vi­da por Cle­men­te Ye­ro­vi In­da­bu­ru, quien ejer­cía la Pre­si­den­cia del Ban­co Hi­po­te­ca­rio (an­te­ce­sor del Ban­co de Fo­men­to). Lle­ga­ron a agru­par más de 1.700 so­cios; Ye­ro­vi tam­bién pro­mo­vió las Ca­jas Ru­ra­les de Cré­di­to uti­li­za­das pa­ra fi­nan­ciar la pro­duc­ción de arroz y otros pro­duc­tos agrí­co­las. La CAPCPM fun­cio­nó en un te­rreno en la Ata­ra­za­na do­na­do por la Jun­ta de Be­ne­fi­cen­cia. Por ri­ñas en­tre agri­cul­to­res y fal­tan­tes en los in­ven­ta­rios de arroz, la CAPCPM en­tró a li- qui­da­ción en 1945. La pi­la­do­ra fue ven­di­da al Ban­co Na­cio­nal de Fo­men­to y se de­vol­vió su di­ne­ro a los 440 miem­bros de la coope­ra­ti­va que exis­tían a la fe­cha.

A 1946 ha­bía 44 pi­la­do­ras que te­nían ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da pa­ra pi­lar 2,110.560 quin­ta­les; las más im­por­tan­tes: Gua­ya­quil, Mo­de­lo, La Fa­ma, Ecua­dor, San Mi­guel y Li­ber­tad. Des­de los cin­cuen­ta, la pro­duc­ción su­pero 130.000 to­ne­la­das, el arroz de­jó de ser un ru­bro im­por­tan­te de ex­por­ta­ción, la ven­ta se re­ple­gó al mer­ca­do in­terno, ex­por­tán­do­se en años de ex­ce­den­tes. En los ochen­ta la pro­duc­ción su­peró 500.000 to­ne­la­das, pe­ro fue per­dien­do im­por­tan­cia en el mer­ca­do internacio­nal. Al mo­men­to es­tá en pues­to 50 en la lis­ta de paí­ses pro­duc­to­res.

Pe­dro Me­nén­dez Na­va­rro.

Pi­la­do­ra de Luis Noboa Naranjo-re­cuer­do de su es­fuer­zo em­pre­sa­rial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.