EL MER­CA­DO SUR

Memorias Porteñas - - Mp - Por JO­SÉ AN­TO­NIO GÓ­MEZ ITU­RRAL­DE

Se avi­zo­ra­ba el fi­nal del si­glo XIX y am­bi­cio­sos pro­yec­tos bu­llían en la men­te de los gua­ya­qui­le­ños. As­pi­ra­ban a al­can­zar un ni­vel de pro­gre­so, no so­lo co­mo el es­pa­cio eco­nó­mi­co más ac­ti­vo y di­ná­mi­co del país, sino tam­bién co­mo un ám­bi­to so­cial en ca­pa­ci­dad de pro­du­cir una di­ver­si­dad de ex­pre­sio­nes y even­tos cul­tu­ra­les que con­tri­bu­ye­sen a cons­truir y me­jo­rar su ca­li­dad so­cial y cí­vi­ca. An­sia­ban pre­pa­rar la ciu­dad, em­be­lle­cer­la, hi­gie­ni­zar­la, pa­ra ce­le­brar con es­plen­di­dez el pri­mer cen­te­na­rio de su “Glo­ria Oc­tu­bri­na”.

Con es­ta pers­pec­ti­va, sus ya mi­les de ha­bi­tan­tes ad­he­ri­dos al li­be­ra­lis­mo re­vo­lu­cio­na­rio, trans­for­ma­dor y mo­der­ni­za­dor, im­pul­sa­do por las ideas del ge­ne­ral Eloy Al­fa­ro, e his­tó­ri­ca­men­te afe­rra­dos a su río y es­pa­cio es­tra­té­gi­co (que nin­gún ata­que pi­ra­ta ni pe­ruano, ni nin­gún in­cen­dio ni pes­te ha­bían lo­gra­do que se rin­die­sen o em­pren­die­ran una fu­ga ma­si­va de es­ta “gran al­dea”; via­ja­ban, sin va­ci­la­ción al­gu­na, subidos en el ca­rro del pro­gre­so.

Sa­na­das las he­ri­das del in­cen­dio gran­de (5 - 6 de oc­tu­bre de 1896) lu­cha­ban por la erra­di­ca­ción de la fie­bre ama­ri­lla, es­pe­ra­ban la aper­tu­ra del ca­nal de Pa­na­má (1916) y se plan­tea­ban la ur­gen­cia de pro­veer a la ciu­dad de los ser­vi­cios bá­si­cos: agua po­ta­ble (1900-1910), ca­na­li­za­ción (1900-1930), pa­vi­men­tos (1900-1920), edi­fi­cios in­com­bus­ti­bles (1903-1911), par­ques y mo­nu­men­tos (1880-1931), ma­le­cón, mue­lles (1900-1931), sa­nea­mien­to (1900-1919), ener­gía eléc­tri­ca (1905-1925), etc.

Fue así co­mo, sin pér­di­da de tiem­po, el M. I. Con­ce­jo Can­to­nal de Gua­ya­quil, pre­si­di­do por Ama­lio Pu­ga Bus­ta­man­te, en su se­sión del 18 de no­viem­bre de 1904, apro­bó el in­for­me de una co­mi­sión en­ca­be­za­da por el doc­tor Cé­sar Bor­ja La­va­yen, el cual re­co­men­da­ba la edi­fi­ca­ción de dos mer­ca­dos. Es­tos de­bían ser cons­trui­dos “an­tes que la Ca­sa Mu­ni­ci­pal y que se acep­te el lu­gar en la par­te sur de la ciu­dad pa­ra uno de di­chos mer­ca­dos”.

Pa­ra ubi­car al que se lla­ma­ría Mer­ca­do Sur, se eli­gió el so­lar si­tua­do a ori­llas del río, en el ba­rrio del As­ti­lle­ro, al fi­na­li­zar el ma­le­cón, en la in­ter­sec­ción de la ave­ni­da Ol­me­do con la ca­lle del Ar­te­sano (ac­tual Ca­pi­tán Ná­je­ra). “Y, en cuan­to al otro que de­be cons­truir­se en el la­do nor­te, en los so­la­res que for­ma­ban la Quin­ta Ma­triz (des­pués Quin­ta Pie­dad), se re­sol­vió que vuel­va a la mis­ma co­mi­sión pa­ra que in­for­me so­bre si de­be ocu­par­se to­da o par­te de la man­za­na”.

El edi­fi­cio del Mer­ca­do Sur de­bía ser in­com­bus­ti­ble, por lo cual se de­ci­dió cons­truir­lo en hie­rro y lo su­fi­cien­te­men­te am­plio pa­ra al­ber­gar 200 pues­tos de ven­ta. Los par­ti­ci­pan­tes en la li­ci­ta­ción con­vo­ca­da pa­ra el efec­to fue­ron dos gru­pos: el pri­me­ro for­ma­do por los se­ño­res Al­fre­do Maury y Paul Thur de Koos, y el se­gun­do, por Fran­cis­co Man­ri­que y Car­los Van Is­chot. Los mon­tos pro­pues­tos fue­ron de $ 185.000 y $ 210.000 (en su­cres, mo­ne­da vi­gen­te des­de el 22 de mar­zo de 1884) res­pec­ti­va­men­te. Pa­ra estudio y re­so­lu­ción de las dos pro­pues­tas se for­mó una co­mi­sión in­te­gra­da por los con­ce­ja­les Ju­lio Bur­bano Aguirre, Jo­sé Ro­me­ro Cor­de­ro, Ama­lio Pu­ga, Jor­ge Cham­bers Vi­ve­ro y el sín­di­co Ma­nuel de J. Ba­que­ri­zo Noboa. La co­mi­sión fue ase­so­ra­da por el ingeniero y ar­qui­tec­to fran­cés, Ca­mi­lo Coi­ret.

En la se­sión ex­tra­or­di­na­ria del Ca­bil­do, ce-

EL CON­TRA­TO PA­RA SU CONS­TRUC­CIÓN SE FIR­MÓ EN 1905 Y EN 1908 EL MU­NI­CI­PIO RE­CI­BIÓ EL NUE­VO EDI­FI­CIO HE­CHO CON ES­TRUC­TU­RAS ME­TÁ­LI­CAS MO­DER­NAS.

le­bra­da el 24 de ju­nio de 1905 (cu­ya ac­ta se pu­bli­có el 8 de ju­lio de ese año en la Ga­ce­ta Mu­ni­ci­pal, di­ri­gi­da por su pre­si­den­te Car­los Gó­mez Ren­dón), se re­sol­vió apro­bar el in­for­me de la co­mi­sión. El do­cu­men­to des­car­ta­ba la pro­pues­ta de Maury y Thur de Koos, por­que “no se han ce­ñi­do a las ba­ses de la li­ci­ta­ción”. Y con­clu­ye que “los se­ño­res Man­ri­que y Van Is­chot, en su pro­pues­ta, sí lle­nan to­das las exi­gen­cias (…); que su costo que­da­rá re­du­ci­do a $ 199.500 al acep­tar­se la re­duc­ción del es­pe­sor del mu­ro”. Los ad­ju­di­ca­ta­rios no so­lo cum­plie­ron con to­das las exi­gen­cias de la con­vo­ca­to­ria, sino que ad­jun­ta­ron pla­nos y otros de­ta­lles que de­no­ta­ban co­no­ci­mien­tos que los fa­vo­re­cie­ron en la de­ci­sión, pe­se a que su pre­cio era más al­to.

El con­tra­to pa­ra la cons­truc­ción se fir­mó el 24 de agos­to de 1905 y se ini­cia­ron las obras el 25 de sep­tiem­bre de ese año. Los con­tra­tis­tas de­ja­ron cons­tan­cia en es­te ins­tru­men­to, de que el edi­fi­cio se­ría traí­do por par­tes: “pri­me­ro la mi­tad del ar­ma­zón o es­truc­tu­ra re­sis­ten­te del edi­fi­cio; se­gun­do, la otra mi­tad de di­cha ar­ma­zón; ter­ce­ro, el hie­rro aca­na­la­do pa­ra el te­cho, las re­jas y los pues­tos; y cuar­to, los pues­tos de ven­ta, los tan­ques, tu­be­rías de agua, gri­fos, man­gue­ras, ex­cu­sa­dos y uri­na­rios, con sus res­pec­ti­vos kios­kos”.

Res­pec­to del di­se­ño del mer­ca­do y la pro­ce­den­cia de los ma­te­ria­les pre­fa­bri­ca­dos, es­pe­cial­men­te de su es­truc­tu­ra me­tá­li­ca, por mu­cho tiem­po se man­tu­vie­ron opi­nio­nes que atri­buían su cons­truc­ción a Gus­ta­vo Eif­fel (au­tor de la fa­mo­sa to­rre de Pa­rís, 1889), ar­gu­men­tan­do que Man­ri­que y Van Is­chot eran sus re­pre­sen­tan­tes en es­ta par­te del mun­do. Ver­sio­nes an­to­ja­di­zas pues la reali­dad es que la es­truc­tu­ra me­tá­li­ca del Mer­ca­do Sur fue pre­fa­bri­ca­da por la fir­ma bel­ga Ver­hae­ren Ca. Ja­ger In­ge­nieurs Cons-

truc­teurs-Bru­xe­lles, to­tal de ma­te­ria­les que de­bie­ron ser im­por­ta­dos en em­bar­ques par­cia­les con­for­me a su ela­bo­ra­ción y en­tre­ga por par­te de los fa­bri­can­tes.

El 24 de ju­lio 1907 el Con­ce­jo dis­pu­so la cons­truc­ción de un ane­xo al edi­fi­cio y en la mis­ma fe­cha que­dó es­ta­ble­ci­do que el nue­vo mer­ca­do ten­dría una su­per­fi­cie to­tal de 2.796 m2. Su ca­bi­da útil es­ta­ba com­pren­di­da den­tro de los 100 me­tros de lar­go por 20 de an­cho, lo cual per­mi­tía la ins­ta­la­ción de 200 pues­tos de ven­ta. Sin em­bar­go, al po­co tiem­po que­dó de­mos­tra­do que es­ta ca­pa­ci­dad no se­ría su­fi­cien­te pa­ra cu­brir las ne­ce­si­da­des de la ciu­dad, pues se­gún in­for­me del pre­si­den­te del Con­ce­jo, se­ñor Teó­fi­lo Fuen­tes, se hi­zo evi­den­te que se re­que­ri­rían otros dos mer­ca­dos más pa­ra abas­te­cer­la, uno en la par­te nor­te y otro en el cen­tro. Es­to in­di­ca que los res­pon­sa­bles del pro­yec­to ori­gi­nal pa­sa­ron por al­to la con­si­de­ra­ción del ace­le­ra­do cre­ci­mien­to po­bla­cio­nal de Gua­ya­quil.

En la se­sión de Con­ce­jo del 2 de enero de 1908, la Cor­po­ra­ción Mu­ni­ci­pal se dis­po­nía a re­ci­bir el edi­fi­cio. Pe­ro co­mo to­da ges­tión de es­ta na­tu­ra­le­za, el asun­to te­nía sus be­mo­les, mo­ti­va­dos por al­gu­nas di­fi­cul­ta­des. Muy pe­que­ñas por cierto, pe­ro que fue­ron su­pe­ra­das por la acer­ta­da in­ter­ven­ción de la Co­mi­sión en­car­ga­da del Mer­ca­do, por lo cual en el dia­rio El Telégrafo, pág. 1 del 14 de enero de ese año, ba­jo el epí­gra­fe “No­tas Mu­ni­ci­pa­les”, apa­re­ció: “La Co­mi­sión de­sig­na­da pa­ra efec­tuar un arre­glo de­fi­ni­ti­vo con los con­tra­tis­tas de la cons­truc­ción del nue­vo mer­ca­do, res­pec­to a la en­tre­ga de es­te edi­fi­cio, dan­do exac­to cum­pli­mien­to a las ba­ses del con­tra­to, dio cuen­ta del fe­liz re­sul­ta­do a que ha lle­ga­do, ha­bien­do ser­vi­do de ár­bi­tro, de par­te de la Mu­ni­ci­pa­li­dad y de los re­fe­ri­dos con­tra­tan­tes, los se­ño­res Ale­jan­dro Mann y doc­tor Se­ra­fín S. Wit­her. Se apro­bó di­cho arre­glo y se acor­dó dar los de­bi­dos agradecimi­entos al se­ñor Mann por los bue­nos ofi­cios”.

Apa­ren­te­men­te, la obra tu­vo dos mo­men­tos ini­cia­les: el pri­me­ro, se­gún do­cu­men­tos de la épo­ca, ase­gu­ra que “El Mer­ca­do Sur fue inau­gu­ra­do el 6 de enero de 1908”, y un se­gun­do de­cía: “El 6 de fe­bre­ro de 1908 se re­ci­bió for­mal­men­te el edi­fi­cio del Mer­ca­do Sur. Es to­do de fie­rro y ce­men­to y sus di­men- sio­nes son 120 m x 20 m”. De acuer­do con es­tas no­tas pu­bli­ca­das y acep­ta­das ofi­cial­men­te, po­dría­mos in­ter­pre­tar que se pro­du­jo una inau­gu­ra­ción pre­via a la re­cep­ción de­fi­ni­ti­va. Quie­nes vi­si­ten el que fue­ra el “Mer­ca­do Sur” en su es­ta­do ac­tual, po­drán ver que en la cu­la­ta nor­te del edi­fi­cio apa­re­ce gra­ba­do en el me­tal el año 1905, que en reali­dad fue el año en que se ini­ció su edi­fi­ca­ción, mien­tras en la cu­la­ta sur, cons­ta 1907 co­mo la fe­cha de su cul­mi­na­ción y no 1908 co­mo fue en reali­dad. Es­to es com­pren­si­ble pues al ser ma­te­rial pre­fa­bri­ca­do, se im­pri­mió con an­ti­ci­pa­ción la fe­cha que el con­tra­tis­ta se­ña­ló co­mo su ter­mi­na­ción. Lo cual, evi­den­te­men­te, no pu­do cum­plir sino has­ta el año si­guien­te.

Pe­se a ha­ber­se ex­pe­di­do el 28 de enero el re­gla­men­to pa­ra el fun­cio­na­mien­to del mer­ca­do, co­mo cons­ta en el com­pen­dio de Le­yes Mu­ni­ci­pa­les de 1908, es­te aún no en­tra­ba to­tal­men­te en fun­cio­nes. Se­gún El Telégrafo del día 29 del mis­mo mes y año, los pri­me­ros en opo­ner­se me­dian­te una so­li­ci­tud, fue­ron “los ven­de­do­res de fru­tas (el mer­ca­do que­da­ba ado­sa­do a la Ca­sa Mu­ni­ci­pal), pi­dien­do que no se les obli­gue a ocu­par pues­tos en la nue­va pla­za de abas­tos, por los in­con­ve­nien­tes que ellos se­ña­lan”.

Al res­pec­to, el pe­rió­di­co El Gri­to del Pue­blo, del 6 de fe­bre­ro de 1908, tam­bién di­ce: “Ya es­tán ocu­pa­dos ca­si en su to­ta­li­dad los pues­tos de ven­ta del nue­vo mer­ca­do, si­tua­do en el ba­rrio del As­ti­lle­ro, y es de no­tar que la ma­yor par­te de los ocu­pan­tes son gen­te nue­va, pues del mer­ca­do ac­tual muy po­cos han re­suel­to tras­la­dar­se a di­cha pla­za”.

Co­mo po­de­mos ver, tan­to ayer co­mo hoy hu­bo co­mer­cian­tes de ví­ve­res y fru­tas, rea­cios a aca­tar dis­po­si­cio­nes que pro­pi­cia­ban la hi­gie­ne en los pues­tos de ven­ta. Pre­fe­rían man­te­ner­se en la in­mun­di­cia del me­dio en que tra­ba­ja­ban, an­tes que pa­sar a otro lu­gar que res­pon­día a lo mo­derno y lo sa­lu­da­ble. Ha­ce po­co tiem­po, en obras fe­liz­men­te eje­cu­ta­das por el al­cal­de de Gua­ya­quil se im­pu­sie­ron nue­vas dis­po­si­cio­nes mu­ni­ci­pa­les que per­mi­tie­ron res­ca­tar la ca­lle Sar­gen­to Var­gas, des­ti­na­da a ac­ce­der a la gran pla­za en que se lu­ce es­plén­di­da­men­te el her­mo­so edi­fi­cio me­tá­li­co del Mer­ca­do Sur.

El 6 de fe­bre­ro de 1908 se re­ci­bió for­mal­men­te el edi­fi­cio del Mer­ca­do Sur. Es to­do de fie­rro y ce­men­to y sus di­men­sio­nes son 120 m x20m”.

DO­CU­MEN­TOS DE LA ÉPO­CA

Fe­liz­men­te, por la con­ti­nui­dad de una ac­ción apli­ca­da por dos efi­cien­tes y con­se­cu­ti­vas ad­mi­nis­tra­cio­nes mu­ni­ci­pa­les, se al­can­zó la re­ge­ne­ra­ción de Gua­ya­quil. Es­te her­mo­so edi­fi­cio del Mer­ca­do Sur, res­tau­ra­do y pues­to al ser­vi­cio de la cul­tu­ra e iden­ti­dad gua­ya­qui­le­ñas, al cual se ha da­do en lla­mar “ur­na o pa­la­cio de cris­tal”, no es ni lo uno ni lo otro, sino un ad­mi­ra­ble hi­to im­plan­ta­do por el buen gus­to, es­pí­ri­tu de su­pera­ción y pro­gre­so de los gua­ya­qui­le­ños.

Lla­mar así al her­mo­so edi­fi­cio le­van­ta­do a prin­ci­pios del si­glo XX, es un ac­to que so­lo pue­de ser ca­li­fi­ca­do co­mo una cur­si­le­ría, pues más allá de ex­hi­bir gran­des vi­tra­les no tie­ne na­da de ur­na ni de pa­la­cio. Es otro de nues­tros es­fuer­zos por em­be­lle­cer la ciu­dad pa­ra ce­le­brar dig­na­men­te el pri­mer cen­te­na­rio de nues­tro glo­rio­so 9 de Oc­tu­bre de 1820, fe­cha que ja­más per­mi­ti­re­mos que sea bo­rra­da de nues­tra memoria con la fi­na­li­dad de mi­ni­mi­zar­la, ma­ne­ján­do­la irre­ve­ren­te­men­te pa­ra fi­jar puen­tes va­ca­cio­na­les.

Tres fotos del an­ti­guo Mer­ca­do Sur de Gua­ya­quil que en la ac­tua­li­dad tie­ne el nom­bre de Pa­la­cio de Cris­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.