PRÓ­CE­RES DE OC­TU­BRE

Memorias Porteñas - - Mp - Por ARQ. MEL­VIN HO­YOS

La Co­lum­na de los Pró­ce­res -que se yer­gue al­ti­va y or­gu­llo­sa en el co­ra­zón de la Pla­za del Cen­te­na­rio- cons­ti­tu­ye uno de los más be­llos e im­po­nen­tes mo­nu­men­tos de cuan­tos se ha­yan le­van­ta­do en la ciu­dad en to­do el si­glo XX, sien­do el que re­pre­sen­ta de me­jor for­ma la esen­cia pa­trió­ti­ca de los gua­ya­qui­le­ños, ges­to­res de la in­de­pen­den­cia de la pa­tria.

Su his­to­ria se re­mon­ta al 9 de oc­tu­bre de 1821, cuan­do la Jun­ta Su­pe­rior de Go­bierno del Es­ta­do Li­bre de Gua­ya­quil re­sol­vió eri­gir en el ma­le­cón de la ciu­dad, una co­lum­na pa­ra “per­pe­tuar la memoria de es­te gran día”, pa­ra lo cual ex­pe­di­ría el co­rres­pon­dien­te de­cre­to, pu­bli­ca­do en El Pa­trio­ta de Gua­ya­quil, el 13 de oc­tu­bre de ese mis­mo año.

La­men­ta­ble­men­te es­te an­he­lo no se pu­do cum­plir de­bi­do a que la ciu­dad es­ta­ba em­pe­ña­da en lu­char por la in­de­pen­den­cia de Qui­to y to­dos los fon­dos que se reunían es­ta­ban des­ti­na­dos a ese no­ble y pa­trió­ti­co pro­pó­si­to.

Con es­tos an­te­ce­den­tes, el 18 de sep­tiem­bre de 1887, a más de me­dio si­glo de cons­ti­tui­da la Re­pú­bli­ca del Ecua­dor, el Dr. Fran­cis­co Cam­pos Coe­llo pro­pu­so que con mo­ti­vo de las fies­tas oc­tu­bri­nas, se or­ga­ni­ce una fun­ción de tea­tro pa­ra ini­ciar una co­lec­ta de fon­dos con lo que se po­dría le­van­tar el an­he­la­do mo­nu­men­to. Se pen­só en­ton­ces en eri­gir un obe­lis­co de gra­ni­to so­bre un pe­des­tal con ins­crip­cio­nes y ale­go­rías, pa­ra ser inau­gu­ra­do el 9 de oc­tu­bre de 1888, pe­ro es­te pro­yec­to no pros­pe­ró.

Se creó en­ton­ces el Co­mi­té Co­lum­na Nue­ve de Oc­tu­bre, que es­tu­vo in­te­gra­do por im­por­tan­tes per­so­na­li­da­des gua­ya­qui­le­ñas. Pe­ro a pe­sar de los es­fuer­zos rea­li­za­dos por es­te Co­mi­té, las di­fi­cul­ta­des fue­ron mu­chas, de­bien­do es­pe­rar­se has­ta 1891, pa­ra que el Ayun­ta­mien­to de Gua­ya­quil, ba­jo la pre­si­den­cia del Dr. Pe­dro J. Bo­lo­ña, aprue­be uná­ni­me­men­te un pro­yec­to pre­sen­ta­do el 15 de ju­lio de di­cho año, por el Sr. Juan Illing­worth y el Dr. Al­fre­do Ba­que­ri­zo Mo­reno, en el que pro­po­nían que se eri­gie­ra una co­lum­na de bron­ce y már­mol pa­ra con­me­mo­rar la glo­rio­sa ges­ta.

Pro­ce­dió en­ton­ces el Ayun­ta­mien­to a ex­pe­dir un acuer­do por me­dio del cual se dis­pu­so la erec­ción de esa co­lum­na, de­di­ca­da a los pró­ce­res que nos ha­bían da­do la li­ber­tad el 9 de Oc­tu­bre de 1820.

Fi­nal­men­te, el 9 de oc­tu­bre de 1899 fue co­lo­ca­da la pri­me­ra pie­dra de la que se­ría la gran Pla­za del Cen­te­na­rio.

LA IDEA DE CREAR UN MO­NU­MEN­TO QUE RE­CUER­DE LA FE­CHA DE NUES­TRA IN­DE­PEN­DEN­CIA NA­CIÓ DE JO­SÉ JOA­QUÍN DE OL­ME­DO EN 1821 CON EL FIN DE DE­JAR UN MO­NU­MEN­TO QUE PER­MI­TIE­RA A LAS NUE­VAS GE­NE­RA­CIO­NES RE­ME­MO­RAR LA GES­TA OC­TU­BRI­NA.

Ya pa­ra en­ton­ces, el Co­mi­té Pro Co­lum­na ha­bía nom­bra­do al Sr. Víc­tor Ma­nuel Ren­dón co­mo co­mi­sio­na­do en Eu­ro­pa, con el fin de que se en­car­gue de to­do lo re­la­cio­na­do con el mo­nu­men­to; sien­do así co­mo en 1904, lue­go de un pri­mer in­ten­to rea­li­za­do un año atrás, el Sr. Ren­dón con­vo­ca a ar­tis­tas ita­lia­nos, fran­ce­ses y ale­ma­nes pa­ra que rea­li­za­ran el di­se­ño de la co­lum­na y su es­ta­tua­ria. Por de­li­ca­de­za no con­vo­có a los es­pa­ño­les, con­si­de­ran­do que a es­tos no les agra­da­ría ha­cer un mo­nu­men­to pa­ra ren­dir homenaje a quie­nes aca­ba­ron con el pre­do­mi­nio es­pa­ñol en es­ta par­te de Amé­ri­ca. Pe­ro un ar­tis­ta de ese país sal­dría a co­rre­gir es­ta apre­cia­ción al pe­dir que se le per­mi­tie­ra in­ter­ve­nir di­cien­do, en­tre otras co­sas, lo si­guien­te:

“Es­pa­ña, es­tá or­gu­llo­so de sus hi­jos de Amé­ri­ca -di­jo Que­rol- , por­que fue­ron he­ren­cia de ella el va­lor y el he­roís­mo con que ob­tu­vie­ron la In­de­pen­den­cia. Y los ar­tis­tas es­pa­ño­les, agre­gó, es­ta­re­mos tam­bién or­gu­llo­sos de ofre­cer a Gua­ya­quil el mo­nu­men­to con que quie­re per­pe­tuar las glo­rias de su na­ci­mien­to a la vi­da in­de­pen­dien­te...”.

El es­cul­tor era el maes­tro ca­ta­lán, Agus­tín Que­rol y Su­bi­ta­re­tas, quien en 1907, an­te un ju­ra­do internacio­nal con­vo­ca­do por el mis­mo Víc­tor Ma­nuel Ren­dón, re­sul­ta­ría triun­fa­dor

La­men­ta­ble­men­te, Que­rol mu­rió en di­ciem­bre de 1909, por lo que la obra de­bió ser con­ti­nua­da por su dis­cí­pu­lo Fol­gue­ras, quien tam­bién fa­lle­ció un mes más tar­de, sien­do sus­ti­tui­do por el es­cul­tor ca­ta­lán Jo­sé Mon­se­rrat, quien la ter­mi­nó has­ta su va­cia­do. Ya pa­ra en­ton­ces, el Co­mi­té pa­ra la erec­ción de la Co­lum­na al 9 de Oc­tu­bre pu­do con­tar con una ren­ta fi­ja ofre­ci­da por el Go­bierno, que le per­mi­ti­ría cu­brir gran par­te de su costo to­tal, el cual as­cen­día a 500.000 su­cres. La­men­ta­ble­men­te, co­mo siem­pre su­ce­de en es­tos ca­sos, el ofre­ci­mien­to no se cum­plió, pues esas ren­tas ofre­ci­das por el Go­bierno fue­ron “dis­traí­das” pa­ra cu­brir otras ne­ce­si­da­des y en­ton­ces fue el pro­pio Mu­ni­ci­pio de la ciu­dad el que acu­dió ge­ne­ro­sa­men­te en au­xi­lio del co­mi­té pa­ra que pu­die­ra co­ro­nar con éxi­to su pa­trió­ti­co em­pe­ño.

Una vez más la ge­ne­ro­si­dad y el ci­vis­mo gua­ya­qui­le­ños se hi­cie­ron pre­sen­tes pa­ra com­ple­tar di­cho va­lor con do­na­cio­nes de par­ti­cu­la­res e ins­ti­tu­cio­nes.

En la se­sión del Ca­bil­do Mu­ni­ci­pal del 7 de ju­nio de 1915, tal co­mo cons­ta en el ac­ta res­pec­ti­va, se pue­de ob­ser­var có­mo el co­mi­té ma­ne­jó esas ren­tas con la ho­no­ra­bi­li­dad que le co­rres­pon­día al al­tí­si­mo car­go de quie­nes lo com­po­nían; con una bien en­ten­di­da eco­no­mía, que no afec­ta­ra lo gran­dio­so de

la obra ni em­pe­que­ñe­cie­ra en lo más mí­ni­mo el so­ber­bio mo­nu­men­to.

Una vez que fue con­clui­da la co­lum­na y can­ce­la­do su va­lor, (du­ran­te la pri­me­ra mi­tad de 1912), gra­cias a las ges­tio­nes de don Víc­tor Ma­nuel Ren­dón, se reali­zó la trans­por­ta­ción de las 52 ca­jas que con­te­nían las pie­zas del ba­sa­men­to, lá­pi­das y me­da­llo­nes del mo­nu­men­to: gran­des blo­ques, de gra­ni­to y már­mol que ser­vi­rían pa­ra la ba­se, las par­tes que for­man el fus­te de bron­ce de la co­lum­na, el ca­pi­tel, la es­ta­tua de la li­ber­tad que la co­ro­na, y las es­ta­tua­rias que adornan sus flan­cos.

Pa­ra es­te en­ton­ces el doc­tor Aguirre Apa­ri­cio in­for­ma­ría:

“Ya ha sa­li­do de Eu­ro­pa la ma­yor par­te del mo­nu­men­to a los pró­ce­res del Nue­ve de Oc­tu­bre, y hay asun­tos pen­dien­tes re­la­ti­vos a los te­rre­nos que se­rán ocu­pa­dos y a otros de­ta­lles, pa­ra cu­yo arre­glo la Mu­ni­ci­pa­li­dad ha­bía nom­bra­do una co­mi­sión... “(Ac­tas mu­ni­ci­pa­les, Se­sión Ex­tra­or­di­na­ria del 14 de ma­yo de 1912).

Ha­cia fi­nes de 1914 lle­ga­ron a Gua­ya­quil las 159 pie­dras que -con un pe­so to­tal de 523.000 ki­lo- gra­mos- ser­vi­rían pa­ra for­mar la ba­se de gra­ni­to y már­mol ro­sa so­bre la cual se le­van­ta­ría el fus­te de la co­lum­na, así co­mo el ca­pi­tel del már­mol blan­co. Es­tas pie­dras fue­ron des­em­bar­ca­das por el mue­lle de la em­pre­sa con­tra­tis­ta del sa­nea­mien­to de la ciu­dad, pa­ra lue­go ser trans­por­ta­das al lu­gar en que se­ría eri­gi­da la co­lum­na.

Lue­go se ini­cia­ron las ex­ca­va­cio­nes pa­ra los ci­mien­tos, has­ta po­der al­can­zar una pro­fun­di­dad de sie­te me­tros don­de por fin se en­con­tró ro­ca só­li­da. Lue­go de re­ba­sar va­rias ca­pas de lo­do y are­na flo­ja.

Es­tas ex­ca­va­cio­nes al­can­za­ron un área de vein­ti­trés me­tros cua­dra­dos, ase­gu­ra­da por un ca­jón de con­cre­to re­for­za­do en cu­yo fon­do fue­ron in­ser­ta­dos 284 pi­lo­tes de man­gle de 10 me­tros de lar­go, pa­ra ase­gu­rar la so­li­dez del te­rreno que de­bía so­por­tar el in­men­so pe­so de la mo­nu­men­tal co­lum­na.

Cua­tro me­ses des­pués, al com­pro­bar­se efec­ti­va­men­te que el área del par­que no guar­da­ba pro­por­ción con el ta­ma­ño que ten­dría la co­lum­na, con fe­cha 8 de oc­tu­bre de 1915 se ex­pi­dió el de­cre­to le­gis­la­ti­vo por me­dio del cual se fa­cul­tó la ex­pro­pia­ción de los in­mue­bles que fue­re ne­ce­sa­rio de­mo­ler u ocu­par pa­ra la cons­truc­ción de la pla­za, asig­nán­do­se, ade­más, al­gu­nos fon­dos eco­nó­mi­cos.

Fi­nal­men­te, a me­dia­dos de ju­lio de 1917, a bor­do del va­por Fred­nes, pro­ce­den­te de Nue­va York, a don­de ha­bía lle­ga­do des­de Bar­ce­lo­na, arri­ba­ron los 6 gran­des bul­tos que con­te­nían el fus­te de la co­lum­na.

Ya pa­ra en­ton­ces Gua­ya­quil ha­bía em­pe­za­do a vi­vir un acon­te­ci­mien­to que ten­dría ca­rac­te­rís­ti­cas cí­vi­cas de gran emo­ción. La ce­le­bra­ción del Pri­mer Cen­te­na­rio de la Re­vo­lu­ción del 9 de Oc­tu­bre de 1820, fes­te­jo que se ini­ció a las 10:45 de la ma­ña­na del jue­ves 8 de di­ciem­bre de 1917, (cuan­do el ca­pi­tel de la co­lum­na fue co­ro­na­do con la her­mo­sa fi­gu­ra que re­pre­sen­ta a la “Li­ber­tad”), fue pre­sen­cia­da por una gran mul­ti­tud, mien­tras la ban­da de mú­si­ca del ba­ta­llón Ma­ra­ñón eje­cu­ta­ba pie­zas es­co­gi­das de su re­per­to­rio.

El miér­co­les 19 de di­ciem­bre, a las diez de la ma­ña­na, los miem­bros del Co­mi­té de la Co­lum­na con­cu­rrie­ron a la pla­za con el fin de re­ci­bir los tra­ba­jos de erec­ción que ha­bían si­do rea­li­za­dos por la Ca­sa Wit­he & Co., re­pre­sen­ta­da en­ton­ces por el Sr. Geor­ge Alli­son y el Ing. Wi­lliam Smith.

Gua­ya­quil no pu­do re­sis­tir la in­men­sa emo­ción que le pro­du­cía el be­llí­si­mo mo­nu­men­to que fue preinau­gu­ra­do el 9 de oc­tu­bre de 1918, con la pre­sen­cia del pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Dr. Al­fre­do Ba­que­ri­zo Mo­reno, quien 27 años an­tes, co­mo sín­di­co del Ca­bil­do, le ha­bía da­do el im­pul­so ini­cial. Tam­bién es­tu­vie­ron pre­sen­tes sus mi­nis­tros, las au­to­ri­da­des y las per­so­na­li­da­des más im­por­tan­tes de la ciu­dad.

INAU­GU­RA­CIÓN. La ciu­dad ha­bía cre­ci­do. Los por­ta­les y las her­mo­sas ven­ta­nas de cha­zas y per­sia­nas ca­rac­te­ri­za­ban la ima­gen ur­ba­na de Gua­ya­quil. Ha­cía po­cos años que el Gral. Al­fa­ro ha­bía inau­gu­ra­do el fe­rro­ca­rril, ac­ti­van­do con ello el co­mer­cio y to­da la vi­da de la pa­tria. Po­co a po­co, por en­tre los fa­ro­li­llos a gas, co­men­za­ban a ver­se los pri­me­ros pos­tes de luz eléc­tri­ca. El sol tropical obli­ga­ba a los va­ro­nes a usar tos­ta­das y las da­mas lu­cían ele­gan­tes som­bre­ros y aba­ni­cos de plu­mas. El nue­vo mer­ca­do inau­gu­ra­do en 1907 ele­va­ba su grá­cil ar­qui­tec­tu­ra me­tá­li­ca jun­to al río, por don­de lle­ga­ba la ri­que­za agrí­co­la del li­to­ral. En las ar­tes, los tea­tros de la épo­ca da­ban ca­bi­da a pre­sen­ta­cio­nes de ópe­ras y ba­llets in­ter­na­cio­na­les, que eran re­se­ña­dos en di­ver­sas pu­bli­ca­cio­nes ta­les co­mo el Su­ple­men­to Li­te­ra­rio de dia­rio El Telégrafo, en el que es­cri­bía el jo­ven y des­ta­ca­do poe­ta Medardo Án­gel Sil­va.

El 9 de oc­tu­bre de 1918 se ini­ció con una sal­va ma­yor, a las cin­co de la ma­ña­na, des­de el for­tín del San­ta Ana. El pre­si­den­te del Con­ce­jo, don Ro­dol­fo Ba­que­ri­zo Mo­reno, pro­nun­ció un elo­cuen­te dis­cur­so, a cu­yo tér­mino se des­cu­brió la co­lum­na, que es­ta­ba en­vuel­ta por ban­das con los co­lo­res de la Ban­de­ra de Oc­tu­bre. In­me­dia­ta­men­te, las ban­das mi­li­ta­res to­ca­ron el Himno Na­cio­nal, que fue can­ta­do por los alum­nos de las es­cue­las mu­ni­ci­pa­les, di­ri­gi­dos por el se­ñor Car­los González N.

Dos años más tar­de, y con­tan­do con la pre­sen­cia del pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Dr. Jo­sé Luis Ta­ma­yo, la Pla­za del Cen­te­na­rio, con su co­lum­na, mo­nu­men­tos y es­ta­tua­ria, fue­ron so­lem­ne­men­te inau­gu­ra­dos. Era el 9 de oc­tu­bre de 1920; 100 años ha­bían pa­sa­do de la glo­rio­sa ges­ta. Una nue­va ge­ne­ra­ción la eter­ni­za­ba, ha­cien­do reali­dad el vie­jo sue­ño de Ol­me­do y cris­ta­li­zan­do en pie­dra y bron­ce, el an­he­lo res­ca­ta­do de Fran­cis­co Cam­pos.

Jo­sé Joa­quín de Ol­me­do pu­bli­ca­ría en “El Pa­trio­ta de Gua­ya­quil” pa­ra oc­tu­bre de 1821 su in­ten­ción de crear un mo­nu­men­to en homenaje a la “Au­ro­ra Glo­rio­sa” del 9 de oc­tu­bre de 1820.

Agus­tín Que­rol, des­ta­ca­do es­cul­tor es­pa­ñol que ga­na­ra con su pro­yec­to la li­ci­ta­ción internacio­nal con­vo­ca­da por el co­mi­té pro erec­ción de la co­lum­na de los pró­ce­res.

Ex­ca­va­ción en la que se apre­cia la com­ple­ja ci­men­ta­ción cons­trui­da pa­ra so­por­tar el pe­so de la co­lum­na de los pró­ce­res de oc­tu­bre.

Blo­ques de gra­ni­to que con­for­ma­rían la ba­se so­bre la que se eri­gió la co­lum­na de los pró­ce­res.

La in­ten­ción de Ol­me­do se cris­ta­li­zó años des­pués cuan­do la re­to­mó don Fran­cis­co Cam­pos Coe­llo en 1886, año en el que co­men­zaría a or­ga­ni­zar el co­mi­té pro erec­ción de una co­lum­na en homenaje a los próce­res de oc­tu­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.