LA POE­SÍA FES­TI­VA DE YE­RO­VI DOUAT

Memorias Porteñas - - Mp - Por RO­DOL­FO PÉREZ PI­MEN­TEL

Leo­ni­das Ye­ro­vi Douat (Li­ma 1881 – Li­ma 1917) era hi­jo del Dr. Agus­tín Leo­ni­das Ye­ro­vi Ore­jue­la, po­lí­ti­co y em­pre­sa­rio ecua­to­riano, y pri­mer bió­gra­fo de Juan Mon­tal­vo, pe­ro cre­ció en el Pe­rú sin la pre­sen­cia pa­ter­na.

Des­de pe­que­ño, Leo­ni­das po­seía el don de la poe­sía fes­ti­va que le sa­lía fá­cil y rau­da. Cuan­do cre­ció, cul­ti­vó la atrac­ción a las mu­je­res y tu­vo mu­chas; en 1917 man­te­nía re­la­cio­nes con la ar­tis­ta ar­gen­ti­na de co­me­dias Án­ge­la Ar­gûe­lles, in­qui­li­na en la pen­sión ame­ri­ca­na de la ca­lle Es­pa­de­ros y en la tar­de del 15 de fe­bre­ro de 1917, lla­mó por te­lé­fono a pre­gun­tar por ella. Con­tes­tó el ar­qui­tec­to ar­gen­tino Ma­nuel Jo­sé Sán­chez, que se alo­ja­ba en el mis­mo lu­gar y por esa ra­zón sus­ci­ta­ba los ce­los de Ye­ro­vi. Di­jo que la ar­tis­ta ha­bía sa­li­do tem­prano y que aún no re­gre­sa­ba. Des­pués de las ocho y me­dia de la no­che, Ye­ro­vi fue a la pen­sión ame­ri­ca­na y pen­san­do que Sán­chez le ha­bía ne­ga­do in­ten­cio­nal­men­te a la Ar­gûe­lles, se ex­pre­só a gran­des vo­ces y con soe­ces ad­je­ti­vos con­tra “el que ha­bló por te­lé­fono”. Po­co an­tes de las on­ce de la no­che, Sán­chez -a quien aca­so la Ar­gûe­lles ha­bía re­pro­cha­do por su pa­si­vi­dad an­te los in­sul­tos que, si bien no lo men­cio­na­ron en per­so­na, eran a él di­ri­gi­dos- fue a la im­pren­ta de la Pren­sa, en bus­ca de Ye­ro­vi. Es­te se ha­lla­ba en su ofi­ci­na es­cri­bien­do unos ver­sos pa­ra la edi­ción de Car­na­val. Am­bos sa­lie­ron a la ca­lle. A po­cos pa­sos de la puer­ta de la im­pren­ta se de­tu­vie­ron. Ye­ro­vi dio un trom- pón en la ca­ra de Sán­chez y al ver­se es­te en­san­gren­ta­do mon­tó en có­le­ra, sa­có un re­vól­ver y des­car­gó cua­tro ti­ros a la víc­ti­ma. Acu­die­ron ami­gos y tran­seún­tes. El he­ri­do fue trans­por­ta­do a una bo­ti­ca, lue­go a la Asis­ten­cia Pú­bli­ca y a la Mai­son de San­té en ca­mi­lla, a pie y por las ca­lles, don­de fa­lle­ció esa mis­ma no­che. So­lo te­nía trein­ta y cin­co años de edad.

Al día si­guien­te hu­bo con- cur­so ge­ne­ral de do­lien­tes al ce­men­te­rio y el gran poe­ta co­ló­ni­da Abraham Val­de­lo­mar, pro­nun­ció una sen­ti­da ora­ción “que por su in­só­li­to acen­to poé­ti­co pro­du­jo in­dig­na­ción y en­tu­sias­mo”. Nun­ca se ha­bía da­do el ca­so de ma­yor di­vi­sión de cri­te­rios, ni an­te nin­gún se­pul­cro de es­cri­tor se ha le­van­ta­do, tan sin tar­dan­za una tan apa­sio­na­da con­tro­ver­sia. Se lo co­lo­có al la­do de Ca­vie­des, el gran sa- tí­ri­co del si­glo XVII y de Juan de Aro­na, el ma­yor del si­glo XIX, pe­ro ta­mi­za­dos los cri­te­rios des­pués de los años trans­cu­rri­dos, se pue­de pen­sar que fue un jo­ven con ma­la suer­te, fe­li­cí­si­mo ver­si­fi­ca­dor de ri­mas fá­ci­les, li­ge­ras y re­to­zo­nas que so­lía im­pro­vi­sar en las ma­ña­nas y en cual­quier es­qui­na co­mo en un sa­lón prin­ci­pal. En sín­te­sis, tan ta­len­to­so co­mo su ilus­tre pa­dre ecua­to­riano.

Su úl­ti­ma pro­duc­ción que­dó in­con­clu­sa cuan­do fue lla­ma­do por Sán­chez y te­nía por tí­tu­lo “Car­na­val”. Fue pu­bli­ca­da al día si­guien­te de su muerte con otra lla­ma­da “Man­do­li­na­ta”.

Car­na­val // Mag­da­le­na, ya no hay pe­na /, la ale­gría es ge­ne­ral; / to­do bu­lle, to­do sue­na, / to­do ríe, Mag­da­le­na; / ya ha em­pe­za­do el car­na­val, // Van echa­dos los cris­ta­les / de los co­ches que atra­vie­san, / y en los al­tos ba­ran­da­les / ser­pen­ti­nas y ro­sa­les / los adornan y em­pa­ve­san.//

Man­do­li­na­ta: Frag­men­to.//Oye la tro­va que ro­ba / con su dul­cí­si­ma co­ba / la cal­ma de co­ra­zón, / des­co­rre la ce­lo­sía / y aco­ge, prin­ce­sa mía, / los ecos de mi can­ción. // Soy el bar­do de­ca­den­te / de nu­men in­can­des­cen­te, / que ama sin sa­ber a quien: / el de la ja­po­ne­ría y rit­mos y me­lo­días / apren­di­dos a Ru­bén. // Tu seno es ti­bia al­moha­da, / tu cin­tu­ra una mo­na­da / tu cu­tis es de sur­há: / Tu cuer­po un ja­rrón de Sé­vres / mo­de­la­do por or­fe­bres / ami­gos de tu pa­pá.// Dos al­men­dras son tus ma­nos, / no hay pie, en­tre los pies enanos, / más me­nu­dos que tu pie / y, eres en fin, por tu be­lle­za / por fres­cu­ra y gen­ti­le­za / un bo­tón de ro­sa té.//

ES­TE GUA­YA­QUI­LE­ÑO IN­GE­NIO­SO FUE VIC­TI­MA­DO LUE­GO DE UNA GRES­CA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.