OL­ME­DO

EN EL REAL CONVICTORI­O DE SAN CAR­LOS DE LI­MA

Memorias Porteñas - - Mp - Por JUAN CAS­TRO Y VE­LÁZ­QUEZ

Si mi­ra­mos en los ver­des años de nues­tro poe­ta y pró­cer Jo­sé Joa­quín de Ol­me­do y Ma­ru­ri (1780-1847), cons­ta­ta­mos la es­ca­sa in­for­ma­ción so­bre su edu­ca­ción, co­lum­na ver­te­bral de su ejer­ci­cio li­te­ra­rio.

Ol­me­do es­tu­dió en­tre 1789 y 1891 en el Co­le­gio de San Fernando de Qui­to, es­ta­ble­ci­mien­to re­gen­ta­do por fran­cis­ca­nos. En 1892 es­ta­ba de vuel­ta en Gua­ya­quil, pa­ra pa­sar a Li­ma, ya que su pa­dre de­ci­dió en­viar­lo al Se­mi­na­rio de San­to To­ri­bio en Li­ma, pa­ra que si­guie­ra la ca­rre­ra re­li­gio­sa. Pe­ro con­ti­nuó su for­ma­ción en el Real Convictori­o de San Car­los de Li­ma, don­de in­gre­só en ma­yo de 1794. Ol­me­do es­ta­ba ba­jo la tu­te­la del gua­ya­qui­le­ño, doc­tor Jo­sé de Sil­va y Ola­ve (1747-1816), su pri­mo se­gun­do, Chan­tre de la Ca­te­dral de Li­ma, y Vi­ce­rrec­tor del Co­le­gio del Prín­ci­pe y Obis­po de Hua­man­ga, do­cen­te de San Car­los.

Sil­va y Ola­ve se­gu­ra­men­te re­co­men­dó al jo­ven Ol­me­do pa­ra que vi­vie­ra en ca­sa de Domingo León y Ma­ría Bal­ta­sa­ra Cár­de­nas, pa­dres de Ma­tías León Cár­de­nas (1793-1860), ma­gis­tra­do, di­plo­má­ti­co y po­lí­ti­co pe­ruano, va­rias ve­ces mi­nis­tro de Go­bierno y Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, de­cano del Co­le­gio de Abogados (1845) y Pre­si­den­te de la Cor­te Su­pre­ma (1847-1848), tam­bién alumno de San Car­los.

El Real Convictori­o de San Car­los de Li­ma fue un co­le­gio ma­yor crea­do a fi­na­les de la Co­lo­nia y que sub­sis­tió has­ta las pri­me­ras dé- ca­das del Pe­rú Re­pu­bli­cano, desem­pe­ñan­do un im­por­tan­te pa­pel en las lu­chas ideo­ló­gi­cas de su tiem­po. Fue crea­do pa­ra ser­vir de re­si­den­cia pa­ra los alum­nos de la Uni­ver­si­dad de San Mar­cos, de acuer­do a Real Cé­du­la del 9 de ju­lio de 1769 y el de­cre­to del 15 de ju­nio de 1770 del vi­rrey Amat, que fu­sio­na­ba Co­le­gio Real de San Mar­tín y Co­le­gio Ma­yor de San Fe­li­pe y San Mar­cos, el pri­me­ro de los cua­les es­ta­ba ba­jo la ad­mi­nis­tra­ción de la ex­pul­sa­da or­den je­sui­ta.

Los re­qui­si­tos ne­ce­sa­rios pa­ra en­trar en él se ha­cían en fun­ción de “la lim­pie­za de san­gre, bue­na crian­za y cos­tum­bre”, ade­más de es­tar en la obli­ga­ción de sa­ber la­tín y es­tar ma­tri­cu­la­do en la Uni­ver­si­dad de San Mar­cos.

Jo­sé Joa­quín de Ol­me­do tu­vo un ca­ri­ño muy es­pe­cial por su co­le­gio, del que se ufa­na en su be­llo ro­man­ce “Mi re­tra­to”, es­cri­to en Li­ma en 1803 y de­di­ca­do a su her­ma­na Mag­da­le­na de Paz­zis (1778-1842), co­mo com­pen­sa­ción al di­ne­ro que ella le en­via­ra pa­ra ha­cer­se re­tra­tar en Li­ma, y que Ol­me­do gas­tó en li­bros: Una ban­da ce­les­te me cru­za so­bre el pe­cho que sue­le ser in­sig­nia de ho­nor de mi co­le­gio. ………………………………….. y en un rin­cón del cuadro ti­ra­dos en el sue­lo, el som­bre­ro, la ban­da las bor­las y el ca­pe­lo. El 26 de ju­lio de 1806 hi­zo su en­tra­da a Li­ma don Jo­sé Fernando de Abas­cal y Sou­sa (1743-1821), tri­gé­si­mo quin­to vi­rrey del Pe­rú (1806-1816) y pri­mer Mar­qués de la

ES­CRI­BIÓ SUS PRI­ME­ROS POE­MAS EN LA CA­PI­TAL PE­RUA­NA.

Con­cor­dia Es­pa­ño­la del Pe­rú. Abas­cal era un ilus­tra­do y de­di­có no po­co in­te­rés a la edu­ca­ción, aten­dien­do es­pe­cial­men­te a San Car­los. En 1808, pa­ra la re­pre­sen­ta­ción de la “Tra­ge­dia del Du­que de Vi­seo” en el Real Convictori­o de San Car­los, en pre­sen­cia del vi­rrey Abas­cal, obra del jo­ven es­pa­ñol Ma­nuel Jo­sé Quin­ta­na (17721857), Ol­me­do com­pu­so un “Pró­lo­go” en ver­so. Otro alumno ca­ro­lino, don Fran­cis­co Ja­vier Ma­riá­te­gui y Te­lle­ría (17931884), ami­go de Ol­me­do y pró­cer de la In­de­pen­den­cia del Pe­rú, afir­mó que en una se­gun­da no­che en que se re­pre­sen­tó la comedia de Lean­dro Fer­nán­dez de Mo­ra­tín (1760-1828) “El ca­fé” (1792), Ol­me­do com­pu­so la to­na­di­lla fi­nal.

Son va­rias, aun­que po­co nu­me­ro­sas, las poe­sías que Ol­me­do es­cri­bió en Li­ma, 13 de ellas – no in­clu­ye el “Pró­lo­go”- fue­ron pu­bli­ca­das por el pa­dre Aurelio Es­pi­no­sa Pó­lit S. J. (1894-1961), en 1960, quién no co­no­ció las obras del pe­ruano Ma­nuel Ni­co­lás Corpancho (1830-1863), a mi jui­cio el pri­me­ro y más lú­ci­do ol­me­diano.

Es­ta­ba Ol­me­do en Li­ma cuan­do los fran­ce­ses ocu­pa­ron Es­pa­ña y tu­vie­ron cau­ti­vos a los Bor­bo­nes en Ba­yo­na. Jo­sé Bo­na­par­te (1768-1844), tras las ab­di­ca­cio­nes de Ba­yo­na el 5 de ma­yo de 1808, se con­vir­tió en rey de Es­pa­ña en­tre el 6 de ju­nio de 1808 y el 11 de di­ciem­bre de 1813. Jo­sé de Sil­va y Ola­ve, al en­te­rar­se del le­van­ta­mien­to ocu­rri­do en Qui­to, di­ri­gió a la Jun­ta So­be­ra­na de esa ciu­dad una sen­ti­da pro­cla­ma, ex­hor­tán­do­les a per­ma­ne­cer fie­les a la obe­dien­cia del Prín­ci­pe de As­tu­rias, Fernando.

Fiel a sus le­gí­ti­mos re­yes, Ol­me­do es­cri­bió su ex­tra­or­di­na­ria sil­va “El ár­bol” (1809), una de las me­jo­res com­po­si­cio­nes del poe­ta del Gua­yas, de quién que­da tan­to por in­ves­ti­gar.

El Real Convictori­o de San Carlos, hoy Cen­tro Cul­tu­ral de la Univ. de San Mar­cos

An­ti­gua foto del Real Convictori­o.

Alumno del Real Convictori­o de San Carlos con su uni for­me.

El vi­rrey Abascal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.