GA­LLA­DA POR­TE­ÑA de los tiem­pos de an­tes

Memorias Porteñas - - Mp - Por MA­RIANO SÁN­CHEZ BRAVO

En el Gua­ya­quil tra­di­cio­nal de nues­tro tiem­po, con­for­me nos des­pla­zá­ba­mos al cen­tro de la ciu­dad, y más afue­ra aún, era muy co­mún ver a gru­pos de mu­cha­chos pa­ra­dos en las es­qui­nas. Eran las “ga­lla­das”, y se­gún Jenny Estrada en su li­bro “Del Tiem­po de la Ya­pa”, allá por la dé­ca­da de los 50, imi­tan­do a los ve­te­ra­nos que al caer la tar­de se ins­ta­la­ban en los ban­cos de dis­tin­tos si­tios, co­men­za­ron a apa­re­cer nues­tras “ga­lla­das”.

Eran épo­cas en que no ha­bía te­le­vi­sión, por lo tan­to, los mu­cha­chos sa­lía­mos a la es­qui­na del ba­rrio pa­ra con­ver­sar du­ran­te nues­tras ho­ras li­bres, y muy co­mún­men­te en las tar­des, has­ta la ho­ra de me­ren­dar. En los años 50 y 60, és­tas es­tu­vie­ron en su apo­geo. En esos tiem­pos éra­mos pe­que­ños pe­ro re­cuer­do que des­de la nu­me­ro­sa ga­lla­da Bo­ca-Nue­ve has­ta las más re­du­ci­das, te­nían las mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas, es­to es, ni­ños o jó­ve­nes que se con­ser­va­ban uni­dos, pues la so­li­da­ri­dad del gru­po era tan im­por­tan­te co­mo la amis­tad mis­ma.

De ni­ños ju­gá­ba­mos a “los pe­pos”, con las fa­mo­sas bo­las de cris­tal; a “la raya”, lan­zan­do mo­ne­das so­bre las aber­tu­ras de las ve­re­das, y nues­tro fic­ti­cio di­ne­ro eran los “bi­llu­sos” de las ca­je­ti­llas de ci­ga­rri­llos, en que ca­da mar­ca te­nía un va­lor di­fe­ren­te. Con­for­me fui­mos cre­cien­do, co­men­za­mos a ju­gar béisbol y tam­bién in­dor fút­bol en la ca­lle del ba­rrio. Pa­ra el in­dor la ve­re­da era el lí­mi­te la­te­ral, pe­ro eso sí, el es­tre­llar la pe­lo­ta con­tra és­ta era vá­li­do y ser­vía de ayu­da pa­ra rea­li­zar bue­nas ju­ga­das. Dos pie­dras cons­ti­tuían el ar­co, y aun­que no exis­tían pa­ran­tes, ha­bía ho­nes­ti­dad al mo­men­to de acep­tar un gol.

En fin, de los jue­gos en la ca­lle, en mu­chas ga­lla­das se for­ma­ron ex­ce­len­tes ju­ga­do­res que des­pués se in­te­gra­rían a los equi­pos pro­fe­sio­na­les de nues­tra ciu­dad. En los ba­rrios apren­di­mos a pe­lear pa­ra de­fen­der­nos. Eran tiem­pos de una ju­ven­tud sa­na, tal es que cuan­do pe­leá­ba­mos con­tra un ad­ver­sa­rio lo ha­cía­mos a pu­ñe­te lim­pio, a pa­ta­das con cha­la­ca, y cuan­do ha­bía un sue­la­zo, el que que­da­ba en pie es­pe­ra­ba a que el otro se le­van­ta­ra pa­ra con­ti­nuar el plei­to. Si el con­trin­can­te era del ba­rrio, el re­sen­ti­mien­to du­ra­ba po­co y días des­pués con­ti­nua­ba la amis­tad, co­mo que no ha­bía pa­sa­do na­da. BA­RRIA­DA DE RU­MI­CHA­CA Y CO­LÓN

El ingeniero Clí­ma­co Ca­ñar­te, ex­ju­ga­dor de Bar­ce­lo­na, nos re­la­ta que en 1950 per­te­ne­cía al mis­mo, y por lo ge­ne­ral pa­ra­ban en la es­qui­na, en don­de que­da­ba la sas­tre­ría Peralta. Ju­ga­ban in­dor fút­bol en la ca­lle Ru­mi­cha­ca, en­tre Co­lón y Su­cre o en­tre Co­lón y Al­ce­do.

Por aquel año, don Clo­do­veo Peralta or­ga­ni­zó y con­for­mó un equi­po de fút­bol con los mu­cha­chos de la ga­lla­da y se fue­ron a ju­gar fút­bol a la Li­ga “Juan Díaz Sa­lem”. Eran par­te del elen­co Clí­ma­co Ca­ñar­te, Pe­dro Gan­do, Fran­cis­co Mar­gary, Dino Se­re­ni, Heriberto Al­via, Fe­rru­so­la, Ar­gu­do, en­tre otros, pro­ta­go­ni­zan­do gran­des par­ti­dos en esa fa­mo­sa Li­ga. De ellos, los dos pri­me­ros lle­ga­ron a ser fut­bo­lis­tas des­ta­ca­dos. Clí­ma­co Ca­ñar­te ju­gó mu­chos años en el Bar­ce­lo­na S.C. y Pe­dro Gan­do en el Eve­rest, ha­bien­do si­do am­bos se­lec­cio­na­dos del equi­po ecua­to­riano de fút­bol, en al­gu­nas oca­sio­nes.

Al ini­ciar­se los años 60, es­tos ya no pa­ra­ban en la men­cio­na­da es­qui­na, pues la ga­lla­da ha­bía si­do re­no­va­da; es­tá­ba­mos no­so­tros, es más, exis­tían tres ga­lla­das: la de los pi­bes, los me­dia­nos y los gran­des. En­tre los pri­me­ros re­cuer­do a los her­ma­nos Car­los y Pe­pe Ma­de­ro, Eduar­do y Al­fre­do Sán­chez, Héc­tor Bermeo, Pe­pe Vi­te­ri, Al­fon­so Ba­cuy­li­ma, y los her­ma­nos Ati­lio y Wa­cho Ce­di­llo. En­tre los me­dia­nos, Cé­sar Cla­vi­jo, Eduar­do Ba­cuy­li­ma, Her­mi­nio Ce­di­llo, Jor­ge y Leo­nel Sán­chez Bravo, Ar­man­do Bermeo e Iván Mora. En­tre los ma­yo­res, Al­fre­do Torres, Se­gun­do Ló­pez, Ma-

MU­CHOS AMI­GOS NOS HAN ABAN­DO­NA­DO, ES­TAN­DO PRÓ­XI­MOS A DES­APA­RE­CER, Y PRON­TO SO­LO NOS QUE­DA­RÁ EL RE­CUER­DO DE

ESA ES­PLÉN­DI­DA GA­LLA­DA GUA­YA­QUI­LE­ÑA.

nuel Car­va­jal, Gus­ta­vo Se­ga­le, Eduar­do Ron­qui­llo, Ga­bi y Pa­co León, Fran­cis­co Cortázar, Ru­fo Naranjo, Car­los Sil­va y Lu­cho Sán­chez. De to­dos ellos, en la ac­tua­li­dad so­lo asis­ti­mos al gru­po Al­fre­do Torres y el au­tor.

Las chi­cas gua­pas del ba­rrio po­nían el pun­to de ale­gría a nues­tra exis­ten­cia. Era tí­pi­co “ti­rar es­qui­na” pa­ra ver­las en los bal­co­nes y ven­ta­nas de cuan­do en cuan­do, y co­mo es ló­gi­co, hu­bo más de un ro­man­ce y tam­bién al­gún ma­tri­mo­nio, al cual asis­ti­mos tem­pra­na­men­te.

En cuan­to a las ga­lla­das cer­ca­nas, Clí­ma­co Ca­ñar­te nos re­fie­re que por 1950, en la de Su­cre y Bo­ya­cá se for­ma­ron Isi­dro Ma­tu­te y Al­fre­do Bo­nard, que igual­men­te ju­ga­ron en equi­pos pro­fe­sio­na­les de pri­me­ra di­vi­sión y fue­ron se­lec­cio­na­dos de fút­bol del Ecua­dor. En ese mis­mo ba­rrio, una dé­ca­da des­pués o al­go más, sal­drían Jor­ge Maw­yín y sus her­ma­nos, quie­nes ju­ga­ron en el “Pa­tria” y al­gu­nos lo hi­cie­ron tam­bién en la se­lec­ción na­cio­nal.

Co­rría el año de 1962 y un sá­ba­do a las 14:00 ho­ras lle­gó Se­gun­do Ló­pez con su ca­mio­ne­ta Peu­geot azul a la ba­rria­da de Ru­mi­cha­ca y Co­lón; nos apre­su­ra­mos los mu­cha­chos y sal­ta­mos so­bre la ca­bi­na y bal­de del vehícu­lo. Es­tá­ba­mos equi­pa­dos pa­ra ju­gar in­dor fút­bol y nues­tro des­tino era la ciu­da­de­la uni­ver­si­ta­ria, en la cual ha­bía una can­cha de ce­men­to, que Sho­ri Vás­quez, ad­mi­nis­tra­dor de la ciu­da­de­la, nos per­mi­tía uti­li­zar to­dos los sá­ba­dos.

Ven­dría des­pués la fu­sión de tres ga­lla­das, pues trans­cu­rri­dos al­gu­nos años tu­vi­mos que de­jar la ciu­da­de­la uni­ver­si­ta­ria y en 1976 co­men­za­mos a fre­cuen­tar el club de Au­to­ri­dad Por­tua­ria, en el que en­con­tra­mos gran­des ami­gos co­mo Lu­cho y Wil­son Man­ce­ro, Willy Buen­día, Alon­so Alar­cón, en­tre otros, mas por un in­con­ve­nien­te con los so­cios de aque­lla cor­po­ra­ción, fui­mos im­pe­di­dos de con­ti­nuar asis­tien­do los sá­ba­dos a prac­ti­car tan sano de­por­te. Por muy po­co tiem­po en 1978, asis­ti­mos a las can­chas del Club Na­cio­nal, en don­de se nos unió el Dr. Ru­bén Morán Sar­mien­to. Por 1979, el des­tino nos lle­vó has­ta el co­le­gio Ab­dón Calderón, ubi­ca­do en la ave­ni­da Ken­nedy, en don­de com­par­ti­mos el ba­lón de in­dor con otros co­mo Vil­mer García, Ju­lio Gue­rra Ac­ci­ni, Wi­lliam Ló­pez, Ma­rio Mo­li­na, Juan Mac­cio, Mau­ro Or­de­ña­na, Jor­ge Pa­la­di­nes, Lu­cho León, Víc­tor Hu­go y Mar­co Vásconez, Guillermo Paz, Wal­ter Be­ní­tez, etc. Que­da­ban así fu­sio­na­das en una so­la, tres ga­lla­das gua­ya­qui­le­ñas.

Tan­to los gru­pos de Au­to­ri­dad Por­tua­ria co­mo del Ab­dón Calderón ha­bían te­ni­do su tra­yec­to­ria des­de años atrás, en for­ma in­de­pen­dien­te, y la con­jun­ción de to­dos nos per­mi­tió la con­for­ma­ción de un gru­po muy só­li­do; y en lo que res­pec­ta a nues­tro ob­je­ti­vo de­por­ti­vo hu­bo mu­chos que des­ta­ca­ron; unos con su ha­bi­li­dad en el do­mi­nio del ba­lón, co­mo Iván Mora, Leo­nel Sán­chez, Mau­ro Or­de­ña­na y Wi­lliam Ló­pez; otros con la con­tun­den­cia y de­fi­ni­ción, ta­les son los ca­sos de Lu­cho Man­ce­ro, Jor­ge Sán­chez, Fran­cis Mo­li­na y John Ba­rra­gán; los opor­tu­nos de­fi­ni­do­res co­mo Al­fre­do Torres y Ju­lio Gue­rra; ar­ma­do­res de ca­te­go­ría co­mo Al­ber­to Sán­chez y Ru­bén y Ca­mi­lo Morán. En fin, con­si­de­ro que lo que im-

LAS CHI­CAS GUA­PAS DEL BA­RRIO PO­NÍAN EL PUN­TO DE ALE­GRÍA A NUES­TRA EXIS­TEN­CIA. ERA TÍ­PI­CO “TI­RAR ES­QUI­NA” PA­RA VER­LAS EN LOS BAL­CO­NES DE CUAN­DO EN CUAN­DO.

por­ta es esa rai­gam­bre y es­pí­ri­tu de unión que se fue cul­ti­van­do du­ran­te mu­chos años. Por el mes de ju­lio de 1982 se unió a la ga­lla­da Ro­ger We­ber, fran­cés que se ra­di­có en Gua­ya­quil.

En nues­tro pe­re­gri­nar por dis­tin­tas ins­ti­tu­cio­nes o ins­ta­la­cio­nes, en 1982, por in­fluen­cias del Dr. Ru­bén Morán Sar­mien­to se nos per­mi­tió ju­gar los sá­ba­dos en las can­chas de in­dor-fút­bol del club de Cho­fe­res, gra­cias a que su se­ñor pa­dre era el Se­cre­ta­rio Ge­ne­ral de di­cho gre­mio. En aquel tiem­po co­men­za­ron a fre­cuen­tar nues­tro gru­po Ro­ber­to Ra­mí­rez, Vla­di­mir Oya­gue, Juan Avi­lés y Max Que­ve­do, y pos­te­rior­men­te por 1986, el en­ton­ces Te­nien­te de Navío, mé­di­co Fran­cis­co Co­rre­do­res. Allí per­ma­ne­ci­mos por un lar­go pe­rio­do, y sá­ba­do tras sá­ba­do prac­ti­cá­ba­mos aquel de­por­te; lo hi­ci­mos en ese club has­ta 1991, año en que se nos fa­ci­li­tó una can­cha en las ins­ta­la­cio­nes de Puer­to Azul, de Li­ga De­por­ti­va Es­tu­dian­til. Den­tro de esa re­la­ción de amis­tad, las reunio­nes so­cia­les se hi­cie­ron más fre­cuen­tes y mu­chas de las anéc­do­tas del gru­po fue­ron re­la­ta­das en un li­bro edi­ta­do en el 2004.

En di­ciem­bre de 1996 pa­sa­mos a las ins­ta­la­cio­nes del Gru­po Cer­van­tes, gra­cias a que nues­tro con­so­cio, Al­fre­do Torres, cons­tru­yó una can­cha de in­dor fút­bol en su em­pre­sa, la que fre­cuen­ta­mos has­ta la ac­tua­li­dad. Mu­chos ami­gos nos han aban­do­na­do y es­ta­mos pró­xi­mos a des­apa­re­cer, aun­que los que que­da­mos nos re­sis­ti­mos, pa­ra que ello no su­ce­da, pues de ser así, de esa con­fra­ter­ni­dad de más de cua­tro dé­ca­das, que­da­rá so­lo el re­cuer­do de una es­plén­di­da ga­lla­da gua­ya­qui­le­ña, co­mo las tan­tas que ha te­ni­do nues­tra ciu­dad y que ya son his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.