LA ECO­NO­MÍA ECUA­TO­RIA­NA:

RA­ZO­NES HIS­TÓ­RI­CAS DE SU DI­FE­REN­CIA­CIÓN RE­GIO­NAL

Memorias Porteñas - - Mp - Por JO­SÉ LUIS ORTIZ

La eco­no­mía del área a la lle­ga­da de los españoles atra­ve­sa­ba un pro­ce­so que bien po­dría ca­rac­te­ri­zar­se así:

El sis­te­ma pro­duc­ti­vo tie­ne como ba­se la agri­cul­tu­ra y hay cier­ta or­ga­ni­za­ción y uti­li­za­ción ra­cio­nal de los re­cur­sos y téc­ni­cas. La tie­rra se en­cuen­tra de cier­ta ma­ne­ra es­ta­ti­za­da y la pla­ni­fi­ca­ción se da a tra­vés de la cen­tra­li­za­ción en el “Ay­llu” que, como fac­tor de in­te­gra­ción, tie­ne un pa­pel ne­ta­men­te co­mu­ni­ta­rio. La or­ga­ni­za­ción de los re­cur­sos se ha­ce a fin de afron­tar si­tua­cio­nes di­fí­ci­les, y la pre­sen­cia de re­pre­sen­tan­tes del In­ca (Es­ta­do) en los Ay­llus ha­ce po­si­ble la exis­ten­cia de una pla­ni­fi­ca­ción agra­ria. En la eco­no­mía pre­co­lo­nial exis­te un apa­ra­to es­ta­tal con fun­cio­nes de or­ga­ni­za­ción de la pro­duc­ción, asen­ta­da en esa es­truc­tu­ra so­cio­eco­nó­mi­ca co­mu­ni­ta­ria. En su­ma, la eco­no­mía in­cá­si­ca es una reali­dad con au­sen­cia de mer­can­cía, pues­to que no exis­te ac­ti­vi­dad co­mer­cial ins­ti­tu­cio­na­li­za­da y ba­sa­da en es­ta. Hay re­sis­ten­cia del Ay­llu y de la vida co­mu­ni­ta­ria como ma­ni­fes­ta­ción de la uni­dad fa­mi­liar, como fac­tor de la pro­duc­ción y como cé­lu­la bá­si­ca de or­ga­ni­za­ción. La es­truc­tu­ra de la pro­duc­ción, al su­po­ner con­cen­tra­ción de la po­bla­ción, sien­ta las ba­ses pa­ra su uti­li­za­ción pos­te­rior por par­te del con­quis­ta­dor y co­lo­ni­za­dor. La pre­sen­cia es­pa­ño­la ope­ra de ma­ne­ra prag­má­ti­ca a par­tir de esos an­te­ce­den­tes y se asien­ta si­guien­do el pa­trón de con­quis­ta y de po­bla­mien­to in­cá­si­co. De es­te se apro­ve­cha­rá pa­ra la ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va, y uti­li­za­rá a los pue­blos con ma­yor so­li­dez y con una es­truc­tu­ra en con­di­cio­nes de ge­ne­rar ex­ce­den­tes. Las par­ti­cu­la­ri­da­des del nor­te del im­pe­rio de los in­cas son va­rian­tes en el mo­do de pro­duc­ción do­mi­nan­te que tie­ne al Es­ta­do como nú­cleo di­rec­tor de la eco­no­mía.

Las ne­ce­si­da­des de aco­pio de re­cur­sos en los al­bo­res de la acu­mu­la­ción ca­pi­ta­lis­ta (ca­pi­ta­lis­mo co­mer­cial), de­ter­mi- na­rán la ex­pan­sión ul­tra­ma­ri­na de los paí­ses del oc­ci­den­te eu­ro­peo, pro­ce­so en el cual los te­rri­to­rios del an­ti­guo Reino de Qui­to desem­pe­ña­rán tam­bién su pa­pel.

Qui­to se es­ta­ble­ce en 1534 como primer cen­tro ur­bano de ex­pan­sión mi­li­tar y en 1536, como un cen­tro de or­ga­ni­za­ción ju­rí­di­ca y po­lí­ti­ca. La eco­no­mía co­lo­nial qui­te­ña, en su fa­se ex­trac­ti­va, com­pren­de dos eta­pas: la pri­me­ra de sa­queo o re­co­lec­to­ra de los me­ta­les exis­ten­tes que pa­ra los abo­rí­ge­nes te­nían un sim­ple va­lor or­na­men­tal y la se­gun­da, de ob­ten­ción del me­tal me­dian­te el pro­ce­sa­mien­to. Los po­bla­dos que se es­ta­ble­cen son avan­za­das de los españoles pa­ra in­ves­ti­gar y co­no­cer la ubi­ca­ción na­tu­ral de los me­ta­les pre­cio­sos. Los ya­ci­mien­tos se en­cuen­tran jun­to a asen­ta­mien­tos con mano de obra “ca­li­fi­ca­da” por su prác­ti­ca an­te­rior en es­tos me­nes­te­res. Es­ta pri­me­ra eta­pa va des­de 1534 has­ta 1550 apro­xi­ma­da­men­te, tiem­po en el cual, por la de­cli­na­ción mi­ne­ra en Mé­xi­co, se ha­ce ne­ce­sa­rio ex­plo­tar las mi­nas del te­rri­to­rio qui­te­ño. Ellas se ubi­can prin­ci­pal­men­te al sur del nu­do del Azuay, ha­cia el orien­te y par­te al oc­ci­den­te, en te­rri­to­rios de la ac­tual pro­vin­cia de El Oro. La ex­plo­ta­ción y tra­ba­jo en las mi­nas se ha­ce a tra­vés de la “mi­ta”, ins­ti­tu­ción eco­nó- mi­ca de ba­se in­cá­si­ca que im­pli­ca­ba una for­ma de re­la­ción so­cial de pro­duc­ción. La mano de obra pa­ra el tra­ba­jo mi­ne­ro no era abun­dan­te, por lo que se re­que­ría ejer­cer una prác­ti­ca com­pul­si­va pa­ra tras­la­dar­la des­de los asen­ta­mien­tos po­bla­cio­na­les ha­cia los cen­tros mi­ne­ros. Los te­rri­to­rios de las ac­tua­les provincias de Chimborazo, Tun­gu­rahua, Co­to­pa­xi y par­te de Pi­chin­cha, don­de la eco­no­mía agrí­co­la ha­bía de­ter­mi­na­do la con­cen­tra­ción po­bla­cio­nal, per­mi­tie­ron los flu­jos mi­gra­to­rios, por lo que la agri­cul­tu­ra su­frió un es­tan­ca­mien­to. Sin em­bar­go, y como los po­los mi­ne­ros re­que­rían de una eco­no­mía com­ple­men­ta­ria en in­fe­rio­res con­di­cio­nes cuan­ti­ta­ti­vas de mano de obra, se lo­gra in­cen­ti­var­la so­bre la ba­se de una so­bre­ex­plo­ta­ción de la po­bla­ción agrí­co­la. En es­tas cir­cuns­tan­cias, la “en­co­mien­da” via­bi­li­za re­la­cio­nes de pro­duc­ción se­mi­ser­vi­les y se dan cier­tas for­mas de sa­la­rio, más que na­da como es­tí­mu­lo pa­ra el au­men­to de la pro­duc­ción. La mi­ta ha­ce po­si­ble el fun­cio­na­mien­to de la eco­no­mía de abas­te­ci­mien­to no so­la­men­te de pro­duc­tos agrí­co­las, sino de pa­ños y ba­ye­tas. Los obra­jes que lo­gran ma­yor desa­rro­llo e im­por­tan­cia son los de Co­to­pa­xi (La­ta­cun­ga) e Iba­rra, pues­to que sus gé­ne­ros, a más de abas­te­cer los cen­tros mi­ne­ros qui­te­ños, son en­via­dos al Al­to Pe­rú (hoy Bo­li­via). Qui­to fun­cio­na como cen­tro ju­rí­di­co-po­lí­ti­co pa­ra “ra­cio­na­li­zar” la eco­no­mía co­lo­nial en sus dos eta­pas y es­to lo prue­ba el he­cho de que na­ce de­pen­dien­do del Vi­rrei­na­to de Li­ma.

La eco­no­mía mi­ne­ra su­fre un des­cen­so como re­sul­ta­do, tan­to de la ex­tin­ción y es­ca­sez de mano de obra (por el ex­ter­mi­nio in­dí­ge­na de­ri­va­do de las du­ras fae­nas mi­ne­ras, tras­la­do a los cen­tros pro­duc­ti­vos, fu­gas ma­si­vas y re­pre­sión cruen­ta), como de la téc­ni­ca in­ci­pien­te pa­ra ta­reas de ma­yor es­pe­cia­li­za­ción.

La caí­da de la pro­duc­ción tex­til ma­nu­fac­tu­re­ra re­sul­ta de dos fac­to­res: la pre­sen­cia de te­ji­dos in­gle­ses por la in­ter­me­dia­ción de Es­pa­ña y

LA DI­NÁ­MI­CA ECO­NÓ­MI­CA FUE MUY DI­FE­REN­TE EN LAS DOS PRIN­CI­PA­LES RE­GIO­NES DEL ECUA­DOR EN LOS

SI­GLOS PA­SA­DOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.