Ti­ra­nía gar­cia­na en el des­pia­da­do fu­si­la­mien­to a los ven­ci­dos

Memorias Porteñas - - Mp - Por MA­RIANO SÁN­CHEZ BRA­VO

Al ini­ciar­se el año de 1864, la go­le­ta “Sa­la­do” era la úni­ca uni­dad de gue­rra con que con­ta­ba la na­ción; es más, su do­ta­ción su­frió re­duc­ción en su nú­me­ro. En es­tas cir­cuns­tan­cias le sor­pren­dió al Go­bierno la pro­yec­ta­da in­va­sión ur­bi­nis­ta, por lo que el pre­si­den­te dis­pu­so pre­pa­rar una re­gu­lar fuer­za na­val pa­ra opo­ner­se al ad­ver­sa­rio. Pa­ra ello se com­pró el va­por “An­ne”, de pro­pie­dad in­gle­sa. In­me­dia­ta­men­te se pro­ce­dió a ar­mar­lo con los ca­ño­nes y co­li­sas ne­ce­sa­rios, dán­do­le el nue­vo nom­bre de va­por de gue­rra “Gua­yas”. Se de­sig­nó pa­ra co­man­dar­lo al ca­pi­tán de fra­ga­ta Die­go Eu­ge­nio Ma­tos y de se­gun­do al te­nien­te de fra­ga­ta Mi­guel Nú­ñez. Ade­más se lo do­tó de otros sie­te ofi­cia­les, tres guar­dia­ma­ri­nas, in­ge­nie­ros y 40 in­di­vi­duos de tri­pu­la­ción.

La fuer­za na­val que­dó con­for­ma­da por el va­por de gue­rra “Gua­yas”, la go­le­ta de gue­rra “Sa­la­do”, al man­do del te­nien­te de fra­ga­ta Francisco J. Cas­ti­llo (mas, pos­te­rior­men­te se la pu­so ba­jo el co­man­do del ca­pi­tán de fra­ga­ta Lu­cas Ro­jas); el va­por “Smyrk”, ar­ma­do en gue­rra, a cu­yo bu­que se asig­nó pa­ra co­man­dar­lo al al­fé­rez de na­vío Die­go Sán­chez; el va­por “Was­hing­ton” y el ber­gan­tín “Ge­ne­ral Su­cre, al man­do del ca­pi­tán de cor­be­ta Jo­sé Iz­quier­do.

El ge­ne­ral Juan Jo­sé Flo­res, obli­ga­do por Gar­cía Mo­reno, li­de­ró las fuer­zas del Go­bierno a pe­sar de en­con­trar­se muy en­fer­mo. Ac­tua­ba de je­fe de la es­cua­dri­lla na­val el ca­pi­tán de na­vío Juan Ma­nuel Úra­ga. El 21 de sep­tiem­bre zar­pó de Gua­ya­quil la fuer­za na­val, pe­ro Flo­res so­lo sa­lió cin­co días des­pués en el va­por “Gua­yas”, aun­que en es­ta­do de pos­tra­ción, a po­ner­se a la ca­be­za de su di­vi­sión. Al arri­bar a su des­tino, las tro­pas fue­ron des­em­bar­ca­das pa­ra com­ba­tir a los ad­ver­sa­rios en Ma­cha­la y San­ta Rosa.

Pro­du­ci­dos los com­ba­tes se con­so­li­dó el triun­fo de las fuer­zas del Go­bierno, pe­ro se tu­vo que la­men­tar la muer­te del ge­ne­ral Juan Jo­sé Flo­res, quien fa­lle­ció en el ín­te­rin del con­flic­to, de en­fer­me­dad na­tu­ral, a bor­do del va­por “Smyrk”, el 1º de oc­tu­bre de 1864. En el mis­mo bu­que, su ca­dá­ver fue con­du­ci­do a Gua­ya­quil. Fi­na­li­za­do el con­flic­to con Ur­bi­na, por or­den del Go­bierno se pro­ce­dió a des­ar­mar los bu­ques ar­ma­dos en gue­rra e in­clu­si­ve se or­de­nó la ven­ta de la go­le­ta de gue­rra “Sa­la­do”; es de­cir, el va­por “Gua­yas” que­da­ría como úni­co bu­que de gue­rra de la na­ción.

Pe­ro el ge­ne­ral Jo­sé Ma­ría Ur­bi­na per­sis­tió y con los emi­gra­dos ecua­to­ria­nos en Pe­rú, des­de fe­bre­ro de 1865, pre­pa­ra­ron otra ex­pe­di­ción con el fin de de­rro­car a Gar­cía Mo­reno. Es­ta fue to­man­do fuer­za y ya el 31 de ma­yo em­pe­za­ron a eje­cu­tar sus pla­nes con la to­ma del va­por na­cio­nal “Was­hing­ton”, de acuer­do con su ca­pi­tán, don Francisco Mo­des­to Ga­me. Con es­te ba­jel, los re­vo­lu­cio­na­rios ur­bi­nis­tas li­de­ra­dos por el co­man­dan­te Jo­sé Mar­cos Te­ja­da, na­ve­ga­ron has­ta la al­tu­ra de la ciu­dad de Gua­ya­quil y se to­ma­ron al abor­da­je al va­por de gue­rra “Gua­yas”, en la no­che de ese mis­mo día, ma­tan­do al co­man­dan­te de aquel bu­que del Go­bierno, ca­pi­tán de fra­ga­ta Die­go Eu­ge­nio Ma­tos. Ade­más, fue­ron he­chos pri­sio­ne­ros los te­nien­tes de fra­ga­ta Cé­sar Gue­des y Ma­nuel Silva, el al­fé­rez de fra­ga­ta Ri­car­do Dar­quea y el guar­dia­ma­ri­na Die­go Ma­tos.

Se­gui­da­men­te, el co­man­dan­te Jo­sé Mar­cos dis­pu­so le­var an­clas y se di­ri­gie­ron a las cos­tas de San­ta Rosa, en don­de en­con­tra­ron al va­por “Ber­nar­dino”, que lle­va­ba a bor­do a los ge­ne­ra­les Ur­bi­na, Guillermo Fran­co y Francisco Ro­bles. El man­do de la flo­ta re­vo­lu­cio­na­ria fue da­do a Ro­bles, lue­go de fon­dear en aguas de Jam­be­lí.

En cuan­to el pre­si­den­te Gar­cía Mo­reno re­ci­bió las pri­me­ras no­ti­cias de lo su­ce­di­do, se apre­su­ró a emi­tir tres de­cre­tos: de­cla­ran­do pi­ra­tas a los que asal­ta­ron el “Gua­yas”; de­cla­ran­do el ejér­ci­to en cam­pa­ña; y en­car­gan­do el po­der Eje­cu­ti­vo al vi­ce­pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca. In­me­dia­ta­men­te sa­lió de Qui­to con di­rec­ción a Gua­ya­quil. Lo hi­zo con ve­lo­ci­dad in­creí­ble, pues en dos días y me­dio ya se en­con­tra­ba en Ba­baho­yo. En es­te puer­to lo es­pe­ra­ba el va­por “Smyrk”, en el que se em­bar­có so­bre la lle­ga­da, y ya el día 9 de ju­nio por la ma­ña­na des­em­bar­ca­ba en Gua­ya­quil.

En los días si­guien­tes per­ma­ne­ció im­po­ten­te a sa­bien­das de que los va­po­res ad­ver­sa­rios, ar­ma­dos en gue­rra, te­nían li­ber­tad de mo­vi­mien­to por ca­re­cer el Go­bierno de una ma­ri­na de gue­rra que se les

EL TRIUN­FO, EN ES­TA GUE­RRA FRA­TRI­CI­DA, SE VIO EM­PA­ÑA­DO

POR LA CRUEL­DAD Y VEN­GAN­ZA CON QUE AC­TUÓ EL PRE­SI­DEN­TE GA­BRIEL GAR­CÍA MO­RENO, 27 AD­VER­SA­RIOS FUE­RON PA­SA­DOS POR LAS AR­MAS IN­ME­DIA­TA­MEN­TE Y DE LA FOR­MA MÁS SIM­PLE Y

BRU­TAL.

opon­ga. Pe­ro se pre­sen­tó una fe­liz coin­ci­den­cia que hi­zo sal­tar de jú­bi­lo al man­da­ta­rio: el va­por “Tal­ca”, de la Com­pa­ñía de Va­po­res Ma­la Real In­gle­sa, arri­bó a Gua­ya­quil el 19 de ju­nio de 1865. Al día si­guien­te Gar­cía Mo­reno no­ti­fi­có al ca­pi­tán Geor­ge Cham­bers, por in­ter­me­dio de la ca­pi­ta­nía del puer­to, que el “Tal­ca” que­da­ba em­bar­ga­do de or­den su­pe­rior por ne­ce­si­tar­lo el go­bierno.

El ca­pi­tán del bu­que se opu­so, arrió el pa­be­llón ecua­to­riano y ex­pul­só a los tra­ba­ja­do­res ecua­to­ria­nos que se en­con­tra­ban ar­ti­llan­do el bu­que, aun­que es­te te­nía ca­ño­nes pa­ra de­fen­der­se de los pi­ra­tas. Gar­cía Mo­reno se pre­sen­tó y le ha­bló al ca­pi­tán Cham­bers so­bre la Ley de An­ga­rias y el De­re­cho I nt e r na­ci o nal . Aquel le res­pon­dió con un ro­tun­do “no”. An­te ello el pre­si­den­te ful­mi­nó con sus “te­rri­bles y re­lam­pa­guean­tes ojos” al vie­jo lobo de mar, lo ame­na­zó con el fu­si­la­mien­to in­me­dia­to y con amor­ta­jar­lo en su pro­pio pa­be­llón. Sin es­pe­rar más, to­mó po­se­sión del “Tal­ca”.

COM­BA­TES Y FU­SI­LA­MIEN­TOS A LOS VEN­CI­DOS.

El va­por “Tal­ca” fue ar­ti­lla­do con cua­tro ca­ño­nes. El “Smyrk” con­ta­ba con dos ca­ño­nes. Pa­ra és­te úl­ti­mo fue des­ti­na­do a co­man­dar­lo el ca­pi­tán de na­vío gra­dua­do Francisco J. Martínez, que­dan­do de se­gun­do en el man­do el al­fé­rez de na­vío Die­go Sán­chez.

El ca­pi­tán de na­vío gra­dua­do Juan Ma­nuel Úra­ga, que fue nom­bra­do Je­fe del Es­ta­do Ma­yor de las Fuer­zas de Mar y Tie­rra en di­cha cam­pa­ña, ten­dría la re­ten­ción del man­do del va­por “Tal­ca”. Cons­tan tam­bién como em­bar­ca­dos en di­cho ba­jel el al­fé­rez de fra­ga­ta Ti­bur­cio Le­ca­ro y el guar­dia­ma­ri­na To­más Ma­tos.

A las sie­te de la no­che del 25 de ju­nio zar­pó de Gua­ya­quil la fuer­za del Go­bierno com­pues­ta por el “Tal­ca” y el “Smyrk”. En el pri­me­ro de ellos iba em­bar­ca­do el pro­pio Gar­cía Mo­reno. A las sie­te de la ma­ña­na del 26 se avis­tó a dos bu­ques re­vo­lu­cio­na­rios, fue­ra de la bo­ca de Jam­be­lí. Se su­ce­die­ron los com­ba­tes y como re­sul­ta­do de es­tos el “Tal­ca” cap­tu­ró al va­por “Ber­nar­dino” y hun­dió al va­por de gue­rra “Gua­yas”. Por su la­do, el “Smyrk” to­mó al va­por “Was­hing­ton” en Je­lí, cer­ca de San­ta Rosa. Aquel triun­fo de las fuer­zas del Go­bierno se vio em­pa­ña­do por la cruel­dad y ven­gan­za con que ac­tuó Gar­cía Mo­reno, pues de los 45 pri­sio­ne­ros re­vo­lu­cio­na­rios ur­bi­nis­tas que ca­ye­ron en sus ma­nos, 27 fue­ron pa­sa­dos por las ar­mas in­me­dia­ta­men­te, y de la for­ma más sim­ple y bru­tal. La ma­yo­ría de ellos dis­tin­gui­dos ma­ri­nos, su­cum­bie­ron en pre­sen­cia del man­da­ta­rio: los co­man­dan­tes Jo­sé Mar­cos y Juan Bohór­quez, el ca­pi­tán de na­vío Jo­sé Ma­ría Vallejo y su hi­jo Ven­tu­ra, los ca­pi­ta­nes de fra­ga­ta Jo­sé Ma­ría Ro­bles y Domingo La-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.