YA NO PUE­DO VI­VIR SIN TÍ, JUAN RAMÓN

Memorias Porteñas - - Mp - Por WINS­TON MAN­RI­QUE

No lo leas aho­ra”. Fue­ron las úl­ti­mas pa­la­bras que Mar­ga Gil Roës­set di­jo a Juan Ramón Ji­mé­nez, en la ca­sa del poe­ta en la ca­lle Pa­di­lla, de Ma­drid, mien­tras de­ja­ba so­bre su es­cri­to­rio una car­pe­ta ama­ri­lla. Guar­da­ba la re­ve­la­ción de su amor im­po­si­ble por él, que la ha­bía lle­va­do a una de­ci­sión fa­tal. Mar­ga sa­lió del des­pa­cho del es­cri­tor, fue a su ta­ller, en el que ha­bía tra­ba­ja­do en los úl­ti­mos me­ses, y des­tru­yó to­das sus es­cul­tu­ras, ex­cep­to un bus­to de Ze­no­bia Cam­pru­bí, la es­po­sa de su ama­do. “No lo leas aho­ra”… Aban­do­nó el lu­gar pa­ra cum­plir el des­tino que ha­bía pre­vis­to. Pa­só pri­me­ro por el Par­que del Re­ti­ro; lue­go to­mó un ta­xi has­ta la ca­sa de unos tíos en Las Ro­zas y allí se dis­pa­ró un ti­ro en la sien.

Era el jue­ves 28 de ju­lio de 1932. Ella te­nía 24 años; él, 51. Ocho me­ses an­tes ha­bía co­no­ci­do al poe­ta y a su es­po­sa, con quie­nes en­ta­bló una sin­ce­ra y afec­tuo­sa amis­tad. Pe­ro en la jo­ven pin­to­ra y es­cul­to­ra, a quien Juan Ramón y Ze­no­bia lla­ma­ban “la ni­ña”, tam­bién se desató en si­len­cio una pa­sión amo­ro­sa no co­rres­pon­di­da. Ame­na­za­do­ra. Has­ta que ese amor co­lo­ni­zó to­da su vida y la con­vir­tió en tragedia.

“…Y es que… Ya no pue­do vi­vir sin ti …no… ya no pue­do vi­vir sin ti… tú, como sí pue­des vi­vir sin mí …de­bes vi­vir sin mí…”.

Ese de­seo lo plas­mó con su le­tra an­gu­lo­sa en una de las ho­jas de la car­pe­ta que en­tre­gó a Juan Ramón Ji­mé­nez (1881-1958). Las es­cri­bió en las úl­ti­mas se­ma­nas de ese ve­rano. El au­tor le hi­zo ca­so. “No lo leas aho­ra”. Un po­co de som­bra cu­brió su co­ra­zón pa­ra siem­pre. Un po­co de luz sa­lió de allí pa­ra su obra poé­ti­ca. Ese oto­ño del 32, él qui­so ren­dir­le ho­me­na­je pu­bli­can­do el ma­nus­cri­to del dia­rio de Gil, pe­ro no pu­do. En 1936, sa­lió ca­si ines­pe­ra­da­men­te al exi­lio por la Gue­rra Ci­vil. Ochen­ta y tres años des­pués del sui­ci­dio de Mar­ga Gil y de la vo­lun­tad de Juan Ramón Ji­mé­nez (JRJ), ese de­seo del poe­ta se con­vier­te aho­ra en reali­dad. Se ti­tu­la Mar­ga. Edi­ción de Juan Ramón Ji­mé­nez y es­tá edi­ta­do por la Fun­da­ción Jo­sé Ma­nuel Lara. Su­ma un pró­lo­go de Car­men Hernández-Pin­zón, re­pre­sen­tan­te de los he­re­de­ros de JRJ; un tex­to de Mar­ga Clarck, so­bri­na de la ar­tis­ta, y es­cri­tos del poe­ta y su mu­jer so­bre Mar­ga Gil. Un re­li­ca­rio li­te­ra­rio acom­pa­ña­do por fac­sí­mi­les de las ano­ta­cio­nes de la es­cul­to­ra y va­rios de sus di­bu­jos y fo­tos.

Amor, si­len­cio, ale­gría, de­ses­pe­ra­ción, amor. El des­con­cier­to se plas­ma en la no­ta que la jo­ven de­jó a Ze­no­bia Cam­pru­bí: “Ze­no­bi­ta… vas a per­do­nar­me… ¡Me he enamo­ra­do de Juan Ramón! Y aun­que que­rer… y enamo­rar­se es al­go que te ocu­rre por­que sí, sin te­ner tú la cul­pa… a mí al me­nos, pues así me ha pa­sa­do… lo he sen­ti­do cuan­do ya era… na­tu­ral… que si te de­di­ca­ras a ir úni­ca­men­te con per­so­nas que no te atraen… qui­ta­rías to­do pe­li­gro… pe­ro eso es es­tú­pi­do”.

Esa con­fe­sión fi­gu­ra­ba en aquel dia­rio ex­tra­via­do tan­tí­si­mos años. Des­de 1939, cuan­do tres asal­tan­tes - Fé­lix Ros, Carlos Martínez Barbeito y Carlos Sen­tís- ro­ba­ron la ca­sa de JRJ mien­tras se ha­lla­ba en el exi­lio. El poe­ta, quien ga­na­ría el No­bel de Li­te­ra­tu­ra en 1956, siem­pre es­tu­vo in­quie­to por el des­tino de esos do­cu­men­tos. Siem­pre pre­gun­ta­ba por ellos a su gran ami­go Juan Gue­rre­ro. Lo re­cuer­da Car­men Hernández- Pin­zón, hi­ja de Francisco, so­brino del au­tor de Es­pa­cio y re­pre­sen­tan­te de sus he­re­de­ros. Par­te de ellos fue­ron di­vul­ga­dos en 1997 por el dia­rio Abc. El sui­ci­dio de Gil afec­tó mu­cho a JRJ y a su es­po­sa. “Los dos que­da­ron muy aba­ti­dos, y él no qui­so es­cri­bir du­ran­te un tiem­po. Nun­ca la ol­vi­da­ron”, di­ce Car­men.

Ese “No lo leas aho­ra” es un aso­mo al amor que re­vi­ta­li­za la vida y, a su vez, es­te­ri­li­za a quien no es co­rres­pon­di­do, mien­tras vi­ve de mi­ga­jas se­cre­tas que son el triun­fo de su exis­ten­cia:

“…Y no me ves… ni sa­bes que voy yo… pe­ro yo voy… mi mano… en mi otra mano… y tan con­ten­ta… por­que voy a tu la­do”.

Aho­ra to­dos lo sa­ben. Y ella fue más que ese fe­liz y fa­tal su­su­rro amo­ro­so. “Quie­ro que se la co­noz­ca como la ge­nial ar­tis­ta que fue y si­gue sien­do. Mu­chas es­tu­dio­sas y es­pe­cia­lis­tas en las van­guar­dias del si­glo XX han de­di­ca­do su tiem­po a in­ves­ti­gar su obra”, cuen­ta Mar­ga Clarck. La pu­bli­ca­ción del dia­rio le pa­re­ce im­por­tan­te, aho­ra que la fi­gu­ra de su tía se em­pie­za a re­co­no­cer. Con­fía en que sir­va “pa­ra que ella pue­da na­ve­gar so­la por­que su obra es muy po­ten­te. Y Juan Ramón que­ría que ella pa­sa­ra a la his­to­ria como ar­tis­ta”.

El poe­ta lo sa­bía. Ese amor des­co­no­ci­do era par­te fe­liz de su vida, aun­que no lo pi­die­ra. Era su­yo, tam­bién. Un rincón de su ca­sa lo in­mor­ta­li­zó. Tras la muer­te de Mar­ga, man­dó ha­cer un apa­ra­dor de ro­ble so­bre el que pu­so el bus­to de Ze­no­bia es­cul­pi­do por “la ni­ña”. La ca­ra del amor de su vida cin­ce­la­da por la mu­jer que no so­por­tó

vi­vir sin él.

EL CON­MO­VE­DOR DIA­RIO DE LA ES­CUL­TO­RA MAR­GA GIL,

QUE SE ENAMO­RÓ EN SE­CRE­TO DEL POE­TA Y NO­BEL ES­PA­ÑOL, SE PU­BLI­CA 83 AÑOS DES­PUÉS DE QUI­TAR­SE LA VIDA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.