La tragedia de “LA PAN­GO­RA”

Memorias Porteñas - - Mp - Por MA­RIANO SÁN­CHEZ BRA­VO

Éra­mos muy pe­que­ños pe­ro des­de tie­rra fir­me al­can­za­mos a di­vi­sar en di­ver­sas oca­sio­nes a “La Pan­go­ra”, na­ve­gan­do a lo lar­go del es­te­ro Sa­la­do. A bor­do iban tu­ris­tas em­bar­ca­dos con la in­ten­ción de pa­sar mo­men­tos agra­da­bles, pues es­ta era una em­bar­ca­ción de pa­seo que sur­ca­ba di­chas aguas has­ta el si­tio en don­de des­pués se inau­gu­ró Puer­to Nue­vo. En su cu­bier­ta prin­ci­pal se ha­bían adap­ta­do una pis­ta de bai­le y có­mo­dos asien­tos, en los cua­les los pa­sa­je­ros dis­fru­ta­ban de su ser­vi­cio de bar, to­do como un pe­que­ño sa­lón flo­tan­te. Por­ta­ba ade­más una mo­der­na ro­co­la pa­ra es­cu­char la mú­si­ca del mo­men­to. En ge­ne­ral era un si­tio de reunión de las ga­lla­das por­te­ñas y se or­ga­ni­za­ban bai­les pa­ra dis­fru­tar en­tre ami­gos y fa­mi­lia­res, so­bre to­do los fi­nes de se­ma­na.

“La Pan­go­ra” era una bar­ca­za que ha­bía si­do cons­trui­da en 1958 en el Ar­se­nal Na­val, en la que se ha­bía adap­ta­do una cu­bier­ta y más ins­ta­la­cio­nes (o su­per­es­truc­tu­ra) so­bre tres ci­lin­dros de hie­rro co­lo­ca­dos a lo lar­go de la es­lo­ra, que ser­vían como flo­ta­do­res. Se­gún sus pro­pie­ta­rios, es­ta em­bar­ca­ción brin­da­ba to­das las se­gu­ri­da­des pa­ra la na­ve­ga­ción e in­clu­so, en al­gún lu­gar de la ca­se­ta se ha­bía ins­ta­la­do un pe­que­ño le­tre­ro en el que se in­di­ca­ba que “La Pan­go­ra” era una bar­ca­za in­su­mer­gi­ble.

Pa­ra el 28 de ju­nio de 1961, des­de las 21:00 ho­ras, se ha­bía pro­gra­ma­do la rea­li­za­ción de una re­ga­ta de ve­le­ros ti­po light­ning, que de­bía cu­brir la ru­ta puen­te 5 de Ju­nio– San Eduar­do, or­ga­ni­za­da por el Gua­ya­quil Yacht Club. Pa­ra ob­ser­var la re­ga­ta, afi­cio­na­dos a esa ac­ti­vi­dad de­por­ti­va de­ci­die­ron em­bar­car­se en “La Pan­go­ra”, a fin de dis­fru­tar de ella, apro­ve­chan­do pa­ra a su vez, na­ve­gar a bor­do de aque­lla na­ve.

Aquel día “La Pan­go­ra” zar­pó del mue­lle del Club Náu­ti­co del Sa­la­do con cer­ca de 60 pa­sa­je­ros. En­tre ellos es­ta­ba em­bar­ca­do el jo­ven Javier Es­pi­no­sa Ze­va­llos, quien ha­bien­do si­do sobrevivie­nte del nau­fra­gio que so­bre­vino mo­men­tos des­pués, re­la­ta­ría di­cho epi­so­dio en la re­vis­ta del Ins­ti­tu­to de His­to­ria Ma­rí­ti­ma, en su edi­ción de di­ciem­bre de 2006, en la que di­ce que los di­fe­ren­tes gru­pos de jó­ve­nes ale­gre­men­te pro­nos­ti­ca­ban so­bre la com­pe­ten­cia. Mu­chas se­ño­ras con­ver­sa­ban al­re­de­dor de las pe­que­ñas me­si­tas de la bar­ca­za, mien­tras sus es­po­sos y otros ca­ba­lle­ros de edad dis­fru­ta­ban del mo­men­to de la par­ti­da (de los ve­le­ros), to­dos sin la me­nor preo­cu­pa­ción, ba­jo una in­men­sa lu­na lle­na que se re­fle­ja­ba so­bre las os­cu­ras y sa­lo­bres aguas del es­te­ro. Pre­ci­sa­men­te se ha­bía es­co­gi­do aque­lla fe­cha por­que el cla­ro de lu­na per­mi­tía más vi­si­bi­li­dad a los de­por­tis­tas y a su vez a los es­pec­ta­do­res.

La com­pe­ten­cia ha­bía ini­cia­do a la ho­ra se­ña­la­da. Se­gui­da­men­te, los ve­le­ros ca­ye­ron en círcu­lo a la al­tu­ra del puen­te 5 de Ju­nio, po­nien­do rum­bo a San Eduar­do, des­ple­gan­do las ve­las ca­da de­por­tis­ta, a fin de apro­ve­char el viento que so­pla­ba de nor­te a sur. De re­pen­te uno de los ve­le­ros su­frió la ro­tu­ra de su más­til, lo cual se ob­ser­vó des­de “La Pan­go­ra”, an­te la­men­ta­cio­nes de los afi­cio­na­dos. Mu­chas per­so­nas de­seo­sas de ob­ser­var y ani­mar a los de­por­tis­tas de la com­pe­ten­cia se aglo­me­ra­ron en la po­pa, lo que pro­vo­có que la bar­ca­za se asen­ta­ra, per­dien­do es­ta­bi­li­dad y dan­do lu­gar a que co­men­za­ra a in­gre­sar agua al de­par­ta­men­to de má­qui­nas. Eran las 21:10 ho­ras.

El ca­pi­tán Hum­ber­to Di­mi­nich pe­día que los pa­sa­je­ros co­rrie­ran ha­cia proa a fin de adri­zar la em­bar­ca­ción y evi­tar que es­ta nau­fra­ga­ra, pe­ro al pa­re­cer nin­gu­na ac­ción to­ma­da me­jo­ró la si­tua­ción. Al res­pec­to nos re­la­ta el doc­tor Javier Es­pi­no­sa, lo que si­gue:

“Un ins­tan­te des­pués, vo­ces de aten­ción pro­ve­nien­tes de po­pa nos ad­vir­tie­ron que al­go ex­tra­ño ocu­rría en la em­bar­ca­ción. En efec­to, pu­di­mos cons­ta­tar que avan­zá­ba­mos con una le­ve in­cli­na­ción ha­cia la po­pa. Quie­nes en­ten­dían lo que es­ta­ba su­ce­dien­do, se apre­su­ra­ron a in­di­car­nos que de­bía­mos con­cen­trar­nos en la proa pa­ra equi­li­brar el des­ni­vel con el pe­so. Pe­ro to­do fue inú­til, la in­cli­na­ción se iba pro­nun­cian­do ca­da vez más e in­clu­so, el agua co­men­zó a

EL NAU­FRA­GIO EN EL SA­LA­DO CON­MO­VIÓ A LOS GUA­YA­QUI­LE­ÑOS, Y EL LU­TO EM­BAR­GÓ A DIS­TIN­GUI­DAS FA­MI­LIAS POR­TE­ÑAS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.