Inau­gu­ra­ción del Puer­to Ma­rí­ti­mo de Gua­ya­quil

Memorias Porteñas - - Mp - Por ALBERTOSÁN­CHEZVARAS

El 31 de enero de 1963 fue un día de fies­ta na­cio­nal. Se inau­gu­ró una de las obras más im­por­tan­tes pa­ra el Ecua­dor, cuan­do Gua­ya­quil se con­vir­tió en puer­to ma­rí­ti­mo, des­pués de si­glos de ha­ber si­do so­lo puer­to flu­vial. Se con­cre­ta­ban es­fuer­zos de mu­chos años, de va­rios per­so­na­jes, pe­ro fun­da­men­tal­men­te se de­mos­tra­ba que se po­dían rea­li­zar gran­des obras de desa­rro­llo, en un país que no con­ta­ba con gran­des re­cur­sos eco­nó­mi­cos pe­ro que ofre­cía to­das las con­di­cio­nes pa­ra cre­cer. Una ta­rea en la que con­flu­ye­ron di­ver­sos fac­to­res, pe­ro prin­ci­pal­men­te la apli­ca­ción de una po­lí­ti­ca de Es­ta­do que es­ta­ba más allá de los in­tere­ses par­ti­dis­tas del go­bierno de turno.

LA OBRA FUE INI­CIA­DA EN EL GO­BIERNO DEL DR. CA­MI­LO PON­CE EN­RÍ­QUEZ LA CON­TI­NUÓ J. M. VELASCO IBA­RRA Y LA INAU­GU­RÓ CARLOS JU­LIO AROSEMENA.

EL GRAN PUER­TO DEL PA­CÍ­FI­CO SUR.

Des­de la épo­ca co­lo­nial, Gua­ya­quil fue uno de los puer­tos más im­por­tan­tes en la Amé­ri­ca es­pa­ño­la. Era puer­to flu­vial, aun­que a ve­ces se usa­ba la is­la Pu­ná, en la desem­bo­ca­du­ra del Gua­yas en el gol­fo. Épo­ca de na­ves a vela. Lle­gó la in­de­pen­den­cia y coin­ci­den­te­men­te, la apa­ri­ción de los bu­ques a va­por que re­vo­lu­cio­na­ron el trans­por­te ma­rí­ti­mo en el mun­do.

No obs­tan­te, du­ran­te al­gu­nos años el ca­la­do de los bu­ques no cons­ti­tuía un obs­tácu­lo pa­ra el in­gre­so de las na­ves a la ra­da de Gua­ya­quil. Pe­ro al pro­me­diar los años cua­ren­ta del si­glo XX, cuan­do los Alia­dos iban im­po­nién­do­se en la II Gue­rra Mun­dial, se vis­lum­bró un au­ge del co­mer­cio in­ter­na­cio­nal y se hi­zo ne­ce­sa­rio con­tar con me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra la na­ve­ga­ción de los bu­ques que trans­por­ta­ban mer­ca­de­rías. El puer­to flu­vial de Gua­ya­quil, con los pro­ble­mas de se­di­men­ta­ción del río Gua­yas, iba a que­dar re­za­ga­do.

Allí sur­gie­ron vo­ces como las del po­lí­ti­co y ban­que­ro Víc­tor Emi­lio Estrada, pa­ra ini­ciar una vi­go­ro­sa cam­pa­ña con el fin de que Gua­ya­quil se con­vir­tie­ra en puer­to ma­rí­ti­mo. Cuan­do fue pre­si­den­te del M. I. Con­ce­jo de Gua­ya­quil (al­cal­de), en 1944, aco­gió una pro­pues­ta de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio, ba­sa­da en un es­tu­dio del ca­pi­tán de na­vío Luis Eloy Ja­rrín, que se­ña- la­ba la fa­ci­li­dad de na­ve­ga­ción en el ca­nal del Mo­rro has­ta el lu­gar co­no­ci­do como La Tra­ve­sía, lo que ha­ría fac­ti­ble ese an­he­lo gua­ya­qui­le­ño. Vi­nie­ron cam­bios po­lí­ti­cos, pe­ro Estrada, que te­nía in­dis­cu­ti­ble li­de­raz­go en la ciu­dad y en el país, so­bre to­do en te­mas eco­nó­mi­cos, con­ti­nuó apo­yan­do el pro­yec­to y ha­cien­do con­cien­cia en la ciu­da­da­nía. Su ines­pe­ra­da muer­te en 1954 no de­tu­vo la cam­pa­ña y por en­ton­ces ya era ge­ne­ra­li­za­da la opi­nión de la ne­ce­si­dad de cons­truir el ¨Puer­to Nue­vo¨ o ¨Puer­to Ma­rí­ti­mo¨, idea que tam­bién era im­pul­sa­da por el Co­mi­té de Via­li­dad del Gua­yas, esa gran ins­ti­tu­ción que desa­rro­lló en la pro­vin­cia del Gua­yas y en la Cos­ta ecua­to­ria­na, el más im­por­tan­te plan vial has­ta en­ton­ces eje­cu­ta­do.

Un obs­tácu­lo cons­ti­tuía la pos­tu­ra ad­ver­sa de al­gu­nos téc­ni­cos del Ban­co Mun­dial, ins­ti­tu­ción in­ter­na­cio­nal que fi­nan­cia­ba los más im­por­tan­tes pro­yec­tos, quie­nes pre­fe­rían un gran dra­ga­do del río Gua­yas. Ven­cer la re­sis­ten­cia de esos téc­ni­cos no fue fá­cil, pe­ro ver­sa­das opi­nio­nes de pro­fe­sio­na­les como la del Ing. Jor­ge Gran­ja To­rres, re­for­za­ron la te­sis ori­gi­nal de Ja­rrín y fi­nal­men­te se lo­gró que el pro­yec­to ten­ga vía li­bre.

En 1958, sien­do pre­si­den­te el Dr. Ca­mi­lo Pon­ce En­rí­quez, co­men­zó a con­cre­tar­se es­te an­he­lo. Des­de el co­mien­zo de su ges­tión, el man­da­ta­rio des­ta­có en­tre las prio­ri­da­des de su Go­bierno la de im­pul­sar la cons­truc­ción del puer­to ma­rí­ti­mo, así como la de un ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal con ca­pa­ci­dad pa­ra re­ci­bir a los mo­der­nos avio­nes jets, y la del puen­te so­bre el río Gua­yas. La obra del ae­ro­puer­to se con­cre­ta­ría en los

TRES GO­BIER­NOS Y UN SO­LO FIN.

si­guien­tes pe­río­dos pre­si­den­cia­les, en tan­to que el puen­te se­ría reali­dad cuan­do en 1966 ejer­ció un bre­ve in­te­ri­naz­go como pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Cle­men­te Ye­ro­vi In­da­bu­ru, quien des­tra­bó los obs­tácu­los que im­pe­dían su cons­truc­ción.

Pa­ra cons­truir el puer­to, obra que tu­vo un cos­to apro­xi­ma­do de 19 mi­llo­nes de dó­la­res, se cons­ti­tu­yó la Au­to­ri­dad Por­tua­ria de Gua­ya­quil, en­ti­dad au­tó­no­ma que es­tu­vo pre­si­di­da por el Sr. Juan X. Mar­cos. Fue una en­ti­dad ge­me­la al Co­mi­té de Via­li­dad, que la­bo­ró in­ten­sa­men­te y con efi­cien­cia. Se con­vo­có una li­ci­ta­ción in­ter­na­cio­nal, la cual fue ga­na­da por la com­pa­ñía nor­te­ame­ri­ca­na Ray­mond, que en 32 me­ses lo­gró cons­truir el puer­to en el es­te­ro Sa­la­do, al sur de la ciu­dad, en el que fun­cio­na­ba un sis­te­ma de com­puer­tas pa­ra que los bar­cos que sur­ca­ban el río lle­ga­ran a los mue­lles del puer­to. Jun­to a la Ray­mond tra­ba­jó como sub­con­tra­tis­ta la com­pa­ñía na­cio­nal Me­na Atlas, cu­yo ge­ren­te era el Ing. Hu­go Ra­mí­rez Ycaza; en­tre sus in­te­gran­tes es­ta­ban como res­pon­sa­bles de las ins­ta­la­cio­nes eléc­tri­cas el fu­tu­ro pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Ing. León Fe­bres-Cor­de­ro y el Ing. Aní­bal Santos Velasco.

Hay que re­sal­tar que la cons­truc­ción de Puer­to Ma­rí­ti­mo o Puer­to Nue­vo, como se lo lla­mó du­ran­te al­gún tiem­po, fue una obra im­pul­sa­da por tres go­bier­nos: el de Ca­mi­lo Pon­ce, la cuar­ta ad­mi­nis­tra­ción del Dr. Jo­sé Ma­ría Velasco Iba­rra y el del Dr. Carlos Ju­lio Arosemena Mon­roy.

La ce­re­mo­nia inau­gu­ral fue pre­si­di­da por el Dr. Arosemena el 31 de enero de 1963. El bar­co Ciu­dad de Gua­ya­quil de la flo­ta mer­can­te Gran­co­lom­bia­na, fue el pri­me­ro en en­trar ofi­cial­men­te al puer­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.