Ori­gen de la BI­BLIO­TE­CA MU­NI­CI­PAL Cons­truc­ción de su pri­me­ra se­de (Par­te 2)

LA BI­BLIO­TE­CA MU­NI­CI­PAL CRE­CIÓ CON­SI­DE­RA­BLE­MEN­TE GRA­CIAS A LAS COM­PRAS Y A LAS DO­NA­CIO­NES QUE RE­CI­BÍA; POR ES­TE MO­TI­VO FUE NE­CE­SA­RIO DO­TAR­LA DE UN NUE­VO EDI­FI­CIO QUE AL­BER­GA­SE SU PA­TRI­MO­NIO.

Memorias Porteñas - - Mp - Por ARQ. MEL­VIN HO­YOS

Siem­pre fue preo­cu­pa­ción de los di­rec­to­res man­te­ner nues­tra bi­blio­te­ca ac­tua­li­za­da, ra­zón por la que so­li­ci­ta­ban per­ma­nen­te­men­te la apro­ba­ción de nue­vas ad­qui­si­cio­nes al ca­bil­do por­te­ño, de tal mo­do que los fon­dos bi­blio­grá­fi­cos se in­cre­men­ta­ran.

Es im­por­tan­te des­ta­car que Ca­mi­lo Des­tru­ge man­ten­dría las po­lí­ti­cas de ser­vi­cio im­plan­ta­das por Cé­sar Villavicen­cio, par­ti­cu­lar­men­te en lo re­fe­ren­te a ho­ra­rios de aten­ción, ya que ba­jo su ad­mi­nis­tra­ción la ins­ti­tu­ción se­gui­ría dan­do ser­vi­cios diurno y noc­turno, agre­gan­do los do­min­gos y días de fies­ta, con el fin de que la en­ti­dad fue­se el prin­ci­pal cen­tro de desa­rro­llo cul­tu­ral de Gua­ya­quil. Es­ta po­lí­ti­ca con­ver­ti­ría a la Bi­blio­te­ca Mu­ni­ci­pal de Gua­ya­quil en la que más ho­ras de ser­vi­cio da­ba en to­do el con­ti­nen­te ame­ri­cano.

La épo­ca mar­ca­da por Des­tru­ge lle­ga­ría a su mo­men­to cum­bre al inau­gu­rar­se en 1916 el edi­fi­cio cons­trui­do pa­ra al­ber­gar­la, jun­to a su mu­seo. Es­te her­mo­so pa­la­cio, di­se­ña­do y cons­trui­do por el afa­ma­do ar­tis­ta por­tu­gués Raúl Ma­ría Pe­rey­ra, lle­ga­ría a ser una de las prin­ci­pa­les jo­yas ar­qui­tec­tó­ni­cas de la ciu­dad y del país.

Pe­ro, ¿có­mo ha­bía na­ci­do es­te edi­fi­cio y qué pa­pel ha­bía ju­ga­do Des­tru­ge en su cons­truc­ción...?; com­ple­te­mos en­ton­ces, pa­ra sa­ber­lo, la na­rra­ción que ini­cia­mos en pá­gi­nas an­te­rio­res:

Ca­si a raíz de su fun­da­ción, don Ca­mi­lo vio que, a muy cor­to pla­zo, el cha­let de la ca­lle Villamil, con sus 589 me­tros cua­dra­dos, que­da­ría es­tre­cho pa­ra al­ber­gar bi­blio­te­ca y mu­seo; su ex­plo­si­vo cre­ci­mien­to re­que­ría un edi­fi­cio que con­tem­pla­ra ese desa­rro­llo. Fue así como, mo­vi­do por esa in­quie­tud, el se­ñor Des­tru­ge com­par­tió su preo­cu­pa­ción con Bar­to­lo­mé Huer­ta (quien pa­ra es­te en­ton­ces cu­bría los car­gos tan­to de pre­si­den­te del Con­ce­jo como de se­na­dor de la Re­pú­bli­ca), a fin de so­li­ci­tar su ayu­da y po­der re­sol­ver el pro­ble­ma que se veía ve­nir en cor­to pla­zo.

Huer­ta aco­gió la in­quie­tud con ex­tra­or­di­na­rio en­tu­sias­mo y re­dac­tó una so­li­ci­tud pa­ra que el Con­gre­so apro­ba­ra la cons­truc­ción de un edi­fi­cio pro­pio pa­ra mu­seo y bi­blio­te­ca, y a más de ello, en­tre­ga­ra el te­rreno de la an­ti­gua igle­sia de San Agus­tín (es­qui­na de las ac­tua­les ca­lles 10 de Agos­to y Pe­dro Car­bo), pa­ra que en él se le­van­ta­ra la nue­va cons­truc­ción.

El pro­yec­to lle­gó al se­na­do y fue acep­ta­do uná­ni­me­men­te; lue­go fue re­mi­ti­do a la cá­ma­ra de Dipu­tados el 22 de agos­to de 1910, apro­ba­do en primer de­ba­te y pa­sa­do a se­gun­do el día 28, sin en­con­trar nin­gu­na ob­je­ción pa­ra su rea­li­za­ción. Es pro­ba­ble que una de las co­sas que más im­pre­sio­na­ran a los le­gis­la­do­res fue­ran los pla­nos en­via­dos por Des­tru­ge, pues su ela­bo­ra­ción ha­bía co-

rri­do a car­go del cé­le­bre ar­qui­tec­to nor­te­ame­ri­cano Ber­tram Cannyngh, fa­mo­so en to­do el mun­do por sus di­se­ños de mu­seos y bi­blio­te­cas.

El 10 de sep­tiem­bre de 1910, una co­mi­sión for­ma­da en la le­gis­la­tu­ra pre­sen­ta­ría un in­for­me fa­vo­ra­ble pa­ra la cons­truc­ción del edi­fi­cio, con lo que so­lo res­ta­ba el eje­cú­te­se del pre­si­den­te Al­fa­ro. El 6 de oc­tu­bre, el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca y don Oc­ta­vio Díaz, mi­nis­tro de lo In­te­rior, fir­ma­ron el de­cre­to me­dian­te el cual le con­ce­dían a la Mu­ni­ci­pa­li­dad el so­lar que fue de la igle­sia de San Agus­tín y el per­mi­so pa­ra re­ci­bir dos cen­ta­vos de los seis por li­tro, que la Mu­ni­ci­pa­li­dad re­cau­da­ba por in­tro­duc­ción de aguar­dien­te. A es­to se su­ma­rían, como di­ji­mos en ca­pí­tu­lo an­te­rior, diez mil su­cres por año pa­ra que la Mu­ni­ci­pa­li­dad pa­ga­ra la cons­truc­ción del edi­fi­cio y los prés­ta­mos que hi­cie­se. Tam­bién el Go­bierno dio per­mi­so pa­ra que la ins­ti­tu­ción edi­li­cia pu­die­se ha­cer prés­ta­mos pa­ra ter­mi­nar la obra.

Los di­ne­ros ob­te­ni­dos se vie­ron in­cre­men­ta­dos sus­tan­cial­men­te en 1911, gra­cias a una dis­po­si­ción del Con­gre­so que des­ti­na­ban al pro­yec­to nue­vas ren­tas. En vis­ta de ello, el 10 de enero de 1913, y lue­go de que se acu­mu­la­ra una im­por­tan­te su­ma de di­ne­ro, el con­ce­jal Jo­sé Ma­ría Estrada Coe­llo pro­pu­so la in­me­dia­ta cons­truc­ción del edi­fi­cio ex­po­nien­do las ra­zo­nes si­guien­tes: la pri­me­ra, por­que se ha­bía re­ci­bi­do un em­prés­ti­to de dos­cien­tos cin­cuen­ta mil su­cres pa­ra el efec­to; la se­gun­da, por­que se es­ta­ban re­ci­bien­do re­gu­lar­men­te los fon­dos pa­ra amor­ti­zar di­cho prés­ta­mo y la ter­ce­ra, por­que ha­bía va­rios pla­nos de don­de es­co­ger pa­ra ini­ciar la cons­truc­ción de la obra.

No he­mos po­di­do en­con­trar los es­co­llos que evi­ta­ron la in­me­dia­ta eje­cu­ción de los tra­ba­jos, pe­ro don Ca­mi­lo Des­tru­ge da a co­no­cer en un in­for­me re­mi­ti­do al Con­ce­jo en 1914 que: “la en­tu­sias­ta la­bor del se­ñor Estrada se es­tre­lló con obs­tácu­los de di­ver­so gé­ne­ro, así como con in­tere­ses mez­qui­nos”. Lo cier­to es que en 1914, y ha­bién­do­se ele­gi­do como pre­si­den­te del Con­ce­jo el se­ñor Ju­lio Bur­bano Agui­rre, es­te en­co­men­dó el es­tu­dio fi­nan­cie­ro al te­so­re­ro mu­ni­ci­pal, don Gus­ta­vo Agui­rre Over­weg, a fin de ini­ciar los tra­ba­jos con la ma­yor ce­le­ri­dad.

El 28 de sep­tiem­bre de 1914, el Con­ce­jo apro­bó el ini­cio de la obra, pre­via con­tra­ta­ción del ar­qui­tec­to por­tu­gués Raúl Ma­ría Pe­rey­ra, cu­yo di­se­ño ha­bía si­do se­lec­cio­na­do por el Con­ce­jo, en­co­men­dán­do­le a él su eje­cu­ción in­me­dia­ta.

Pe­rey­ra era un sin­gu­lar y po­li­fa­cé­ti­co ar­tis­ta que te­nía a su ha­ber una in­nu­me­ra­ble can­ti­dad de obras, tan­to pic­tó­ri­cas como es­cul­tó­ri­cas y ar­qui­tec­tó­ni­cas, di­se­mi­na­das por al­gu­nos paí­ses de Eu­ro­pa y Amé­ri­ca. Des­gra­cia­da­men­te, su ex­pe­rien­cia como cons­truc­tor era nu­la, lo que con­ver­tía en un fa­tal error la de­ci­sión de en­co­men­dar­le la cons­truc­ción del edi­fi­cio. Es­te error se­ría la­men­ta­do por la ciu­dad dos dé­ca­das des­pués.

El 19 de oc­tu­bre el Con­ce­jo apro­bó los pla­nos de Pe­rey­ra y se pro­ce­dió a su con­tra­ta­ción, or­de­nán­do­se el ini­cio de los tra­ba­jos; el ar­tis­ta pon­dría to­do su em­pe­ño pa­ra que el edi­fi­cio fue­ra un ver­da­de­ro pa­la­cio, fiel re­fle­jo del di­se­ño que ha­bía rea­li­za­do.

Pe­rey­ra lo­gra­ría en po­co tiem­po, ocu­par una im­por­tan­te po­si­ción den­tro de la so­cie­dad del puer­to, gra­cias a su ca­ris­ma y a la es­pe­cial de­di­ca­ción que po­nía en los tra­ba­jos que se le en­co­men- da­ban. Es­ta en­tre­ga se ve­ría re­fle­ja­da en 1916, en el ma­ra­vi­llo­so pa­la­cio que ha­ría de do­mi­ci­lio pa­ra nues­tra bi­blio­te­ca y mu­seo, con­vir­tién­do­se, por ca­si vein­te años, en una le­gí­ti­ma fuen­te de or­gu­llo pa­ra nues­tra ciu­dad y sus ha­bi­tan­tes

Me­ri­to­rias y dig­nas de re­cuer­do se­rían las in­ter­ven­cio­nes de los se­ño­res Bur­bano Agui­rre, en 1914, Au­re­lio Ca­rre­ra y Leo­pol­do Iz­quie­ta Pé­rez en 1915, al to­mar a car­go la obra el 21 de di­ciem­bre y tra­ba­jar con ex­tra­or­di­na­rio te­són por más de sie­te me­ses con el fin de ter­mi­nar­la en tiem­po ré­cord.

Va­le traer a co­la­ción un in­tere­san­te de­ta­lle que po­dría con­tes­tar las in­quie­tu­des de quie­nes se pre­gun­ten: ¿Por qué un edi­fi­cio tan ma­ra­vi­llo­so como es­te no se cons­tru­yó en hor­mi­gón ar­ma­do en una épo­ca en la que Gua­ya­quil ya os­ten­ta­ba una que otra edi­fi­ca­ción rea­li­za­da con es­tos ma­te­ria­les, per­mi­tien­do de es­te mo­do, que se con­ser­ve has­ta nues­tros días…? La res­pues­ta es sim­ple y es­tá con­te­ni­da en la se­sión de Con­ce­jo en la que se or­de­na la cons­truc­ción de la obra.

Vea­mos: ”El pa­la­cio mu­ni­ci­pal a cons­truir­se en fe­cha pró­xi­ma se fa­bri­ca­ría en hor­mi­gón ar­ma­do, cuan­do pue­da im­por­tar­se el ce­men­to de Eu­ro­pa, pe­ro que en vis­ta de que és­ta se ha­lla­ba en gue­rra y que era im­pres­cin­di­ble ini­ciar la obra del edi­fi­cio de mu­seo y bi­blio­te­ca, los tra­ba­jos se­rían rea­li­za­dos con las me­jo­res ma­de­ras pa­ra que la cons­truc­ción pue­da du­rar mu­cho tiem­po...”. ¡Qué de­silu­sión se lle­va­rían al ver la cor­ta vida que el pa­la­cio tu­vo! (pues se­ría de­mo­li­do por fa­llas en su cons­truc­ción, en 1938). Es­tá cla­ro en­ton­ces que fue la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial y la im­po­si­bi­li­dad de im­por­tar de Ita­lia o In­gla­te­rra la can­ti­dad de ce­men­to re­que­ri­do pa­ra su cons­truc­ción, lo que im­pe­di­ría que fue­ra he­cho con ma­te­ria­les que ga­ran­ti­za­sen su du­ra­ción.

¿CÓ­MO ERA EL PA­LA­CIO?

Los sa­lo­nes prin­ci­pa­les te­nían luz de la ca­lle y luz ver­ti­cal, y eran su­fi­cien­te­men­te ven­ti­la­dos, pues en la par­te pos­te­rior del so­lar ha­bía un jar­dín que ser­vía pa­ra ais­lar el edi­fi­cio de las ca­sas ve­ci­nas. La es­truc­tu­ra era de ma­de­ra fo­rra­da de te­la me­tá­li­ca y re­ves­ti­da con mez­cla de ce­men­to. Las pa­re­des que lin­da­ban con las ca­sas ve­ci­nas eran de te­la me­tá­li­ca re­for­za­da y de con­cre­to fino, pa­ra evi­tar el pe­li­gro de in­cen­dio. To­do el pi­so era de mosaico, so­bre una ba­se de con­cre­to. La en­tra­da prin­ci­pal te­nía 7 me­tros de an­cho, con un ves­tí­bu­lo es­pa­cio­so, ilu­mi­na­do con luz ver­ti­cal y con es­ca­le­ras de dos me­tros de an­cho. Tan­to el ves­tí­bu­lo como las es­ca­le­ras te­nían pa­vi­men­to de már­mol de co­lo­res. La bi­blio­te­ca y mu­seo eran in­de­pen­dien­tes. En re­su­mi­das cuen­tas, el edi­fi­cio que­dó cons­trui­do con gran so­brie­dad y be­lle­za.

El jue­ves 10 de agos­to de 1916, a las 4 de la tar­de y como par­te del pro­gra­ma de los fes­te­jos or­ga­ni­za­dos por cum­plir­se un año más del Primer Gri­to de In­de­pen­den­cia, del 10 de agos­to de 1809, se pro­ce­dió a la inau­gu­ra­ción del nue­vo edi­fi­cio.

La bi­blio­te­ca, como he­mos vis­to, se con­vir­tió en ma­nos de Villavicen­cio, Des­tru­ge y Al­mi­na­te en uno de los cen­tros de ra­dia­ción cul­tu­ral más im­por­tan­tes de la na­ción, ayu­dan­do de es­te mo­do al cre­ci­mien­to in­te­lec­tual de las ge­ne­ra­cio­nes que ha­bi­ta­ron nues­tra ciu­dad en los úl­ti­mos años del si­glo XIX y los pri­me­ros del XX.

Ima­gen que pre­sen­ta­ba el pa­la­cio de la Bi­blio­te­ca Mu­ni­ci­pal en 1920, dos años des­pués de su inau­gu­ra­ción (pór­ti­co de in­gre­so -ca­lle Pe­dro Car­bo- y vis­ta de la es­qui­na que for­ma­ba con el cru­ce de las ca­lles Pe­dro Car­bo y 10 de Agos­to).

Pro­yec­to ela­bo­ra­do por el ar­qui­tec­to y ar­tis­ta por­tu­gués Raúl Ma­ría Pe­rey­ra (fo­to) res­pon­sa­ble del di­se­ño y la cons­truc­ción del primer edi­fi­cio pro­pio que tu­vie­se la Bi­blio­te­ca Mu­ni­ci­pal. Pro­yec­tos pa­ra bi­blio­te­ca, en­via­dos des­de Es­ta­dos Uni­dos y...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.