EL BA­RRIO DE LAS PE­ÑAS

Memorias Porteñas - - MP - Por JO­SÉ AN­TO­NIO GÓMEZ ITU­RRAL­DE

Hoy que gra­cias a la ac­ción de la M. I. Mu­ni­ci­pa­li­dad de Gua­ya­quil y a las fun­da­cio­nes Ma­le­cón 2000 y Gua­ya­quil Si­glo XXI, la re­ge­ne­ra­ción ur­ba­na al­can­zó a es­te ba­rrio -gé­ne­sis de nues­tra ciu­dad-, re­cu­pe­ran­do al­go de su an­ti­guo es­plen­dor, quie­ro re­cor­dar a los lec­to­res de es­te ta­bloi­de que Las Pe­ñas es el ba­rrio más an­ti­guo de la ciu­dad. Pues, por ex­tra­ña coin­ci­den­cia, el 25 de ju­lio de 1547, día de la ce­le­bra­ción de la fies­ta de San­tia­go El Ma­yor, pa­trono de Es­pa­ña, tre­ce años des­pués de su fun­da­ción (15 de agos­to de 1534), y lue­go de un lar­go re­bus­car de un lu­gar se­gu­ro pa­ra desa­rro­llar­se, su­frió su úl­ti­mo tras­la­do y fue asen­ta­da en la cum­bre del ce­rro San­ta Ana. Es des­de esa fe­cha y en ese lu­gar que la ciu­dad ini­cia su gran pro­ce­so ha­cia la mo­der­ni­dad.

En 1552 el escribano real don Die­go Na­va­rro Navarrete y Florencia, ca­sa­do con do­ña Fran­cis­ca Gutiérrez y Agui­lar, fue el pri­me­ro en te­ner y ha­bi­tar una ca­sa de pie­dra y ado­bes, a la usan­za del reino de Cas­ti­lla. Sin em­bar­go, el ac­tual ba­rrio de Las Pe­ñas no es co­lo­nial pues, lo po­co que pu­do que­dar des­apa­re­ció to­tal­men­te en 1896 cuan­do el “In­cen­dio Gran­de” arra­só la ciu­dad. A par­tir de 1898 se le­van­ta­ron las pri­me­ras ca­sas, mu­chas de las cua­les aún so­bre­vi­ven.

Su ám­bi­to no so­lo fi­jó en la con­cien­cia de quie­nes na­ci­mos en él, lo in­va­lo­ra­ble de las tra­di­cio­nes, y es­ti­mu­ló la frui­ción de es­cu­char a los vie­jos con­tar sus his­to­rias, sino que ahon­dó los sen­ti­mien­tos cí­vi­cos y re­gio­na­les que mol­dea­ron nues­tro con­cep­to de pa­tria. Su ve­cin­dad con el San­ta Ana nos in­ci­ta­ba a la ex­plo­ra­ción. La evo­ca­do­ra Plan­cha­da nos exal­ta­ba ima­gi­nan­do asal­tos pi­ra­tas y ac­cio­nes he­roi­cas. Ce­rro arri­ba, por la es­ca­li­na­ta Die­go No­boa, lle­gá­ba­mos al For­tín, pa­ra par­ti­ci­par de las ma­nio­bras mi­li­ta­res y en­sor­de­cer con el es­tam­pi­do de las sal­vas de ar­ti­lle­ría con que se sa­lu­da­ba al ama­ne­cer de las fies­tas pa­trias.

La cer­ca­nía del río, el dia­rio y fe­bril cor­te­jo de lan­chas, ba­lan­dras, cha­la­nas, ca­noas, que pro­vo­ca­ba ca­da cam­bio de ma­rea; los bu­ques fon­dea­dos, cu­yas si­re­nas lla­ma­ban al zar­pe ha­blán­do­nos de dis­tan­cias y de otros mun­dos que eran in­me­dia­tez y le­ja­nía; bri­sa, tre­mor de ár­bo­les, vida sen­ci­lla ur­bano cam­pe­si­na, a la vez sugerencia de am­pli­tud ma­ri­na y de ho­ri­zon­tes abier­tos; to­do mos­tra­ba un cen­tro vi­tal ge­ne­ra­dor de ri­que­za, abier­to a las ideas, di­na­mis­mo de na­ve­gan­tes, de cons­truc­ción de una na­ción. Hi­tos ol­vi­da­dos por una so­cie­dad que hoy tes­ti­mo­nia la ago­nía de un Gua­yas so­li­ta­rio, va­cío, sin vida.

Por las no­ches, quie­nes vi­vía­mos so­bre su ori­lla per­ci­bía­mos los mo­to­res de las em­bar­ca­cio­nes flu­via­les y las aguas agi­ta­das a su pa­so; en pe­que­ño olea­je, rom­pían so­no­ras en la pla­ya de pie­dra. Lu­ces de na­ve­ga­ción, ri­sas de via­je­ros, vo­ces de man­do, gri­tos ma­ri­ne­ros, mo­du­la­ban la voz del gran río. Ru­mo­res que, como fie­les com­pa­ñe­ros del sue­ño, atem­pe­ra­ban los te­mo­res in­fan­ti­les, apa­gan­do el chillido de las le­chu­zas y el sos­pe­cho­so cru­jir de ma­de­ras vie­jas.

El puer­to de pes­ca­do­res de Las Pe­ñas, ver­da­de­ro se­ño­río pri­va­do de los Ma­ta­mo­ros, des­de la ma­ña­ni­ta co­bra­ba vida in­ten­sa. To­do el clan sa­lía en ca­noas pa­ra son­dear las aguas con cha­yos en bus­ca de cor­vi­nas, ca­zo­nes, ca­ta­nu­das, ba­gres, que ven­dían en el ba­rrio y sus cer­ca­nías pa­ra sol­ven­tar el dia­rio sus­ten­to. En la Cer­ve­ce­ría Na­cio­nal, que fun­da­ra Luis Maul­me, ge­mían las má­qui­nas y su ca­den­cia de re­so­pli­dos de va­por. Y el pe­ga­jo­so olor a ce­ba­da en fer­men­to im­preg­na­ba el am­bien­te cer­ve­ce­ro.

La fá­bri­ca de hie­lo des­car­ga­ba su pro­duc­ción de “mar­que­tas” de cien li­bras por un to­bo­gán pa­ra con­ser­var­las en el “fri­go”. Las con­di­cio­nes de tra­ba­jo eran un ca­so úni­co en la his­to­ria em­pre­sa­rial gua­ya­qui­le­ña, pues a sus ins­ta­la­cio­nes las di­vi­día la pro­lon­ga­ción de la úni­ca ca­lle del ba­rrio, que a la vez era par­te in­te­gran­te de to­do el com­ple­jo fa­bril. Quie­nes por al­gu­na ra­zón de­bía­mos tran­si­tar por ella, po­día­mos es­pec­tar par­te del pro­ce­so de ela­bo­ra­ción como si es­tu­vié­se­mos den­tro de la pro­pia fac­to­ría. Sus tra­ba­ja­do­res, obre­ros y téc­ni­cos, la ma­yo­ría che­co­es­lo­va­cos, tra­ba­ja­ban a la vis­ta del tran­seún­te, in­ter­cam­bian­do cor­dia­les sa­lu­dos.

El con­jun­to de Las Pe­ñas era el me­jor lu­gar pa­ra aci­ca­tear la men­te de cual­quier ni­ño, por po­co ima­gi­na­ti­vo que fue­se. La pla­ya de pie­dra du­ran­te la ma­rea va­cía, hoy se­pul­ta­da ba­jo el lo­do, era nues­tro “co­to” pri­va­do pa­ra la pes­ca de jai­bas y cam­po de jue­gos

EN ES­TE LU­GAR FREN­TE AL RÍO SE FUN­DÓ EL PUER­TO PRIN­CI­PAL PE­RO SUS VI­VIEN­DAS FUE­RON DES­TRUI­DAS POR EL GRAN IN­CEN­DIO DE 1896 Y LAS CA­SAS AC­TUA­LES SON DE INI­CIOS DEL SI­GLO XX.

des­de la cer­ve­ce­ría has­ta La Plan­cha­da. Los os­cu­ros y hú­me­dos “ba­ños” de las ca­sas ri­be­re­ñas ofre­cían mil vericuetos y es­con­di­tes apa­ren­tes pa­ra el “con­ci­lio” de tra­ve­su­ras. La otra ca­ra la pre­sen­ta­ba la ma­rea lle­na, cuan­do la chi­qui­lla­da con­ver­tía el río en par­ti­cu­lar pis­ci­na. El agua cu­bría to­da la pla­ya y en­tra­ba ba­jo las ca­sas has­ta el fon­do de los ba­ños. Lu­ga­res, mo­ti­vos y rin­co­nes que in­ci­ta­ban al me­ro­deo, a la ave­ri­gua­ción, a la ac­ti­vi­dad de aque­llos que en el ama­ne­cer de la vida nos des­cu­bri­mos y co­no­ci­mos ju­gan­do con las aguas del Gua­yas, con sus le­yen­das y pe­li­gros. Tan­tos apu­ros y tran­ces pa­sa­mos en sus tur­bias aguas, que mu­chos lle­ga­mos a la edad adul­ta por pura ca­sua­li­dad.

La plea­mar tam­bién era el mo­men­to de va­ria­dos ven­de­do­res, como don Po­ve­da, per­so­na­je de car­nes ma­gras que se acer­ca­ba y se de­te­nía de ca­sa en ca­sa, fren­te al río. Des­de una ca­noa tan an­gos­ta como él, vo­cea­ba con ati­pla­do tono: “to­ma­tes de vega, acho­chas, ver­du­ras, vai­ni­tas tiernas, fré­jol de pa­lo, ma­du­ros y ver­des, yu­ca y za­pa­llo, pe­re­jil, cu­lan­tro y hier­ba­bue­na; pi­mien­to mo­rrón pa­ra el pa­trón y pi­ña pa­ra la ni­ña”. Atrac­ti­va ofer­ta he­cha con la ju­gue­to­na voz del tra­ba­ja­dor in­for­mal de en­ton­ces.

Cuan­do ter­mi­na­ba la can­ti­ne­la su­fría un ac­ce­so de tos ta­bá­qui­ca y ca­si ex­haus­to se arri­ma­ba pa­ra con­cre­tar su ven­ta. Des­de las ven­ta­nas, ata­da a una cuer­da tan lar­ga como al­ta era la ca­sa, ba­ja­ban una pe­que­ña ca­nas­ta por­tan­do el di­ne­ro de la com­pra, “un rial de to­do”, pac­ta­da a gri­tos de arri­ba abajo. Una vez car­ga­da la ces­ta, la “mu­cha­cha” subía los com­ple­men­tos de la co­mi­da, a los que don Po­ve­da ha­bía agre­ga­do la con­sa­bi­da “ya­pa”. Un za­po­te o dos man­da­ri­nas, dos gua­bas o una na­ran­ja, que de­di­ca­ba a ella con los cum­pli­dos ga­lan­tes de quien, en­tre za­pa­llos y ver­du­ras, be­ren­je­nas y cho­clos, co­que­tea­ba como un as­pi­ran­te a don­juán.

Per­so­nas muy di­ver­sas, gen­ti­les, y ape­ga­das a lo gua­ya­qui­le­ño, fi­gu­ras se­ñe­ras, con abun­dan­te car­ga de años tran­si­ta­ban por su ca­lle. Tra­jea­dos so­bria­men­te, tal como cuan­do el bien ves­tir era par­te del res­pe­to al pró­ji­mo. Pa­so len­to y cabellos ca­nos, apa­rien­cia de le­ja­nía y compás de es­pe­ra; vi­vían lo pos­tre­ro de una exis­ten­cia en­tre­ga­da a la pa­tria. Acu­nan­do re­cuer­dos de ju­ven­tud, del na­ci­mien­to y trans­for­ma­cio­nes de una na­ción en pro­ce­so de desa­rro­llo.

Ex­pre­si­den­tes y mi­nis­tros, mé­di­cos y ju­ris­tas, vie­jos mon­to­ne­ros de Al­fa­ro, cir­cu­la­ban muy com­pues­tos, como re­cla­man­do una pre­emi­nen­cia o la re­edi­ción de al­gu­na cró­ni­ca ha­za­ño­sa. Pre­sen­cia de pa­sos pre­té­ri­tos que im­po­nían si­len­cio en­tre los chi­qui­llos. Se sus­pen­día el jue­go y ce­sa­ba el al­bo­ro­to, era una for­ma de dia­rio ho­me­na­je a quie­nes po­co o na­da de­bían a la vida o a la na­ción, que su­ma­ban una acreen­cia per­ma­nen­te de ad­mi­ra­ción y res­pe­to que hoy es­ta­mos ol­vi­dan­do pa­gar.

Uno de los do­mi­ci­lia­rios más ca­rac­te­ri­za­dos del ba­rrio, a quien lle­vo im­pre­so en la re­ti­na, fue el jo­ye­ro don Lino; es lo úni­co que re­cuer­do de su iden­ti­dad. An­ciano de cuer­po me­nu­do y en­ju­to, de quien po­dría de­cir­se que ha­bía si­do mar­ca­do anticipada­mente por la muer­te pa­ra en­tre­ga in­me­dia­ta. Ros­tro pá­li­do, na­riz aqui­li­na, ca­be­llo lar­go, muy ra­lo y la­cio que le caía por las me­ji­llas mien­tras en­cor­va­do, tra­ba­ja­ba so­bre su yun­que de pla­te­ro.

Ins­ta­la­do en una pe­que­ña me­sa, blo­quea­ba la en­tra­da del mo­des­to ta­ller en los ba­jos de su ca­sa. Per­so­na­je cen­tral de lo que pa­re- cía ser un es­ca­pa­ra­te vi­vien­te, mues­tra de una es­ce­na arran­ca­da de cual­quier judería de si­glos pa­sa­dos. En una vi­tri­na des­tar­ta­la­da ex­hi­bía una es­cuá­li­da mues­tra de jo­yas, que muy tí­mi­da­men­te ha­bla­ba del ofi­cio de su due­ño. Tan po­bre, y dis­mi­nui­do en ex­tre­mo, que bien se lo ha­bría po­di­do to­mar, en vi­sión mi­le­na­ria, como la en­car­na­ción mis­ma del Ah­sa­ve­rus, en su bí­bli­co va­gar por la Tie­rra, has­ta la con­su­ma­ción de los si­glos.

Ca­lle­ja es­tre­cha es­ta de Las Pe­ñas, don­de al­gu­na vez es­cu­cha­mos el cá­li­do arru­llo de una na­na. Cam­po abri­ga­do de jue­gos in­fan­ti­les, de amo­res ju­ve­ni­les, de trom­pi­zas, de pu­jan­za y for­ja de al­mas. Rincón de re­cuer­dos, hoy ca­si res­ca­ta­do de su rui­na; úni­ca vía que aún abra­za al ve­cin­da­rio en ín­ti­ma im­per­ti­nen­cia y fis­go­neo res­pe­tuo­so. Ca­sas abi­ga­rra­das y es­tre­chez de dis­tan­cia que obli­ga­ban a la vida dis­cre­ta, so­se­ga­da y en cal­ma. Pla­ci­dez do­més­ti­ca ape­nas dis­tur­ba­da por el cru­jir de ma­de­ras vie­jas o el ro­zar de ta­fe­ta­nes y en­ca­jes an­ti­guos.

Una de sus pe­cu­lia­ri­da­des era el in­ter­cam­bio de eflu­vios ema­na­dos de las co­ci­nas, ver­da­de­ras fra­gan­cias cu­li­na­rias que to­dos los días ha­bla­ban a gri­tos so­bre el me­nú fa­mi­liar y en­tre­ga­ban pro­me­sas gas­tro­nó­mi­cas al ol­fa­to aten­to del pa­san­te. Al­gu­na vez san­co­cho, arroz con me­nes­tra, car­ne asa­da y ma­du­ros fri­tos u otra su­cu­len­ta vianda tí­pi­ca nues­tra, que en­vol­vien­do a pea­to­nes y ve­ci­nos echa­ban a vo­lar aro­mas es­ti­mu­lan­tes del ape­ti­to, pa­ra ale­gría de las vie­jas me­sas gua­ya­qui­le­ñas. Hoy, que a nues­tro turno em­pe­za­mos a ser per­so­nas del pa­sa­do, nos re­sul­tan gra­tos los re­cuer­dos y año­ran­zas que nos trae a la men­te el res­ca­te del ba­rrio de Las Pe­ñas, em­pren­di­do por nues­tro mu­ni­ci­pio.

Nu­ma Pom­pi­lio Llo­na se le­van­tan es­tas ca­sas de ma­de­ra de co­mien­zos del si­glo XX. en­ton­ces em­pe­dra­da se lle­ga­ba al gran edi­fi­cio de la Cer­ve­ce­ría Na­cio­nal. aquí el for­tín con un an­ti­guo ca­ñón con el que se ha­cía fren­te a la in­va­sión de pi­ra­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.