Más leí­das de fi­nes del si­glo XIX e ini­cios del XX (Pri­me­ra par­te)

Las pu­bli­ca­cio­nes pe­rió­di­cas en el Gua­ya­quil

Memorias Porteñas - - Mp - Por ARQ. MEL­VIN HO­YOS

Los pe­rió­di­cos. Mu­chas fue­ron las pu­bli­ca­cio­nes que vie­ron la luz en la ciu­dad a fi­nes del si­glo XIX e ini­cios del XX. Bo­le­ti­nes, fo­lle­tos y re­vis­tas sa­lían de pren­sa con re­gu­la­ri­dad, re­fle­jan­do no so­lo el desa­rro­llo cul­tu­ral de aquel tiem­po sino, ade­más, y muy par­ti­cu­lar­men­te, los li­nea­mien­tos po­lí­ti­cos e ideo­ló­gi­cos de sus due­ños y re­dac­to­res.

Es ver­dad que al­gu­nas pu­bli­ca­cio­nes obe­de­cían a mó­vi­les de ti­po ex­clu­si­va­men­te in­te­lec­tual, pe­ro tam­bién es cier­to que es­tas eran la ex­cep­ción.

Y es que no de­be ex­tra­ñar­nos, pues es­tan­do como es­ta­ban nues­tra ciu­dad y el país, en me­dio de una en­co­na­da lu­cha ideo­ló­gi­ca, la pren­sa se con­ver­tía en el fo­ro des­de el cual se da­ban a la luz ideas y de­ba­tes con el fin de cap­tar adep­tos y sim­pa­tías pa­ra sus res­pec­ti­vas ten­den­cias.

La can­ti­dad de pu­bli­ca­cio­nes cir­cu­la­das en es­tas dé­ca­das es un re­fle­jo del tem­pe­ra­men­to fo­go­so y “li­bre­pen­sa­dor” de nues­tro pue­blo; así nos lo ha­ría ver el pa­dre Ce­rio­la en su obra “Com­pen­dio de la His­to­ria del Pe­rio­dis­mo en el Ecua­dor”, pu­bli­ca­da en Gua­ya­quil el año de 1909, y con ese mis­mo es­pí­ri­tu lo tras­la­da­re­mos a us­te­des en es­tas lí­neas.

El 1 de mar­zo de 1878 hi­zo su apa­ri­ción el dia­rio La Na­ción, gra­cias a la ini­cia­ti­va del Sr. Juan Bau­tis­ta Eli­zal­de, cap­tan­do pa­ra sí al­gu­nas de las “me­jo­res plu­mas” de su tiem­po, pues es­cri­bi­rían pa­ra él per­so­na­jes de la ta­lla de Lu­ciano Co­ral, Jo­sé Ma­ría Ur­bi­na Ja­do, Ma­nuel Ga­lle­gos Naranjo, Ma­nuel J. Ca­lle, en­tre otros. Su úl­ti­mo di­rec­tor fue Vi­cen­te Paz Ayo­ra, lle­gan­do a ser su prin­ci­pal re­dac­tor el Sr. Ma­nuel de Jesús Ca­lle. Po­co des­pués sal­drían a la luz otras pu­bli­ca­cio­nes de me­nor im­por­tan­cia, des­ta­cán­do­se en­tre ellas: El Es­pec­tácu­lo, El Cre­púscu­lo Mi­li­tar, El Pa­be­llón de sep­tiem­bre y El Zan­cu­do, to­dos en 1881; y El Fi­lán­tro­po, El Pue­blo, El Te­lé­fono y el Si­glo de Oro en 1882. En 1883 y ba­jo un con­vul­sio­na­do cli­ma po­lí­ti­co que desem­bo­ca­ría en una gue­rra ci­vil co­no­ci­da con el nom­bre de “La Res­tau­ra­ción”, apa­re­cen: El Ecua­dor, El In­de­pen­dien­te, El Men­sa­je­ro, El Eco del Pue­blo, La Unión y La Ban­de­ra Na­cio­nal, lla­man­do la aten­ción el ter­ce­ro, por la ca­li­dad de sus re­dac­to­res, ya que con­ta­ba en sus fi­las con hom­bres de la im­por­tan­cia de Cé­sar Bor­ja La­va­yen, Agus­tín L. Ye­ro­vi e Isaías Gómez Car­bo.

La Unión pro­mo­vía la lí­nea con­ser­va­do­ra ra­di­cal, por lo que man­tu­vo lar­gos de­ba­tes con otros pe­rió­di­cos, pe­ro en es­pe­cial con La Na­ción que era, en ese en­ton­ces, el dia­rio li­be­ral más em­ble­má­ti­co del país.

Va­le des­ta­car que en agos­to de es­te año apa­re­ció La Re­pú­bli­ca, pe­rió­di­co de tin­te li­be­ral que tan so­lo du­ra­ría un año en cir­cu­la­ción.

En enero de 1884 sa­lió a la luz La Ga­ce­ta Mu­ni­ci­pal, ór­gano ofi­cial del ca­bil­do por­te­ño, que se man­tu­vo por lar­gos años con cir­cu­la­ción se­ma­nal.

Po­co des­pués y en el mis­mo año, don Emi­lio Mu­ri­llo, nie­to del primer edi­tor gua­ya­qui­le­ño don Ma­nuel Ig­na­cio Mu­ri­llo (quien pu­bli­ca­ra El Pa­trio­ta de Gua­ya­quil), fun­dó El Te­lé­gra­fo el 16 de fe­bre­ro de 1884, como una pu­bli­ca­ción bi­se­ma­nal cu­yo prin­ci­pal ob­je­ti­vo se­ría el de ce­le­brar el fin de los en­fren­ta­mien­tos ar­ma­dos que ha­bían da­do ori­gen a La Re­ge­ne­ra­ción, ex­ci­tan­do al pue­blo a que tra­ba­je con el fin de en­rum­bar nue­va­men­te a nues­tra pa­tria en el ca­mino del pro­gre­so. Sin em­bar­go, el bi­se­ma­na­rio to­ma­ría po­co des­pués otra di­rec­ción al cam­biar su po­lí­ti­ca edi­to­rial, opo­nién­do­se al go­bierno de Jo­sé Ma­ría Plá­ci­do Caa­ma­ño. Por es­te mo­ti­vo su di­rec­tor y pro­pie­ta­rio se­ría ex­pa­tria­do a Chile, lu­gar en don­de fi­ja­ría su re­si­den­cia. Mu­ri­llo fue re­em­pla­za­do por el pe­rio­dis­ta co­lom­biano Jo­sé Ma­ría Chá­vez To­rres, pro­fe­sio­nal de al­tos qui­la­tes que man­tu­vo la po­lí­ti­ca edi­to­rial del due­ño, ra­zón por la que tam­bién fue des­te­rra­do. Pa­ra ese en­ton­ces, la pu­bli­ca­ción pa­sa­ría a ma­nos del Dr. Cesáreo Ca­rre­ra, quien, con­tra­ria­men­te a to­do lo ima­gi­na­do, subió más el tono de en­fren­ta­mien­to con el Go­bierno, ob­te­nien­do como re­sul­ta­do fi­nal el des­tie­rro y el cie­rre de­fi­ni­ti­vo del dia­rio. La úl­ti­ma edi­ción de El Te­lé­gra­fo fue pu­bli­ca­da el 3 de ju­lio de 1886 y en ella sal­dría con un anun­cio que di­ría lo si­guien­te: “En el trans­cur­so re­la­ti­va­men­te cor­to de tres me­ses, se han vis­to obli­ga­dos a sa­lir del país los se­ño­res Juan Mu­ri­llo, Jo­sé Ma­ría Chá­vez To­rres y Cesáreo Ca­rre­ra, di­rec­to­res que han si­do de es­te dia­rio, por cu­yo mo­ti­vo se sus­pen­de tran­si­to­ria­men­te la pu­bli­ca­ción de El Te­lé­gra­fo”.

El bi­se­ma­na­rio, has­ta 1920, ten­dría tres épo­cas dis­tin­tas: La pri­me­ra, des­de el día de su fun­da­ción el 16 de fe­bre­ro de 1884 has­ta el 3 de ju­lio de 1886. La se­gun­da, des­de el 14 de oc­tu­bre de 1896, a raíz del “In­cen­dio Gran­de”, has­ta el 8 de no­viem­bre de 1902. La ter­ce­ra y úl­ti­ma, des­de el 1 de ju­lio de 1903, sien­do com­pra­do, en es­ta úl­ti­ma eta­pa, por el se­ñor Jo­sé Abel Cas­ti­llo, quien le im­pri­mió nuevos bríos jun­to a su hi­jo, que en to­do mo­men­to su­pie­ron ser fie­les a las po­lí­ti­cas del dia­rio, acor­des siem­pre a los más al­tos in­tere­ses de la na­ción.

Es­ta pu­bli­ca­ción con­tó en es­te pe­río­do con gran­des re­dac­to­res, des­ta­cán­do­se en­tre ellos:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.