RE­TORNO A LA DE­MO­CRA­CIA: UN AC­CI­DEN­TA­DO PRO­CE­SO

Memorias Porteñas - - Mp - Por JO­SÉ LUIS ORTIZ

El pro­yec­to na­cio­nal-re­for­mis­ta li­de­ra­do por Ro­drí­guez Lara dio mar­cha atrás con el ad­ve­ni­mien­to del Triun­vi­ra­to. Se dio de baja la me­di­da que es­ta­ble­cía la ex­pro­pia­ción de la­ti­fun­dios de­fi­cien­te­men­te cul­ti­va­dos, a par­tir de 1976, con el jus­ti­fi­ca­ti­vo de que la po­lí­ti­ca pa­ra el sec­tor agra­rio con­sis­tía en la ca­na­li­za­ción de cré­di­to y la co­lo­ni­za­ción de tie­rras bal­días; se dis­pu­so la exo­ne­ra­ción to­tal de im­pues­tos a las ex­por­ta­cio­nes de ba­nano, se re­pri­va­ti­zó el co­mer­cio del azú­car, se im­pu­sie­ron gra­vá­me­nes a nu­me­ro­sos pro­duc­tos de con­su­mo ma­si­vo, se ini­ció un pro­ce­so de agre­si­vo en­deu­da­mien­to ex­terno (la deu­da ecua­to­ria­na cre­ció de 513 mi­llo­nes de dó­la­res a ini­cios de 1976 a 3.550 al fi­na­li­zar 1979), y au­men­tó el lis­ta­do de acree­do­res. Ya no es­ta­rán en es­te so­lo la AID y el BID sino tam­bién el First Na­tio­nal City Bank, Wells Far­go, Bank of America, Ame­ri­can Ex­press, Mor­gan Bank, etc. Se anu­ló el con­tra­to de CEPE con la em­pre­sa ru­ma­na Rom­pe­trol y se frenó el ses­go na­cio­na­lis­ta en esa área, de­bi­do a pre­sio­nes de gran­des con­sor­cios grin­gos an­te va­rias se­ña­les de con­ti­nui­dad de la po­lí­ti­ca pe­tro­le­ra eje­cu­ta­da en el pe­río­do an­te­rior; se anun­ció una po­lí­ti­ca de “sa­nea­mien­to eco­nó­mi­co”, que no era otra co­sa que la dis­mi­nu­ción del pa­pel eco­nó­mi­co del Es­ta­do y se ce­dió te­rreno a la ini­cia­ti­va pri­va­da, en una lí­nea ca­li­fi­ca­da por va­rios ana­lis­tas del fe­nó­meno como “ten­den­cia li­be­ra­li­zan­te y or­to­do­xa de la eco­no­mía”.

LEY DE SE­GU­RI­DAD NA­CIO­NAL: RE­PRE­SIÓN.

En el ám­bi­to so­cial y po­lí­ti­co, el de­no­mi­na­do “Con­se­jo Su­pre­mo de Go­bierno” im­pu­so una ins­ti­tu­cio­na­li­dad re­pre­si­va que se ex­pre­só a tra­vés de la ex­pe­di­ción de una Ley de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, en la su­pre­sión del re­cur­so de “ha­beas cor­pus”, en el con­ge­la­mien­to de sa­la­rios y en un con­jun­to de dis­po­si­cio­nes orien­ta­das a obs­truir y anu­lar los de­re­chos obre­ros y sin­di­ca­les. Se or­de­nó la ex­pul­sión de obis­pos la­ti­noa­me­ri­ca­nos asis­ten­tes a un even­to or­ga­ni­za­do por el obis­po de Rio­bam­ba, mon­se­ñor Leó­ni­das Proaño; se re­pri­mió con cri­mi­nal du­re­za una huel­ga de tra­ba­ja­do­res del in­ge­nio Az­tra, se ile­ga­li­zó a la Unión Na­cio­nal de Edu­ca­do­res -UNE-, se per­si­guió y eli­mi­nó a po­lí­ti­cos opo­si­to­res como el di­ri­gen­te del Fren­te Ra­di­cal Al­fa­ris­ta – FRA- Ab­dón Cal­de­rón Mu­ñoz, y se clau­su­ró la re­vis­ta “Nue­va”, me­dio in­can­sa­ble en la de­nun­cia de los atro­pe­llos y abu­sos del ré­gi­men. A pro­pó­si­to de es­ta me­di­da en con­tra de la re­fe­ri­da re­vis­ta, las au­to­ri­da­des mi­li­ta­res adu­je­ron como jus­ti­fi­ca­ti­vos, en una pie­za re­ple­ta de in­cohe­ren­cias, la di­fu­sión de “mal in­ten­cio­na­das su­po­si­cio­nes… sin el me-

EL nor res­pe­to a la dig­ni­dad y ho­nor de las per­so­nas… he­chos que es­tán en con­tra del jus­to ejer­ci­cio de la li­ber­tad de ex­pre­sión, y los mis­mos ade­más, aten­tan con­tra la dig­ni­dad del Es­ta­do y de per­so­nas que ejer­cen al­tas fun­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les…”

PRE­SIÓN DE­MO­CRÁ­TI­CA

La pér­di­da sos­te­ni­da de le­gi­ti­mi­dad del Triun­vi­ra­to, la im­po­si­bi­li­dad de afron­tar con éxi­to las di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas y fis­ca­les, la cre­cien­te pre­sión so­cial pa­ra el re­torno a la de­mo­cra­cia y el re­co­no­ci­mien­to que aquel hi­cie­ra al to­mar po­se­sión del man­do, de que se asu­mía como un ré­gi­men de tran­si­ción, fue­ron fac­to­res que pu­sie­ron en el ta­pe­te de la di­ná­mi­ca po­lí­ti­ca la in­mi­nen­cia de una ur­gen­te re­cu­pe­ra­ción ins­ti­tu­cio­nal y re­pu­bli­ca­na. Como arran­que de es­te pro­ce­so tu­vo lu­gar un “Diá­lo­go Po­lí­ti­co”, me­dian­te ron­das con la par­ti­ci­pa­ción de de­le­ga­dos par­ti­da­rios, cá­ma­ras de la pro­duc­ción, cen­tra­les sin­di­ca­les, or­ga­ni­za­cio­nes cam­pe­si­nas, uni­ver­si­da­des, pro­fe­sio­na­les, me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Lue­go de lo cual, en ju­nio de 1976, el mi­nis­tro de Go­bierno, co­ro­nel Ri­che­lieu Le­vo­yer, hi­zo el anun­cio de un “Plan de Re­es­truc­tu­ra­ción Ju­rí­di­ca” y se in­te- gra­ron co­mi­sio­nes pa­ra la ela­bo­ra­ción de dos pro­yec­tos de Cons­ti­tu­ción a ser so­me­ti­dos a con­sul­ta po­pu­lar (el pri­me­ro se­ría una re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción de 1945 y el se­gun­do un nue­vo pro­yec­to). El 15 de enero de 1978 se reali­zó la con­sul­ta que fa­vo­re­ció al se­gun­do pro­yec­to, con­si­de­ra­do el más pro­gre­sis­ta.

A ba­se de lo es­ti­pu­la­do en la nor­ma­ti­va apro­ba­da, el Go­bierno ex­pi­dió una Ley de Elec­cio­nes en la que hi­zo cons­tar el re­qui­si­to de que, pa­ra al­gu­nos car­gos, como el de pre­si­den­te y vi­ce­pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, era pre­ci­so ser hi­jo de pa­dre y ma­dre ecua­to­ria­nos. Con ello, apar­ta­ron de la fu­tu­ra con­tien­da al lí­der del CFP, As­sad Bu­ca­ram, con­si­de­ra­do una ame­na­za de in­con­gruen­cia po­lí­ti­ca y pe­li­gro po­pu­lis­ta.

LUE­GO DE LA SE­GUN­DA PAR­TE DE LA DIC­TA­DU­RA MI­LI­TAR QUE FUE RE­PRE­SI­VA, SE CUM­PLIÓ EL PRO­CE­SO DE RE­TORNO AL PO­DER CI­VIL.

ELEC­CIÓN PRE­SI­DEN­CIAL

El 16 de ju­nio de 1978, en la pri­me­ra ron­da elec­to­ral, ga­nó el bi­no­mio com­pues­to por Jai­me Rol­dós Agui­le­ra y Os­val­do Hur­ta­do La­rrea, can­di­da­tos del CFP (Hur­ta­do de­bió afi­liar­se a ese par­ti­do pa­ra evi­tar las obs­truc­cio­nes pre­ten­di­das por el ré­gi­men) y que­dó en se­gun­do lu­gar la fór­mu­la com­pues­ta por Six­to Du­rán Ba­llén y Jo­sé Ica­za Rol­dós. La iz­quier­da, re­pre­sen­ta­da en el “Fren­te Am­plio de Iz­quier­da” -FA-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.