LA PRE­SI­DEN­CIA DE JAI­ME ROL­DÓS: el di­fí­cil ma­ne­jo del po­der

Memorias Porteñas - - Mp - Por JO­SÉ LUIS ORTIZ

Aquie­nes cre­ye­ron que la lle­ga­da de Rol­dós a la pre­si­den­cia no sig­ni­fi­ca­ba na­da más que en­cu­brir el se­gu­ro ma­ne­jo por par­te de As­sad Bu­ca­ram, la reali­dad les ases­tó un tre­men­do gol­pe. El slo­gan “Rol­dós a la pre­si­den­cia, Bu­ca­ram al po­der” de­jó de te­ner sen­ti­do po­cos días des­pués del 10 de agos­to de 1979.

La con­vic­ción de Bu­ca­ram so­bre su in­dis­cu­ti­ble ca­pa­ci­dad de de­ci­dir con so­lo or­de­nar, cho­có con la reali­dad de un cre­cien­te pro­ce­so de au­to­no­mía rol­do­sis­ta. En efec­to, una vez re­suel­ta la in­te­gra­ción del bi­no­mio Rol­dó­sHur­ta­do, em­pe­zó a tra­ba­jar un nú­cleo de cer­ca­nos del can­di­da­to pre­si­den­cial. Fue un gru­po mul­ti­dis­ci­pli­na­rio de pro­fe­sio­na­les es­pe­cia­li­za­dos en di­ver­sas áreas que, con la coor­di­na­ción del in­te­lec­tual de iz­quier­da Ale­jan­dro Román Ar­men­dá­riz, ini­ció un tra­ba­jo de ela­bo­ra­ción de pro­gra­mas en ca­da uno de esos te­mas. Cuan­do ga­na la fór­mu­la de la “Fuer­za del Cam­bio”, su re­fe­ren­cia al nue­vo mo­de­lo, sis­te­ma­ti­za­da en los de­no­mi­na­dos “21 Pun­tos Pro­gra­má­ti­cos” no era sino la ob­je­ti­va­ción de los con­te­ni­dos desa­rro­lla­dos por ca­da uno de esos equi­pos. So­bre­sa­lie­ron “lí­neas maes­tras” de lo que cons­ti­tui­ría el nue­vo pro­yec­to a po­ner­se en mar­cha, ta­les como: La pla­ni­fi­ca­ción como ins­tru­men­to de go­bierno pa­ra al­can­zar el desa­rro­llo in­te­gral y ar­mó­ni­co, la re­for­ma ad­mi­nis­tra­ti­va, la re­for­ma fis­cal, el desa­rro­llo ru­ral y la pro­mo­ción del cam­pe­si­na­do, la erra­di­ca­ción del anal­fa­be­tis­mo, el au­men­to de la en­se­ñan­za téc­ni­ca, la mo­der­ni­za­ción de la educación, la eli­mi­na­ción de la in­fla­ción, el me­jo­ra­mien­to de las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas y so­cia­les de los tra­ba­ja­do­res, la pro­mo­ción de la or­ga­ni­za­ción po­pu­lar, la de­fen­sa de los re­cur­sos na­tu­ra­les, la in­dus­tria­li­za­ción como pi­lar del desa­rro­llo eco­nó­mi­co y de la crea­ción de em­pleos, el apo­yo es­pe­cí­fi­co a la pe­que­ña in­dus­tria, el res­pe­to a la pro­pie­dad y a la em­pre­sa pri­va­da, el desa­rro­llo de la in­fra­es­truc­tu­ra fí­si­ca y so­cial, el for­ta­le­ci­mien­to de la in­te­gra­ción la­ti­noa­me­ri­ca­na, en­tre los más sig­ni­fi­ca­ti­vos e im­por­tan­tes.

POS­TU­LA­DO POR CFP, SIN EM­BAR­GO YA EN EL PO­DER AS­SAD BU­CA­RAM PA­SÓ A LA OPO­SI­CIÓN CON­TRA EL GO­BIERNO DE SU SO­BRINO

PO­LÍ­TI­CO.

UNA DI­FE­REN­TE CON­CEP­CIÓN DEL PO­DER.-

Se tra­ta­ba, como ob­ser­va­mos, de una con­cep­ción de la po­lí­ti­ca y del ejer­ci­cio del po­der que se di­fe­ren­cia­ba de la prác­ti­ca po­pu­lis­ta asen­ta­da en su ma­ne­jo ver­ti­cal y ex­clu­yen­te. Por ello, en el áni­mo del je­rar­ca ce­fe­pis­ta, co­bró fuer­za una ac­ti­tud de re­cha­zo a quie­nes em­pe­za­ban a go­zar de la con­fian­za del man­da­ta­rio, y de pre­sión pa­ra que es­te se des­pren­die­ra de esos “chu­chu­me­cos”, “chi­nos” y “co­mu­nis­tas” co­la­bo­ra­do­res, como acos­tum­bró a men­cio­nar­los, ha­cien­do ga­la de su ca­rac­te­rís­ti­co y sin­gu­lar his­trio­nis­mo.

SE DE­SA­TA LA OPO­SI­CIÓN LI­DE­RA­DA POR BU­CA­RAM.-

Rol­dós pro­si­guió con la di­ná­mi­ca que se ha­bía pro­pues­to, y Bu­ca­ram ini­ció, de ma­ne­ra abrup­ta, una in­can­sa­ble y sos­te­ni­da cam­pa­ña de opo­si­ción al Eje­cu­ti­vo. No ocul­tó su des­con­ten­to por la es­ca­sa pre­sen­cia de par­ti­da­rios su­yos en el ga­bi­ne­te mi­nis­te­rial (en los mi­nis­te­rios de Tra­ba­jo y Agri­cul­tu­ra), y lo­gró con­for­mar un nú­cleo in­te­gra­do por par­la­men­ta­rios con­ser­va­do­res, li­be­ra­les, ve­las­quis­tas, per­te­ne­cien­tes al CID (par­ti­do li­de­ra­do por el ex pre­si­den­te Ot­to Arosemena Gómez), y un gru­po de ce­fe­pis­tas que, de mo­do pro­gre­si­vo, se de­sin­te­gra­ba y más bien pa­sa­ba a ser par­te de las fi­las go­bier­nis­tas (A es­te gru­po el nue­vo ré­gi­men lo ca­li­fi­có como “Pa­triar­cas de la Com­po­nen­da”). Por ello in­ten­tó que el Par­la­men­to apro­ba­ra una Re­for­ma a la Ley de Elec­cio­nes pa­ra ce­sar a con­ce­ja­les, con­se­je­ros y dipu­tados que se des­afi­lien del par­ti­do con el que lle­ga­ron a esos car­gos.

Bu­ca­ram, en su ob­je­ti­vo de de­bi­li­tar a Rol­dós y en­tor­pe­cer su la­bor, no ofre­ció sin em­bar­go nin­gu­na al­ter­na­ti­va cohe­ren­te, y más bien so­bre­di-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.