MA­DE­RAS, ASE­RRA­DE­ROS Y ASE­RRA­DO­RES

Memorias Porteñas - - Mp - Por JO­SÉ AN­TO­NIO GÓMEZ ITU­RRAL­DE

En el si­glo XVII la ac­ti­vi­dad de ex­plo­ta­ción de los bos­ques na­tu­ra­les y los ase­rra­de­ros ma­nua­les era muy lu­cra­ti­va en Gua­ya­quil, por lo cual una bue­na par­te de los hom­bres de ne­go­cios es­ta­ban de una ma­ne­ra u otra in­vo­lu­cra­dos en ella. A los ofi­cia­les reales les es­ta­ba prohi­bi­do ejer­cer for­mas de co­mer­cio; mas en ra­zón de los suel­dos ba­jos, los va­ria­dos e im­por­tan­tes ne­go­cios es­ta­ble­ci­dos en la ciu­dad y en el cam­po des­per­ta­ban sus am­bi­cio­nes. El irres­pe­to a las le­yes los lle­vó a vio­lar­las con to­do des­par­pa­jo. Por ello, en in­nu­me­ra­bles do­cu­men­tos ve­mos a fun­cio­na­rios de to­do ni­vel in­mer­sos en ac­ti­vi­da­des ve­da­das, y so­me­ti­dos a jui­cio.

TRANS­POR­TE FLU­VIAL

El trans­por­te de la ma­de­ra cons­ti­tu­ye un epi­so­dio de la vida de la gran red flu­vial del Gua­yas que va­le la pe­na res­ca­tar, pues da una idea cla­ra de la vo­lun­tad de tra­ba­jo de la co­lec­ti­vi­dad. Una vez cor­ta­dos los tron­cos y la­bra­dos en “al­fa­jías a cua­tro ca­ras”, for­ma­ban las plan­ti­llas que ba­ja­ban por los ríos, ar­ma­das en bal­sas, des­de la mon­ta­ña has­ta Gua­ya­quil. La ma­de­ra li­via­na como el ro­ble, ce­dro, lau­rel, fer­nán sán­chez blan­co y co­lo­ra­do, etc., que flo­ta­ba por sí so­la, era ata­da en plan­ti­llas con be­ju­cos ve­ge­ta­les a un tra­ve­sa­ño de ca­ña o ma­de­ra en ca­da ex­tre­mo. Así, uni­das una con otra, las plan­ti­llas que es­ta­ban dis­po­ni­bles pa­ra ser trans­por­ta­das for­ma­ban una bal­sa de 20 cuer­pos o más. Ca­da una de las plan­ti­llas te­nía 6 o 7 me­tros de an­cho y su lon­gi­tud de­pen­día del lar­go de las pie­zas que la for­ma­ban. Es­tas, pues­tas una a con­ti­nua­ción de otra for­ma­ban la bal­sa, que mu­chas ve­ces al­can­za­ba una lon­gi­tud ma­yor a los 70 me­tros.

Las pie­zas la­bra­das de ma­de­ra pe­sa­da como el bál­sa­mo, ama­ri­llo, gua­ya­cán, ma­de­ro­ne­gro, pa­lo de va­ca, etc., que no flo­ta­ban, se las trans­por­ta­ba ata­das a pa­los de bal­sa (es­to se co­no­cía como “em­bo­yar”), co­lo­ca­dos en sen­ti­do pa­ra­le­lo a ca­da la­do de la pie­za de ma­de­ra. De la mis­ma for­ma se ar­ma­ban las plan­ti­llas de ma­de­ra de bal­sa, con la di­fe­ren­cia de que es­ta flo­ta­ba por sí so­la, da­do que su com­po­si­ción era muy li­via­na y de gran flo­ta­bi­li­dad. Es­ta ma­de­ra de bal­sa era uti­li­za­da pa­ra for­mar las pla­ta­for­mas de em­bar­que y des­em­bar­que de los mue­lles. Y du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial era un ru­bro im­por­tan­te de las ex­por­ta­cio- nes, pues por ser li­via­na se la uti­li­za­ba en la fa­bri­ca­ción de avio­nes de com­ba­te.

LAR­GA TRA­VE­SÍA

Es­te ti­po de bal­sa no es­ta­ba des­ti­na­da a vi­vien­da ni a trans­por­te de nin­gu­na otra ín­do­le que no fue­ra la ma­de­ra. La con­du­cían tan­tos hom­bres cuan­tos se re­que­rían se­gún su ta­ma­ño, mu­chas ve­ces más de diez, cu­yo tra­ba­jo con­sis­tía en tras­la­dar­la río abajo im­pul­sa­da con re­mos y pa­lan­cas, cui­dar sus ata­du­ras pa­ra man­te­ner ase­gu­ra­da la ma­de­ra de las plan­ti­llas y de su cohe­sión con el cuer­po ma­yor.

Se­gún la épo­ca del año el via­je to­ma­ba tres se­ma­nas o más, tiem­po du­ran­te el cual co­ci­na­ban, des­can­sa­ban, etc., ba­jo una ra­ma­da le­van­ta­da so­bre una de las plan­ti­llas cen­tra­les. Es­to les per­mi­tía es­tar más cer­ca de los ex­tre­mos pa­ra aten­der cual­quier ur­gen­cia. El pe­que­ño co­ber­ti­zo se ins­ta­la­ba so­bre un pi­so de ca­ña pi­ca­da, sin pa­re­des y cu­bier­to con ho­jas de bi­jao. Tam­bién se lo ase­gu­ra­ba so­bre ba­rro­tes, a fin

LA MA­DE­RA SE CONS­TI­TU­YÓ EN UNO DE LOS PRIN­CI­PA­LES PRO­DUC­TOS DE EX­POR­TA­CIÓN SO­BRE TO­DO LA

BAL­SA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.