EL 28- S DE 1970 de don Pan­cho Huer­ta

Memorias Porteñas - - Mp - Por GA­BRIEL PA­RE­DES

Arri­ba­mos en nu­tri­da ca­ra­va­na el domingo 28 de sep­tiem­bre de 1970, a la ciu­dad de Gua­ya­quil, to­dos los que con­for­má­ba­mos los co­mi­tés can­to­na­les y pa­rro­quia­les de Ya­gua­chi, Mi­la­gro y Na­ran­jal, per­te­ne­cien­tes a las hues­tes del Par­ti­do Li­be­ral, en apo­yo a nues­tro in­dis­cu­ti­do lí­der: don Francisco Huer­ta Mon­tal­vo, al­cal­de ele­gi­do de­mo­crá­ti­ca­men­te en una lid elec­to­ral, ven­cien­do am­plia­men­te al can­di­da­to go­bier­nis­ta, Mi­guel Salem Di­bo, en las elec­cio­nes de ju­nio de ese año. Nos arre­jun­ta­mos al des­fi­le motorizado, que lo en­ca­be­za­ba don Pan­cho Huer­ta, re­co­rrien­do la ur­be por­te­ña; sien­do las sie­te de la no­che, hi­ci­mos un pa­re en las ca­lles Pe­dro Moncayo y Lu­que, fren­te al in­mue­ble de nues­tro di­ri­gen­te, pa­ra lue­go en­rum­bar­nos ha­cia el ca­nal 2 de te­le­vi­sión, des­de don­de se di­ri­gi­ría a la ciu­da­da­nía.

Ha­cía­mos pre­sen­cia los mon­tu­bios li­be­ra­les al sa­ber de la no­ti­cia, que mo­men­tos an­tes ha­bía si­do de­te­ni­do y lle­va­do a la ba­se aé­rea don Pan­cho, por ha­ber he­cho unas de­cla­ra­cio­nes de de­nun­cias a la pren­sa; pe­ro lue­go de va­rias ho­ras fue de­ja­do en li­ber­tad. Fuen­tes ofi­cia­les como el mi­nis­tro de Go­bierno, Sr. Héctor Es­pi­nel Chi­ri­bo­ga; el mi­nis­tro de De­fen­sa, Sr. Jor­ge Acos­ta Velasco; el go­ber­na­dor de la pro­vin­cia, Sr. Gon­za­lo Chá­vez Paz­mi­ño, emi­tie­ron un co­mu­ni­ca­do don­de acla­ra­ban: “El Sr. al­cal­de fue in­vi­ta­do a una reunión no ofi­cial pa­ra tra­tar el te­ma de la ce­le­bra­ción del Ses­qui­cen­te­na­rio de la ciu­dad, en las pró­xi­mas fies­tas oc­tu­bri­nas”. A lo cual don Pan­cho re­pli­có: “Si acep­té acom­pa­ñar a los agen­tes que me de­tu­vie­ron fue por no cau­sar mo­les­tias a la dis­tin­gui­da fa­mi­lia Duran-Ba­llén, con quie­nes me en­con­tra­ba en la ciu­da­de­la Mi­ra­flo­res, “pe­ro la pró­xi­ma vez, bús­quen­me en la al­cal­día, por­que yo no soy mu­cha­cho de man­da­do; soy el al­cal­de de Gua­ya­quil”. En­tran­do en el set de te­le­vi­sión vol­vió a reite­rar­se en sus de­cla­ra­cio­nes. “Hay co­men­ta­rios que di­cen: se han fir­ma­do con­tra­tos sin li­ci­ta­ción pre­via y sin ve­lar por los in­tere­ses sa­gra­dos de la pa­tria”. Ter­mi­na­da la in­ter­ven­ción, en­rum­ba­mos nue­va­men­te a las ca­lles de la ciu­dad, pe­ro fue aprehen­di­do nue­va­men­te, sien­do las 9:30 de la no­che. Por otra par­te, el se­ñor pre­fec­to de la pro­vin­cia, don As­sad Bu­ca­ram E., an­da­ba en otra ca­ra­va­na mo­to­ri­za­da que re­co­rría las ca­lles 9 de Oc­tu­bre y Bo­ya­cá, don­de fue de­te­ni­do y lle­va­do has­ta el cuar­tel “Quin­to Gua­yas” por los gen­dar­mes, quie­nes les di­je­ron: “To­da ma­ni­fes­ta­ción es­ta­ba prohi­bi­da”.

A don Asaad lo acom­pa­ña­ba el sa­cer­do­te Mar­tín To­ma­lá, a quien ba­ja­ron del vehícu­lo a em­pe­llo­nes, te­nien­do un al­ter­ca­do con el ofi­cial al man­do, quien lo ofen­dió de pa­la­bra. Es­to hi­zo reac­cio­nar a la mul­ti­tud, mien­tras los gen­dar­mes, fu­sil en mano y re­par­tien­do to­le­ta­zos, des­pe­ja­ron a los sim­pa­ti­zan­tes ce­fe­pis­tas, quie­nes im­pe­dían el arres­to. Tro­nan­do por la ave­ni­da 9 de Oc­tu­bre se apar­ca­ron va­rios tan­ques de gue­rra, res­guar­dan­do es­pe­cial­men­te la II zo­na Mi­li­tar, don­de el pue­blo se ha­bía reuni­do re­cla­man­do por la de­mo­cra­cia. A las 10:15 de la no­che el Sr. Xa­vier Alvarado Ro­ca, ge­ren­te del ca­nal 2 de­cla­ra­ba: “Un co­man­do de pa­ra­cai­dis­tas in­gre­só a las ins­ta­la­cio­nes de la te­le­vi­so­ra y fui­mos obli­ga­dos a sus­pen­der las trans­mi­sio­nes, por or­den del Go­bierno, so­lo por el de­li­to de dar­le al al­cal­de de la ciu­dad su de­re­cho a ex­pre­sar­se. Pro­tes­to an­te la opi­nión pú­bli­ca por es­te abu­so”. Lue­go de es­te in­ci­den­te, las emi­so­ras afi­lia­das a A.E.R. de­ja­ron de trans­mi­tir su pro­gra­ma­ción. Un nue­vo co­mu­ni­ca­do ofi­cial nos de­cía: “A nom­bre del Go­bierno y del Mi­nis­te­rio de De­fen­sa Na­cio­nal, que­da con­fir­ma­da la de­ten­ción del Sr. Al­cal­de de la ciu­dad y del Pre­fec­to del Gua­yas, por al­bo­ro­tar a la na­ción. El Sr. Huer­ta nos ha ofen­di­do con una vil ca­lum­nia, lo lla­ma­mos a char­lar en for­ma ca­ba­lle­ro­sa, y en po­cos mi­nu­tos pen­só que po­día ofen­der y va­na­glo­riar­se de su ac­ti­tud; por lo tan­to in­me­dia­ta­men­te re­or­ga­ni­za­re­mos el Con­se­jo Can­to­nal de Gua­ya­quil, así como tam­bién la Pre­fec­tu­ra del Gua­yas”.

La fuer­za pú­bli­ca, cum­plien­do con ór­de­nes su­pe­rio­res, pro­ce­dió a ro­dear el Pa­la­cio Mu­ni­ci­pal y lue­go el lo­cal de la Pre­fec­tu­ra, ofi­ci­nas que fun­cio­na­ban en el edi­fi­cio de la Go­ber­na­ción, en don­de hu­bo en­fren­ta­mien­tos con los ce­fe­pis­tas y li­be­ra­les, que im­pe­día­mos el in­gre­so de las nue­vas au­to­ri­da­des. Es allí don­de fui­mos gol­pea­dos, ve­ja­dos y he­chos pri­sio­ne­ros va­rios com­pa­ñe­ros de lu­cha, que re­sis­tía­mos has­ta el fi­nal, pe­ro la fuer­za po­li­cial lo­gró im­po­ner­se a pun­ta de ga­rro­te. Des­pués to­ma­ban po­se­sión de los car­gos el Sr. En­ri­que Grau Ruiz, como nue­vo al­cal­de de la ciu­dad y el Sr. Ing. Ju­lio Vi­nue­za, nom­bra­do pre­fec­to del Gua­yas, un día lu­nes, 29 de sep­tiem­bre de 1970, nos re­cor­dó don Pan­cho Huer­ta .

RUP­TU­RA PO­LÍ­TI­CA QUE SOR­PREN­DIÓ A TO­DO EL PAÍS POR LO SU­CE­DI­DO

EN GUA­YA­QUIL.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.