AU­GE Y CAÍ­DA

DE CUA­TRO GRAN­DES GRU­POS EM­PRE­SA­RIA­LES FA­MI­LIA­RES

Memorias Porteñas - - Mp - Por GUILLERMO AROSEMENA AROSEMENA

Aco­mien­zos del si­glo XIX sur­gie­ron los pri­me­ros gran­des con­glo­me­ra­dos em­pre­sa­ria­les, en­tre ellos, los de las fa­mi­lias Se­mi­na­rio, Pu­ga, Mor­la y As­pia­zu. Sus tra­yec­to­rias fue­ron si­mi­la­res: al­gu­nas na­cie­ron en zo­nas ca­cao­te­ras, co­men­za­ron con li­mi­ta­dos ca­pi­ta­les, gra­dual­men­te ex­ten­die­ron las plan­ta­cio­nes y cuan­do tu­vie­ron for­tu­na re­si­die­ron en París pa­ra ase­gu­rar la educación de sus hi­jos. Re­gre­sa­ron anual­men­te a vi­gi­lar las co­se­chas. Di­ver­si­fi­ca­ron las in­ver­sio­nes. Se vin­cu­la­ron a la po­lí­ti­ca, ejer­cie­ron car­gos di­plo­má­ti­cos, fue­ron di­ri­gen­tes gre­mia­les y co­la­bo­ra­ron en ins­ti­tu­cio­nes de be­ne­fi­cen­cia. Hu­bo gran­des fi­lán­tro­pos. Sus ca­sas en Gua­ya­quil y sus ha­cien­das, las cons­tru­ye­ron y de­co­ra­ron al es­ti­lo fran­cés. Por al­go Vin­ces fue co­no­ci­do como París chi­qui­to. Tu­vie­ron su au­ge y co­lap­so. Las epi­de­mias del ca­cao li­qui­da­ron sus for­tu­nas; los que vi­vían en el ex­te­rior re­gre­sa­ron a Gua­ya­quil y de­bie­ron vi­vir sin lu­jos.

LOS SE­MI­NA­RIO. Sus in­ver­sio­nes tras­cen­die­ron fue­ra de Ecua­dor, se ex­ten­die­ron has­ta Fran­cia, don­de fun­da­ron un ban­co. En­tre los deu­do­res se en­con­tra­ban otras po­de­ro­sas fa­mi­lias ca­cao­te­ras, Pu­ga y Du­rán-Ba­llén. Mi­guel Suá­rez Se­mi­na­rio na­ció en Piu­ra en 1818 y lle­gó a Gua­ya­quil pa­ra tra­ba­jar con su her­mano Jo­sé en Ba­rra­ga­ne­te, ha­cien­da del tío Mi­guel Se­mi­na­rio Hen­rí­quez, he­re­da­da por ellos des­pués de su muer­te. Am­bos de­ci­die­ron usar so­lo la ini­cial del ape­lli­do del pa­dre, se­gui­da por el ma­terno. Mi­guel pa­só a lla­mar­se Mi­guel S. Se­mi­na­rio. Ellos du­pli­ca­ron la pro­duc­ción de la ha­cien­da y ex­ten­die­ron sus tie­rras bus­can­do las már­ge­nes de los ríos Pue­blo­vie­jo y Ven­ta­nas. Mi­guel S. Se­mi­na­rio se con­vir­tió en pa­triar­ca de Pue­blo­vie­jo. En­tre sus do­na­cio­nes es­ta­ban la prin­ci­pal es­cue­la y la igle­sia del pue­blo. Ha­cia 1875, Mi­guel con su her­mano Jo­sé cons­ti­tu­ye­ron Se­mi­na­rio Her­ma­nos, pa­ra ex­por­tar di­rec­ta­men­te el ca­cao de sus ha­cien­das. En es­tas, Mi­guel in­tro­du­jo di­ver­sas va­rie­da­des de ca­cao, como la de­no­mi­na­da ve­ne­zo­la­na. Se ca­só con Án­ge­la Mar­ti­co­re­na, tu­vo diez hi­jos, des­ta­cán­do­se En­ri­que, quien jun­to con Lautaro As­pia­zu Se­de­ño se con­vir­tie­ron en los pro­duc­to­res más gran­des de ca­cao en Ecua­dor, lle­gan­do a co­se­char ca­da uno al­re­de­dor del 5% de la pro­duc­ción na­cio­nal. En­ri­que y sus her­ma­nos es­tu­dia­ron en es­cue­las y co­le­gios de Fran­cia. Al re­gre­sar En­ri­que a Ecua­dor, su pa­dre se tras­la­dó con los hi­jos me­no­res a Eu­ro­pa y abrió su ca­sa ban­ca­ria, Se­mi­na­rio Frè­res, lle­gan­do a te­ner re­la­cio­nes co­mer­cia­les y ban­ca­rias en to­dos los paí­ses eu­ro­peos. En 1895, Mi­guel S. Se­mi­na­rio hi­zo una do­na­ción pa­ra la cons­truc­ción del par­que, ac­tual­men­te co­no­ci­do como Se­mi­na­rio.

Pe­ro to­do gran im­pe­rio en­fren­ta la ad­ver­si­dad. Se­mi­na­rio Frè­res hi­zo ma­las in­ver­sio­nes fi­nan­cie­ras y que­bró, in­cu­rrien­do los Se­mi­na­rio en in­men­sas pér­di­das. Pa­ra evi­tar que arras­tra­se al ne­go­cio agrí­co­la, en 1912 crea­ron Deuts­che Ecua­dor Ca­cao Plan­ta­gen, con el fin de ob­te­ner fi­nan­cia­ción de ban­cos ale­ma­nes, al igual que lo he­cho por los Pu­ga y Du­rán-Ba­llén. La so­cie­dad ale­ma­na per­te­ne­ció a los he­re­de­ros de Mi­guel S. Se­mi­na­rio. Pa­ra los años trein­ta, la fa­mi­lia Se­mi­na­rio se con­vir­tió en víc­ti­ma de las epi­de­mias de ca­cao.

LOS PU­GA. Ma­nuel Jo­sé de Pu­ga Aya­la na­ció en Gua­ya­quil en 1777 y fa­lle­ció en Pue­blo­vie­jo, 1847. Su hi­jo Ambrosio Pu­ga y Con­de ad­qui­rió una pe­que­ña pro­pie­dad agrí­co­la, El Te­llo, pe­ro no mos­tró ta­len­to pa­ra los ne­go­cios. Su hi­jo Ama­lio Pu­ga Salazar fue quien se des­ta­có como agri­cul­tor de éxi­to; lle­gó a com­prar 16 ha­cien­das y sem­brar más de 2 mi­llo­nes de ár­bo­les de ca­cao. Cuan­do con­so­li­dó sus ha­cien­das se ra­di­có en París y re­gre­sa­ba a Gua­ya­quil du­ran­te los me­ses de co­se­cha. En su au­sen­cia te­nía apo­de­ra­dos en­car­ga­dos de ad­mi­nis­trar­las. Al fa­lle­cer Ama­lio en 1890, las ha­cien­das pa­sa­ron a ma­nos de sus hi­jos. En París, 1905, ellos for­ma­ron He­re­de­ros de Ama­lio Pu­ga, so­cie­dad agrí­co­la due­ña de to­das las ha­cien­das. San­tia­go, Ama­lio y Ambrosio Pu­ga Bus­ta­man­te pa­sa­ron a ma­ne­jar las plan­ta­cio­nes. Con los años, la for­tu­na de los Pu­ga fue dis­mi­nu­yen­do has­ta ne­ce­si­tar ca­pi­tal fres­co pa­ra se­guir ope­ran­do las pro­pie­da­des agrí­co­las. En 1907 re­cu­rrie­ron al Schro­der Bank (SB) de Ale­ma­nia, que pu­so como con­di­ción crear Ca­cao Plan­ta­gen­ge­sells­chaft Pu­ga (CPP), pren­dar las ac­cio­nes y el ban­co ha­cer­se car­go de la ad­mi­nis­tra­ción de las ha­cien­das. De acuer­do a los es­ta­dos fi­nan­cie­ros pre­sen­ta­dos por la CPP a sus ac­cio­nis­tas, la em­pre­sa arro­jó los si­guien­tes re­sul­ta­dos: a 1911, ven­tas 249.525 y uti­li­da­des 101.146 mar­cos ale­ma­nes. Ca­da dó­lar equi­va­lía a 4 mar­cos. En 1913, ven­tas 252.863 y uti­li­da­des 105.284 mar­cos ale­ma­nes. Los ac­ti­vos fi­jos su­ma­ban 2,792.028 mar­cos ale­ma­nes. Las ven­tas equi­va­lían a ½ % del to­tal de las ex­por­ta­cio­nes de Ecua­dor, apro­xi­ma­da­men­te 120 mi­llo­nes de dó­la­res en 2014.

En la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, 1914, CPP fue pues­ta en Lis­ta Ne­gra y los Alia­dos pa­sa­ron a ad­mi­nis­trar­la y a de­po­si­tar los in­gre­sos de las ven­tas en el Ban­co Co­mer­cial & Agrí­co­la (BCA); los le­gí­ti­mos pro­pie­ta­rios no po­dían dis­po­ner del in­gre­so de las ven­tas has­ta ter­mi­nar la gue­rra. Su­ce­dió lo mis­mo que con Cle­men­ti­na (Me­mo­rias Por­te­ñas 14). Pa­ra

LA VIDA DE LAS EM­PRE­SAS ES­TÁ ATA­DA AL CI­CLO ECO­NÓ­MI­CO, EN PE­RÍO­DOS DE AU­GE PROS­PE­RAN Y EN RE­CE­SIÓN, DE­CAEN. LA AD­VER­SI­DAD LAS PO­NE A PRUE­BA.

LAUTARO AS­PIA­ZU SE­DE­ÑO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.