JUAN MA­RÍA RIE­RA MOS­CO­SO

Memorias Porteñas - - Mp - Por RO­DOL­FO PÉ­REZ PI­MEN­TEL

El Vier­nes San­to de 1894 el sa­cer­do­te do­mi­ni­cano Juan Ma­ría Rie­ra pre­di­có en la igle­sia de Qui­to; la po­lí­ti­ca del país co­men­za­ba a agi­tar­se. En ma­yo pa­só a re­si­dir en el con­ven­to de La­ta­cun­ga, con el car­go de su­pe­rior y po­pu­la­ri­zó el cul­to a Nues­tra Se­ño­ra del Ro­sa­rio de Pom­pe­ya.

Por esos días co­men­zó la con­tro­ver­sia de los frai­les do­mi­ni­ca­nos con el ca­nó­ni­go Fe­de­ri­co González Suá­rez por la pu­bli­ca­ción del to­mo IV de su His­to­ria, que re­fie­re al­gu­nos es­cán­da­los do­més­ti­cos en­tre frai­les y mon­jas de la or­den, en el Qui­to en el si­glo XVII. En la po­lé­mi­ca que se tor­nó na­cio­nal, in­ter­vi­nie­ron pe­rio­dis­tas y au­to­ri­da­des. El obis­po de Por­to­vie­jo, Pe­dro Shu­ma­cher y el su­pe­rior do­mi­ni­cano Re­gi­nal­do Ma­ría Du­ran­ti lan­za­ron va­rias pu­bli­ca­cio­nes con­tra González Suá­rez, quien tu­vo que ale­jar­se del am­bien­te de Qui­to en el año 95, pa­ra es­cri­bir una de­fen­sa que ti­tu­ló “Me­mo­rias Ín­ti­mas”; mien­tras, el país pre­sen­cia­ba el triun­fo de la revolución li­be­ral en la ba­ta­lla de Ga­ta­zo, el fin de los re­gí­me­nes pro­gre­sis­tas y la en­tra­da de Al­fa­ro, quien de­cla­ró: Ven­go a ter­mi­nar con la teo­cra­cia.

Al no­tar en Roma có­mo cam­bia­ba la si­tua­ción po­lí­ti­ca, se cre­yó pru­den­te de­sig­nar a González Suá­rez pa­ra el obis­pa­do va­can­te de Iba­rra, mien­tras el su­pe­rior do­mi­ni­cano Du­ran­ti fue no­ti­fi­ca­do por el Go­bierno con una fuer­te con­tri­bu­ción que la or­den no pu­do cu­brir, su­frien­do el em­bar­go de una ha­cien­da en Ca­yam­be.

Ma­nuel J. Ca­lle edi­tó su fo­lle­to “Los do­mi­ni­ca­nos ita­lia­nos en la re­pú­bli­ca del Co­ra­zón de Jesús”, acu­sa­ción fron­tal por los ma­los ma­ne­jos eco­nó­mi­cos de di­chos pa­dres, quie­nes ha­bían di­la­pi­da­do las jo­yas de la Vir­gen. Fi­nal­men­te, los acu­sa­dos sa­lie­ron del país pa­ra no re­gre­sar ja­más y la or­den do­mi­ni­ca­na em­pe­zó a que­dar sin di­ri­gen­tes, de suer­te que el 5 de mar­zo de 1897, el pa­dre Ma­ga­lli fir­mó el nom­bra­mien­to de Vi­ca­rio Pro­vin­cial a fa­vor de Rie­ra, quien via­jó ur­gen­te a Qui­to pa­ra re­ci­bir al pa­dre Se­gun­do Fernández, Vi-

SUS RESTOS MO­MI­FI­CA­DOS RE­PO­SAN EN LA CA­TE­DRAL DE SU CIU­DAD NA­TAL A LA QUE SIR­VIÓ COMO ECLE­SIÁS­TI­CO.

si­ta­dor Ge­ne­ral do­mi­ni­cano, que lle­ga­ba de Chile. En 1900 fue elec­to De­fi­ni­dor del Ca­pí­tu­lo Do­mi­ni­cano. El 02 re­em­pla­zó como pro­vin­cial a fray En­ri­que Va­cas Galindo, quien via­jó al ex­te­rior, di­ri­gió nu­me­ro­sas mi­si­vas y reali­zó un via­je de un mes por los pue­blos de la mi­sión do­mi­ni­ca­na del orien­te. En 1904 se tras­la­dó a Roma con el pa­dre To­mas Ra­ci­nes e in­ter­vino en el Ca­pí­tu­lo Ge­ne­ral de la or­den. Pío X les dio la ben­di­ción.

En­ton­ces ocu­rrió el enojo­so asun­to de la en­tre­ga de los con­ven­ti­llos de Iba­rra, La­ta­cun­ga y Lo­ja que exi­gie­ra el ar­zo­bis­po pa­ra de­di­car­los a es­cue­las y co­le­gios. Rie­ra se opu­so pe­ro lue­go cam­bió de idea, de­fen­dió el prin­ci­pio de au­to­ri­dad de González Suá­rez y has­ta se en­fren­tó al prior en Lo­ja, de suer­te que ob­tu­vo la gra­ti­tud del ar­zo­bis­po, quien lo pre­mió con el obis­pa­do de Por­to­vie­jo, va­can­te des­de la huí­da de mon­se­ñor Pe­dro Shu­ma­cher en 1894.

En fe­bre­ro del 08 lle­gó el Bre­ve Pon­ti­fi­cio y el 3 de ma­yo fue so­lem­ne­men­te pre­co­ni­za­do en la ca­te­dral, se­llán­do­se las pa­ces en­tre el ar­zo­bis­po his­to­ria­dor y la or­den do­mi­ni­ca­na, a los ca­tor­ce años del es­cán­da­lo de la pu­bli­ca­ción del fa­mo­so to­mo IV; pe­ro el Mi­nis­tro de Cul­tos, Ama­lio Pu­ga Bus­ta­man­te, ma­ni­fes­tó que la dió­ce­sis ma­na­bi­ta ha­bía si­do su­pri­mi­da por el Con­gre­so en 1902 y en con­se­cuen­cia el nom­bra­mien­to de Rie­ra no te­nía nin­gún va­lor; es­te pro­tes­tó con la ca­li­dad de obis­po y se or­de­nó su en­jui­cia­mien­to pe­nal por “ha­ber usur­pa­do el tí­tu­lo de obis­po de la dió­ce­sis de Por­to­vie­jo”, que­dan­do prác­ti­ca­men­te con­fi­na­do en Qui­to e im­pe­di­do de via­jar a Ma­na­bí.

Y pa­sa­ron dos años has­ta que en di­ciem­bre de 1910 fue co­mi­sio­na­do por el ar­zo­bis­po pa­ra rea­li­zar una vi­si­ta pas­to­ral a Gua­ya­quil, cu­ya se­de es­ta­ba va­can­te des­de 1894. Po­co des­pués, González Suá­rez, de­ci­di­do a so­lu­cio­nar el im­pa­se con el Go­bierno, so­li­ci­tó la de­sig­na­ción de Rie­ra pa­ra ese obis­pa­do y Pío X fir­mó el 1 de enero de 1912 el de­cre­to, en­car­gán­do­le ade­más, la ad­mi­nis­tra­ción apos­tó­li­ca de Ma­na­bí. El 17 de ju­nio en­tró en Gua­ya­quil y el día 23 to­mó la po­se­sión ca­nó­ni­ca, pe­ro la se­de es­ta­ba em­po­bre­ci­da por el lar­go aban­dono en que ha­bía per­ma­ne­ci­do y Do­lo­res Irra­za­bal de Pe­ña tu­vo que do­nar un edi­fi­cio pa­ra re­si­den­cia del obis­po.

En oc­tu­bre se pre­sen­tó en Gua­ya­quil un bro­te de bu­bó­ni­ca y fie­bre ama­ri­lla, mu­chos eran ata­ca­dos y mo­rían. El 8 de di­ciem­bre, mien­tras Rie­ra ce­le­bra­ba de pon­ti­fi­cal la misa de la Vir­gen, co­men­zó a sen­tir­se mal y tu­vo que ser lle­va­do a pa­la­cio, don­de le subió la tem­pe­ra­tu­ra a 40 gra­dos. Le ha­bía co­men­za­do la fie­bre ama­ri­lla que ca­si aca­bó con su vida. Se sal­vó mi­la­gro­sa­men­te por los cui­da­dos del Dr. Luis Fe­li­pe Cor­ne­jo Gómez, pe­ro que­dó tan de­li­ca­do del co­ra­zón y los ri­ño­nes, que se le hin­cha­ron las ro­di­llas y so­lo po­día mo­ver­se con mu­le­tas. Su mé­di­co le acon­se­jó via­jar a Po­sor­ja y so­me­ter­se a una es­tric­ta die­ta de pes­ca­do y le­gum­bres, sin car­nes ni sal, con la cual me­jo­ró.

En ju­nio del 13 co­men­zó a vi­si­tar las pa­rro­quias ru­ra­les y sa­lió en de­fen­sa de la or­den do­mi­ni­ca­na, ame­na­za­da por la mu­ni­ci­pa­li­dad, que ha­bía arre­ba­ta­do el ce­rro con­ti­guo al con­ven­to so pre­tex­to de cier­tas edi­fi­ca­cio­nes. Rie­ra bus­có en el ar­chi­vo do­mi­ni­cano, en­con­tró el tí­tu­lo de pro­pie­dad y con él pu­do ha­cer una ven­ta al Dr. Al­fre­do Va­len­zue­la.

En 1914 ini­ció la de­vo­ción de San Vi­cen­te Fe­rrer en el pue­blo gua­ya­qui­le­ño, ben­di­jo la ima­gen nue­va y pre­si­dió su so­lem­ne no­ve­na en la igle­sia de San­to Domingo. En ju­nio de 1915 via­jó a Rio­bam­ba a vi­si­tar a su ami­go, el obis­po An­drés Ma­cha­do, pe­ro no re­sis­tió la al­tu­ra; le fal­tó el ai­re, sen­tía pal­pi­ta­cio­nes. De re­gre­so guar­dó ca­ma du­ran­te no­viem­bre, aque­ja­do por una tu­bercu­losis de­cla­ra­da. Mon­se­ñor Ma­cha­do le vino a pa­gar la vi­si­ta y se que­dó cui­dán­do­lo. Su le­cho de en­fer­mo era aten­di­do por nu­me­ro­sos fa­cul­ta­ti­vos y el sá­ba­do 20 de no­viem­bre, des­pués de re­ci­bir la vi­si­ta de Ma­cha­do, mu­rió sin mues­tras de ago­nía, a las 10 y 05 de la ma­ña­na, con­si­de­ra­do y te­ni­do como un san­to va­rón de Dios. Te­nía so­la­men­te cua­ren­ta y nue­ve años de edad y me­nos de tres como obis­po de Gua­ya­quil.

Su cau­sa de bea­ti­fi­ca­ción se en­cuen­tra en trá­mi­te, ini­cia­da por mon­se­ñor Ber­nar­dino Eche­ve­rría Ruiz, quien en di­ciem­bre de 1985 de­ci­dió que la dió­ce­sis de Gua­ya­quil me­re­cía con­tar con un obis­po en ca­mino a los al­ta­res. Su mo­mia, ves­ti­da de pon­ti­fi­cal, ac­tual­men­te se ex­hi­be en la ca­te­dral, por el la­do de la ca­lle 10 de Agos­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.