EL NOR­TE PO­PU­LAR DE GUA­YA­QUIL: MA­PA­SIN­GUE Y PROS­PE­RI­NA

Memorias Porteñas - - Mp - Por JO­SÉ LUIS ORTIZ

Ma­til­de Me­ra Pi­gua­ve, de 82 años, re­cuer­da que una tar­de, en los le­ja­nos 70 y mien­tras em­ba­la­ba unos bul­tos de car­bón, a fin de ven­der­los al día si­guien­te en la ma­dru­ga­da, “…la ba­la em­pe­zó a zum­bar…no sa­bía­mos de dón­de ve­nía ni quié­nes eran los que, con ca­ra­bi­nas re­cor­ta­das, es­co­pe­tas y pis­to­las, dis­pa­ra­ban sin im­por­tar­les la vida de las po­cas fa­mi­lias que nos ha­bía­mos asen­ta­do en esas la­de­ras de Ma­pa­sin­gue…”

Su vida es un re­su­men his­tó­ri­co de los pro­ce­sos de asen­ta­mien­to ur­bano que con­vir­tie­ron a Gua­ya­quil en me­tró­po­li y ciu­dad su­per­po­bla­da. Do­ña Ma­til­de lle­gó de­jan­do los eria­les de su pe­nín­su­la, su co­mu­na Tu­da­gua­ja, car­gan­do a su fa­mi­lia, “mi pro­le”, como la lla­ma, y bus­can­do en Gua­ya­quil la po­si­bi­li­dad de so­bre­vi­vir ha­cien­do lo úni­co que sa­bía: que­mar ma­de­ra pa­ra ven­der car­bón. “…Lo que us­ted ve pa­re­ce una pe­lí­cu­la. No pa­re­ce ver­da­de­ro. Nues­tra ver­dad, nues­tra reali­dad no te­nía los co­lo­res que aho­ra tie­ne es­te lu­gar. Eran ca­sas de ca­ña, de baha­re­que, una que otra de ado­be, pe­ro to­das com­ple­ta­das con pe­da­zos de car­tón…No ha­bía ca­lles, ni agua, ni es­cue­las ni na­da…Pa­ra ba­jar a la ciu­dad de­bía­mos des­per­tar­nos a las tres de la ma­dru­ga­da. Lle­gá­ba­mos a las cua­tro, cua­tro y me­dia, ven­día­mos el car­bon­ci­to y a las diez de la ma­ña­na re­gre­sá­ba­mos con lo ne­ce­sa­rio pa­ra pa­rar la olla…” “…Ya se po­drá ima­gi­nar us­ted. Mu­jer so­la, sin ma­ri­do, con tres hi­jas y un va­rón. Lo que me cos­tó criar­los. Tu­ve suer­te, to­dos es­tu­dia­ron y dos, la úl­ti­ma mu­jer y el va­ron­ci­to, lo­gra­ron gra­duar­se de con­ta­do­res. Las otras dos se ca­sa­ron tem­prano y me hi­cie­ron abue­la…To­dos esos jo­ven­ci­tos que ve son mis nie­tos. Con suer­te y la ben­di­ción de Dios, nin­guno ha co­gi­do por la ma­la vida…”

El po­bla­mien­to de esa zo­na, al nor­te de Gua­ya­quil, no es de los más an­ti­guos. Ocu­rrió de ma­ne­ra ca­si in­vi­si­ble a ini­cios de los 60 y co­bró no­to­rie­dad re­cién en la dé­ca­da si­guien­te.

EL CRE­CI­MIEN­TO UR­BANO DE GUA­YA­QUIL.

El dra­ma gua­ya­qui­le­ño de su am­plia­ción ur­ba­na tie­ne eta­pas. En­tre 1922 y 1929 se ace­le­ró el pro­ce­so de­bi­do a la mi­gra­ción in­ter­na, y aquel se ca­rac­te­ri­za­rá por el ini­cio de lo que se­rá una se­gre­ga­ción es­pa­cial y so­cial. Ha­cia 1950 la ciu­dad cre­ció en dos direccione­s: los asen­ta­mien­tos po­bres ha­cia el su­r­oes­te y los pu­dien­tes ha­cia el nor­te. El fe­nó­meno se mar­ca como di­ná­mi­ca caó­ti­ca e in­con­tro­la­da con los au­ges bananero y pe­tro­le­ro, es de­cir, con las fa­ses de un desa­rro­llo eco­nó­mi­co que tie­ne como des­tino el mer­ca­do ex­terno. La pro­duc­ción pe­tro­le­ra (y es­te es un acon­te­ci­mien­to sui­gé­ne­ris), a pe­sar de no ge­ne­rar de ma­ne­ra di­rec­ta un éxo­do ha­cia el puer­to, no lo­gró al­te­rar la co­rrien­te mi­gra­to­ria in­ter-

LA GRAN MI­GRA­CIÓN IN­TER­NA QUE PO­BLÓ GUA­YA­QUIL PRO­VO­CÓ ENOR­MES IN­VA­SIO­NES EN LOS SEC­TO­RES DEL NOR­TE.

na que arran­có des­de que Gua­ya­quil pa­só a con­ver­tir­se en el eje de la eco­no­mía ecua­to­ria­na.

Un es­pa­cio ur­bano que ha­cia 1970 ocu­pa­ba apro­xi­ma­da­men­te 2.600 hec­tá­reas, cre­ció tan­to por las ocu­pa­cio­nes ile­ga­les de tie­rras como por la par­ti­ci­pa­ción es­ta­tal y pri­va­da en la eje­cu­ción de pro­gra­mas de vi­vien­da. Pa­ra el primer ca­so hay un lar­go lis­ta­do de acon­te­ci­mien­tos y pa­ra el se­gun­do, la pues­ta en mar­cha de pro­ce­sos orien­ta­dos a do­tar de vi­vien­da a sec­to­res de in­gre­sos me­dios. A par­tir de las to­mas de tie­rra han sur­gi­do, des­de ini­cios de los 80, enor­mes ba­rria­das mar­gi­na­les ubi­ca­das en los Guas­mos, Tri­ni­ta­ria, Las Mal­vi­nas, en el sur y en el su­r­oes­te. Ha­cia el nor­te y el no­roc­ci­den­te: Ho­ri­zon­tes del Gue­rre­ro, La Co­li­na, Gue­rre­ros del For­tín, El For­tín, For­tín de la Flor, Pa­raí­so de la Flor, Ti­win­tza, Ba­le­rio Es­ta­cio, Mon­te Si­naí, Tri­ni­dad de Dios, Vo­lun­tad de Dios, Pro­me­sa de Dios, en­tre cien­tos de asen­ta­mien­tos.

El fe­nó­meno de cre­ci­mien­to ur­bano mar­gi­nal en Gua­ya­quil pro­du­jo, como uno de sus reite­ra­dos efec­tos, la con­for­ma­ción de li­de­raz­gos po­pu­la­res de cor­te cau­di­llis­ta. Ha si­do co­rrien­te ob­ser­var en el am­plio su­bur­bio por­te­ño, feu­dos de gran ex­ten­sión en los que se ha con­so­li­da­do un sis­te­ma de vida co­ti­dia­na con for­mas par­ti­cu­la­res de co­mer­cia­li­za­ción, re­glas pro­pias de re­la­ción y con­tac­to so­cial, nor­ma­ti­vi­dad, sis­te­mas de se­gu­ri­dad y re­pre­sión, es­truc­tu­ras de man­do con ojos y oí­dos en los más re­cón­di­tos lu­ga­res del área. To­do ba­jo la om­ní­mo­da di­rec­ción del “je­fe”, per­so­na­je do­ta­do de au­to­ri­dad ple­na e in­có­lu­me, de ac­ti­tud pa­ter­nal y de po­der de­ci­so­rio en la re­so­lu­ción de pro­ble­mas de di­ver­so ti­po. Es­te cau­di­llo po­pu­lar, en mu­chos ca­sos ha pa­sa­do a ser coop­ta­do por los par­ti­dos tra­di­cio­na­les o ha ser­vi­do de ne­xo en­tre los in­tere­ses de es­tos y las as­pi­ra­cio­nes de los sec­to­res po­bres, dis­pues­tos a mo­vi­li­zar­se en es­pe­ra de que sus ne­ce­si­da­des sean aten­di­das o de que se abran pa­ra ellos po­si­bi­li­da­des de em-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.