El pe­li­gro­so “Tom Mix” aba­ti­do

Memorias Porteñas - - Portada - Por GA­BRIEL PA­RE­DES

Eran las 5 de la tar­de del 19 de mar­zo de 1964 cuan­do un au­to­mó­vil ne­gro con seis ocu­pan­tes lle­go si­gi­lo­sa­men­te has­ta las in­me­dia­cio­nes de la ca­lle Ga­lle­gos Lara, en­tre Francisco Se­gu­ra y Se­da­la­na. Del vehícu­lo se ba­ja­ron cua­tro agen­tes ves­ti­dos de ci­vi­les; mien­tras uno que­dó al vo­lan­te, otra per­so­na les in­di­ca­ba que si­guie­ran por el puen­te­ci­to de ma­de­ra cla­va­do en el lo­do, de lo po­co que que­da­ba del re­lle­na­do es­te­ro Sa­la­do, has­ta lle­gar a la par­te fi­nal. Los mo­ra­do­res se alar­ma­ron al ver por es­tos lu­ga­res un vehícu­lo motorizado; una mu­jer jo­ven que es­ta­ba agüai­tan­do to­do se qui­tó de la ventana y rá­pi­da­men­te, por la par­te tra­se­ra, co­rrió ha­cia una ca­su­cha de ca­ña don­de se en­con­tra­ba des­can­san­do Jo­sé Alvarado Mo­rei­ra, alias “Tom Mix” -el más te­mi­do pis­to­le­ro de esa épo­ca-, re­po­nién­do­se de una ja­ra­ne­ra ce­le­bra­ción por el día de su san­to, “San Jo­sé”. Rá­pi­da­men­te los agen­tes ro­dea­ron la ca­sa y pi­die­ron que el de­lin­cuen­te se en­tre­ga­ra pa­cí­fi­ca­men­te, pe­ro no tu­vie­ron res­pues­ta. Es­ta ope­ra­ción es­ta­ba a car­go de los po­li­cías ru­ra­les: Víc­tor Hu­go Es­pi­no­za, Ga­briel Teo Pu­li­do, Hu­go Re­né Lalama, Luis An­to­nio Ore­lla­na y el ca­bo Ma­nuel An­to­nio Cañizares, je­fe del pe­lo­tón. En­tra­ron a la fuer­za al do­mi­ci­lio y se en­con­tra­ron con un se­ñor de edad, quien al pre­gun­tár­se­le so­bre el pa­ra­de­ro del de­lin­cuen­te, mu­da­men­te se­ña­ló con su de­do al pi­so don­de se ha­lla­ban des­cla­va­dos dos ta­blo­nes. “¡Sal Tom Mix de tu es­con­di­te!, no ten­drás es­ca­pa­to­ria”, di­jo con voz enér­gi­ca el ca­bo Cañizares. Lue­go de un mo­men­to, con las ma­nos en al­to, sa­lía de en­tre las ta­blas un hom­bre to­do en­lo­da­do, di­cien­do que él era a quien bus­ca­ban, pe­ro les pi­dió que le per­mi­tie­ran cam­biar­se pa­ra acom­pa­ñar­los. Cra­so error, por­que en el mo­men­to en que se acer­có al ro­pe­ro pa­ra ves­tir­se con un pan­ta­lón azul, ca­mi­sa blan­ca y za­pa­tos ne­gros, sa­có tam­bién un re­vol­ver, ha­cien­do rá­pi­da­men­te va­rios dis­pa­ros. Hi­rió en el cue­llo a uno de sus cap­to­res y es­tos reac­cio­na­ron des­car­gan­do so­bre la hu­ma­ni­dad de Alvarado to­dos los ti­ros, has­ta aca­bar con las mu­ni­cio­nes. El ban­di­do ca­yó al pi­so, en un char­co de san­gre jun­to a la ca­ma.

Jo­sé Alvarado Mo­rei­ra era bus­ca­do por la au­to­ri­dad po­li­cial, in­cul­pa­do de nu­me­ro­sas fe­cho­rías co­me­ti­das en la zo­na de Tau­ra, Na­ran­jal y Ya­gua­chi, ta­les como ro­bo de ga­na­do, vio­la­cio­nes, asal­to a mano ar­ma­da, ase­si­na­tos y mu­chos de­li­tos más. Se creía que es­te su­je­to te­nía pac­to con el dia­blo por­que siem­pre se es­ca­pa­ba fren­te a la ce­la­da de la po­li­cía ru­ral. Úl­ti­ma­men­te se le ha­bía ex­ten­di­do un bo­le­ta de cap­tu­ra, des­pa­cha­da por el juez pri­me­ro del Cri­men, den­tro del jui­cio ini­cia­do por el in­ten­to de ase­si­na­to de don Six­to Alvarado, su pro­ge­ni­tor. En­ton­ces se con­for­mó un pe­lo­tón pa­ra que le die­ra ca­ce­ría; hu­bo la ne­ce­si­dad de re­co­rrer to­da la zo­na de Ya­gua­chi, Ta­ri­fa, Sam­bo­ron­dón, Ca­po­nes y Mi­la­gro pa­ra dar con una pis­ta se­gu­ra que lle­gue a su cap­tu­ra. Las pri­me­ras in­ves­ti­ga­cio­nes lle­va­ron al apre­sa­mien­to de Sa­lo­món Mi­ran­da, uno de sus com­pin­ches, mien­tras be­bía en una can­ti­na de Ju­jan, quién des­pués del in­te­rro­ga­to­rio in­di­có el lu­gar don­de se es­con­día su je­fe y los tras­la­dó has­ta la ciu­dad de Gua­ya­quil, al ba­rrio Cris­to del Con­sue­lo.

Des­pués de la ba­la­ce­ra vol­vió la cal­ma, pe­ro de in­me­dia­to se al­bo­ro­tó to­do el ba­rrio e im­pi­dió que los pes­qui­sas sa­lie­ran del lu­gar. En esos mo­men­tos lle­ga­ron re­fuer­zos pe­di­dos con an­te­rio­ri­dad y de in­me­dia­to au­xi­lia­ron a los agen­tes, quie­nes pu­die­ron lle­var­se el cuer­po del in­for­tu­na­do de­lin­cuen­te. Es­te fue tras­la­da­do a la mor­gue por or­den del ins­pec­tor Was­hing­ton Hernández, co­mi­sa­rio pri­me­ro de Po­li­cía, quién le­van­tó el su­ma­rio de ley.

En la no­che del ve­lo­rio, don Six­to Alvarado, pa­dre del di­fun­to, pi­dió au­xi­lio y res­guar­do po­li­cial por­que se co­rrió el ru­mor de que los com­pin­ches ro­ba­rían el ca­dá­ver y da­rían muer­te a to­da la fa­mi­lia Alvarado, co­sa que no ocu­rrió, por la se­gu­ri­dad que pres­tó la po­li­cía du­ran­te el due­lo. Des­pués de tres días de ve­la­ción, Jo­sé Alvarado Mo­rei­ra, alias “Tom Mix” fue se­pul­ta­do. De es­ta ma­ne­ra ter­mi­nó sus días el más fa­mo­so pis­to­le­ro de Tau­ra y con él se fue la for­tu­na que ha­bía acu­mu­la­do en tan­tos años de pi­lla­je.

ES­TE PE­LI­GRO­SO BAN­DI­DO COS­TE­ÑO FUE

CAP­TU­RA­DO Y LI­QUI­DA­DO A BA­LA­ZOS LUE­GO DE UNA PER­SE­CU­CIÓN DE AL­GU­NOS AÑOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.