MER­CE­DI­TA MOR­LA Y SUS GOL­PES DE BOL­SI­LLO

Memorias Porteñas - - Mp - Por RO­DOL­FO PÉ­REZ PI­MEN­TEL

Na­ció en Gua­ya­quil en 1894. Su pa­dre, Da­río A. Mor­la Men­do­za, la lla­ma­ba Mer­ce­des Se­gun­da por ser la se­gun­da de las tres hi­jas que tu­vo en su ma­tri­mo­nio con Mer­ce­des Flor Sao­na. Don Da­río era un hombre de gran­des em­pre­sas y co­mo to­dos los de su fa­mi­lia era un tra­ba­ja­dor in­sig­ne. Agri­cul­tor e in­dus­trial, fi­lán­tro­po y mi­llo­na­rio, con­due­ño con su her­mano Horacio del in­ge­nio “Luz Ma­ría”, que te­nía fe­rro­ca­rril pro­pio en Cho­bo, en la zo­na de Mi­la­gro, y una for­mi­da­ble producción de cua­ren­ta mil quin­ta­les, apar­te de un lo­te de do­ce ha­cien­das pro­duc­to­ras de ca­cao.

Mer­ce­des y sus her­ma­nas tu­vie­ron una ni­ñez ple­na de di­cha y fe­li­ci­dad. En la ha­cien­da ha­bía di­ver­sos ani­ma­li­tos. Pa­ra for­mar el carácter de sus hi­jas, don Da­río les in­cul­có “mo­des­tia en su tra­to pú­bli­co y pri­va­do, contracció­n dia­ria a al­gu­na ocu­pa­ción útil, que no gas­ta­ran mu­cho en afei­tes, cho­can­tes con quie­nes tie­nen los do­nes de la vir­tud, su­pe­rio­res a esas her­mo­su­ras fic­ti­cias”.

En 1909 via­jó con su fa­mi­lia a Pa­rís, vi­vie­ron en un lu­jo­so edi­fi­cio de los Cam­pos Elí­seos y ad­qui­rie­ron una man­sión va­ca­cio­nal fren­te al mar, en Bia­rritz, por en­ton­ces el bal­nea­rio más im­por­tan­te de Fran­cia.

Mer­ce­des era una crio­lla de tez ca­ne­la y lle­ni­ta, sin ser obe­sa ni co­sa por el es­ti­lo. No po­día ha­ber si­do ca­li­fi­ca­da de her­mo­sa pe­ro el con­jun­to era acep­ta­ble. Ves­tía con ele­gan­cia y po­seía una na­tu­ral y sen­ci­lla dig­ni­dad. Era bue­na con to­dos, es­pe­cial­men­te con los ne­ce­si­ta­dos, los des­va­li­dos y los ani­ma­li­tos del Se­ñor, a quie­nes ali­men­ta­ba en las ca­lles y en los par­ques. Siem­pre que lle­ga­ba un pobre a su ca­sa so­lía de­cir: “El Se­ñor vie­ne a ver­me”.

Du­ran­te una tem­po­ra­da de ve­rano los vi­si­tó Ma­ría Pie­dad Cas­ti­llo y pa­sa­ron mo­men­tos muy ama­bles. Fru­to de ellos es una es­que­la que de­di­có a

Mer­ce­des: // Tu ne­gra ca­be­lle­ra es una nu­be / tem­pes­tuo­sa en el cie­lo de tu fren­te; / tus pu­pi­las os­cu­ras y se­re­nas, / tie­nen la al­ba inocen­cia de un que­ru­be / y el mis­te­rio som­brío de una fuente, / for­ma­da con el llan­to de mis pe­nas. //

En la ple­ni­tud de los vein­te y tres años el amor to­có a su puer­ta y tu­vo un enamo­ra­mien­to cas­to con Gon­za­lo Zal­dum­bi­de Gó­mez de la To­rre. La dé­ca­da de los 30 sir­vió pa­ra que pro­fun­di­za­ra su vi­da es­pi­ri­tual. En­tró a la Aso­cia­ción de hi­jos de Ma­ría, de los pa­dres cla­re­tia­nos; vi­si­ta­ba tem­plos, asi­los, hos­pi­ta­les, el Or­fe­li­na­to de An­te­neil. Iba los jue­ves a la cár­cel pa­ra ayu­dar a los pre­sos y tam­bién a la Mai­son de San­té, que era un hos­pi­tal de ca­ri­dad fa­mo­so en Pa­rís. En el asi­lo de cie­gos, es­tos la re­co­no­cían por el so­ni­do de sus pa­sos y has­ta le ha­cían ca­lle de ho­nor pues la que­rían mu­cho.

Tras pa­sar las pe­nu­rias de la II Gue­rra Mun­dial en Fran­cia, a fi­nes del 52 se em­bar­có en Am­be­res con des­tino a Gua­ya­quil. Su ma­dre aca­ba­ba de fa­lle­cer. El ar­zo­bis­po Mos­que­ra le ha­bía di­cho que por acá se la ne­ce­si­ta­ba con ur­gen­cia y ella no pu­do rehuir tal re­cla­mo. Ve­nía de cin­cuen­ta y sie­te años, jo­ven aún y en la ple­ni­tud de sus fa­cul­ta­des, dis­pues­ta al ser­vi­cio co­mu­ni­ta­rio den­tro de la or­den de los cla­re­tia­nos.

Pron­to arri­ba­ron los pa­dres Ángel Ma­ría Ca­nals y Fruc­tuo­so Pé­rez. El pri­me­ro se ha­ría fa­mo­so en La Cha­la, y por fun­dar la pa­rro­quia y el ba­rrio del Cris­to del Con­sue­lo, la igle­sia del mis­mo nom­bre e ins­tau­rar la tra­di­cio­nal pro­ce­sión de Se­ma­na San­ta. Mer­ce­des les ha­bía pro­me­ti­do du­ran­te su es­ta­día en Ro­ma cu­brir los gas­tos de ali­men­ta­ción y otros gas­tos me­no­res por cin­co años, y man­tu­vo su pro­me­sa has­ta mu­cho des­pués.

Con ellos vi­si­tó in­can­sa­ble­men­te el su­bur­bio; pri­me­ro en ca­noa, lue­go por los puen­tes y ta­ra­bi­tas con pe­li­gro de res­ba­lar y ac­ci­den­tar­se, pues ya no era jo­ven, pe­ro su fe era ca­da vez más gran­de. A los po­bres les lle­va­ba ali­men­tos, vo­ces de alien­to y de es­pe­ran­za. Tam­bién iba a la cár­cel y al le­pro­co­mio. Nu­me­ro­sos sa­cer­do­tes y mon­jas la vi­si­ta­ban por ayu­das. En eso de pe­dir, al­gu­nos fue­ron in­sa­cia­bles y no tu­vie­ron ni ver­güen­za ni ca­ri­dad con ella, por­que se acos­tum­bra­ron a que to­do lo die­ra sim­ple­men­te por­que sí.

En 1976 la tra­té en el nue­vo lo­cal de la Alian­za Fran­ce­sa, que habíamos ad­qui­ri­do en la es­qui­na de la ca­lle Hurtado. Era pun­tua­lí­si­ma en to­dos los ac­tos. Fue ven­dien­do to­das sus per­te­nen­cias pa­ra dar el di­ne­ro a quie­nes se acer­ca­ban a su ca­sa con necesidade­s, to­das ur­gen­tes, por su­pues­to, has­ta que ter­mi­nó por que­dar­se sin un cuar­ti­llo.

La no­che del 26 de ju­nio de 1984 en­tró a su cuar­to pe­ro al po­co tiem­po lla­mó a gri­tos a su do­més­ti­ca Ge­no­ve­va, da­ma an­cia­na co­mo ella, por­que se sen­tía mal. Aún tu­vo fuer­zas pa­ra lla­mar a un mé­di­co y a su pri­ma Te­re­si­ta Pla­tón de Mor­la, a quien ad­vir­tió que no se de­mo­ra­ra mu­cho; lue­go se sen­tó en una si­lla con la ayu­da de Ge­no­ve­va, de­mos­tró al­go de dolor pe­ro le ad­vir­tió: “No es na­da, na­da, ya pa­sa­rá” y dan­do un ge­mi­do, fa­lle­ció sin ago­nía. No te­nía ni los diez su­cres que le hu­bie­ra cos­ta­do un ta­xi pa­ra ir al hos­pi­tal; a tan­to ha­bía lle­ga­do su ge­ne­ro­si­dad. El en­tie­rro fue al día si­guien­te en la ca­pi­lla de la So­cie­dad de Be­ne­fi­cen­cia de Se­ño­ras y lo pa­gó su pri­ma.

Fue una mu­jer mo­der­na, sin inú­ti­les com­pli­ca­cio­nes de ri­tua­les ni bea­te­rías in­sul­sas. No era de gol­pes de pe­cho sino de gol­pes de bol­si­llo, que son los más ur­gen­tes y ne­ce­sa­rios, so­bre to­do en ciu­da­des co­mo Gua­ya­quil, don­de to­do es­ta­ba por ha­cer­se en esos años y cre­cía a cos­ta del sa­cri­fi­cio y la mi­se­ria en los su­bur­bios, que Mer­ce­di­ta tra­tó de apla­car.

FUE UNA MU­JER MO­DER­NA, SIN INÚ­TI­LES COM­PLI­CA­CIO­NES. CUAN­DO FA­LLE­CIÓ NO TE­NÍA NI LOS 10 SU­CRES QUE COS­TA­BA UN TA­XI AL HOS­PI­TAL.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.