LA “REVOLUCIÓN JU­LIA­NA” DE 1925: SUS IM­PLI­CA­CIO­NES ECO­NÓ­MI­CAS Y PO­LÍ­TI­CAS

Memorias Porteñas - - Mp - Por JO­SÉ LUIS ORTIZ

La acu­mu­la­ción de la ri­que­za de­ri­va­da de las ex­por­ta­cio­nes de ca­cao no se orien­tó de nin­gu­na ma­ne­ra a crear y desa­rro­llar un sec­tor in­dus­trial. Por el con­tra­rio, fa­vo­re­ció el for­ta­le­ci­mien­to de un sis­te­ma ban­ca­rio, pre­pon­de­ran­te­men­te ren­tis­ta y de in­du­da­ble in­fluen­cia po­lí­ti­ca. El po­der ofi­cial, por su par­te, in­flui­do por la ban­ca cos­te­ña y mar­ca­do por una ló­gi­ca de ga­ran­ti­zar be­ne­fi­cios al más cor­to pla­zo, no to­mó me­di­das dis­pues­tas a to­car la es­truc­tu­ra la­ti­fun­dis­ta se­rra­na, pe­ro sí eli­mi­nó el “con­cer­ta­je” y la pri­sión por deu­das, pa­ra fa­vo­re­cer el flu­jo de la mano de obra de esa re­gión ha­cia la cos­ta. A la par, se pro­du­jo una evi­den­te fu­sión de in­tere­ses re­gio­na­les y se con­ce­die­ron cla­ras ven­ta­jas a los nú­cleos po­lí­ti­cos de la sie­rra, como el mo­no­po­lio de ta­ba­cos y aguar­dien­te, que re­pre­sen­ta­ban una bue­na fuen­te de in­gre­sos.

EFEC­TOS DE LA ECO­NO­MÍA MUN­DIAL EN EL ECUA­DOR

La bo­nan­za eco­nó­mi­ca lo­gra­da por el au­ge ex­por­ta­dor se vio de pron­to sa­cu­di­da por la cri­sis que afec­tó a los cen­tros he­ge­mó­ni­cos, lue­go de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. La de­fla­ción en la me­tró­po­li y las en­fer­me­da­des que afec­ta­ron a los sem­bra­díos de ca­cao, hi­cie­ron dis­mi­nuir los in­gre­sos de­ri­va­dos de nues­tro co­mer­cio in­ter­na­cio­nal. Así, de un mi­llón de quin­ta­les ex­por­ta­dos en 1916, se ba­jó a 600.000 en 1923. La si­tua­ción po­lí­ti­ca se de­fi­nió como un co­lap­so del pre­do­mi­nio ban­ca­rio cos­te­ño (de­no­mi­na­do “pe­río­do plu­to­crá­ti­co”) y ocu­rrió un de­bi­li­ta­mien­to de la ba­se de sus­ten­to que ha­bía man­te­ni­do a los go­bier­nos de orien­ta­ción li­be­ral. A ni­vel so­cial, la cri­sis afec­tó pri­mor­dial­men­te a los sec­to­res de tra­ba­ja­do­res y a los gru­pos me­dios, sur­gi­dos como con­se­cuen­cia de las trans­for­ma­cio­nes de la Revolución li­be­ral. La reac­ción de es­tos mo­ti­vó un en­fren­ta­mien­to en las ca­lles de Gua­ya­quil, que de­ri­vó en la ma­sa­cre del 15 de no­viem­bre de 1922.

CRI­SIS PO­LÍ­TI­CA Y SA­LI­DA MI­LI­TAR.

La quie­bra glo­bal del sec­tor y los en­fren­ta­mien­tos in­ter­cla­sis­tas pro­du­je­ron la pér­di­da de la le­gi­ti­mi­dad po­lí­ti­ca del li­be­ra­lis­mo como en­te de li­de­raz­go de la eco­no­mía na­cio­nal. En es­tas cir­cuns­tan­cias se hi­zo pre­ci­so un “rea­jus­te” eco­nó­mi­co, lle­va­do a ca­bo por la trans­for­ma­ción del 9 de ju­lio de 1925. Es­ta trans­for­ma­ción es­tu­vo di­ri­gi­da por ofi­cia­les del Ejér­ci­to de baja gra­dua­ción, in­cen­ti­va­dos por la ne­ce­si­dad de dic­tar me­di­das que via­bi­li­za­ran el fun­cio­na­mien­to del

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.