LA CRI­SIS DE LOS PAR­TI­DOS: FE­NÓ­MENO RE­CU­RREN­TE EN LA HIS­TO­RIA PO­LÍ­TI­CA DEL ECUA­DOR (PAR­TE 3)

Memorias Porteñas - - Mp - Por JO­SÉ LUIS ORTIZ

La Se­gun­da In­de­pen­den­cia con­tó con la Unión Re­vo­lu­cio­na­ria Ju­ve­nil Ecua­to­ria­na – URJE­co­mo uno de sus más ac­ti­vos ani­ma­do­res. Es­ta or­ga­ni­za­ción de ori­gen gua­ya­qui­le­ño, en la que pre­do­mi­na­ba el dis­cur­so más que la es­truc­tu­ra, no es­ta­ba en con­di­cio­nes de ac­tuar como fac­tor efec­ti­vo de pro­se­li­tis­mo elec­to­ral. Sin ex­pe­rien­cia en ese cam­po y mo­ti­va­da ex­clu­si­va­men­te por la ges­ta re­vo­lu­cio­na­ria cu­ba­na que triun­fó el 1 de enero de 1959, su pro­ce­so de in­te­gra­ción desem­bo­ca­ría en una di­ná­mi­ca ale­ja­da de las ex­pec­ta­ti­vas y as­pi­ra­cio­nes de los sec­to­res po­pu­la­res y me­dios. La ma­yo­ría de su jo­ven mi­li­tan­cia, que ins­cri­bió su pre­sen­cia en la con­vic­ción de que el cam­bio so­cial me­dian­te la lu­cha ar­ma­da re­sul­ta­ba in­mi­nen­te, se abrió fren­tes con­flic­ti­vos con los mis­mos par­ti­dos de iz­quier­da que no es­ta­ban de acuer­do con la apli­ca­ción de la vio­len­cia como úni­ca for­ma de lu­cha. Es­ta cir­cuns­tan­cia ter­mi­na­rá oca­sio­nan­do re­ti­cen­cias en las fi­las de la Se­gun­da In­de­pen­den­cia y con­tri­bui­rá a ge­ne­rar un cre­cien­te re­cha­zo co­lec­ti­vo a su op­ción elec­to­ral.

VELASCO IBA­RRA, TRIUN­FA­DOR

Velasco Iba­rra ga­nó las elec­cio­nes de 1960 con el 48 % de la vo­ta­ción, se­gui­do por Pla­za que al­can­zó el 23,4 %, Cor­de­ro Cres­po el 22,4 % y Parra Velasco el 6%. Es­tos re­sul­ta­dos obe­de­ce­rán a una se­rie de fac­to­res, como la de­bi­li­dad de los par­ti­dos po­lí­ti­cos en su es­truc­tu­ra or­gá­ni­ca, la fal­ta de pre­ci­sión en sus pro­pues­tas y, en con­se­cuen­cia, la es­ca­sa dis­po­si­ción pa­ra afron­tar un di­fí­cil pro­ce­so elec­to­ral. Por ello ter­mi­nó im­po­nién­do­se la ca­pa­ci­dad de arras­tre del vie­jo po­lí­ti­co y la efi­caz ex­pe­rien­cia de un equi­po de cam­pa­ña do­ta­do de re­cur­sos y del co­no­ci­mien­to su­fi­cien­te pa­ra lle­gar has­ta los úl­ti­mos rin­co­nes del te­rri­to­rio na­cio­nal.

Al in­te­rior de las fuer­zas que apo­ya­ron a Velasco par­ti­ci­pa­ron po­lí­ti­cos de cu­rio­so y muy par­ti­cu­lar dis­cur­so y ac­ti­tud (Ma­nuel Araujo Hi­dal­go, in­te­gran­te de AR­NE, or­ga­ni­za­ción que apo­ya­ba a Cor­de­ro Cres­po, can­di­da­to con­ser­va­dor, por ejem­plo), que de­cían con­tar con “am­plias ma­sas po­pu­la­res” como ga­ran­tía pa­ra ase­gu­rar la im­po­si­ción de un ré­gi­men de trans­for­ma­ción y cam­bio en be­ne­fi­cio de “las ma­yo­rías”, así como nú­cleos de cla­ra iden­ti­fi­ca­ción em­pre­sa­rial que ha­bían in­ter­ve­ni­do en la cam­pa­ña, apun­ta­lán­do­la con re­cur­sos y con la pre­sen­cia de ac­ti­vis­tas pro­ba­dos en an­te­rio­res con­tien­das. Ello, sin em­bar­go, de nin­gu­na ma­ne­ra des­di­bu­ja­rá la pre­sen­cia de un con­jun­to de ex­pec­ta­ti­vas que mo­vie­ron a am­plias ca­pas de la po­bla­ción en es­pe­ra de so­lu­cio­nes tan­gi­bles a sus pro­ble­mas y ne­ce­si­da­des.

APO­YOS CON­TRA­DIC­TO­RIOS

Al ini­cio de su man­da­to y con el ob­je­ti­vo de lo­grar la acep­ta­ción de di­ver­sos sec­to­res so­cia­les del país, Velasco se ma­ni­fes­tó como de­ci­di­do de­fen­sor de la so­be­ra­nía te­rri­to­rial; re­afir­mó su des­co­no­ci­mien­to a la va­li­dez del Tra­ta­do de Río de Ja­nei­ro y pro­cla­mó su re­suel­to apo­yo pa­ra lo­grar la re­cu­pe­ra­ción de la Ama­zo­nia ecua­to­ria­na. Su dis­cur­so de cor­te “reuni­fi­ca­dor”, en el que re­sal­ta­ba la in­de­pen­den­cia na­cio­nal, la au­to­de­ter­mi­na­ción y la in­mi­nen­cia de cam­bios, lo­gró la con­fluen­cia de opi­nio­nes pro­ce­den­tes de di­ver­sas ver­tien­tes. Ale­jan­dro Ca­rrión (“Juan sin Cie­lo”), di­rec­tor de la in­flu­yen­te re­vis­ta po­lí­ti­ca “La ca­lle”, via­ja al ex­te­rior in­te­gran­do co­mi­sio­nes pa­ra dis­cu­tir el pro­ble­ma te­rri­to­rial con el Pe­rú, y va­rios in­te­lec­tua­les de iz­quier­da, como los pe­rio­dis­tas que ha­bían de­ja­do ese me­dio pa­ra fun­dar la re­vis­ta “Ma­ña­na”, opi­nan que “…si el ve­las­quis­mo ha­ce la re­for­ma agra­ria pa­sa­rá a la his­to­ria y se le per­do­na­rá su pa­sa­do…” Dis­tin­guen al in­te­rior de esa fuer­za, un “ve­las­quis­mo ple­be­yo” y otro de “rosca”, y con­fían en que fi­nal­men­te el pri­me­ro se im­pon­drá como su­je­to pro­pi­cia­dor de trans­for­ma­cio­nes so­cia­les efec­ti­vas (Re­vis­ta “Ma­ña­na”, nú­me­ro 32, agos­to de 1960). En los nú­me­ros pos­te­rio­res al triun­fo elec­to­ral de Velasco, “La ca­lle” ma­ni­fies­ta su de­ci­sión de co­lo­car­se al ser­vi­cio “crí­ti­co” del Go­bierno. En esa lí­nea, sus con­te­ni­dos con­cep­tua­les ten­drán una ra­di­cal va­ria­ción: “…es el pue­blo el que eli­gió a Velasco…Velasco triun­fó por­que su­po ata­car al Go­bierno de Pon­ce…Pla­za per­dió por no ata­car­lo, y es más, por coin­ci­dir en al­gu­nas te­sis con él…”

Den­tro del gi­ro que adop­tó esa re­vis­ta, que per­dió su con­te­ni­do iz­quier­dis­ta con la se­pa­ra­ción del co­di­rec­tor Pe­dro J. Ve­ra y que re­fle­ja la po­si­ción de un am­plio sec­tor de in­de­pen­dien­tes, se re­pi­ten ma­ni­fes­ta­cio­nes de acuer­do con la po­lí­ti­ca gu­ber­na­men­tal y apo­yo a las me­di­das que to­ma. Ve con com­pla­cen­cia la de­sig­na­ción de “jó­ve­nes co­la­bo­ra­do­res” y has­ta re­co­no­ce la efi­cien­cia “…en vie­jos con­ser­va­do­res…”. Los anun­cios que ha­ce Velasco so­bre la ne­ce­si­dad de una re­for­ma agra­ria son apo­ya­dos con pro­nun­cia­mien­tos con­cre­tos y su­ge­ren­cias pa­ra el lo­gro de objetivos y re­sul­ta­dos po­si­ti­vos. So­lo cuan­do se reite­ran, por par­te del Eje­cu­ti­vo, po­si­cio­nes re­la­cio­na­das con la po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal del Ecua­dor, reac­cio­na­rán, y jun­to con po­si­cio­nes pro­ce­den­tes del li­be­ra­lis­mo, del con­ser­va­du­ris­mo y del so­cia­lis­mo ali­nea­do con Pla­za, en­fi­la­rán sus ar­mas en una abier­ta cam­pa­ña de des­es­ta­bi­li­za­ción que no ce­sa­rá has­ta con­se­guir que la po­si­ción en re­la­ción con Cu­ba (de no rom­per re­la­cio­nes con ese país), aso­me como ex­pre­sión de un ses­go iz­quier­dis­ta y co­mu­nis­ta del Go­bierno de Velasco Iba­rra.

SE­ÑA­LES DE OPO­SI­CIÓN

La co­rrien­te ideo­ló­gi­ca re­fle­ja­da en la con­so­li­da­ción de un dis­cur­so de abier­ta de­fi­ni­ción de­re­chis­ta, ga­na te­rreno de­bi­do a una os­ten­si­ble fal­ta de res­pues­ta gu­ber­na­men­tal a las as­pi­ra­cio­nes de los sec­to­res que con­fia­ron en que las pro­pues­tas de cam­pa­ña se cum­pli­rían. Velasco, an­te la dis­yun­ti­va de ga­nar­se el

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.