Cia! Emer­gen ¡ te en tie­rra Ac­ci­den

Memorias Porteñas - - Mp - Por MA­RIANO SÁN­CHEZ BRA­VO

Alas 18:39 ho­ras del vier­nes 23 de fe­bre­ro de 1990 se es­cu­chó por el anun­cia­dor del bu­que de investigac­ión “Orión”: ¡mé­di­co al puen­te, es­to es una emer­gen­cia! Y se­gui­da­men­te: “re­pe­ti­do ge­ne­ral, emer­gen­cia, re­pe­ti­do ge­ne­ral”. To­dos co­rri­mos a nues­tros pues­tos sin sa­ber de lo que se tra­ta­ba e in­me­dia­ta­men­te se co­men­zó a le­var el an­cla. Es­tá­ba­mos en la An­tár­ti­ca, du­ran­te la se­gun­da ex­pe­di­ción.

Des­de el cam­pa­men­to de Fort Wi­lliam, en don­de se cons­truía la es­ta­ción cien­tí­fi­ca ecua­to­ria­na, el ca­pi­tán de cor­be­ta Ho­me­ro Arellano in­for­mó por ra­dio que el sar­gen­to Au­re­lio Mon­tú­far ha­bía su­fri­do un ac­ci­den­te de tra­ba­jo. Mien­tras se en­con­tra­ba en ta­reas de cons­truc­ción, el dis­co de la li­ja­do­ra eléc­tri­ca con la que tra­ba­ja­ba se des­pren­dió y lo im­pac­tó en el ojo iz­quier­do, pro­du­cién­do­le una he­ri­da pro­fun­da que san­gra­ba mu­cho. Tam­bién te­nía un cor­te me­nor en una mano. In­di­có, ade­más, que es­ta­ban tra­tan­do de de­te­ner la he­mo­rra­gia con ga­sas que en­con­tra­ron en el bo­ti­quín y que el ac­ci­den­ta­do es­ta­ba in­cons­cien­te.

Ca­be re­sal­tar que el mé­di­co no se en­con­tra­ba a bor­do y que el en­fer­me­ro era el mis­mo he­ri­do, pues se ha­bía pla­ni­fi­ca­do que mien­tras uno de ellos es­ta­ba a bor­do, el otro de­bía per­ma­ne­cer en el cam­pa­men­to. Y por ma­la suer­te le su­ce­dió el ac­ci­den­te, im­pro­vi­sán­do­se mu­chos com­pa­ñe­ros como en­fer­me­ros pa­ra au­xi­liar­lo.

CO­MU­NI­CA­CIÓN UR­GEN­TE

Tra­tá­ba­mos de te­ner co­mu­ni­ca­ción con la ba­se aé­rea chi­le­na Te­nien­te Ro­dol­fo Marsh, pa­ra pe­dir un he­li­cóp­te­ro que lo tras­la­da­ra y así re­ci­bie­ra una ur­gen­te aten­ción mé­di­ca. Cuan­do tu­vi­mos con­tac­to de ra­dio les pe­di­mos que nos co­mu­ni­ca­ran con el co­man­dan­te de gru­po, Héctor Ba­rrien­tos, je­fe de di­cha ba­se. Le in­for­ma­mos lo su­ce­di­do y pe­di­mos un rá­pi­do en­vío del he­li­cóp­te­ro pa­ra que el he­ri­do fue­ra eva­cua­do. No du­dó un ins­tan­te y lue­go de pe­dir el dato de la ve­lo­ci­dad del viento en bahía “Chile”, zo­na del ac­ci­den­te, or­de­nó pre­pa­rar un he­li­cóp­te­ro.

A pe­sar de que te­nía­mos una fuer­za del viento que os­ci­la­ba en­tre 25 y 30 nu­dos, lo cual no es muy ha­la­ga­dor pa­ra un pi­lo­to, el he­li­cóp­te­ro ve­nía en ca­mino. Por nues­tra par­te na­ve­gá­ba­mos rum­bo a Fort Wi­lliam, la dis­tan­cia acos­tum­bra­da de más de tres mi­llas, con la fi­na­li­dad de que el mé­di­co pres­ta­ra ayu­da más efec­ti­va y via­ja­se en el he­li­cóp­te­ro con el sar­gen­to Mon­tú­far. Un he­li­cóp­te­ro opor­tuno El he­li­cóp­te­ro chi­leno apa­re­ció en el cie­lo y a las 19:20 ho­ras ate­rri­zó en Fort Wi­lliam, an­tes de que el “Orión” arri­ba­ra, a pe­sar de que se na­ve­ga­ba con má­qui­nas “a full”: 280 RPM. Por ra­dio in­di­ca­ron que es­ta­ban em­bar­can­do al he­ri­do, quien ya es­ta­ba cons­cien­te pe­ro per­dien­do mu­cha san­gre. Sie­te mi­nu­tos des­pués de­co­ló e hi­zo rum­bo a la ba­se Marsh.

To­das las co­mu­ni­ca­cio­nes de ra­dio en­tre el he­li­cóp­te­ro y la ba­se Marsh eran es­cu­cha­das con mu­cha aten­ción en la fre­cuen­cia res­pec­ti­va. La ne­bli­na era den­sa y el pi­lo­to in­di­có que no es­ta­ba orien­ta­do por no te­ner vi­si­bi­li­dad. Cin­co mi­nu­tos des­pués lo­gró avis­tar una co­no­ci­da pin­güi­ne­ra de la is­la Robert y co­rri­gió rum­bo. A las 19:59 ho­ras ate­rri­zó en la ba­se Marsh, en don­de lo es­pe­ra­ba un equi­po de mé­di­cos pa­ra su aten­ción emer­gen­te, con­for­ma­do por un mé­di­co chi­leno, otro uru­gua­yo y dos ru­sos, uno de ellos anes­te­sió­lo­go; la in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca co­men­zó.

EL CON­TI­NEN­TE BLAN­CO

Te­nien­te Marsh es una ba­se aé­rea chi­le­na ubi­ca­da en la is­la Rey Jor­ge, de las Shetland del Sur, so­bre la bahía Fil­des, inau­gu­ra­da el 21 de mar­zo de 1980. Su prin­ci­pal ca­rac­te­rís­ti­ca es la de con­tar con una pis­ta de ate­rri­za­je de 1.300 me­tros, man­te­ni­da en ope­ra­ción du­ran­te to­do el año, per­mi­tien­do el ate­rri­za­je de apa­ra­tos de gran to­ne­la­je, ti­po C-130. Sus ins­ta­la­cio­nes y ser­vi­cios fa­ci­li­tan el hos­pe­da­je a cer­ca de 100 per­so­nas a la vez. Es la prin­ci­pal puer­ta de en­tra­da al con­ti­nen­te blan­co, la que es uti­li­za­da por los paí­ses miem­bros del Tra­ta­do An­tár­ti­co.

En el primer con­tac­to por ra­dio se nos in­di­có que el ac­ci­den­ta­do, sar­gen­to Au­re­lio Mon­tú­far, se en­con­tra­ba cons­cien­te y con bue­na res­pi­ra­ción, ade­más de ha­bér­se­le rea­li­za­do ra­dio­gra­fías y exá­me­nes pre­vios a la in­ter­ven­ción.

Sá­ba­do 24 de fe­bre­ro de 1990

EN UN SEC­TOR ALE­JA­DO DE LA AN­TÁR­TI­DA, EL DIS­CO DE UNA LI­JA­DO­RA SE DES­PREN­DIÓ E IM­PAC­TÓ EN EL OJO IZ­QUIER­DO DEL SAR­GEN­TO MON­TÚ­FAR Y PER­DÍA MU­CHA

SAN­GRE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.