¡AL CE­PO, MI CO­RO­NEL!

Memorias Porteñas - - Mp - Por MO­DES­TO CHÁ­VEZ FRAN­CO

En ve­ces me sien­to es­crú­pu­los al es­cri­bir es­tas cró­ni­cas vie­jas, por­que me re­sul­tan nue­vas vien­do que cier­tos tiem­pos y co­sas se re­pi­ten qui­zá por ata­vis­mos, con la di­fe­ren­cia per­ju­di­cial en nues­tra con­tra, de que al­gu­nas de esas inocen­ta­das de los in­ge­nuos tiem­pos an­ta­ño­nes no re­per­cu­tían en da­ños a la vida po­lí­ti­ca ge­ne­ral­men­te; pe­ro los avi­sa­dos de hoy, tan re­li­ma­dos por el pro­gre­so, al co­piar­las en sus ac­tos o sen­tir­las en los ge­nes an­ces­tros, nos las dan tan no­ci­vas y em­pe­ca­ta­das como del inocen­te mor­dis­co a una man­za­na nos hi­zo de­ri­var la igle­sia las atro­ci­da­des que ha­bre­mos de pur­gar en la tie­rra, en el pur­ga­to­rio y en el in­fierno. Oi­gan­me es­to y lo ve­rán:

Allá por el año cua­ren­ta, cuen­tan las cró­ni­cas fa­mi­lia­res, que exis­tía por es­tos ca­caos un co­ro­nel de ejér­ci­to, bra­vo, eso sí, como mi­li­tar de aque­lla ce­pa, pe­ro con el ca­pi­tal de­fec­to de ser más men­ti­ro­so que los pro­gra­mas po­lí­ti­cos, ¡ya es men­tir!

Mas como la men­ti­ra no ha­bría por sí so­la de sa­tis­fa­cer su gus­to, pues el com­ple­men­to de es­ta era ca­lar que ha­bía si­do creí­da, siem­pre lle­va­ba en su com­pa­ñía al ca­bo Ni­co­lás, fiel ne­gro vie­jo asis­ten­te su­yo, y ex­lan­ce­ro de la In­de­pen­den­cia, el cual, en to­do ato­ro de los cir­cuns­tan­tes al tra­gar al­gu­na de las gor­das píl­do­ras que les pre­pa­ra­ba su amo, era el au­xi­lio obli­ga­do pa­ra em­pu­jar­las con la po­de­ro­sa ba­que­ta de su cré­di­to de ve­te­rano y de va­lien­te.

-¡Ca­ra­pe! -so­lía de­cir el ca­bo Ni­co­lás. – Es­te mi co­ro­né re­de­pen­te me va a me­ter en una true­ca­tin­ta más pior que la de Aya­cu­cho. ¿Dión­de se le po­ne a es­te se­ñor que yo hi de ver vis­to to­das sus in­ven­cio­nes, y que to­do ha de ser san­to y bueno, y que yo lo vi­de y que yo lo to­qué, y que to­do, es ver­dá y que er co­ro­né es in­ca­paz de men­tir?

Y lle­gó cier­ta oca­sión en que el co­ro­nel sol­tó una gua­ya­ba, que ni de en­car­go, ¡qué tal se­ría ella, que ni los acos­tum­bra­dos con su de­fec­to pu­die­ron con­te­ner la ex­pre­sión de su du­da! -¡Pe­ro mi co­ro­nel…! -¡Re­cor­cho! ¿Lo du­dan us­te­des? ¿Que no es cier­to? ¡Ni­co­lás! -¡A la or­den, mi co­ro­né! -¿No es ri­gu­ro­sa­men­te exac­to lo que aca­bas de es­cu­char? ¿No estuviste tú pre­sen­te en el pre­ci­so mo­men­to que…?

-Dios y us­ted me per­do­nen, mi co­ro­né; pe­ro en ese ra­to mes­mo es­ta­ba yo de es­cua­dra y ha­bía sa­li­do a la ron­da…

-¡Es­tá bien! di­jo el co­ro­nel con ame­na­zan­te ges­to.

Más le hu­bie­ra va­li­do al ne­gro vie­jo re­no­var el es­fuer­zo a que es­ta­ba he­cho pa­ra sa­car ai­ro­so a su amo; pues de vuel­ta al cuar­tel más pu­do la pa­sión pe­ca­mi­no­sa de su je­fe que el acen­dra­do ca­ri­ño que en ver­dad te­nía a su asis­ten­te; el po­bre ta­pa men­ti­ras tu­vo de su­frir tres ho­ras de ce­po en cas­ti­go de su sin­ce­ri­dad, pa­ra sa­lir ba­jo pro­me­sa de no vol­ver a es­tar au­sen­te al tiem­po de las proezas de su amo.

Y lle­gó otra oca­sión en que el gua­po co­ro­nel con­ta­ba en­tu­sias­ma­do en una tertulia, uno de sus he­chos de gue­rra en la eman­ci­pa­ción.

-So­los yo y Ni­co­lás es­tá­ba­mos de pie en me­dio de tan­tos ca­dá­ve­res… ¡El enemi­go avan­za­ba a tam­bor ba­tien­te y el fuer­te a mi cus­to­dia iba a caer in­de­fec­ti­ble­men­te en su po­der! ¡Qué lu­mi­no­sa idea! ¡Pe­ro que so­lo a un va­lien­te como yo po­día ocu­rrír­se­le! Me pu­se de blan­co al enemi­go, y a me­di­da que él avan­za­ba re­tro­ce­día yo, y re­tro­ce­dí has­ta po­ner­me en la en­tra­da del úni­co re­duc­to que con­du­cía al fuer­te, pa­ra obli­gar así al enemi­go a to­mar ese pa­so y en des­fi­le. Cuan­do ya los vi cer­ca, ¡acuéstate, ne­gro!, le di­je a Ni­co­lás: ¡Sa­ca el sa­ble y man­do­bles a dis­cre­ción! Y ten­dién­do­me yo a su la­do bo­ca arri­ba, es­pe­ra­mos la lle­ga­da del ejér­ci­to. ¡Qué tro­pel! Se acer­ca­ron, lle­gan; pi­sa la pri­me­ra fi­la so­bre mí, cre­yén­do­me ca­dá­ver, y ¡aho­ra Ni­co­lás! Ta­jo por aquí, man­do­ble por allí, ¡qué so­ber­bia ro­se­ta de cruz! En me­nos de tres mi­nu­tos cor­ta­mos los pies a ca­si to­do el ba­ta­llón e hi­ci­mos em­pren­der la fu­ga a los po­cos que que­da­ron, sin acer­tar a ex­pli­car­se la cau­sa de es­ta po­da pe­des­tre. ¡Una mon­ta­ña de hom­bre mu­ti­la­dos te­nía­mos so­bre no­so­tros! -¡Co­ro­nel! -¡Pe­ro mi co­ro­nel!... -Hom­bre: ¡esa sí que es gor­da! -¿Có­mo? ¿Que lo du­dan us­te­des? ¡Ni­co­lás! -¡A la or­den mi co­ro­né! -¿Qué di­ces tú de lo con­ta­do? -Que voy ar ce­po, mi co­ro­nel -¿Pe­ro te has pro­pues­to…? -¡Ar ce­po, mi co­ro­né! Has­ta aquí el cuen­tón, tan sin ton ni son. Pe­ro a men­tir se me lla­ma, ya que de men­tir se tra­ta; y me acuer­do de que en mi tie­rra, ca­da vez que pa­sa con una elec­ción, sea de dipu­tados, sea de con­gre­sis­tas, sea de pre­si­den­tes o de con­ce­ja­les, gor­das men­ti­ras po­lí­ti­cas tam­bién, re­sul­ta a po­co por allí una cir­cu­lar­ci­ta de ca­jón, por es­te te­nor: “Se­ñor: Tie­ne el Go­bierno de­nun­cia for­mal de que en las úl­ti­mas elec­cio­nes ta­les, se han co­me­ti­do abu­sos y frau­des con pal­ma­rio de­tri­men­to del san­to, sa­gra­do, di­vino, hu­mano, inalie­na­ble, in­con­cul­ca­ble, im­pres­crip­ti­ble, in­con­tro­ver­ti­ble e in­con­tes­ta­ble sa­cro­san­to de­re­cho del su­fra­gio que mi Go­bierno es­tá obli­ga­do a ha­cer res­pe­tar, de con­for­mi­dad con nues­tra Car­ta Fun­da­men­tal”.

“En con­se­cuen­cia, y pa­ra que la san­ción pú­bli­ca sea sa­tis­fe­cha, y cas­ti­ga­dos inexo­ra­ble­men­te los que re­sul­ta­ren cul­pa­bles, pro­ce­da us­ted sin de­mo­ra, con to­da ener­gía, a ha­cer ins­tau­rar el su­ma­rio res­pec­ti­vo y a to­das las ave­ri­gua­cio­nes po­si­bles, pa­ra que la san­ción no se ha­ga es­pe­rar, pues a ello es­tá re­suel­to mi Go­bierno”.

Con es­to que­da apa­ren­ta­da la lu­cha leal en las elec­cio­nes, la pro­tes­ta de los ciu­da­da­nos que mal­di­to lo que se han preo­cu­pa­do en el asun­to, y cam­pan­te la li­ber­tad elec­to­ral.

El en­car­ga­do de la ave­ri­gua­ción con­tes­ta días des­pués, que ins­tau­ra­da la cau­sa y ago­ta­dos to­dos los me­dios de in­qui­si­ción del frau­de, se ha com­pro­ba­do ple­na­men­te que no ha ha­bi­do aso­mo de irre­gu­la­ri­dad y que to­do ha si­do cier­to, lim­pio y a pe­dir de bo­ca.

Am­bos ofi­cios se pu­bli­can en los dia­rios ofi­cia­les, los to­man los se­mi y los re­pro­du­cen los de­más, y el Go­bierno di­ce en­ton­ces al pue­blo:

-¿Ya lo han vis­to us­te­des? ¿Qué? ¿No lo creen? ¿Que es­to es men­ti­ra? ¡Ni­co­lás!

¡Y el po­bre Ni­co­lás así no ase­gu­re que to­do es cier­to!

So­lo que si la gua­ya­ba re­sul­ta tan gor­da como la úl­ti­ma del co­ro­nel, quién sa­be si el ve­te­rano Ni­co­lás, con to­da su sin­ce­ra ad­he­sión se ve­ría en el ca­so de re­pe­tir cuan­do le pre­gun­ta­ran: -¿Que no ha si­do le­gal? -¡Ar ce­po, mi co­ro­nel! -¿Que no ha ha­bi­do lu­cha le­gí­ti­ma? -¡Ar ce­po, mi co­ro­nel!

PA­RA EVI­TAR SER

EN­VIA­DO NUE­VA­MEN­TE AL CAS­TI­GO CON­FIR­MÓ LA VER­SIÓN DE SU MEN­TI­RO­SO SU­PE­RIOR.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.