El res­ca­te del te­so­ro de LA CA­PI­TA­NA

Memorias Porteñas - - Mp - Por JO­SÉ AN­TO­NIO GÓMEZ ITU­RRAL­DE

La re­cu­pe­ra­ción del cuan­tio­so te­so­ro del rey y del con­tra­ban­do (el cual tri­pli­ca­ba al del so­be­rano), que se ha­lla­ban en la pan­za de la in­for­tu­na­da Ca­pi­ta­na, de­man­da­ba un gran es­fuer­zo y or­ga­ni­za­ción, tan­to en tie­rra como en el lu­gar del nau­fra­gio. Una vez or­ga­ni­za­da la alimentaci­ón de la ma­ri­ne­ría y de la tro­pa que que­da­ba como cus­to­dia de los va­lo­res, el ca­pi­tán de So­sa se con­cre­tó de lleno al res­ca­te de los enor­mes va­lo­res que per­ma­ne­cían a bor­do. Con la po­ca gen­te que te­nía, em­pe­zó por abrir el cos­ta­do ex­pues­to de la na­ve, que era el me­nos ba­ti­do por las olas.

La pla­ta que se ha­lla­ba en la sen­ti­na del ga­león, de­bi­do a que la na­ve ha­bía es­co­ra­do, se des­li­zó a es­tri­bor y que­dó se­pul­ta­da por el las­tre del bu­que que se co­rrió so­bre ella. Pa­ra lle­gar a es­ta fue me­nes­ter cor­tar el cas­co por la me­dia­na pa­ra que la po­pa que­da­se sin co­mu­ni­ca­ción. A fin de fa­ci­li­tar la pe­ne­tra­ción de la luz y el ac­ce­so a las bo­de­gas, se pren­dió fue­go tan­to al cas­ti­llo de proa como al de po­pa, que so­bre­sa­lían del agua, pa­ra que so­lo que­da­se lo que per­ma­ne­cía su­mer­gi­do.

Con un po­co de pa­cien­cia y au­to­ri­dad, lo­gró con­ven­cer a tres o cua­tro hom­bres que te­nían cier­ta ex­pe­rien­cia de bu­zos, pa­ra que a tra­vés de los bo­que­tes abier­tos en el cos­ta­do pe­ne­tra­sen a los de­pó­si­tos, “y te­nién­do­les muy fe­liz a mi in­ten­to y de­seo, se em­pe­zó a sa­car mu­cha pla­ta de Vues­tra Ma­jes­tad y par­ti­cu­la­res” (AGI. doc 05 de 28/12/1654). Cuan­do re­ci­bió ayu­da de gen­te ex­pe­ri­men­ta­da, con el res­to de hom­bres, a la par que re­co­gían por pu­ña­dos los reales que ha­bían caí­do al fon­do are­no­so del ba­jo, ini­ció tam­bién el res­ca­te de las pie­zas de ar­ti­lle­ría.

MA­TE­RIA­LES RES­CA­TA­DOS

Cuan­do lle­ga­ron los so­co­rris­tas de Pai­ta al man­do del maes­tro de cam­po Isi­dro de Cés­pe­des y pos­te­rior­men­te los de Gua­ya­quil, el tra­ba­jo se ace­le­ró a tal pun­to, que al arri­bo al cam­pa­men­to del doc­tor Pe­dro Váz­quez de Velasco, oi­dor de la Real Au­dien­cia de Li­ma, en­via­do por el vi­rrey Gar­cía de Sar­mien­to pa­ra en­car­gar­se en Chan­duy de la re­cu­pe­ra­ción y con­trol de los bie­nes del so­be­rano:“ha­lló que ha­bían sa­ca­do de cuen­ta de Vues­tra Ma­jes­tad dos­cien­tos no­ven­ta y una barras, y de par­ti­cu­la­res, tresciento­s se­ten­ta y tres, cien­to nue­ve ca­jas de Reales, do­ce ca­jas de pla­ta la­bra­da, trein­ta y un mil pe­sos en ta­le­gos, mil nue­ve ba­rre­ton­ci­llos, cua­tro pi­ñas, las tres quin­ta­das, on­ce plan­chas, vein­te y dos pie­zas de ar­ti­lle­ría, y al­gu­nos apa­re­jos de ca­bles, ve­las y otras co­sas que con­for­me a las po­cas fuer­zas, que ha­bía si­do tra­ba­jo muy sin­gu­lar y en que efec­ti­va­men­te ha mos­tra­do Dios la gran­de­za de su mi­se­ri­cor­dia” (ídem).

Don Pe­dro de Me­ne­ses en car­ta del 15 de no­viem­bre de 1654, da cuen­ta al so­be­rano de la pre­sen­cia de don Pe­dro Váz­quez en el lu­gar del desas­tre (AGI. doc. 02 de 15/11/1654). Pe­ro una vez res­ca­ta­dos los bul­tos que se en­con­tra­ban en lu­ga­res más ac­ce­si­bles, em­pe­za­ron las di­fi­cul­ta­des: ha­lla­ron gran­des ca­jo­nes aba­rro­ta­dos de pla­ta, que fue ne­ce­sa­rio des­ar­mar pa­ra po­der ex­traer su con­te­ni­do. Tra­ba­jo ar­duo, pues den­tro de los en­tre­puen­tes flo­ta­ban ma­de­ros suel­tos, dur­mien­tes, ve­las, etc., que con las em­bes­ti­das del mar po­nían en pe­li­gro la vida de los bu­zos. Y pe­se a que es­tos ba­ja­ban con una cuer­da en la cin­tu­ra, pa­ra vol­ver por el mis­mo ca­mino, mu­chas ve­ces el mar se las arre­ba­ta­ba po­nién­do­los en pe­li­gro de per­der­se en las en­tra­ñas del bu­que. De es­ta for­ma ya ha­bían pe­re­ci­do aho­ga­dos dos de los bu­zos ve­ni­dos de Pa­na­má.

Era tal el ama­si­jo y la enor­mi­dad del vo­lu­men de car­ga que ha­bía si­do de­po­si­ta­do en sus pa­ño­les, que “si sa­ca­da de ella se pu­sie­se en la pla­za de Li­ma, que es muy gran­de, juz­ga no cu­pie­ra en ella la car­ga que traía la di­cha nao Ca­pi­ta­na” (AGI, doc. 12 de 01/02/1655). Las enor­mes pa­cas de lana de vi­cu­ña im­preg­na­das de agua, pe­sa­da­men­te blo­quea­ban la en­tra­da a los pa­ño­les del cen­tro. Las mil qui­nien­tas sa­cas de ha­ri­na, con­ver­ti­das en en­gru­do es­cu­rri­di­zo, y las on­ce mil bo­ti­jas de vino da­ban tum­bos de una ban­da a otra.

LU­CHA CON­TRA EL MAR

Cien­tos de pie­zas de ba­ye­ta, ata­dos de cor­de­lla­tes, in­nú­me­ros ces­tos de lo­za y tan­tas ca­jas de ro­pa de cuan­tos tri­pu­lan­tes y pa­sa­je­ros via­ja­ban, es­ti­ba­dos so­bre la pla­ta for­ma­ban una ama­za­co­ta­da mix­tu­ra. To­do ello por la ma­re­ja­da cons­tan­te se des­pla­za­ba de un la­do a otro, au­men­tan­do el ries­go de los hom­bres. La can­ti­dad de pla­ta sin re­gis­tro que sus due­ños ha­bían co­lo­ca­do por do­quier, ma­te­rial­men­te los obli­ga­ba a re­bus­car ba­jo el agua en ca­da rincón po­si­ble.

Ade­más de to­do lo des­cri­to, el tra­ba­jo de res­ca­te se veía in­te­rrum­pi­do ca­da vez y cuan­do la ma­rea es­ta­ba cre­ci­da, por­que la fuer­za del olea­je arro­ja­ba con fu­ria a los bu­zos con­tra los ta­bi­ques del bu­que e im­pe­día to­da la ac­ti­vi­dad. Ele­men­tos to­dos que, su­ma­dos a la pre­ca­ria alimentaci­ón y al ago­ta­mien­to del per­so­nal, au­men­ta­ron la di­fi­cul­tad de la ta­rea de res­ca­te.

Don Die­go An­drés de Ro­cha, fis­cal de la Real Au­dien­cia de Qui­to, en car­ta del 19 de di­ciem­bre de ese año, in­for­ma al so­be­rano que lue­go de co­no­cer­se en Qui­to el des­gra­cia­do su­ce­so, y como cen­tro ad­mi­nis­tra­ti­vo más cer­cano al lu­gar del he­cho, fue la que más rá­pi­da­men­te en­vió so­co­rro y la gen­te ne­ce­sa­ria de la pro­vin­cia:

“Vi­ne con to­da di­li­gen­cia por ca­mi­nos bien pe­li­gro­sos, pe­ro en na­da re­pa­ra quien pro­cu­ra ser fiel a Su so­be­rano y Se­ñor Na­tu­ral. Po­co des­pués de mi lle­ga­da vino de Li­ma el Doc­tor Don Pe­dro Váz­quez de Velasco, (...) se ale­gró de ha­llar­me en es­te lu­gar y me or­de­nó hi­cie­se ofi­cio de Fis­cal, (...) es Mi­nis­tro que te­me a Dios, ama a Vues­tra Ma­jes­tad, ha­ce y guar­da jus­ti­cia a los pue­blos, es­ti­ma a los vir­tuo­sos, y en la pér­di­da de es­ta Ca­pi­ta­na, re­co­no­cien­do los frau­des de los que en es­ta oca­sión pre­ten­den que­dar­se con la ha­cien­da aje­na que les die­ron en con­fian­za mu­chos po­bres, huér­fa­nos y viu­das, ha pro­cu­ra­do qui­tar las tram­pas, ad­mi­tien­do a com­po­si­ción mu­cho de lo que ve­nía ex­tra­via­do y obli­gán­do­les por bue­nos ca­mi­nos a que ha­gan ma­ni­fes­ta­ción de lo que traían por al­to y ad­mi­tién­do­lo a re­gis­tro por­que de lo con­tra­rio se se­gui­ría gran­de ani­qui­la­mien­to en el co­mer­cio de es­te reino, y los cla­mo­res y llan­tos de tan­ta gen­te como aquí se ve per­di­da, pe­ne­tran los cie­los e in­cli­nan a esa pie­dad” (AGI. doc. 04 de 19/12/1654).

VI­GI­LAN­CIA Y RE­GIS­TRO

Como se pue­de ver, es­ta ope­ra­ción de sal­va­men­to no era co­sa de po­ca mon­ta ni bro­ma al­gu­na, pues se tra­ta­ba de res­ca­tar cer­ca de diez mi­llo­nes de “pa­ta­co­nes”, que pa­ra esa épo­ca y aun de la ac­tual, era una su­ma apre­cia­ble de ri­que­za mo­ne­ta­ria en me­tá­li­co, de los cua­les, tres mi­llo­nes eran del te­so­ro real y el res­to de con­tra­ban­do. Bu­ró­cra­tas de al­to co­turno y ele­va­da po­si­ción, ins­ta­la­dos en el cam­pa­men­to cum­plían las ges­tio­nes de vi­gi­lan­cia, re­gis­tro y de man­te­ner in­for­ma­do al rey.

En­tre la co­rres­pon­den­cia en­via­da al so­be­rano se en­cuen­tra una car­ta con fe­cha 28 de di­ciem­bre del año del nau­fra­gio, que in­for­ma de la par­ti­ci­pa­ción de 52 bu­zos, que ha­bían lo­gra­do sal­var 386 barras de pla­ta del mo­nar­ca, 4 sin due­ño apa­ren­te, 706 re­gis­tra­das a nom­bre de par­ti­cu­la­res, 269 ma­ni­fes­ta­das; 160 ca­jo­nes de reales y 28 de pla­ta la­bra­da.

UN MI­LLÓN RO­BA­DO

An­tes de pro­du­cir­se el en­ca­lla­mien­to fi­nal, cuan­do era im­pe­rio­so ac­cio­nar las bom­bas de achi­que, fae­na que man­tu­vo muy ata­rea­dos a co­mer­cian­tes y pa­sa­je­ro, no pu­die­ron ver que la ma­ri­ne­ría apro­ve­chó ese tiem­po pa­ra ro­bar­les. Cuan­do des­em­bar­ca­ron a tie­rra, la co­sa fue mu­cho más gra­ve. Se pro­du­jo un des­po­jo ma­yor al mi­llón de pe­sos, que com­pro­ba­ron cuan­do de­bie­ron vol­ver al des­tro­za­do ga­león “por sus baú­les y ro­pa, ha­lla­ron que es­ta­ban que­bra­dos y sa­ca­do lo que ha­bía en ellos, y como la gen­te de mar es la cul­pa­da, y cual­quier di­li­gen­cia que se ha­ce en es­te des­po­bla­do, no pue­de ser con el se­cre­to que con­vie­ne, y los hui­dos y au­sen­tes son mu­chos, no se pue­de ave­ri­guar, como de­seo y el ca­so pi­de, si bien hay prue­ba bas­tan­te pa­ra tor­men­tos, y es­pe­ro que la ha­brá pa­ra pe­na or­di­na­ria” (AGI. doc. 10 de 28/12/1654).

“La sa­ca de la pla­ta” te­nía ya más de un año de ini­cia­da, lap­so en el que se ha­bían re­cu­pe­ra­do y en­via­do a Es­pa­ña su­mas in­gen­tes. El 12 de fe­bre­ro de 1655, don Pe­dro Váz­quez de Velasco en­vió una car­ta al so­be­rano en la que ha­ce re­fe­ren­cia a ta­les en­víos por el ca­mino de Pa­na­má o Tie­rra Fir­me. Pe­ro aún ha­bía mu­cho por sa­car de los restos, que por en­ton­ces ape­nas su­ge­rían las lí­neas de una em­bar­ca­ción de la en­ver­ga­du­ra que es­ta ha­bía te­ni­do.

En es­te do­cu­men­to des­cri­be el ca­pi­tán So­sa, que pa­ra acla­rar los pa­ño­les, y que los bu­zos ne­gros tu­vie­sen me­jor vi­si­bi­li­dad, de­bió pren­der fue­go a los cas­ti­llos de po­pa y proa, ac­ción que re­sul­tó muy efec­ti­va pues in­me­dia­ta­men­te se re­cu­pe­ra­ron al­gu­nas barras. Es­te he­cho que le per­mi­tió una ma­yor fa­ci­li­dad, tam­bién hi­zo po­si­ble que se per­ca­ta­se de cuan “car­ga­da ve­nía la Ca­pi­ta­na, aba­rro­ta­da de far­dos de ba­ye­tas, cor­de­lla­tes de la tie­rra, cor­do­ba­nes, bo­ti­jas de vino, acei­tu­nas y otros gé­ne­ros, ces­tos de lo­za y otras co­sas que to­das por mer­ca­de­rías se lle­van a Pa­na­má, con que me ha­llé con im­po­si­bi­li­dad de sa­car la pla­ta y prin­ci­pal­men­te la de Vues­tra Ma­jes­tad” (AGI. doc. 13 de 12/02/1655).

A PE­SAR DEL IN­TEN­SO OPE­RA­TI­VO DE RES­CA­TE CON OTRAS NA­VES NO SE PU­DO EVI­TAR

UN RO­BO MI­LLO­NA­RIO DE PLA­TA Y DE CON­TRA­BAN­DO QUE NUN­CA SE RE­CU­PE­RÓ.

Las gran­des olas de un fu­rio­so tem­po­ral no im­pi­die­ron el sa­queo de la na­ve que se hun­dió.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.