GE­NIA­LI­DA­DES DE DON GA­BRIEL

Memorias Porteñas - - Mp - Por MO­DES­TO CHÁ­VEZ FRAN­CO

Yo creo que us­te­des, mis lec­to­res, co­no­cen qui­zá me­jor que yo a ese cé­le­bre se­ñor que cuan­tas ve­ces qui­so fue pre­si­den­te, dic­ta­dor, je­fe su­pre­mo, ti­rano y amo ab­so­lu­to de es­te mal gui­sa­do ja­món que por su fi­gu­ra geo­grá­fi­ca es lo que se lla­mó Re­pú­bli­ca del Ecua­dor, des­de que el se­ñor Flo­res le arran­có ese per­nil a la Gran Co­lom­bia, y se lo gui­só pa­ra su uso y con­su­mo en 1830, ja­món que ya va que­dan­do en hue­so por las vo­ra­ces den­te­lla­das de los po­lí­ti­cos del An­dea­quen­de y los ra­to­nes del An­dea­llen­de, si les pa­re­cen a us­te­des bue­nas es­tas dos pa­la­bre­jas que aca­ban de ocu­rrír­se­me pa­ra no ha­blar más cla­ro de asun­to tan dis­cu­ti­do en más de 100 años, por­que los an­dea­llen­da­nos son los que tie­nen el ja­món por el man­go, que es por don­de me­jor se aga­rra.

Ya es ho­ra de sa­car al ta­bla­do de nues­tra cró­ni­ca al has­ta aquí ocul­to per­so­na­je, Sr. Dr. Dn Ga­briel Gar­cía Mo­reno. Y es­ta me la van a ga­nar us­te­des por­que de­cla­ro que aquí me fa­llan mis fa­cul­ta­des in­duc­ti­va, de­duc­ti­va, in­tui­ti­va, crí­ti­ca y ana­lí­ti­ca de per­so­na­jes de los pa­sa­dos tiem­pos. Confieso que me es im­po­si­ble un jui­cio pro­pio pa­ra de­ci­dir: es­te fue el hom­bre. No co­noz­co otro más dis­cu­ti­do ni he­cho más enig­má­ti­co por el gui­ri­gay de las opi­nio­nes “pre mor­tem et post mor­tem sua” ni he co­no­ci­do otro que más rá­pi­da­men­te ha­ya pa­sa­do de per­so­na­je real a du­do­so le­gen­da­rio, pues mien­tras pa­ra los beneficiad­os con sus ac­tos es pró­cer, es már­tir, es ge­nio, após­tol, su­per­hom­bre y glo­ria de nues­tros anales, pa­ra los que fue­ron o se lla­ma­ron víc­ti­mas de sus pa­sio­nes, es mons­truo­so, es cruel, es sá­di­co y ser­vi­cio­so, lo­co, im­pío, hi­pó­cri­ta, trai­dor, es­qui­zo­fré­ni­co, abor­to, bal­dón de la his­to­ria, amal­ga­ma pa­ra­dó­ji­ca, una es­pe­cie de ja­món del dia­blo, en fin. Y así, mien­tras unos lo exal­tan has­ta a los al­ta­res por­que de san­to no que­da por qué re­cha­zar­lo, otros lo po­nen de per­ver­so que no tie­ne el dia­blo por dón­de desechar­lo. ¿A qué me que­do, pues, si la exé­ge­sis an­da como brú­ju­la tu­ru­la­ta en­tre es­tas dos mon­ta­ñas? ¡Ah, la his­to­ria! Aquí me acuer­do de lo que he di­cho de ella:

Cuan­do un ti­rano nos aprie­ta el cue­llo la pren­sa vil lo lla­ma pro­vi­den­te, y uno que otro pe­rió­di­co im­pru­den­te di­ce por ahí, ta­pán­do­se el re­sue­llo:

Ah, no im­por­ta! ¡La his­to­ria, con su se­llo, el es­tig­ma pon­drá so­bre tu fren­te!

To­das ahí me las den… di­rán el mal­di­to− rien­do de la in­fe­liz ja­cu­la­to­ria− Pa­ra ex­tra­viar cri­te­rios y me­mo­ria, bas­tan­te en mi fa­vor les que­da es­cri­to, y a más que no he de ver ese li­bri­to, ¡son ya tan po­cos los que leen his­to­ria…!

Y como así de­jó, en efec­to, el se­ñor Gar­cía, en­ma­ra­ña­da su vida po­lí­ti­ca has­ta que Le­mus Ra­yo se la can­ce­ló a ma­che­ta­zos en Qui­to y agos­to de 1875, en el por­tal del pro­pio pa­la­cio de Go­bierno, de­je­mos esas ne­bu­lo­si­da­des pa­ra his­to­ria­do­res más trá­gi­co-po­lí­ti­cos que yo, y va­mos a nues­tro cuen­to que es una de las mil y una anéc­do­tas que de esa po­lí­cro­ma exis­ten­cia con­ser­va la tra­di­ción po­pu­lar, no sé si to­das cier­tas o mu­chas del fan­ta­sea­dor fol­clo­re.

En lo que sí es­tán de acuer­do afec­tos y desafec­tos es en que Gar­cía Mo­reno fue un ad­mi­nis­tra­dor ha­bi­lí­si­mo e in­te­gé­rri­mo, que fue muy ac­ti­vo y eje­cu­ti­vo, como que era una es­pe­cie de due­ño y se­ñor del país por el te­rror que im­pu­so y las sa­bias y ar­te­ras fuer­zas ocul­tas con que con­ta­ba en claus­tros y ho­ga­res, y en que pu­so las prin­ci­pa­les ba­ses del pro­gre­so ma­te­rial del país; que hi­zo una ca­rre­te­ra, ini­ció un fe­rro­ca­rril, tra­jo el te­lé­gra­fo y cons­tru­yó un pre­si­dio que ho­ga­ño sir­ve has­ta pa­ra los le­gis­la­do­res, que es el col­mo del apro­ve­cha­mien­to.

Y a pro­pó­si­to de cár­cel, ya que es­ta­mos a su puer­ta, allí en­tre­go la anéc­do­ta que trai­go apre­ti­na­da des­de el prin­ci­pio de es­ta cró­ni­ca.

Di­ce la tra­di­ción que en uno de esos sor­pre­si­vos via­jes en que de la no­che a la ma­ña­na don Ga­briel se apa­re­cía aquí o allá como ma­la vi­sión, sin po­der­se na­die ex­pli­car có­mo y so­bre qué ha­bía via­ja­do por ca­mi­nos de he­rra­du­ra que em­plea­ban ocho días, ama­ne­ció en Qui­to y reama­ne­ció en Gua­ya­quil. Y di­cen (por­que de de­ci­res nos ve­ni­mos re­men­dan­do) que cuan­do se le ocu­rría un se­mi­vue­lo de es­tos, ha­cía por me­dio de chas­quis apos­tar ex­ce­len­tes ca­bal­ga­du­ras de tam­bo en tam­bo; ata­ba a la gru­pa de la que sa­lía una al­for­ja con cho­co­la­te y pan; po­nía dos pis­to­las en sus pis­to­le­ras, una da­ga a su cinto y una lan­za al ar­zón, grue­so pon­cho y gran som­bre­ro, za­ma­rros y arreo de cha­gra y… ¡ha­la! A re­ven­tar el primer ca­ba­llo has­ta lle­gar al se­gun­do, re­ven­tar al se­gun­do has­ta lle­gar al ter­ce­ro, y así su­ce­si­va­men­te, día y no­che, llo­vie­ra o ven­tea­ra, hu­bie­ra lu­na o cen­te­llas, ca­lor o frío, y de pron­to, ¡zas! O lle­ga­ba por Ya­gua­chi o se apea­ba en Bo­de­gas, en­tra­ba por la Ata­ra­za­na o por el Con­che­ro, por el Gua­yas o el Sa­la­do, el de­mo­nio lo sa­bría, que aquí no se da­ban cuen­ta sino cuan­do apa­re­cía en una ofi­ci­na pú­bli­ca o ha­cía lla­mar a su ca­sa a al­gún fun­cio­na­rio, y en­ton­ces co­rría como un

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.