Dos he­chos vio­len­tos

En el Gua­ya­quil de ha­ce 50 años

Memorias Porteñas - - Mp - Por JO­SÉ LUIS ORTIZ

En di­ciem­bre de 1964 y enero de 1965, con trein­ta días de di­fe­ren­cia, ocu­rrie­ron dos he­chos de ex­tre­ma vio­len­cia en Gua­ya­quil. El pri­me­ro fue el asal­to a una su­cur­sal del ban­co La Pre­vi­so­ra y el se­gun­do, una san­grien­ta agre­sión en los al­ma­ce­nes Emi­lio Isaías C.A. Es­tos pa­sa­jes tu­vie­ron, al pa­re­cer, dis­tin­ta con­no­ta­ción. El de di­ciem­bre ha­bría si­do per­pe­tra­do por un co­man­do re­vo­lu­cio­na­rio de iz­quier­da y el si­guien­te por una pan­di­lla de cor­te de­lin­cuen­cial a se­cas.

EL EN­TORNO PO­LÍ­TI­CO

Ecua­dor vi­vía a fi­nes del 64, un pro­ce­so dic­ta­to­rial ini­cia­do con el gol­pe de Es­ta­do del 11 de ju­lio del año an­te­rior. La ciu­da­da­nía es­ta­ba can­sa­da y se em­pe­za­ba a ha­blar de una sus­ti­tu­ción y del re­torno a la de­mo­cra­cia. Va­rios nom­bres so­na­ban como pro­ba­bles su­ce­so­res en la si­lla pre­si­den­cial: Jo­sé Cor­sino Cár­de­nas, Carlos An­dra­de Ma­rín, Raúl Cle­men­te Huer­ta, Cle­men­te Ye­ro­vi In­da­bu­ru, in­de­pen­dien­te y ex­mi­nis­tro de Es­ta­do; Al­fre­do Pé­rez Gue­rre­ro, Carlos Cue­va Ta­ma­riz, Carlos Luis Pla­za Da­ñín, Ot­to Arosemena Gómez, Gil Ba­rra­gán Ro­me­ro, en­tre otros. Se dis­cu­tía en el es­ce­na­rio po­lí­ti­co na­cio­nal, la con­ve­nien­cia o no de una re­elec­ción pre­si­den­cial y más del 80% del elec­to­ra­do se ha­bía pro­nun­cia- do en con­tra de ella, que­dan­do con­sig­na­da en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo la cer­te­za de que “…la no re­elec­ción aca­ba­ría con el ab­sur­do cri­te­rio de que so­lo un hom­bre pue­de ser­vir al país…y el tiem­po ac­tual re­cla­ma opor­tu­ni­da­des pa­ra los va­lo­res nuevos, pre­pa­ra­dos y pa­trio­tas, pa­ra que den su apor­te in­te­lec­tual a la obra de go­bierno que pro­mo­cio­ne el bie­nes­tar de la na­ción…”. En el ám­bi­to par­ti­da­rio se ano­ta­ba como acon­te­ci­mien­to sig­ni­fi­ca­ti­vo, la rup­tu­ra del CFP y la ven­ta­ja que ha­bía lo­gra­do el li­de­raz­go de As­sad Bu­ca­ram. Y en el cal­dea­do am­bien­te de la iz­quier­da, man­te­nía mu­cha ac­tua­li­dad la in­ci­den­cia de la Revolución cu­ba­na del 1 de enero de 1959, su de­cla­ra­da ad­he­sión al mun­do del so­cia­lis­mo real y el pa­pel del Che Gue­va­ra como eje­cu­tor de una es­tra­te­gia de re­pro­duc­ción de la lu­cha ar­ma­da a ni­vel con­ti­nen­tal y mun­dial.

¿UNA ‘RE­CU­PE­RA­CIÓN RE­VO­LU­CIO­NA­RIA’?

La agen­cia nú­me­ro 1 del ban­co La Pre­vi­so­ra es­ta­ba ubi­ca­da en la ave­ni­da Ol­me­do, en­tre Eloy Al­fa­ro y Ma­le­cón Si­món Bo­lí­var, fren­te a un pe­que­ño par­que y en diagonal al an­ti­guo Club de La Unión. El sec­tor, no tan agi­ta­do como es aho­ra con la exis­ten­cia de ese gran mer­ca­do po­pu­lar de­no­mi­na­do La Bahía, te­nía sin em­bar­go gran mo­vi­mien­to de­bi­do a la pro­xi­mi­dad de las fies­tas na­vi­de­ñas y de fin de año. A las 12:05 de la tar­de del mar­tes 15 de di­ciem­bre, un ta­xi se es­ta­cio­nó al pie de ese lo­cal ban­ca­rio y des­cen­dió de él un hom­bre muy bien ves­ti­do. Le di­jo al cho­fer que lo es­pe­ra­ra unos mi­nu­tos y que no tar­da­ría en rea­li­zar una ges­tión, apro­ve­chan­do que la aten­ción al pú­bli­co se sus­pen­día de 12 a 2 y me­dia, y so­lo tra­ba­ja­ba la sec­ción que atien­de los trá­mi­tes pen­dien­tes de la clien­te­la. Al in­te­rior de esa agen­cia de la ave­ni­da Ol­me­do 112, en efec­to se ha­lla­ban ope­ran­do los fun­cio­na­rios en­car­ga­dos de ha­cer las cuen­tas, com­pro­bar re­ci­bos, re­vi­sar de­pó­si­tos y guar­dar el efec­ti­vo en la ca­ja de cau­da­les. Aque­llos, ubi­ca­dos de­trás del mos­tra­dor, es­ta­ban se­pa­ra­dos del si­tio de aten­ción al pú­bli­co por ven­ta­ni­llas pro­te­gi­das con vi­drios sim­ples y va­ri­llas de bron­ce. En con­se­cuen­cia, la pro­tec­ción, como se ve, es­ta­ba le­jos de re­fle­jar preo­cu­pa­ción al­gu­na por par­te de la en­ti­dad. Gua­ya­quil vi­vía en­ton­ces un cli­ma de re­la­ti­va tran­qui­li­dad y la co­lec­ti­vi­dad se sen­tía, al me­nos en el cen­tro, bas­tan­te se­gu­ra. De­trás del in­di­vi­duo acicalado se ubi­ca­ron va­rios hom­bres, tres de ellos tam­bién muy bien ves­ti­dos. El pri­me­ro con­tes­tó con mu­cha se­gu­ri­dad al re­que­ri­mien­to del guar­dia, di­cien­do que acu­dían a una ci­ta con el ge­ren­te. Pe­ne­tra­ron re­suel­ta­men­te a la ofi­ci­na de es­te; el que iba al úl­ti­mo sa­có una pis­to­la y otro de los del gru­po, tam­bién ar­ma­do, se re­tra­só pa­ra ubi­car­se en la por­te­zue­la me­tá­li­ca. To­dos to­ma­ron po­si­ción es­tra­té­gi­ca en los si­tios que les per­mi­tían con­tro­lar el es­pa­cio. Mien­tras aque­llo ocu­rría, el que ha­bía en­tra­do a la ca­be­za fue di­rec­to has­ta el es­cri­to­rio del ge­ren­te, Ho­ra­cio Or­cés Men­do­za, a quien le es­pe­tó con apa­ren­te fu­ria “…que na­die se mue­va, es­to es un asal­to; le­ván­te­se…” y, ca­si en co­ro, los que lo es­col­ta­ban pro­nun­cia­ron pa­ra los fun­cio­na­rios del si­tio de aten­ción “…na­die se mue­va…”. Uno de los em­plea­dos, de ape­lli­dos Ica­za Vega, se des­pla­zó con ha­bi­li­dad e in­ten­tó to­mar un te­lé­fono pa­ra lla­mar al Cuer­po de Bom­be­ros y pe­dir que se co­mu­ni­ca­ran con la po­li­cía; pe­ro uno de los asal­tan­tes, ad­ver­ti­do de esa in­ten­ción, le des­car­gó un du­ro ca­cha­zo en la fren­te y lo­gró im­pe­dir que la in­ten­ción de Ica­za pro­gre­sa­ra. Los ca­tor­ce em­plea­dos se que­da­ron quie­tos, como es­ta­tuas, cuan­do otro de los atra­ca­do­res ex­tra­jo un punzón de hie­lo pa­ra po­nér­se­lo a Or­cés por la es­pal­da, a fin de que abrie­ra la ca­ja. Es­te, en un primer mo­men­to se re­sis­tió pe­ro lue­go, al sen­tir­se he­ri­do, mo­vió

EL PRI­ME­RO FUE UN ASAL­TO A UNA SU­CUR­SAL BAN­CA­RIA Y EL SE­GUN­DO AL AL­MA­CÉN ISAÍAS CON EL RE­SUL­TA­DO DE LA MUER­TE DE UNO DE SUS DUE­ÑOS Y UN

ASAL­TAN­TE.

las pe­ri­llas del apa­ra­to y per­mi­tió que los apre­su­ra­dos pan­di­lle­ros to­ma­ran las ca­jas re­ple­tas de bi­lle­tes y sa­lie­ran, de ma­ne­ra or­de­na­da y sin atro­pe­llar­se, de las ins­ta­la­cio­nes. Cuan­do es­tu­vie­ron a pun­to de aban­do­nar el lo­cal, el fun­cio­na­rio Le­ma An­dra­de in­ten­tó se­guir­los, pe­ro al ver­se apun­ta­do por un re­vol­ver desis­tió y re­tro­ce­dió con pri­sa.

La ope­ra­ción du­ró ape­nas sie­te mi­nu­tos, los pan­di­lle­ros se em­bar­ca­ron en el ta­xi que los aguar­da­ba y des­apa­re­cie­ron del lu­gar. Lue­go de me­dia ho­ra lle­gó la po­li­cía (Ofi­ci­na de Investigac­ión Cri­mi­nal -OIC) al man­do del co­man­dan­te Jai­me Lu­na, y arri­ba­ron va­rios pa­tru­lle­ros ha­cien­do so­nar sus si­re­nas en una coor­di­na­da ac­ción de des­plie­gue de fuer­zas. Acor­do­na­ron el si­tio e ini­cia­ron de ma­ne­ra in­me­dia­ta las in­ves­ti­ga­cio­nes y re­du­je­ron a pri­sión a los em­plea­dos del ban­co pa­ra in­qui­rir­les de­ta­lles so­bre el even­to. Otros miem­bros de la fuer­za pú­bli­ca se mo­vi­li­za­ron pa­ra vi­si­tar ho­te­les, acu­dir a mue­lles y es­ta­cio­nes de trans­por­te, y más de un vian­dan­te fue pa­ra­do con fi­nes de re­qui­sa y bús­que­da de sos­pe­cho­sos y cul­pa­bles.

Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia y los de­tec­ti­ves pri­va­dos con­tra­ta­dos por La Pre­vi­so­ra se pre­gun­ta­ron quié­nes se­rían los miem­bros de la bri­ga­da que se al­zó con el di­ne­ro de esa agen­cia ban­ca­ria (¿Ur­jis­tas, con­tra­ban­dis­tas, co­lom­bia­nos, ar­gen­ti­nos, pan­di­lle­ros ju­ve­ni­les, ex­pes­qui­sas, los “gue­rri­lle­ros” del “Toa­chi”?), pe­ro nun­ca lle­ga­ron a des­cu­brir­los, ni tam­po­co se su­po la can­ti­dad de di­ne­ro ro­ba­do. Se tra­tó de una ope­ra­ción muy bien or­ga­ni­za­da, con pro­ce­di­mien­tos con­tro­la­dos y ac­cio­nes de mi­li­mé­tri­ca y cro­no­me­tra­da pre­pa­ra­ción.

UN ASAL­TO DE DE­PLO­RA­BLES CON­SE­CUEN­CIAS. Gua­ya­quil ter­mi­na­ba un nue­vo día de tra­ba­jo. A úl­ti­mas ho­ras de la tar­de del vier­nes 15 de enero de 1965 la gen­te ini­cia­ba el re­torno a su ho­gar, el sol em­pe­za­ba a es­con­der­se y en el cen­tro de la ciu­dad se veían las pri­me­ras som­bras noc­tur­nas. Fren­te a la ca­te­dral, en la ave­ni­da 10 de Agos­to, se ubi­ca­ban en­ton­ces los al­ma­ce­nes “Emi­lio Isaías C.A.”. Por el la­do de Chimborazo, en una de las ban­cas del par­que Se­mi­na­rio o Bo­lí­var (o de las igua­nas), se en­con­tra­ba un gru­po de jó­ve­nes que con­ver­sa­ba ani­ma­da­men­te. Uno de ellos, de apro­xi­ma­da­men­te 25 años y de con­tex­tu­ra del­ga­da, con ves­ti­men­ta li­ge­ra pe­ro ele­gan­te, por­ta­ba una fun­da de lo­na de co­lor verde; otro, de con­tex­tu­ra medianamen­te grue­sa, de ca­be­za gran­de y ojos vi­va­ces, de­no­ta­ba ca­rác­ter ner­vio­so, se mor­día las uñas y pa­re­cía apro­bar, con ges­tos, lo que el pri­me­ro de­cía. Un ter­ce­ro, ba­jo de es­ta­tu­ra, de ojos hun­di­dos y gri­ses, man­dí­bu­la dé­bil, de más o me­nos 30 años, de cabellos ca­si ru­bios pei­na­dos ha­cia de­lan­te, se fro­ta­ba las ma­nos y ha­cía alar­de de fir­me­za. El cuar­to, el más tran­qui­lo, tri­gue­ño, de ros­tro du­ro y ojos ne­gros, ca­si no par­ti­ci­pa­ba del diá­lo­go de­bi­do a que mi­ra­ba con mu­cha aten­ción el aje­treo de las per­so­nas que cir­cu­la­ban por los por­ta­les de 10 de Agos­to; de ma­ne­ra es­pe­cial, pres­ta­ba aten­ción al de los alu­di­dos al­ma­ce­nes. A una se­ñal del pri­me­ro y cuan­do el trá­fi­co em­pe­za­ba a ser me­nos in­ten­so, los cua­tro cru­za­ron la ca­lle Chimborazo, tras­pa­sa­ron el par­te­rre de la ave­ni­da 10 de Agos­to y se di­ri­gie­ron a esas ins­ta­la­cio­nes co­mer­cia­les. Las puer­tas de in­gre­so de la clien­te­la se ha­bían ce­rra­do, pe­ro mi­nu­tos más tar­de y cuan­do la cam­pa­na del re­loj de la igle­sia da­ba las sie­te y me­dia, la pe­que­ña puer­ta de es­ca­pe se abrió, un jo­ven sa­lió del lo­cal y de mo­do rá­pi­do in­gre­só uno de los del gru­po pa­ra ubi­car­se de­trás de los bul­tos de mer­ca­de­ría, pa­ra ob­ser­var el mo­vi­mien­to del per­so­nal que aún per­ma­ne­cía aden­tro. Ha­bían pre­vis­to que a la ho­ra del cie­rre ape­nas se quedarían dos per­so­nas pe­ro se equi­vo­ca­ron. A más de los tres her­ma­nos Isaías (Nahím, Juan y En­ri­que) es­ta­ban su ami­go Ju­lio Ja­lil y una se­cre­ta­ria. Es­ta sa­lió y lue­go en­tra­ron los tres acom­pa­ñan­tes del ade­lan­ta­do asal­tan­te. Los dos te­nían la ca­ra cu­bier­ta con me­dias de nai­lon y el res­tan­te lle­va­ba una más­ca­ra con la ima­gen de Ni­ki­ta Krus­hev, primer mi­nis­tro de la URSS y se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Par­ti­do Co­mu­nis­ta de esa na­ción. Cuan­do el que en­ca­be­za­ba la ope­ra­ción di­jo que se tra­ta­ba de un asal­to, En­ri­que Isaías les ma­ni­fes­tó que po­dían lle­var­se lo que qui­sie­ran pe­ro que no dis­pa­ra­ran. Su her­mano Juan ha­bría ga­ti­lla­do por tres ve­ces un re­vol­ver des­car­ga­do; Nahím y Juan ha­brían apro­ve­cha­do que la luz se apa­gó por po­cos mi­nu­tos pa­ra de­fen­der­se de los de­lin­cuen­tes. Es­tos, con ma­ni­fies­ta de­ses­pe­ra­ción y des­con­trol, los ha­brían agre­di­do, hi­rien­do a Nahím y a En­ri­que; al pri­me­ro con va­rios dis­pa­ros y al se­gun­do con dis­pa­ros y pu­ña­la­das. En­ri­que mu­rió y a Nahím lo tras­la­da­ron rá­pi­da­men­te a una ca­sa asis­ten­cial.

Los asal­tan­tes aban­do­na­ron el lo­cal sin lle­var­se na­da, uno de ellos ca­yó por la ac­ción de un po­li­cía en las ca­lles ale­da­ñas y los in­ves­ti­ga­do­res des­cu­brie­ron, lue­go de pe­ne­trar en la ca­sa de uno de ellos, fo­to­gra­fías, pla­nos, ar­mas y de­más prue­bas. Con to­do es­to y con las de­cla­ra­cio­nes de los im­pli­ca­dos lle­ga­ron a la con­clu­sión de que en el he­cho in­ter­vi­nie­ron Six­to La­mo­ta Gál­vez, Ubal­do Tu­ti­vén, Héctor Can­dia Ne­pi­ta y Wal­ter Bur­gos; que el pri­me­ro mu­rió y que quien es­tu­vo de­trás de to­do, como or­ga­ni­za­dor y au­tor in­te­lec­tual, fue David Ze­va­llos Guz­mán, em­plea­do de con­fian­za de la fir­ma.

Es­te ca­so no obe­de­ció, se­gún se pu­do es­ta­ble­cer, a una mo­ti­va­ción po­lí­ti­ca sino al afán de al­zar­se con una bue­na can­ti­dad de di­ne­ro.

Asal­to al Ban­co La Pre­vi­so­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.