CLEO­PA­TRAS Y MAR­CO AN­TO­NIOS

Memorias Porteñas - - Mp - Por MO­DES­TO CHÁ­VEZ FRAN­CO

No crean us­te­des que nues­tras bal­sas so­lo sir­vie­ron pa­ra car­gar plá­ta­nos, ca­cao y pes­ca­do, y pa­ra me­cer en nues­tras aguas la in­fan­cia, la pu­ber­tad y la ve­jez de nues­tros cho­los que en ellas apren­dían a na­dar, a pes­car, a na­ve­gar y a ca­zar la­gar­tos cuer­po a cuer­po.

La in­ge­nio­sa in­ven­ción huan­ca­vil­ca fue ele­va­da al ran­go de na­ve re­gia des­de los tiem­pos de los chi­mus y los in­cas. ¿No di­cen que uno de ellos via­jó has­ta las Ga­lá­pa­gos con una es­cua­dra?

Mag­ní­fi­cas ve­las de ri­cas te­las bor­da­das en co­lo­res con sím­bo­los y es­cu­dos, ador­na­das con fi­gu­ras de oro y pla­ta; pro­vis­tas de bue­nos te­chos de pa­ja, de pi­sos y pa­re­des de es­te­ras, ca­mas a la orien­tal, va­ji­llas, to­do y has­ta mú­si­ca y ha­rem lle­va­ban los gran­des en sus via­jes. Y sus ca­noas tam­bién, ni por la for­ma ni por la ga­la pe­dían fa­vor al­guno a las pon­de­ra­das gón­do­las de Ve­ne­cia, que pa­ra mí y acá en con­fian­za… me­jor es una ca­noa de mon­ta­ña de las nues­tras, sin tan­to na­ve­gar pa­ra ir a ver las aguas de los dux.

Los con­quis­ta­do­res apro­ve­cha­ban el vehícu­lo, y el gus­to eu­ro­peo hi­zo de ellas unas ver­da­de­ras ca­sas de via­je con to­das las co­mo­di­da­des y lu­jos de via­je­ros sibaritas, si era ne­ce­sa­rio, cuan­do ha­bían de via­jar en ellas los per­so­na­jes y sus sé­qui­tos, como he­mos vis­to las que lle­va­ban has­ta Tum­bes al vi­rrey La­drón de Gue­va­ra.

Bo­de­gas era la es­pe­cia­lis­ta en esas cons­truc­cio­nes. ¡Qué pa­los de bal­sa los de en­ton­ces! Trein­ta me­tros de lar­go por un an­cho pa­re­jo de una va­ra de diá­me­tro. Ya po­dían po­ner­les en­ci­ma una de las pi­rá­mi­des. Las ha­bían has­ta de dos pi­sos. ¡Qué ama­rras con be­ju­co de mon­ta­ña más du­ro y du­ra­ble que el me­jor ca­bo de Ma­ni­la!

Una bal­sa de esas era una for­tu­na. Ca­sa y na­ve, ase­gu­ra­da con­tra in­cen­dios y te­rre­mo­tos, con­tra ca­lo­res y fríos, con­tra llu­via y se­que­dad.

Trans­por­ta­ble a gus­to pa­ra cam­biar de cli­ma, con aves y pe­ces y mo­lus­cos y crus­tá­ceos, fru­tas, le­ña y agua a la mano; ba­ño y ex­cu­sa­do hi­gié­ni­cos. Una de­li­cia: Mar­co An­to­nio sus pe­sa­das ga­le­ras y Cleo­pa­tra su bar­ca, las ha­brían cam­bia­do con nues­tras bal­sas, de ha­ber­las co­no­ci­do.

Si viento, a ve­las; si cal­ma, a re­mos; si ma­rea, a fa­vor. En las co­mu­nes de trá­fi­co pa­ra car­ga y pa­sa­je­ros, los cho­los vi­vían con sus fa- mi­lias que ha­cían el ser­vi­cio de co­ci­na a los pa­sa­je­ros. Ba­jo la ra­ma­da col­ga­ban ha­ma­cas pa­ra vai­ve­near­se en las no­ches o en los ocios. El fo­gon­ci­to afue­ra no ne­ce­si­ta­ba de aba­ni­co; el viento con­ser­va­ba el fue­go. En su torno es­ta­ba la des­pen­sa grue­sa; ba­jo la ra­ma­da la me­nu­da del azú­car, el ca­fé, los ci­ga­rros, la mayorca, y al sol o al hu­mo se­cán­do­se las to­ci­ne­tas y las li­sas… y la ro­pa la­va­da. Los ár­bo­les fru­ta­les bor­dea­ban las ori­llas y se in­cli­na­ban a brin­dar sus fru­tas que na­die mez­qui­na­ba.

En cuan­do los chi­cos ga­tea­ban, so­ga a la cin­tu­ra pa­ra que no ca­ye­ran al agua, y de vez en vez la mis­ma so­ga pa­ra echar­los a na­dar.

Las bal­sas de las fa­mi­lias ha­cen­da­das eran ca­sas de to­do con­fort y lu­jo. Te­nían sa­la, dor­mi­to­rio, co­me­dor, co­ci­na, ba­ño, na­tu­ral­men­te, y wa­ter… li­bre. Las ha­bía sun­tuo­sas, pa­la­ce­tes via­je­ros muy ale­gres y pin­to­res­cos con só­li­da ar­ma­zón de ca­sa so­bre sus grue­sos pa­los de bal­sa. Sus te­chos eran de cade, bi­jao o lo­na fuer­te, em­brea­da o en­gra­sa­da, im­permea­ble, ten­di­da en de­cli­ves y ple­ga­bles. Pa­re­des de ca­ña pi­ca­da o de ta­blas del­ga­das, con puer­tas y ven­ta­nas pa­ra el ai­re, el fres­co y la vis­ta; buen mo­bi­lia­rio, etc. En ellas iban y ve­nían las fa­mi­lias de sus fin­cas a la ciu­dad y viceversa y via­ja­ban en es­ta­cio­nes ca­lu­ro­sas has­ta Pu­ná, Chan­duy, Tum­bes, Pai­ta, Man­ta. Di­cho­so aquel que tie­ne su ca­sa a flo­te y a quien el mar le mece su ca­ma­ro­te…. Las bal­sas fi­jas o aco­de­ra­das per­ma­nen­te­men­te en po­bla­cio­nes puer­tos, eran en­ton­ces las úni­cas y me­jo­res ca­sas po­sa­das y ho- te­les. Te­nían cuar­tos de hués­pe­des, ba­ños, co­ci­na y co­me­dor, sin per­jui­cio del de­par­ta­men­to fa­mi­liar del bal­se­ro. En su con­torno se ase­gu­ra­ban las ca­noas de los via­je­ros. Las hu­bo en los úl­ti­mos tiem­pos que en su sa­lón te­nían has­ta piano, al­fom­bras y es­pe­jos.

Lue­go se re­du­je­ron a me­ren­de­ros, lu­ga­res de aco­de­ra­je y de ba­ños. Se da­ban bo­le­tos de 10 ba­ños, por 8 reales sin ja­bón ni sá­ba­na, y 2 reales ca­da uno, si con sá­ba­na y ja­bón. Eran unos ca­jo­nes de una va­ra cú­bi­ca, su­mer­gi­dos en el agua, den­tro de sus cuar­ti­tos. Si por des­cui­do se des­cla­va­ba una ta­bla del fon­do…. el ba­ñis­ta se iba al fon­do y ra­ra vez sa­lía de de­ba­jo de la bal­sa.

Al­gu­nas es­ca­lo­na­das en las ri­be­ras de los ríos como tam­bos de trán­si­to, o en puer­te­ci­llos se­cun­da­rios lle­ga­ron a ha­cer­se asi­los de con­tra­ban­dis­tas y sal­tea­do­res y hu­bo que clau­su­rar­las. Fue famosa la bal­sa de Oli­vo en la Bo­ca del Ya­gua­chi, en don­de se to­ma­ba un mag­ní­fi­co ca­fé que la iro­nía po­pu­lar lo can­ta­ba: En la Bo­ca del Ya­gua­chi sus­pi­ra­ba una gua­tu­sa y en el sus­pi­ro de­cía: Oli­vo, ca­fé de tu­sa En la ori­lla ur­ba­na del Gua­yas exis­ten to­da­vía al­gu­nas bal­sas pe­ro ya muy apo­co­pa­das y di­fe­ren­tes de las que son de es­te re­cuer­do del pa­sa­do y ex­pre­sión de nues­tras cos­tum­bres que ya van al ol­vi­do. La cons­truc­to­ra es­pe­cia­li­za­da en es­tas tí­pi­cas man­sio­nes era Bo­de­gas de Ba­baho­yo, due­ña de las mon­ta­ñas de los me­jo­res pa­lo-bal­sas y

be­ju­cos.

LAS GRAN­DES BAL­SAS ERAN REAL­MEN­TE UNAS CA­SAS FLO­TAN­TES QUE NA­VE­GA­BAN POR LOS RÍOS DE LA COS­TA.

EL USO DE LAS BAL­SAS TIE­NE UN AN­TE­CE­DEN­TE PREHIS­TÓ­RI­CO EN­TRE LOS PO­BLA­DO­RES DE LA RE­GIÓN LI­TO­RAL.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.