He­roi­cas ac­cio­nes en la gue­rra del Ce­ne­pa

Memorias Porteñas - - Portada - Por GUILLERMO AROSEMENA AROSEMENA

Po­der leer ac­tual­men­te no­ti­cias de apro­xi­ma­da­men­te dos si­glos atrás es re­ve­la­dor, por­que así se co­no­ce in­for­ma­ción no ha­lla­da en tex­tos de his­to­ria, per­mi­tien­do re­afir­mar lo es­cri­to por el his­to­ria­dor o re­in­ter­pre­tar­la. Fre­cuen­te­men­te en­cuen­tro no­ve­da­des.

IN­DE­PEN­DEN­CIA DE GUA­YA­QUIL-THE TI­MES, 2 DE FE­BRE­RO DE 1821.

Con el tí­tu­lo Gua­ya­quil Li­bre, el dia­rio in­glés pu­bli­ca una co­mu­ni­ca­ción del 12 de oc­tu­bre de 1820 fir­ma­da por Gre­go­rio Es­co­be­do, je­fe mi­li­tar de Gua­ya­quil, anun­cian­do la In­de­pen­den­cia de la ciu­dad, tres días des­pués de ocu­rri­da: ”Ten­go la sa­tis­fac­ción de co­mu­ni­car­le a us­ted un even­to de la más gran­de fe­li­ci­dad a la cau­sa de es­te país. En la no­che del 9 las tro­pas, con­jun­ta­men­te con los ha­bi­tan­tes iza­ron la ban­de­ra de la In­de­pen­den­cia con el más gran­de en­tu­sias­mo”. En la co­mu­ni­ca­ción ex­pre­sa que de­be in­tere­sar­le co­no­cer la no­ti­cia a quien va di­ri­gi­da por­que in­flui­rá fa­vo­ra­ble­men­te en las ope­ra­cio­nes mi­li­ta­res y él, como co­man­dan­te de las fuer­zas de Gua­ya­quil no es­ca­ti­ma­rá nin­gún es­fuer­zo pa­ra ayu­dar a li­be­rar al res­to de la Au­dien­cia de Qui­to. Se des­co­no­ce a quién es di­ri­gi­do el es­cri­to, pe­ro el pe­rió­di­co re­pro­du­ce la no­ti­cia de un bo­le­tín del Go­bierno de Cun­di­na­mar­ca. Es­co­be­do ha­bía lle­ga­do a Gua­ya­quil en 1819 des­de Li­ma, for­man­do par­te de las fuer­zas reales. Es de su­po­ner que la co­mu­ni­ca­ción es­ta­ba di­ri­gi­da a Bo­lí­var. Es­ta co­mu­ni­ca­ción lla­ma la aten­ción. ¿Por qué Ol­me­do no la fir­mó como lo hi­zo con la car­ta a San Mar­tín pa­ra dar­le la no­ti­cia, en­via­da con Le­ta­men­di y Villamil? Si la co­mu­ni­ca­ción fue a Bo­lí­var o a San­tan­der, ¿qué con­tac­tos ha­bía te­ni­do con ellos, si ape­nas te­nía un año de vi­vir en Gua­ya­quil? Si la co­mu­ni­ca­ción fue a San Mar­tín, ¿es­te úl­ti­mo la re­mi­tió a Bo­lí­var y a San­tan­der? No ten­go res­pues­tas al mo­men­to. Días des­pués, Ol­me­do des­ti­tu­yó a Es­co­be­do y por co­rrup­ción lo de­vol­vió a Li­ma.

EN­TRE 1821 Y 1829 GUA­YA­QUIL FUE VÍC­TI­MA DEL MI­LI­TA­RIS­MO CO­LOM­BIANO, LA PO­BLA­CIÓN VI­VIÓ DE ZO­ZO­BRA EN ZO­ZO­BRA, LA ECO­NO­MÍA FUE DU­RA­MEN­TE GOL­PEA­DA, PE­RO LA CIU­DAD LO­GRÓ SO­BRE­VI­VIR.

CON­VE­NIO EN­TRE SU­CRE Y GO­BIERNO PRO­VI­SO­RIO- THE TI­MES, 18 DE DI­CIEM­BRE DE 1821

Hay una no­ti­cia re­la­cio­na­da con un acuer­do del 15 de ma­yo de 1821, de sie­te pun­tos, fir­ma­do en­tre Su­cre, a nom­bre de Bo­lí­var, y Ol­me­do, re­pre­sen­tan­do al Go­bierno Pro­vi­so­rio (GP). Es­te do­cu­men­to no se en­cuen­tra en la bi­blio­gra­fía que he re­vi­sa­do so­bre el pe­río­do pre­vio a la ane­xión de Gua­ya­quil a Co­lom­bia. Por su im­por­tan­cia se­rá ana­li­za­do en edi­cio­nes pos­te­rio­res.

CE­SIÓN DE LAS FRA­GA­TAS VEN­GAN­ZA Y PRUE­BA Y DE LA COR­BE­TA ALE­JAN­DRO, A FA­VOR DE PE­RÚ-THE TI­MES,3 DE JU­LIO DE 1822

Se re­pro­du­ce el con­ve­nio fir­ma­do por el GP y el co­man­dan­te de las fuer­zas reales del Pa­cí­fi­co, ce­dien­do a Pe­rú las úl­ti­mas na­ves es­pa­ño­las en la cos­ta oes­te su­da­me­ri­ca­na: Ven­gan­za, Prue­ba y Ale­jan­dro. Es­tas ha­bían blo­quea­do el gol­fo de Gua­ya­quil, un año atrás. Por di­fe­ren­cias en­tre Co­chra­ne y San Mar­tín, el pri­me­ro zar­pó de Li­ma a Val­pa­raí­so, sin em­bar­go, an­tes de­ci­dió per­se­guir a Prue­ba y Ven­gan­za, pe­ro La Mar, que se en­con­tra­ba en Gua­ya­quil, se ade­lan­tó y lo­gró con­ven­cer a los ca­pi­ta­nes de Prue­ba y Ven­gan­za, de ren­dir­se en lu­gar de en­fren­tar a Co­chra­ne. El con­ve­nio se fir­mó el 15 de fe­bre­ro de 1822 en­tre Ol­me­do, el ge­ne­ral Francisco Salazar, re­pre­sen­tan­te de San Mar­tín en Gua­ya­quil, y Jo­sé Vanegas, co­man­dan­te de las fuer­zas es­pa­ño­las. Cons­ta­ba de 10 ar­tícu­los que ha­cían re­fe­ren­cia a en­tre­gar las na­ves al GP en Gua­ya­quil, con to­do lo que te­nían. Pe­rú se com­pro­me­tía a pa­gar 12.000 pe­sos in­me­dia­ta­men­te, a to­da la tri­pu­la­ción, por di­ne­ros adeu­da­dos y el sal­do de la cuen­ta en 30 días, des­pués de Prue­ba ha­ber lle­ga­do a Ca­llao. Pe­rú re­co­no­cía adeu­dar 100.000 a Es­pa­ña y los pa­ga­ría cuan­do se lo­gra­ra la to­tal in­de­pen­den­cia. Los ofi­cia­les que­da­ban en li­ber­tad de per­ma­ne­cer en Pe­rú, si que­rían. Los gas­tos in­cu­rri­dos por Gua­ya­quil se­rían pa­ga­dos por Pe­rú; Ol­me­do los es­ti­mó en 40.000 pe­sos. En Pe­rú se con­si­de­ró nu­lo el con­ve­nio. La fra­ga­ta Prue­ba, re­bau­ti­za­da

Pro­tec­tor, pa­só a la ma­ri­na pe­rua­na, con su primer co­man­dan­te, el al­mi­ran­te Blan­co En­ca­la­da. La cor­be­ta Ale­jan­dro per­ma­ne­ció en el puer­to como ga­ran­tía. El 17 de ju­lio hu­bo en Gua­ya­quil in­ten­to de con­tra­rre­vo­lu­ción, di­ri­gi­do por el rea­lis­ta Ramón Olla­gue, quien se apo­de­ró de la cor­be­ta Ale­jan­dro y zar­pó pa­ra Pa­na­má, don­de en­tre­gó la na­ve a las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las. Los po­cos mi­li­ta­res que te­nía el puer­to lo­gra­ron con­te­ner el gol­pe.

GUE­RRA POR PO­SE­SIÓN DE GUA­YA­QUIL-THE TI­MES, 20 DE NO­VIEM­BRE DE 1827

Na­rra los acon­te­ci­mien­tos de la gue­rra en­tre Bo­lí­var y Pe­rú. Gran par­te de los gua­ya­qui­le­ños no ha­bían que­da­do sa­tis­fe­chos con la ane­xión a Co­lom­bia en ju­lio de 1822; con­si­de­ra­ban que el cen­tra­lis­mo no be­ne­fi­cia­ba a la pro­vin­cia. El ma­les­tar hi­zo cri­sis en abril de 1827 cuan­do los her­ma­nos Juan y An­to­nio Eli­zal­de, y Jo­sé La Mar se re­be­la­ron con­tra Bo­lí­var y pro­cla­ma­ron una se­ce­sión de fac­to de la pro­vin­cia. El Go­bierno pe­ruano apo­ya­ba la se­ce­sión pen­san­do que lue­go Gua­ya­quil se ane­xa­ría a Pe­rú. Bo­lí­var en­vió a va­rios de sus ge­ne­ra­les, in­clu­yen­do a Juan Jo­sé Flo­res, a quien or­de­nó to­mar­se el puer­to. Du­ran­te el tiem­po que du­ró el con­flic­to, Gua­ya­quil se pa­ra­li­zó por es­tar blo­quea­do el gol­fo. La ma­yo­ría de las fa­mi­lias de­ja­ron la ciu­dad en bus­ca de pro­tec­ción. Los ne­go­cios que­da­ron se­mi­ac­ti­vos, in­clu­yen­do el co­mer­cio in­ter­na­cio­nal. El Pe­rú de­cla­ró em­bar­go al trá­fi­co ma­rí­ti­mo; en Ca­llao, a dos bar­cos es­ta­dou­ni­den­ses que te­nían pla­nea­do in­gre­sar a Gua­ya­quil, el Go­bierno les exi­gió 10.000 pe­sos a ca­da uno como fian­za pa­ra que pa­ren 10 días en Pai­ta, an­tes de se­guir via­je. En es­te puer­to, uno de los ca­pi­ta­nes fue de­te­ni­do por cua­tro días. El cón­sul es­ta­dou­ni­den­se pro­tes­tó por los atro­pe­llos, lo­gró la li­ber­tad del ca­pi­tán y la de­vo­lu­ción de las fian­zas. En ju­lio Flo­res se en­fren­tó con La Mar en Dau­le, don­de es­te úl­ti­mo fue de­rro­ta­do; lue­go en­fer­mó y zar­pó pa­ra Li­ma. Re­cu­pe­ra­da su sa­lud fue elec­to pre­si­den­te de Pe­rú. Hu­bo sus­pen­sión de hos­ti­li­da­des y Bo­lí­var to­mó po­se­sión de Gua­ya­quil. La tran­qui­li­dad re­gre­só al puer­to pe­ro fue tem­po­ral; en sep­tiem­bre de 1828 la Es­cua­dra pe­rua­na blo­queó otra vez el gol­fo de Gua­ya­quil y el nue­vo con­flic­to du­ró has­ta 1829.

RI­CAR­DO WRIGHT ES­CRI­BE A LOS EDI­TO­RES DE THE TI­MES EN CON­TES­TA­CIÓN A CAR­TA PU­BLI­CA­DA POR ESE DIA­RIO- THE TI­MES, 26 DE NO­VIEM­BRE DE 1845

Se pu­bli­ca una car­ta de Ri­car­do Wright en res­pues­ta a otra en la sec­ción Di­ne­ro y Mer­ca­do, de días atrás; en ella el au­tor, pre­ten­dien­do co­no­cer a Ecua­dor, po­ne en du­da su sol­ven­cia pa­ra pa­gar a los te­ne­do­res de la deu­da in­gle­sa. Wright fue en­via­do por Ro­ca­fuer­te pa­ra ne­go­ciar esa deu­da pa­gan­do con tie­rras bal­días (Me­mo­rias Por­te­ñas #41). En su co­mu­ni­ca­ción Wright afir­ma que no es ver­dad que en los úl­ti­mos ocho años Ecua­dor es­té en la peor si­tua­ción fi­nan­cie­ra de su his­to­ria y que por su enor­me ejér­ci­to no pue­da can­ce­lar obli­ga­cio­nes ex­ter­nas ni in­ter­nas. Le in­di­ca que no es cier­to que no exis­te nin­gu­na cla­se de ma­nu­fac­tu­ra y po­ne nu­me­ro­sos ejem­plos de fá­bri­cas; tam­bién afir­ma que es fal­so que no hay li­ber­tad pa­ra co­mer­ciar con cual­quier país, nie­ga que Ecua­dor es­té ne­go­cian­do un tra­ta­do con Fran­cia que pon­dría en des­ven­ta­ja a In­gla­te­rra y con­si­de­ra irreal que co­lo­nos fran­ce­ses se es­ta­ble­ce­rían en Pu­ná pa­ra cons­truir un astillero. Pa­ra Wright to­do lo men­cio­na­do por el au­tor de la car­ta no tie­ne fun­da­men­to al­guno y lo in­vi­ta a re­unir­se – am­bos- con los te­ne­do­res de bo­nos pa­ra aca­bar con las men­ti­ras y des­pres­ti­gio al país. Con­clu­ye su co­mu­ni­ca­ción afir­man­do que Ecua­dor quie­re hon­rar su deu­da y que la pro­pues­ta he­cha por él en 1838 a nom­bre de Ro­ca­fuer­te, de­be ser acep­ta­da.

DES­CRIP­CIÓN DE GUA­YA­QUIL-PIT­TS­BURG DIS­PATCH, 27 DE ABRIL DE 1890

La no­ta de­di­ca gran es­pa­cio a des­cri­bir la ciu­dad de Gua­ya­quil e in­clu­ye di­bu­jos. En el en­ca­be­za­do se lee: Una ciu­dad ecua­to­rial, em­po­rio co­mer­cial de la re­pú­bli­ca de Ecua­dor. El di­bu­jo con ma­yor es­pa­cio es el del ven­de­dor de car­bón, que lle­va una ces­ta col­ga­da en la es­pal­da, pre­su­mi­ble­men­te pa­ra al­ma­ce­nar­lo. De­be ha­ber lla­ma­do la aten­ción al pe­rio­dis­ta. El car­bo­ne­ro fue un per­so­na­je que se veía en to­da la ciu­dad has­ta los años cin­cuen­ta (si­glo XX). Re­cuer­do que por mi ca­sa pa­sa­ba dia­ria­men­te con una ca­rre­ti­lla lle­na de car­bón. En aque­llos años, so­lo en el ba­rrio El Cen­te­na­rio vi­vían per­so­nas de una mis­ma con­di­ción so­cial. En las de­más zo­nas y cen­tro de la ciu­dad, no lla­ma­ba la aten- ción que una ca­sa de ma­de­ra se en­con­tra­ra jun­to a una vi­lla de ce­men­to.

El ar­tícu­lo co­mien­za con una ob­ser­va­ción co­mún en la ma­yo­ría de los vi­si­tan­tes de Gua­ya­quil que lle­ga­ban de no­che. Las lu­ces ha­cían vis­to­sa la ciu­dad y al día si­guien­te cuan­do ba­ja­ban de la em­bar­ca­ción, te­nían gran de­sen­can­to al ver­la. Al re­por­te­ro le lla­ma la aten­ción que en­ci­ma de ca­da puer­ta hay una lám­pa­ra y que to­das las ca­sas es­tán pin­ta­das de blan­co; tam­bién se re­fie­re a los bal­co­nes y las cor­ti­nas en­ro­lla­das cuan­do no hay sol; es­cri­be so­bre los ha­bi­tan­tes, la ac­ti­vi­dad flu­vial y los ma­te­ria­les de cons­truc­ción de las edi­fi­ca­cio­nes: ca­ña y ma­de­ra; se­gún él se han he­cho pa­ra so­por­tar tem­blo­res y te­ner más ai­rea­ción. Se sor­pren­de de que la ma­yo­ría de los ne­go­cios sean pro­pie­dad de ex­tran­je­ros o so­cie­da­des con ex­tran­je­ros. Cree que las edi­fi­ca­cio­nes son tan frá­gi­les que si hu­bie­ra una fuer­te llu­via, no que­da­ría ca­sa pa­ra­da. Le lla­ma la aten­ción que en ca­sas tan frá­gi­les, en los in­te­rio­res se en­cuen­tre gran ele­gan­cia: pia­nos, mue­bles y ar­tícu­los de ho­gar eu­ro­peos. Le preo­cu­pa que a pe­sar de las nu­me­ro­sas re­vo­lu­cio­nes, no se ha­ya que­ma­do la ciu­dad por ac­ción del fue­go de los re­vo­lu­cio­na­rios. Agre­ga que los pre­si­den­tes gua­ya­qui­le­ños, cuan­do es­tán en el puer­to vi­ven en una ba­rra­ca y pro­te­gi­dos por sol­da­dos des­cal­zos, duer­men cer­ca de la Adua­na pa­ra lle­var con­trol de los in­gre­sos re­sul­tan­tes de los aran­ce­les al co­mer­cio ex­te­rior y es­tán cer­ca del río en ca­so de te­ner que huir como re­sul­ta­do de una revolución. Es­ta ob­ser­va­ción es sor­pren­den­te, no la ha­bía leí­do an­tes. En los pla­nos de la ciu­dad no hay re­fe­ren­cia a esa ba­rra­ca. Agre­ga que hay dos pe­rió­di­cos: Los An­des y Pa­tria; las no­ti­cias in­ter­na­cio­na­les es­tán atra­sa­das has­ta con 10 días. Asom­bra, por­que des­de la dé­ca­da an­te­rior ya exis­tía la em­pre­sa de ca­ble (Me­mo­rias Por­te­ñas #18), res­pon­sa­ble del en­vío y re­cep­ción de in­for­ma­ción des­de y pa­ra otros paí­ses.

Ten­go la sa­tis­fac­ción de co­mu­ni­car­le a us­ted un even­to de la más gran­de fe­li­ci­dad a la cau­sa de es­te país. En la no­che del 9 las tro­pas, con­jun­ta­men­te con los ha­bi­tan­tes iza­ron la ban­de­ra de la In­de­pen­den­cia con el más gran­de en­tu­sias­mo”.

GRE­GO­RIO ES­CO­BE­DO,

je­fe mi­lli­tar de Gua­ya­quil

Anun­cio In­de­pen­den­cia de Gua­ya­quil, par­te del tex­to, 1821. Car­ta Ri­car­do Wright a Edi­to­res The Ti­mes, par­te del tex­to,1845. Des­crip­ción de Gua­ya­quil, 1890.

Con­ve­nio en­tre­ga de na­ves, 1822. Gue­rra en­tre Co­lom­bia y Pe­rú,1827.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.