Dos asal­tos en los 50

des­lum­bró a nues­tro pú­bli­co en los años 50

Memorias Porteñas - - Portada - Por ALBERTOSÁN­CHEZVARAS

En los años 50 del si­glo pa­sa­do, Gua­ya­quil tu­vo la opor­tu­ni­dad de ver a gran­des ce­le­bri­da­des, en­tre ellas, la cé­le­bre ba­lle­tis­ta ru­sa Ta­ma­ra Toumánova, quien en 1953 y 1956 se pre­sen­tó con gran su­ce­so en el tea­tro Nue­ve de Oc­tu­bre, don­de ac­tua­ron otros con­sa­gra­dos ar­tis­tas de pres­ti­gio mun­dial. El pú­bli­co de nues­tra ciu­dad res­pon­día al es­fuer­zo de los or­ga­ni­za­do­res de es­pec­tácu­los cul­tu­ra­les, asis­tien­do ma­si­va­men­te a es­tas fun­cio­nes pa­ra las que re­sul­ta­ba es­tre­cho el tea­tro del bou­le­vard, el más có­mo­do y ele­gan­te de aque­llos tiem­pos.

LA TOUMÁNOVA, UNA FI­GU

RAUNIVERSA­L. Ta­ma­ra Toumánova ha­bía na­ci­do en 1919 en Tiu­mén, en la Ru­sia si­be­ria­na, cuan­do su ma­dre huía tras la revolución bol­che­vi­que. Esos tiem­pos fue­ron su­ma­men­te di­fí­ci­les pa­ra su fa­mi­lia y vi­vie­ron como nó­ma­das, hu­yen­do de una ciu­dad a otra, en una épo­ca con­vul­sio­na­da. Un año más tar­de se reunie­ron con su pa­dre, de ori­gen aris­tó­cra­ta y per­se­gui­do por su vin­cu­la­ción con el ré­gi­men za­ris­ta, en Shan­gai, China pa­ra lue­go ir a Egip­to, Fran­cia y fi­nal­men­te Es­ta­dos Uni­dos, que fue su país de adop­ción. Pe­ro su ar­te la con­vir­tió en una fi­gu­ra uni­ver­sal y en sus gi­ras por los más di­ver­sos con­ti­nen­tes, re­ci­bió la acla­ma­ción del pú­bli­co. La crí­ti­ca fue exi­gen­te pe­ro ge­ne­ro­sa, pues re­co­no­ció siem­pre sus va­lio­sas cua­li­da­des, que hi­cie­ron de ella una de las me­jo­res bai­la­ri­nas de ba­llet de to­dos los tiem­pos.

Su afi­ción a la mú­si­ca se evi­den­ció des­de tem­pra­na edad. En París a los sie­te años de edad ya des­ta­ca­ba como pia­nis­ta y ba­lle­tis­ta clá­si­ca, re­ci­bien­do cla- ses de des­ta­ca­dos pro­fe­so­res ru­sos, muy nu­me­ro­sos en Fran­cia en los años pos­te­rio­res a la revolución ru­sa. Su maes­tra Ol­ga Pres­ba­jens­ka, la guió es­tu­pen­da­men­te y a los 9 años de­bu­tó en el tea­tro Ópe­ra. Una pre­sen­ta­ción su­ya lla­mó la aten­ción de uno de los di­rec­to­res del Ba­llet Ru­so de Mon­te­car­lo, Geor­ge Ba­lan­chi­ne, in­cor­po­rán­do­la a es­te im­por­tan­te gru­po. De allí en ade­lan­te, su ca­rre­ra fue en as­cen­so y an­te los pre­sa­gios de gue­rra que ha­bía en la Eu­ro­pa de los años trein­ta, emi­gró de­fi­ni­ti­va­men­te a los Es­ta­dos Uni­dos. En es­te país, ade­más de sus pre­sen­ta­cio­nes en los tea­tros, in­cur­sio­nó tam­bién en el ci­ne, ha­bien­do in­ter­pre­ta­do en la pe­lí­cu­la Es­ta no­che can­ta­mos, el pa­pel de An­na Pá­vlo­va, ‘ba­lle­ri­na’ ru­sa que en dé­ca­das an­te­rio­res ha­bía triun­fa­do con su fi­gu­ra fi­na y ele­gan­te (ac­túo en Gua­ya­quil y Me­dar­do Án­gel Silva le de­di­có el poe­ma Dan­se d’Ani­tra), im­po­nien­do el nue­vo es­ti­lo en el ba­llet que re­afir­mó la Toumánova. En­tre sus va­rias pe­lí­cu­las fi­gu­ra una ac­tua­ción en la cin­ta Cor­ti­na ras­ga­da, ba­jo la di­rec­ción de Al­fred Hitch­cok, pe­ro fi­nal­men­te se de­ci­dió so­lo por sus pre­sen­ta­cio­nes de ba­llet. Ella pre­fi­rió las ac­tua­cio­nes en los tea­tros y las gi­ras con los gru­pos, las cua­les lle­va­ron su ar­te a los más le­ja­nos y exó­ti­cos paí­ses. Hay que re­cor­dar que en esos tiem­pos los via­jes no te­nían las co­mo­di­da­des de los des­pla­za­mien­tos ac­tua­les, pe­ro ella siem­pre ac­ce­dió a las pe­ti­cio­nes que le lle­ga­ban des­de los más di­ver­sos lu­ga­res, por eso se ex­pli­ca que ha­ya ve­ni­do dos ve­ces a Gua­ya­quil, que no era una pla­za eco­nó­mi­ca­men­te tan fuer­te como pa­ra traer a una fi­gu­ra de su mag­ni­tud.

Sin em­bar­go, se man­tu­vo cer­ca­na al mun­do ci­ne­ma­to­grá-

fi­co pues fue ca­sa­da con el pro­duc­tor nor­te­ame­ri­cano Ca­sey Robinson (1944), del cual se di­vor­ció tras quin­ce años de ma­tri­mo­nio; una vez que se re­ti­ró de sus ac­ti­vi­da­des ar­tís­ti­cas re­si­dió en San­ta Mó­ni­ca, Ca­li­for­nia (ciu­dad cer­ca­na a Holly­wood), don­de fa­lle­ció en 1996. EN 1953 VINO CON OLEG

TUPINE. Su pri­me­ra ac­tua­ción en Gua­ya­quil fue el 19 de oc­tu­bre de 1953 cuan­do lle­gó acom­pa­ña­da por el bai­la­rín Oleg Tupine, tam­bién de ori­gen ru­so, aun­que na­ci­do en Tur­quía, con quien for­ma­ba un due­to sen­sa­cio­nal que ve­nía triun­fan­do en los prin­ci­pa­les tea­tros de Ar­gen­ti­na, Chile y Pe­rú. Com­ple­men­ta­ba a la pa­re­ja el con­sa­gra­do pia­nis­ta Ot­to Jor­dan. En su pre­sen­ta­ción fue anun­cia­da como la rei­na del ba­llet clá­si­co, me­re­ce­do­ra de los me­jo­res co­men­ta­rios de la crí­ti­ca de ar­te de los paí­ses de Eu­ro­pa y Amé­ri­ca, y en los ti­tu­la­res de pren­sa se in­di­ca­ba que era la gran opor­tu­ni­dad de ver a una ar­tis­ta ge­nial. El pro­gra­ma in­clu­yó en­tre otras pie­zas, Síl­fi­des de Cho­pin, Cas­ca­nue­ces de Tchai­kowsky y la fa­vo­ri­ta de la dan­za­ri­na ru­sa, Muer­te del cis­ne de Saint-Saens, que con­sa­gra­ra a An­na Pá­vlo­va.

TRIUN­FO CON WLA­DI­MIR OUKHTOMSKY. Cuan­do en agos­to de 1956 Ta­ma­ra Toumánova hi­zo una gi­ra por Uru­guay, Ar­gen­ti­na, Chile y Pe­rú, hi­zo es­ca­la en Gua­ya­quil. La acom­pa­ña­ba como bai­la­rín otro afa­ma­do ar­tis­ta de ori­gen ru­so, Wla­di­mir Ouchk­tomsky, con quien for­ma­ba par­te del Ba­llet Ru­so de Mon­te­car­lo.

En el dia­rio El Uni­ver­so, el crí­ti­co de ar­te Luis Martínez Mo­reno des­ta­có que la ‘ba­lle­ri­na’ ru­sa ha­bía ra­ti­fi­ca­do ser una de las fi­gu­ras más des­ta­ca­das del ba­llet con­tem­po­rá­neo. Así co­men­tó: “La trans­fi­gu­ra­ción del cuer­po hu­mano, que es la dan­za, nos re­ve­ló ano­che Ta­ma­ra Toumánova. Ella reali­zó el mi­la­gro de di­vi­ni­zar una fi­gu­ra de es­te mun­do – su fi­gu­ra ya al­go le­ja­na del sue­lo y de no­so­tros -. Apri­sio­na­da - cis­ne fu­gaz­men­te de­te­ni­do – den­tro de un es­pa­cio frío y te­rre­nal un ins­tan­te vi­vió, un ins­tan­te alen­tó an­tes de par­tir de nue­vo. Tal vez des­co­no­cía de la pre­sen­cia de ex­tra­ños, no sa­bía que un la­do de su en­cie­rro per­mi­tía la luz y las mi­ra­das. Y, en­ton­ces, la vi­mos como si per­ma­ne­cie­ra en su pro­pia es­fe­ra, li­bre como si es­tu­vie­ra en el im­pal­pa­ble e in­men­so ai­re; su cuer­po to­do – don­de las lí­neas de la es­pal­da y el ros­tro, los bra­zos, las mi­ra­das y las pier­nas pa­re­cían dar to­na­li­da­des, lu­ces y som­bras – se pro­di­gó en una su­ce­sión de for­mas de be­lle­za in­creí­ble”.

LA FAMOSA BA­LLE­TIS­TA RU­SA SE PRE­SEN­TÓ DOS VE­CES EN EL TEA­TRO NUE­VE DE OC­TU­BRE . LA ACOM­PA­ÑA­RON OTRAS GRAN­DES FI­GU­RAS COMO OLEG TUPINE Y WLA­DI­MIR OUKHTMSKY.

Ta­ma­ra Toumánova, un ros­tro que cau­ti­va­ba. La es­ti­li­za­da fi­gu­ra de la dan­za­ri­na ru­sa. Wla­di­mir Ouch­komsky. Oleg Tupine.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.