La pri­me­ra reac­ción pro­fe­der

Memorias Porteñas - - News - Por ARQ. MEL­VIN HO­YOS

No tar­dó mu­cho Bo­lí­var en ol­vi­dar los prin­ci­pios por los que lu­chó. Su idea de de­mo­cra­cia y sus con­cep­tos so­bre re­pú­bli­ca y otros, se vie­ron se­ria­men­te tras­tor­na­dos por el in­men­so po­der que lle­gó a te­ner en­tre sus ma­nos. El con­te­ni­do y los con­cep­tos ma­ne­ja­dos en la Cons­ti­tu­ción bo­li­via­na, hi­ja de su in­te­lec­to, así lo de­mues­tran.

En 1825, lue­go de to­mar po­se­sión mi­li­tar del Al­to Pe­rú, Bo­lí­var le da­ría for­ma a una car­ta po­lí­ti­ca que se hi­zo famosa por lo po­co or­to­do­xa que era, así como por ser con­tra­dic­to­ria, si la re­la­cio­na­mos con los prin­ci­pios po­lí­ti­cos de­fen­di­dos y pre­go­na­dos por él has­ta ese en­ton­ces.

En car­ta a San­tan­der, es­cri­ta el mis­mo año, abor­da­ba el te­ma de una ma­ne­ra vi­si­ble­men­te au­to­crá­ti­ca, con ideas to­tal­men­te con­tra­rias al es­pí­ri­tu de so­be­ra­nía de­mo­crá­ti­ca que de­be­ría pri­mar en el nue­vo or­den geo­po­lí­ti­co que es­ta­ba por im­po­ner­se. En­tre las ideas en men­ción, qui­zás las más des­ta­ca­das eran las si­guien­tes:

“… Un eje­cu­ti­vo vi­ta­li­cio y un vi­ce­pre­si­den­te he­re­di­ta­rio evi­tan las os­ci­la­cio­nes, los par­ti­dos y las as­pi­ra­cio­nes que pro­du­cen las fre­cuen­tes elec­cio­nes…”.

Tan en­tu­sias­ma­do es­ta­ba con la redacción de es­ta car­ta fun­da­men­tal que en la mis­ma mi­si­va ex­pre­sa­ba: “En nin­gún pac­to de los go­bier­nos re­pre­sen­ta­ti­vos veo tan­ta li­ber­tad po­pu­lar, tan­ta in­ter­ven­ción in­me­dia­ta de los ciu­da­da­nos en el ejer­ci­cio de la so­be­ra­nía y tan­ta fuer­za en el Eje­cu­ti­vo como en es­te pro­yec­to”.

Sin em­bar­go, y a me­di­da que se di­fun­dían la es­truc­tu­ra y el con­te­ni­do del do­cu­men­to, es­te iba ge­ne­ran­do re­cha­zos de to­da ín­do­le y una in­fi­ni­dad de con­mo­cio­nes re­vo­lu­cio­na­rias que pre­ten­dían, en unos ca­sos, cam­biar­lo to­tal­men­te (en for­ma y en fon­do) y en otros, que fue­ra re­for­ma­do con ba­se en fa­cul­ta­des dic­ta­to­ria­les.

El ejer­ci­cio del po­der vi­ta­li­cio, así como del po­der he­re­di­ta­rio fue­ron los fac­to­res que ge­ne­ra­ron un ma­yor re­cha­zo den­tro de las na­cio­nes a las que, en cor­to pla­zo, el “Li­ber­ta­dor” im­pon­dría la nue­va Cons­ti­tu­ción. Pa­ra lo­grar su acep­ta­ción, Bo­li­var rea­li­za­ría una in­ten­sa la­bor de di­fu­sión me­dian­te la cual ha­ría lle­gar a los per­so­na­jes más des­ta­ca­dos de Amé­ri­ca (así como a los de ma­yor po­der de con­vo­ca­to­ria) una co­pia, pa­ra que co­no­cie­ran y apo­ya­ran la redacción de es­ta nue­va y muy sui­gé­ne­ris Car­ta Fun­da­men­tal.

Ol­me­do se ha­lla­ba den­tro de ese se­lec­to gru­po. Pe­ro el va­te gua­ya­qui­le­ño no coin­ci­di­ría ja­más con es­te mal dis­fra­za­do pro­yec­to de mo­nar­quía, al pun­to que con­tes­ta­ría la mi­si­va de Bo­li­var de la ma­ne­ra si­guien­te: “…Ha­blo, en­tre otras co­sas de la su­ce­sión en el po­der. ¿Te­ne­mos mu­chos hom­bres pro­ba­dos? Las pre­cau­cio­nes que aho­ra pa­re­cen jus­tas, por­que se es­tá for­man­do la na­ción, ¿no se­rán con el tiem­po oca­sio­nes pe­li­gro­sas? Y un je­fe ¿ten­drá siem­pre bas­tan­te vir­tud pa­ra no li­mi­tar en sus hi­jos, pa­rien­te, sus ami­gos la elec­ción del Con­gre­so o ase­gu­rar en su fa­mi­lia o en su sec­ta la he­ren­cia del po­der?

Es­ta con­di­ción del pro­yec­to ha he­cho fi­lo­so­far y po­li­ti­quear mu­cho por acá (ha­bla de Eu­ro­pa, pues se ha­lla­ba en Lon­dres, como pre­si­den­te de la Le­ga­ción del Go­bierno Pe­ruano), por­que en efec­to ha ha­bi­do mo­nar­quías muy es­tric­tas, muy ri­gu­ro­sas en que no era tan ri­gu­ro­sa la su­ce­sión he­re­di­ta­ria. Yo mis­mo no es­toy le­jos de creer que es­te ca­rác­ter no cua­dra bien con la idea de Re­pú­bli­ca”.

La opi­nión de un hom­bre de la ta­lla de Ol­me­do era muy va­lio­sa en asun­tos como el que se tra­ta­ba, pe­ro pa­ra al­guien como Bo­lí­var es­ta crí­ti­ca fron­tal con­tra sus ideas no tu­vo nin­gún pe­so, al pun­to de que po­co tiem­po des­pués ini­cia­ría las ges­tio­nes pa­ra que la Cons­ti­tu­ción bo­li­via­na (men­ta­li­za­da por él y en la que se per­ci­bían ya los de­li­rios me­ga­ló­ma­nos que ad­qui­rió) re­em­pla­za­ra a la pu­ra­men­te de­mo­crá­ti­ca que ha­bía re­dac­ta­do San­tan­der en Cú­cu­ta y que era la que re­gía pa­ra Co­lom­bia.

Las reac­cio­nes no se hi­cie­ron es­pe­rar. Es­tas se ini­cia­ron en Ve­ne­zue­la, don­de el ge­ne­ral Páez, des­co­no­cien­do la au­to­ri­dad del Con­gre­so bo­go­tano y pro­mo­vien­do la in­de­pen­den­cia del Dis­tri­to del Nor­te a fa­vor de la fe­de­ra­li­za­ción de la re­gión, con­vo­có al pue­blo venezolano a una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te.

La reac­ción ve­ne­zo­la­na fue se­cun­da­da por el De­par­ta­men­to de Gua­ya­quil el 6 de ju­lio de 1826, lo que com­pli­có los pla­nes de Bo­lí­var y lo mo­vi­li­zó ha­cia nues­tra ciu­dad con el fin de apla­car los áni-

GUA­YA­QUIL Y PAR­TI­CU­LAR­MEN­TE, SU MÁ­XI­MO PA­TRI­CIO, EL POE­TA Y ES­TA­DIS­TA JO­SÉ JOA­QUÍN DE OL­ME­DO, EN­FREN­TA­RÍAN A BO­LÍ­VAR HA­CIÉN­DO­LE VER QUE LA ÚNI­CA SO­LU­CIÓN PA­RA MAN­TE­NER LA ES­TRUC­TU­RA DE LA GRAN CO­LOM­BIA ERA FE­DE­RA­LI­ZAR SU

TE­RRI­TO­RIO.

mos y ma­ni­pu­lar a la opi­nión pú­bli­ca.

Su ge­nio po­lí­ti­co y su ex­tra­or­di­na­ria elo­cuen­cia ob­tu­vie­ron de las au­to­ri­da­des y de los sec­to­res más in­flu­yen­tes del puer­to, un tá­ci­to res­pal­do, re­fle­ja­do en la Asam­blea del 26 de agos­to, en la que, en el nu­me­ral 3 den­tro del do­cu­men­to que es­ta­ba por sus­cri­bir­se, los gua­ya­qui­le­ños re­sol­vían apo­yar al Li­ber­ta­dor y pro­nun­ciar­se a fa­vor del Có­di­go bo­li­viano.

Es­te apo­yo no du­ró mu­cho tiem­po, pues la fer­men­ta­ción so­cial pro­vo­ca­da por la ac­ti­tud dic­ta­to­rial y ya seu­do­mo-

Ol­me­do se en­fren­tó con Bo­lí­var por más de una oca­sión, ha­cién­do­le ver que la so­lu­ción pa­ra ma­ne­jar con jus­ti­cia es­tos te­rri­to­rios era res­pe­tan­do la li­bre de­ter­mi­na­ción de los pue­blos, prin­ci­pal­men­te de aque­llos que ha­bían es­co­gi­do la fe­de­ra­li­za­ción...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.