AL­BERT NAH­MÍAS, Mar­cel Proust

Memorias Porteñas - - Mp - Por JUAN CAS­TRO Y VE­LÁZ­QUEZ

¡Cuán­tas his­to­rias nue­vas apa­re­cen re­la­cio­na­das con Gua­ya­quil! Sí, que­ri­dos lec­to­res. Bas­ta te­ner los ojos bien abier­tos pa­ra des­cu­brir in­sos­pe­cha­dos res­qui­cios que de al­gu­na ma­ne­ra re­la­cio­nan a nues­tra ciu­dad con el Gran Mun­do.

Le­yen­do, me­jor di­cho, re­le­yen­do A la bús­que­da del tiem­po per­di­do, de Mar­cel Proust (1871-1922), es­ta vez en la no­ta­ble tra­duc­ción de mi apre­cia­do ami­go Mau­ro Ar­mi­ño (n. 1944), edi­ta­da por Val­de­mar Clá­si­cos, en tres to­mos (2000), en­con­tré en el “Dic­cio­na­rio de re­la­cio­nes fa­mi­lia­res y so­cia­les de Mar­cel Proust”, la en­tra­da de “Nah­mías, Al­bert”. El ape­lli­do Ben Nah­mías me era co­no­ci­do de tiem­po atrás, por cons­tar en un ejem­plar de la re­vis­ta “L’aris­to­cra­tie étran­gè­re en Fran­ce”, de la pri­me­ra dé­ca­da del si­glo XX.

Pues bien, Al­bert Ben Nah­mías (18861979) era hi­jo de la gua­ya­qui­le­ña Ana Se­gun­da Ba­llén de Guz­mán (1866-?), hi­ja de don Cle­men­te Ba­llén de Guz­mán y Mi­llán (18281893), de quien lee­mos en la bio­gra­fía de Ro­dol­fo Pé­rez Pi­men­tel (To­mo 7): “En 1870 su­frió una fuer­te de­cep­ción amo­ro­sa con Ca­ro­li­na Gar­cía An­ti­che, que se le fue con Francisco Le­ca­ro y Es­car­tin; en­ton­ces se tras­la­dó a Fran­cia con su hi­ja Ani­ta, quien ca­só con un ban­que­ro años des­pués y hu­bo su­ce­sión.”. El ban­que­ro de ma­rras era Al­bert Ben Nah­mías (1854-1935), des­cen­dien­te de una an­ti­quí­si­ma fa­mi­lia ju­día asen­ta­da en el en­ton­ces Im­pe­rio Tur­co Oto­mano.

Al­bert Nah­mías te­nía dos her­ma­nas: Ani­ta y Es­tie. Ellos ve­ra­nea­ban con sus pa­dres en el bal­nea­rio de Ca­bourg, en la vi­lla “Bert­he”, don­de los co­no­ció Mar­cel Proust en 1908 y fue­ron muy ami­gos. Proust asis­tió en Ca­bourg a la bo­da de Ani­ta Nah­mías con Oc­ta­vio Del Mon­te, en 1910. De Es­tie no he en­con­tra­do re­fe­ren­cias, ni tam­po­co fo­to­gra­fías de los her­ma­nos Nah­mías.

En un prin­ci­pio, Proust le da­ba con­se­jos a Al­bert so­bre sus re­la­cio­nes con una aman­te, pa­san­do lue­go de una re­la­ción amis­to­sa a una la­bo­ral, como agen­te de bol­sa y como or­de­na- dor de un ma­nus­cri­to, Temps per­du, de 1911 a 1913; pe­ro fue “pri­sio­ne­ro” de Proust unos me­ses de 1912, pa­ra pa­sar lue­go a una amis­tad más so­se­ga­da.

La ta­rea de des­en­tra­ñar el ga­li­ma­tías de la en­re­ve­sa­da es­cri­tu­ra de Proust y de co­rre­gir dis­trac­cio­nes del au­tor – nom­bres de per­so­na­jes que ha ol­vi­da­do-, etc., son de tal me­ticu­losi­dad, que en oca­sio­nal­men­te pro­po­ne dos ver­sio­nes de un mis­mo pa­sa­je, una vez pa­sa­do a lim­pio y “a cla­ro”, pa­ra que el es­cri­tor eli­ja. Cons­cien­te del tra­ba­jo ím­pro­bo de Nah­mías, se des­ha­ce en elo­gios y mi­ra­mien­tos con su ami­go: “¿Si­gue us­ted desean­do des­ci­frar los enig­mas es­fín­gi­cos de mi ca­li­gra­fía? Si es así, pue­do man­dar­le cua­der­nos que re­ba­san en os­cu­ri­dad cuan­to us­ted ha vis­to. Pe­ro so­lo, no lo ha­ga pa­ra dar­me gus­to…”

El “pe­que­ño Al­bert”, que se per­fu­ma de­ma­sia­do y se vis­te de ma­ne­ra re­bus­ca­da, tie­ne, a pe­sar de las amis­ta­des fe­me­ni­nas de Nah­mías, ri­be­tes amo­ro­sos por par­te del cé­le­bre no­ve­lis­ta, que le es­cri­be en no­viem­bre de 1911: “¿Por qué no pue­do yo cam­biar de se­xo, de ca­ra y de edad, to­mar el as­pec­to de una jo­ven y bo­ni­ta mu­jer pa­ra abra­zar­le a us­ted con to­do mi co­ra­zón?”.

Sin em­bar­go, Mau­ro Ar­mi­ño con­si­de­ra que Nah­mías “tu­vo su pa­pel más re­le­van­te en la vida del no­ve­lis­ta en los mo­men­tos cla­ves de la es­ca­pa­da de Al­fred Agos­ti­ne­lli (cho­fer ca­sa­do de quien el es­cri­tor se enamo­ró, a quien lle­vó a vi­vir a su ca­sa y que pos­te­rior­men­te es­ca­pó), y por en­car­go de Proust reali­zó ges­tio- nes tan­to con es­te cho­fer de Proust como con la fa­mi­lia, pa­ra que a cam­bio de di­ne­ro, vol­vie­se al re­dil pa­ri­sino: es de­cir, uno de los pa­sa­jes cla­ves, la fu­ga, en “Al­ber­ti­ne des­apa­re­ci­da.”

Mau­ro Ar­mi­ño es­cri­be: “De las per­so­nas que man­tu­vie­ron fuer­tes con­tac­tos con Proust, Nah­mías fue uno de los po­cos que no de­jó es­cri­tos re­cuer­dos del es­cri­tor, quien, por otra par­te, pa­re­ce ha­ber te­ni­do al­gu­nos sen­ti­mien­tos amo­ro­sos ha­cia Nah­mías; eso se des­pren­de de al­gu­nas car­tas. Ho­mo­se­xual pa­ra unos, bi­se­xual pa­ra otros (se ca­só dos ve­ces), Nah­mías no es un per­so­na­je sim­pá­ti­co pa­ra sus con­tem­po­rá­neos, to­do lo con­tra­rio, era más bien an­ti­pá­ti­co. Pre­gun­ta­do en al­gu­na oca­sión si él era quien re­pre­sen­ta­ba el ca­rác­ter de Al­ber­ti­ne, con­tes­to: “Éra­mos va­rios”.

La co­rres­pon­den­cia en­tre Proust y Nah­mías to­da­vía no se ha rea­li­za­do, se­ría una ar­dua ta­rea; so­bre es­tas car­tas me es­cri­be Mau­ro Ar­mi­ño: “…hay al­gu­nas en la “Co­rres­pon­dan­ce” de Kolb, que pe­se a sus vein­te y pi­co to­mos – yo he po­di­do con­se­guir do­ce o tre­ce– es in­com­ple­ta, y si­guen apa­re­cien­do car­tas, si no to­dos los me­ses, ca­si. Proust era un gra­fó­mano em­pe­der­ni­do, tan­to pa­ra la li­te­ra­tu­ra como pa­ra los ami­gos. ¿Có­mo es po­si­ble es­cri­bir tan­to? ”

La­men­ta­ble­men­te, la tem­pra­na muer­te de Proust nos des­co­nec­ta con los per­so­na­jes “con­tem­po­rá­neos” que pu­di­mos ha­ber co­no­ci­do, como a es­te hi­jo de gua­ya­qui­le­ña, quien mu­rió de muy avan­za­da edad, a los 93 años.

EL HI­JO DE UNA GUA­YA­QUI­LE­ÑA ES­TU­VO MUY CER­CA DE UNO DE LOS MÁS GRAN­DES

ES­CRI­TO­RES FRAN­CE­SES AU­TOR DE “EN BUS­CA DEL TIEM­PO PER­DI­DO”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.