DIZZY GI­LLES­PIE, JAZZ

Memorias Porteñas - - Mp - Por ALBERTOSÁN­CHEZVARAS

Uno de los más fa­mo­sos trom­pe­tis­tas nor­te­ame­ri­ca­nos, John Birk ¨Dizzy¨ Gi­lles­pie, tu­vo un bre­ve pe­ro es­pec­ta­cu­lar pa­so por Gua­ya­quil en 1956, cuan­do reali­zó una triun­fal gi­ra por Amé­ri­ca del Sur, aus­pi­cia­do por el De­par­ta­men­to de Es­ta­do de los Es­ta­dos Uni­dos. Ca­ris­má­ti­co y ocu­rren­te, fue mú­si­co des­de muy jo­ven y se con­vir­tió en uno de los ex­po­nen­tes de ra­za ne­gra más po­pu­la­res en su país y en el mun­do. Na­ció en 1917 en Che­row, Ca­ro­li­na del Sur y su­frió mar­gi­na­ción en su in­fan­cia por la se­gre­ga­ción ra­cial que im­pe­ra­ba en los es­ta­dos su­re­ños, pe­ro su fuer­te per­so­na­li­dad lo hi­zo so­bre­po­ner­se a la mar­gi­na­ción. Des­pués fue im­pul­sa­dor de la in­te­gra­ción, sien­do ad­mi­ra­do por gen­te de to­das las ra­zas y la­ti­tu­des; sus éxi­tos en el jazz tras­cen­die­ron en los más re­mo­tos paí­ses. Pe­ro ade­más, lle­gó a ser pre­can­di­da­to a la pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca en 1964. Mu­rió en 1993, de­jan­do pa­ra la pos­te­ri­dad mi­les de gra­ba­cio­nes. Im­pu­so el ‘be­bop’, jun­to al sa­xo­fo­nis­ta Char­lie Par­ker, un es­ti­lo de jazz an­ti­con­ven­cio­nal, con ins­pi­ra­ción en rit­mos afro­cu­ba- nos, que rom­pió mol­des clá­si­cos en la dé­ca­da de los 40 y ter­mi­nó im­po­nién­do­se.

Gi­lles­pie fue muy ver­sá­til, apro­ve­chó siem­pre sus gi­ras y los con­tac­tos con mú­si­cos de otros paí­ses pa­ra in­tro­du­cir en su re­per­to­rio in­no­va­cio­nes que gus­ta­ron al pú­bli­co. Ex­tro­ver­ti­do, ale­gre, su ape­la­ti­vo de ¨Dizzy¨, con­ver­ti­do con el tiem­po en su nom­bre ar­tís­ti­co, iden­ti­fi­có pri­me­ro en los Es­ta­dos Uni­dos a un fa­mo­so lan­za­dor de béis­bol, Jay ¨Dizzy¨ Dean, triun­fan­te en los años en que Gi­lles­pie em­pe­za­ba su ca­rre­ra ar­tís­ti­ca. La tra­duc­ción al idio­ma es­pa­ñol de dizzy tie­ne al­gu­nas acep­cio­nes, pe­ro sin du­da que le cal­za la de ver­ti­gi­no­so, más que ato­lon­dra­do, atur­di­do o ma­rea­do.

El pre­si­den­te Dwight Ei­sen­ho­wer y el se­cre­ta­rio de Es­ta­do John Fos­ter Du­lles ad­mi­ra­ban la mú­si­ca de Dizzy y an­te la pe­ti­ción del le­gis­la­dor por Har­lem, Adam Clay­ton Po­well, el Go­bierno nor­te­ame­ri­cano le pro­pu­so una gi­ra por paí­ses del Cer­cano y Me­dio Orien­te, pa­ra de­mos­trar que el pro­ce­so de in­te­gra­ción es­ta­ba en mar­cha en los Es­ta­dos Uni­dos. Con­for­mó una ban­da in­te­gra­da por per­so­nas de ra­za blan­ca, ne­gros, cris­tia­nos y ju­díos, hom­bres y mu­je­res, al­go que no era tan co­mún en esos tiem­pos, pe­ro que de­bía mos­trar que lo de la in­te­gra­ción iba más allá del co­lor de la piel y que abar­ca­ba a per­so­nas

GI­RA EN 1956.

de di­ver­sos cre­dos re­li­gio­sos y de am­bos se­xos. En su gi­ra ac­tuó en Pa­kis­tán, In­dia, Irán, Lí­bano, Jor­da­nia, en­tre otros paí­ses. Tal fue el éxi­to que se le pro­pu­so al po­co tiem­po una nue­va gi­ra, es­ta vez por Amé­ri­ca del Sur, la cual se ini­ció en ju­lio y ter­mi­nó a fi­nes de agos­to. Las ciu­da­des don­de se pre­sen­ta­ron fue­ron Qui­to, Gua­ya­quil, Bue­nos Ai­res, Mon­te­vi­deo, Sao Pau­lo y Río de Ja­nei­ro. Hu­bo pro­pues­tas pa­ra ac­tuar en San­tia­go, Li­ma, Bo­go­tá y Ca­ra­cas, pe­ro como se ex­ten­die­ron en Ar­gen­ti­na y Bra­sil, no pu­die­ron acep­tar las in­vi­ta­cio­nes. Con pos­te­rio­ri­dad re­gre­sa­ría a los paí­ses sud­ame­ri­ca­nos don­de su mú­si­ca fue muy apre­cia­da.

En el gru­po, que fue con­for­ma­do por el fa­mo­so arre­glis­ta Quincy Jo­nes, so­bre­sa­lie­ron el sa­xo­fo­nis­ta Phil Woods, el trom­pe­tis­ta Er­met Perry, el pia­nis­ta Wal­ter Da­vis Jr. y la trom­bo­nis­ta Mel­ba Lis­ton, una atrac­ti­va mu­jer que pro­du­jo fu­ror en los dis­tin­tos es­ce­na­rios en los que ac­tuó. La or­ques­ta tu­vo 18 in­te­gran­tes y no le cos­tó un dó­lar for­mar­la a Gi­lles­pie, pues to­do co­rrió por cuen­ta del Go­bierno nor­te­ame­ri­cano. En Ar­gen­ti­na gra­bó tan­gos con el di­rec­tor de or­ques­ta Os­val­do Fre­se­do. Ca­be in­di­car que en Bue­nos Ai­res ha­bía una agru­pa­ción de ad­mi­ra­do­res de su mú­si­ca, de­no­mi­na­do el Bop Club Ar­gen­tino.

En Bra­sil tu­vo tam­bién un éxi­to ro­tun­do, iden­ti­fi­cán­do­se con rit­mos de la mú­si­ca de ese país, como el bos­sa no­va.

LAS AC­TUA­CIO­NES EN GUA­YA­QUIL.

Fue­ron in­ten­sas las jor­na­das que cum­plió Dizzy Gi­lles- pie en Gua­ya­quil. Es­tu­vo pri­me­ro pre­vis­to so­lo un día de ac­tua­ción, pe­ro se am­plió a tres. El gru­po mu­si­cal lle­gó el miér­co­les 25 de ju­lio de 1956 y pa­só in­me­dia­ta­men­te a Qui­to, pa­ra ac­tuar esa no­che. El jue­ves 26 al re­tor­nar a Gua­ya­quil, la or­ques­ta se pre­sen­tó en la no­che, a las 7, en la emi­so­ra CRE (en­ton­ces era co­mún que las ra­dios pre­sen­ten en vi­vo a gran­des ar­tis­tas) y a las 9 y 30 en el tea­tro Pre­si­den­te. Los fon­dos eran a be­ne­fi­cio de la Es­cue­la de Cie­gos del Club de Leo­nes. Al día si­guien­te, el es­pec­tácu­lo fue lle- va­do al co­li­seo Huan­ca­vil­ca y a la me­dia­no­che (sá­ba­do en la ma­dru­ga­da) ame­ni­zó el gran bai­le de ga­la del Co­le­gio Na­cio­nal Vi­cen­te Ro­ca­fuer­te, fes­ti­val tra­di­cio­nal de la Se­ma­na del Es­tu­dian­te, que era ce­le­bra­da anual­men­te en los úl­ti­mos días de ju­lio. Es de­cir que ac­tuó jue­ves, vier­nes y sá­ba­do, de­jan­do un re­cuer­do inol­vi­da­ble en jó­ve­nes y ma­yo­res, pues su mú­si­ca lle­ga­ba a gen­te de to­da edad.

DIZZY FOR PRE­SI­DENT

En 1964, la cam­pa­ña pre­si­den­cial de los Es­ta­dos Uni­dos se reali­zó ba­jo el im­pac­to de la tragedia de Da­llas, ocu­rri­da en no­viem­bre de 1963, cuan­do fue ase­si­na­do el pre­si­den­te John F. Ken­nedy. Los vo­tan­tes no se en­tu­sias­ma­ban por la can­di­da­tu­ra de Lyn­don John­son, vi­ce­pre­si­den­te que fue su su­ce­sor. Pe­ro an­te la fuer­za que es­ta­ba to­man­do la can­di­da­tu­ra opo­si­to­ra de Barry Gold­wa­ter, quien te­nía mu­cha re­sis­ten­cia por sus ideas se­gre­ga­cio­nis­tas, sur­gió una ter­ce­ra op­ción, la de Dizzy Gi­lles­pie. Sus te­mas de cam­pa­ña eran la lu­cha por la paz y la in­te­gra­ción ra­cial; aun­que lo­gró nu­me­ro­sos se­gui­do­res no al­can­zó a lle­gar a to­dos los sec­to­res. Ha­cia el mes de mar­zo el mú­si­co de­ci­dió re­ti­rar su can­di­da­tu­ra y apo­yar a John­son, pues te­mía res­tar­le vo­tos be­ne­fi­cian­do a Gold­wa­ter.

EL MÚ­SI­CO NOR­TE­AME­RI­CANO EN 1956 HI­ZO UNA TRIUN­FAL GI­RA POR SU­DA­MÉ­RI­CA. FUE PRE­CAN­DI­DA­TO A LA PRE­SI­DEN­CIA EN SU PAÍS EN EL AÑO 1964.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.