UNA LO­CU­RA FE­LIZ

Memorias Porteñas - - Mp - Por MO­DES­TO CHÁ­VEZ FRAN­CO

Hoy les trai­go el re­tra­to de una vie­je­ci­ta muy sim­pá­ti­ca. Fue la se­ño­ri­ta Ma­ría Pla­za del Cam­po, una re­li­quia hu­ma­na de los glo­rio­sos días de la in­de­pen­den­cia de Gua­ya­quil y que nos acom­pa­ñó has­ta el año 1904 al­can­zan­do un si­glo de exis­ten­cia.

Fue una de las Tres Gra­cias que co­ro­na­ron a Bo­lí­var en una de sus vi­si­tas a Gua­ya­quil, des­pués de la cam­pa­ña en el Pe­rú. Gua­ya­quil fue qui­zá la más es­plén­di­da de las fes­te­ja­do­ras al Li­ber­ta­dor cuan­do lo tu­vo de hués­ped. De­rro­ches ca­ba­lle­res­cos de ga­las y gen­ti­le­zas eran sus fies­tas pa­ra el Pa­dre de la Li­ber­tad. Y es­te tí­tu­lo de Pa­dre de la Li­ber­tad, en vez de Pa­dre de la Pa­tria (Co­lom­bia­na) era el más re­cal­ci­tra­do y fa­vo­ri­to que aquí se le da­ba, en­cu­brien­do cier­to eu­fe­mis­mo de la­ten­te re­sen­ti­mien­to que siem­pre dur­mió en el fon­do del Gua­ya­quil in­de­pen­dien­te, no tan­to por ha­ber­lo he­cho Bo­lí­var, con la bue­na in­ten­ción de su po­de­ro­so am­pa­ro, de­pen­dien­te de Co­lom­bia, cuan­to por ha­ber­le arria­do des­pó­ti­ca­men­te su glorioso pa­be­llón azul y blan­co, le­gí­ti­ma­men­te con­sa­gra­do por la in­de­pen­den­cia de su so­lo es­fuer­zo, pa­ra sus­ti­tuir­lo con el tri­co­lor co­lom­biano al que na­da le de­bía.

Pa­dre de la li­ber­tad, sí, lo acla­ma­ba siem­pre agra­de­ci­do como sím­bo­lo y con­cre­ción que era del ideal ame­ri­cano ya ro­bus­to y ap­to, tras de tan­tas pe­nu­rias, pa­ra de­jar de ser pu­pi­lo en ma­nos de una cu­ra­te­la he­cha abo­mi­na­ble por tan­to y tan­to de cua­tro si­glos ya bien his­to­ria­dos de esa vida co­lo­ni­za­da con la co­lo­ni­za­ción que por en­ton­ces se en­ten­día, peor en­ten­di­da y ejer­ci­da aún por los fac­to­res y em­pre­sa­rios pues­tos a mi­lla­res de le­guas de la me­tró­po­li que go­ber­na­ba de oí­das.

Pa­dre de la Li­ber­tad; y el in­te­li­gen­tí­si­mo po­lí­ti­co bien lo ha­bía ca­la­do, y así, a su vez, en ca­da oca­sión pro­pi­cia, re­cal­ca­ba él tam­bién el co­lec­ti­vo Co­lom­bia, sín­te­sis men­tal su­ya de la gran Con­fe­de­ra­ción que en su ago­nía amar­ga ha­bría de ver des­he­cha por las am­bi­cio­nes cau­di­llis­tas de al­gu­nos de sus te­nien­tes. Tal que Na­po­león en San­ta Ele­na, Bo­lí­var en San­ta Mar­ta.

Al re­cor­dar es­tos epi­so­dios es im­po­si­ble des­alo­jar de la men­te cier­tos he­chos y el de­te­ner la plu­ma en cier­tas ex­pre­sio­nes que son hue­llas de ci­ca­tri­ces que la his­to­ria tie­ne tam­bién, como que fue par­te y tes­ti­go de to­do ello.

Pe­ro vol­va­mos a nues­tra vie­je­ci­ta que hoy en es­pí­ri­tu nos acom­pa­ña en es­ta tertulia. Ma­ría Pla­za del Cam­po fue hi­ja del Real Je­fe del Res­guar­do de Gua­ya­quil, Dn. Mar­tín Ro­drí­guez Pla­za y Dña. Ma­ría del Cam­po y Aya­la, españoles. Na­ció en Gua­ya­quil, en agos­to de 1804 y de­bió ape­lli­dar­se Ro­drí­guez del Cam­po, pe­ro era en­ton­ces muy co­mún des­mem­brar unos ape­lli­dos y al­te­rar has­ta la es­truc­tu­ra de otros pa­ra ha­cer­los fa­mi­lia­res a nues­tra ha­bla, como lo he­mos com­pro­ba­do con ejem­plos en otras de es­tas cró­ni­cas. En es­te ca­so el ape­lli­do de fa­mi­lia era usa­do Ro­drí­guez Pla­za, como has­ta hoy lo oí­mos en Puig Mir, Sáenz de Te­ja­da, Ruiz de Vanegas, González Ru­bio, etc.

Era pues, una flor ple­na de 22 años cuan­do fue ele­gi­da por bo­ni­ta, en com­pa­ñía de otras dos se­ño­ri­tas gua­ya­qui­le­ñas, dig­nas mues­tras de las bellezas de esa so­cie­dad: An­ge­li­na Ri­co y Car­men Cal­de­rón, pa­ra for­mar el trío de las Gra­cias que co­ro­na­rían tri­ple­men­te al Li­ber­ta­dor al su­bir las es­ca­le­ras de la Ca­sa del Ca­bil­do, en don­de se le iban a ha­cer la re­cep­ción y fies­tas ofi­cia­les.

Ca­da una vis­tió un co­lor de los tres de la ban­de­ra de Co­lom­bia, ro­pa­je de la in­de­pen­den­cia con el que el pro­pio hé­roe se arro­pa­ra en su trans­fi­gu­ra­ción en las ne­va­das fal­das del Chimborazo, co­lo­so de la Amé­ri­ca, cum­bre la más al­ta del te­rri­to­rio por él re­di­mi­do. De ama­ri­llo ves­tía la se­ño­ri­ta Pla­za, de azul la Ri­co y de ro­jo la Cal­de­rón. La pri­me­ra se si­tuó con su cor­te de ho­nor y guar­dia mi­li­tar, al pie de la es­ca­le­ra; la se­gun­da en el re­llano o ta­bla­di­llo y la ter­ce­ra en el re­ci­bi­mien­to.

Ca­da una, a su turno, al pa­sar el Li­ber­ta­dor, le ofren­da­ba su co­ro­na y le re­ci­ta­ba su co­rres­pon­dien­te loa. ¡Oh!, tiem­pos in­ge­nuos, tiem­pos in­fan­ti­les. Pe­ro ¡tiem­pos es­pi­ri­tua­les, jus­ti­cie­ros y com­pren­si­vos de lo que era ge­nui­na glo­ria y pres­ti­gio de la pa­tria!

¡Hoy se loa y ga­lar­do­na has­ta la apo­teo­sis pa­ra­dó­ji­ca, in­com­pren­si­ble, a los pró­ce­res y hé­roes de la pa­ta­da y el pu­ñe­ta­zo, de la natación, del básquet y la ra­que­ta! A ca­da épo­ca lo su­yo. Las olim­pia­das y los cir­cos tu­vie­ron tam­bién sus gran­des apo­lo­gis­tas, in­mor­ta­les de la de­ca­den­cia… La Pla­za, la del ama­ri­llo, le di­jo: Cuan­do de Gua­ya­quil,

se­ñor, mar­chas­te, es­te pue­blo de lu­to se vis­tió; de pe­sa­res, se­ñor, nos inun­das­te; las flo­res con tu au­sen­cia mar­chi­tas­te y el as­tro de la luz se os­cu­re­ció… Has vuel­to. ¡Qué fe­liz es es­te día! Re­na­ce el pue­blo. ¡Vuel­ve la ale­gría! ¡Otra in­ge­nui­dad! Ni que se hu­bie­ra tra­ta­do de un nue­vo día de Brah­ma, tras un pra­la­ya.

Y el gue­rre­ro ga­lan­tuo­mo que fa­ma tu­vo de no ser cor­to de in­ge­nio­sa y fi­na ga­lan­te­ría, le co­rres­pon­dió al pun­to, sin ol­vi­dar su te­ma: “Una dio­sa de Co­lom­bia (¿?) me aca­ba de co­ro­nar, y de sus ma­nos re­ci­bo la en­se­ña que fue el cul­to de mi vida”.

(¡To­men gua­ya­qui­le­ños oc­tu­bri­nos del azul y blan­co!). Es­to no lo di­jo, pe­ro de se­gu­ro que lo pen­só, que nun­ca sol­ta­ba pa­la­bras de so­bra el mul­ti­pró­cer.

No se con­ser­van las otras dos de­di­ca­to­rias, pe­ro se sa­be que a la se­gun­da con­tes­tó así:

“Me es­tre­mez­co al ver que un án­gel co­ro­ne a un hom­bre”. Y lue­go, en la úl­ti­ma: “De to­das las glo­rias que me ha con­ce­di­do la for­tu­na, la que más me abru­ma y enor­gu­lle­ce es la de ha­ber si­do co­ro­na­do por tres án­ge­les del Gua­yas”.

Lue­go diz­que bai­ló la pri­me­ra con­tra­dan­za con la se­ño­ri­ta Pla­za, des­pués con la Ri­co y a su turno con la Cal­de­rón, por or­den de co­lo­res, y ha­cién­do­se de miel y ro­sas pa­ra las tres y pa­ra to­das, como era su es­pe­cia­li­dad cuan­do cam­bia­ba los cam­pos de Mar­te por los de Cu­pi­do y las car­gas de ca­ba­lle­ría por los aco­sos del ca­ba­lle­ro.

Di­cen que no era buen dan­za­rín Bo­lí­var; que bai­la­ba al­go brus­co, a tran­cos y brin­cos en los pa­sos y en tor­be­lli­nos en las vuel­tas. Que más ele­gan­te, rít­mi­co y sua­ve era el Gran Ma­ris­cal Su­cre y has­ta más su­til ga­lan­tea­dor, elo­cuen­te y fas­ci­na­dor. La se­ño­ri­ta Cal­de­rón mu­rió sol­te­ra, en Li­ma; la Ri­co se ca­só con don To­más C. Wright y la Pla­za tam­bién vi­vió cé­li­be.

Di­cen que cuan­do vie­je­ci­ta, se al­te­ra­ron pro­fun­da­men­te sus fa­cul­ta­des men­ta­les; ol­vi­dó ca­si to­do su pa­sa­do y no per­ci­bía na­da del pre­sen­te. Su es­pí­ri­tu se re­co­gió en los pri­me­ros gra­dos de su plano men­tal y allí se en­quis­tó en el re­cuer­do de esa épo­ca que he­mos na­rra­do. Ha­bla­ba, ha­bla­ba y no de otro te­ma que de Bo­lí­var y de otro cier­to pró­cer de en­ton­ces que tal vez de­jó al­gu­na hue­lla en su al­ma jo­ven­ci­ta y sen­ci­lla; y se sen­tía otra vez en sus 22 años, ves­ti­da de ama­ri­llo, co­ro­nan­do a Bo­lí­var, bai­lan­do pa­va­nas, cua­dri­llas y mi­nue­tos; co­rres­pon­dien­do pi­ro­pos, ha­cien­do brin­dis y re­ci­tan­do su di­ti­rám­bi­ca es­tro­fa de­di­ca­to­ria de la co­ro­na… Po­bre­ci­ta… Lo­cu­ra fe­liz, al me­nos. Si hu­bie­ra vi­vi­do al­go más y con­ser­va­do su lu­ci­dez, ha­bría llo­ra­do vien­do las mo­der­nas apo­teo­sis a los cam­peo­nes de nues­tros tiem­pos, que por he­chos tan bi­za­rros dan lus­tre, glo­ria, triun­fos y re­nom­bre a la pa­tria en el con­ti­nen­te, se­gún lo he­mos oí­do to­dos por ra­dio y en dis­cur­sos, y vis­to por la pren­sa y otras grá­fi­cas.

Sr­ta. Ma­ría Pla­za del Cam­po, que de ni­ña fue una de las 3 Gra­cias que co­ro­na­ron a Bo­lí­var en Gua­ya­quil. Fa­lle­ció en 1904.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.