La in­dus­tria del hie­lo

Memorias Porteñas - - Por­ta­da - Por GUI­LLER­MO ARO­SE­ME­NA ARO­SE­ME­NA

Acos­tum­bra­dos co­mo es­ta­mos a te­ner ener­gía en los ho­ga­res, lu­ga­res de tra­ba­jo y en­tre­te­ni­mien­to, y en ge­ne­ral en to­da área fí­si­ca, no apre­cia­mos que so­mos afor­tu­na­dos. La ma­yo­ría de los in­ven­tos re­la­cio­na­dos con va­por, gas y co­rrien­te eléctrica tie­nen po­cos si­glos de crea­dos, lap­so muy pe­que­ño com­pa­ra­do con las de­ce­nas de mi­les de años de his­to­ria de la hu­ma­ni­dad. Ello ex­pli­ca por qué la pri­me­ra má­qui­na co­mer­cial pa­ra ha­cer hie­lo fue in­ven­ta­da en 1854 y la re­fri­ge­ra­do­ra pa­ra el ho­gar en 1913.

Des­de la Co­lo­nia, los ha­bi­tan­tes de Gua­ya­quil gus­ta­ron de in­ge­rir ali­men­tos helados por ser una ciu­dad de cli­ma tro­pi­cal, con fuer­te ca­lor to­do el año. El pri­mer hie­lo ven­di­do en la cos­ta ecua­to­ria­na fue traí­do des­de el Chim­bo­ra­zo. Co­mo Ecua­dor fun­cio­na­ba ba­jo el sis­te­ma mer­can­ti­lis­ta, ba­sa­do en mo­no­po­lios es­ta­ta­les, el go­bierno otor­ga­ba con­ce­sio­nes a los em­pre­sa­rios in­tere­sa­dos, in­clu­yen­do la explotació­n del hie­lo. Se­gún ac­tas del se­na­do del 4 de mar­zo de 1837, “se dio cuen­ta del in­for­me de la co­mi­sión de Ha­cien­da de la ho­no­ra­ble Cá­ma­ra del Se­na­do, apro­ba­do, de­cla­ran­do in­sub­sis­ten­te y nu­lo el pri­vi­le­gio que con­ce­dió el Eje­cu­ti­vo al ciu­da­dano Manuel Gran­da, pa­ra abas­te­cer de nie­ve a Gua­ya­quil...”. En 1869, se dispu­taron es­ta con­ce­sión Juan F. Agui­rre & Co., Medina & Smith, Jo­sé Ro­sa­les & Co. y Arias & Co. El in­ves­ti­ga­dor je­sui­ta Se­ve­rino Gó­mez­ju­ra­do afir­mó que la pri­me­ra fá­bri­ca de hie­lo en Gua­ya­quil se ins­ta­ló en 1871 y su pro­pie­ta­rio fue Pla­nas & Co, em­pre­sa cu­yos so­cios fue­ron in­ver­sio­nis­tas pa­na­me­ños que desem­pe­ña­ban ac­ti­vi­da­des ban­ca­rias. De­bió te­ner pro­duc­ción in­su­fi­cien­te por­que se con­ti­nuó tra­yen­do hie­lo del Chim­bo­ra­zo.

En 1880, se­gún el dia­rio La Nación de Gua­ya­quil, el em­pre­sa­rio de ape­lli­do Cu­ca­lón era due­ño de la Em­pre­sa de Nie­ve; la no­ti­cia de pren­sa in­for­ma­ba que por pri­me­ra vez en el co­mer­cio se con­tra­ta­ba los ser­vi­cios de una per­so­na del se­xo fe­me­nino pa­ra aten­der la ven­ta de hie­lo des­de el mos­tra­dor. En 1882, el mis­mo dia­rio anun­cia­ba: “En breve con­ti­nua­rá lle­gan­do se­ma­nal­men­te del Chim­bo­ra­zo a la re­fres­que­ría del se­ñor Al­vear en la 2da. cua­dra de la calle de la Adua­na”. Un año más tar­de, re­por­ta­ba: “Ya han traí­do amo­nia­co pa­ra fa­bri­car­lo en la em­pre­sa del hie­lo de Gua­ya­quil”. Pa­ra 1884, Miguel J. Ma­rún, ge­ren­te de la Em­pre­sa de Hie­lo, sa­ca­ba a re­ma­te vo­lun­ta­rio los bie­nes del ne­go­cio. Es­ta no­ti­cia pu­bli­ca­da en La Nación sor­pren­de, ¿có­mo pue­de fra­ca­sar el ne­go­cio de hie­lo en una ciu­dad tan ca­lu­ro­sa co­mo Gua­ya­quil? Qui­zá ha­bía de­ma­sia­da com­pe­ten­cia.

En 1884, se ins­ta­ló en Gua­ya­quil la fá­bri­ca de cer­ve­za The Gua­ya­quil La­ger Beer Bre­wery As­so­cia­tion (Tglb­ba) y ad­qui­rió una fá­bri­ca de hie­lo, se­gu­ra­men­te la úni­ca o más im­por­tan­te de la ciu­dad. En co­mu­ni­ca­ción del 2 de abril de 1890, de Wi­lliam Sorsby, cón­sul de Es­ta­dos Unidos en Gua­ya­quil al De­par­ta­men­to de Es­ta­do, afir­ma­ba que dia­ria­men­te ella pro­du­cía 10.000 li­bras de hie­lo, ven­dién­do­se a dos cen­ta­vos la libra a los ma­yo­ris­tas. En años pos­te­rio­res Tglb­ba cam­bió la ra­zón so­cial a Com­pa­ñía de Cer­ve­zas Na­cio­na­les. En 1933 los ac­cio­nis­tas de­ci­die­ron cons­ti­tuir Com­pa­ñía Fri­go­rí­fi­ca del Gua­yas pa­ra se­pa­rar el ne­go­cio de cer­ve­za de la ven­ta de hie­lo. En­tre va­rios usos, el hie­lo fue em­plea­do pa­ra trans­por­tar pes­ca­do y otros ali­men­tos pe­re­ci­bles en el fe­rro­ca­rril, por la ru­ta Gua­ya­quil-Qui­to. El ne­go­cio de la ven­ta de hie­lo fue per­dien­do im­por­tan­cia a me­di­da que au­men­ta­ba el ni­vel de vi­da de los gua­ya­qui­le­ños; las per­so­nas ad­qui­rían re­fri­ge­ra­do­ras y los ne­go­cios con­ge­la­do­ras.

El he­la­do fue uno de los po­cos pro­duc­tos en los que Qui­to se an­ti­ci­pó a Gua­ya­quil en el si­glo XIX. En mis in­ves­ti­ga­cio­nes no he en­con­tra­do in­for­ma­ción de que en el puer­to se hi­cie­ran helados an­tes de la pri­me­ra dé­ca­da del 1800. El in­glés Wi­lliam Ben­net Ste­ven­son, quien fue ede­cán de Si­món Bo­lí­var y vi­vió en Ecua­dor en 1808, re­la­ta­ba que Qui­to era fa­mo­sa por “...los ex­qui­si­tos helados y be­bi­das he­la­das que ha­cen sus ha­bi­tan­tes; cuan­do se ofre­ce una me­rien­da o una ce­na a un gran nú­me­ro de per­so­nas, se con­si­de­ra que ser­vir helados es una de­li­ca­dí­si­ma ma­ne­ra de me­sa”. Los helados eran ge­ne­ral­men­te preparados por las mon­jas que usa­ban mol­des de pel­tre con for­mas de fru­tas (pi­ña, na­ran­ja, me­lón, hi­go, etc.), los cua­les te­nían dos pie­zas uni­das con ce­ra, don­de por una pe­que­ña aber­tu­ra se ver­tía un líquido preparado con el ju­go de la fru­ta. Cuan­do se lle­na­ba, se ce­rra­ba el agu­je­ro con ce­ra y se lo co­lo­ca­ba en un mon­tón de hie­lo que­bra­do y mez­cla­do con sal. Se lo de­ja­ba ahí has­ta que la mez­cla se con­ge­la­ba.

El he­la­do, co­mo se co­no­ce ac­tual­men­te, se co­men­zó a co­mer­cia­li­zar en Gua­ya­quil en los años cua­ren­ta del si­glo pa­sa­do. Uno de los pio­ne­ros fue Ed­mu­do Kron­fle Ab­boud. En 1949, cuan­do era es­tu­dian­te de me­di­ci­na, es­ta­ble­ció So­das Uni­das, con un ca­pi­tal ini­cial de 70.000 su­cres pa­ra abrir una fuen­te de so­da; en­tre los pro­duc­tos ofre­ci­dos se en­con­tra­ban los helados. El lo­cal Bon­go So­da es­ta­ba en 9 de Oc­tu­bre y Chi­le; co­men­zó a ope­rar con 8 em­plea­dos. El úni­co com­pe­ti­dor de im­por­tan­cia era el Mil­ko Bar, ne­go­cio con si­mi­la­res ca­rac­te­rís­ti­cas. Co­mo la de­man­da de helados cre­cía, al­re­de­dor de 1950 Kron­fle es­ta­ble­ció una pe­que­ña fá­bri­ca de helados pa­le­tas con el nom­bre de Pa­to Do­nald, no tu­vo éxi­to y en po­cos me­ses la li­qui­dó. Pa­ra 1953, Kron­fle de­ci­dió ini­ciar nue­va­men­te la pro­duc­ción de helados, ad­qui­rió dos pe­que­ños mol­des en Nue­va York pa­ra ha­cer 150 pa­le­tas de helados por ho­ra, con un so­lo obre­ro. El pro­duc­to se co­men­zó a ven­der con la mar­ca Pin­güino a pre­cios ra­zo­na­bles, a to­dos los es­tra­tos so­cio­eco­nó­mi­cos. Kron­fle co­men­ta­ba que al ini­cio de las ope­ra­cio­nes tu­vo él que cum­plir una va­rie­dad de fun­cio­nes, des­de ge­ren­te has­ta ven­de­dor y co­bra­dor. Al tér­mino del pri­mer año las ven­tas ha­bían so­bre­pa­sa­do las ex­pec­ta­ti­vas. Al­re­de­dor de 1955, in­ver­sio­nis­tas gua­te­mal­te­cos ini­cia­ron la fa­bri­ca­ción de helados con el nom­bre

Oso Po­lar; la em­pre-

NESTLÉ PO­DE­RO­SA MUL­TI­NA­CIO­NAL SUI­ZA DUE­ÑA DE EM­PRE­SAS HE­LA­DE­RAS CO­MO HAA­GEN­DAZS PAR­TI­CI­PA MAR­GI­NAL­MEN­TE EN ES­TE MER­CA­DO DEL PAÍS.

sa no tu­vo ma­yor éxi­to y fue ven­di­da a Kron­fle en 1961.

El ver­da­de­ro cre­ci­mien­to de los helados se ini­ció a par­tir de 1965, la em­pre­sa ad­qui­rió ma­qui­na­ria au­to­má­ti­ca pa­ra sa­tis­fa­cer la ex­plo­sión de la de­man­da. En 1982, Kron­fle ini­ció los con­tra­tos de fran­qui­cia y co­mo tal fue pionero en una ac­ti­vi­dad muy lu­cra­ti­va en otros paí­ses, par­ti­cu­lar­men­te en los in­dus­tria­li­za­dos. Ac­tual­men­te hay nu­me­ro­sas franquicia­s de em­pre­sas ecua­to­ria­nas. Por me­dio de las con­ce­sio­nes se abrie­ron di­ver­sos pun­tos de ven­ta que con­tri­bu­ye­ron al cre­ci­mien­to de los in­gre­sos. Pa­ra mejor iden­ti­fi­ca­ción de la ra­zón so­cial con los pro­duc­tos fa­bri­ca­dos, en 1983 Kron­fle la cam­bió a Pit­tihe­la S. A. y en 1986 lan­zó al mer­ca­do la lí­nea de helados Top Cream, con un pre­cio de ven­ta su­pe­rior a la lí­nea Pin­güino. Lo hi­zo pa­ra cap­tar un seg­men­to de mer­ca­do más exi­gen­te. En la nue­va lí­nea co­la­bo­ró un ex­per­to he­la­de­ro es­ta­dou­ni­den­se. El pro­duc­to fue un éxi­to des­de el pri­mer mo­men­to, su ca­li­dad era com­pa­ra­ble a la de los me­jo­res helados de EE. UU. En 1990, la em­pre­sa pro­du­cía más de 80 pro­duc­tos y va­rie­da­des, in­clu­yen­do tor­tas, pos­tres, hie­lo en fun­das. En los no­ven­ta más de 260 per­so­nas tra­ba­jan en su em­pre­sa en Gua­ya­quil y otras 100 a ni­vel nacional. En 1996 Kron­fle ven­dió la em­pre­sa a Uni­le­ver An­di­na Ecua­dor, sub­si­dia­ria de una las em­pre­sas más gran­des del mun­do. Con 400 mar­cas que abar­can 14 ca­te­go­rías de ho­gar, cui­da­do per­so­nal y pro­duc­tos de ali­men­tos, Uni­le­ver es tan po­de­ro­sa que en su si­tio web se lee: 160 mi­llo­nes de ve­ces al día, al­guien en al­gún lu­gar del mun­do eli­ge un pro- duc­to Uni­le­ver. Dos años más tar­de cons­tru­yó la nue­va fá­bri­ca de helados, en 2008 am­plió la plan­ta y nue­va­men­te lo hi­zo en 2012, in­clu­yen­do me­jo­ras en el pro­ce­so de pro­duc­ción. Es­ta em­pre­sa tie­ne apro­xi­ma­da­men­te 69% del mer­ca­do de helados a ni­vel nacional.

La se­gun­da em­pre­sa de helados de im­por­tan­cia es He­la­do­sa S. A., cons­ti­tui­da en 1986 por Fran­cis­co Alarcón. Tie­ne co­mo pro­duc­to lí­der, Topsy, con 22% de par­ti­ci­pa­ción de mer­ca­do. Topsy ha­bía si­do fun­da­da en los ochen­ta por Jo­sé Mas­suh y ad­qui­ri­da por uno de los ac­cio­nis­tas de la futura He­la­do­sa. Las ven­tas de es­ta em­pre­sa han cre­ci­do du­ran­te los úl­ti­mos años al ha­ber ad­qui­ri­do Trendy de Chi­le y Es­ki­mo, dis­tri­bui­da por Ali­corp de Pe­rú. Pa­ra 2011, la pa­le­te­ría re­pre­sen­ta­ba 40.56%, los helados de cre­ma 39.3%, la ins­ti­tu­cio­nal 11.42% y la de ho­gar (tor­tas y li­tros) 8.72%. En años pos­te­rio­res He­la­do­sa S. A. se ven­dió al Gru­po Ar­ca Con­ti­nen­tal de Mé­xi­co. Otras em­pre­sas, en­tre ellas Gino’s, se re­par­ten el 9% del mer­ca­do.

En 1998 Al­do Fai­dut­ti N., prin­ci­pal ac­cio­nis­ta de Ge­la­ti S. A., ini­ció la pro­duc­ción en su nue­va plan­ta pa­ra pro­du­cir Il Ge­la­to Ita­liano. Él no era no­va­to, en 1983 ha­bía abier­to una he­la­de­ría, jun­to a su es­po­sa Ma­ría Fer­nan­da Hi­dal­go; lle­gó a te­ner 19 he­la­de­rías en to­do el país y creó más de 150 fór­mu­las de helados. La am­plia­ción coin­ci­dió con la cri­sis ban­ca­ria, ade­más de en­fren­tar­se al Go­liat, Uni­le­ver An­di­na Ecua­dor. A pe­sar de to­dos los es­fuer­zos realizados, la em­pre­sa ce­rró en 2007. So­bre lo su­ce­di­do, Fai­dut­ti co­men­ta: “Il Ge­la­to era muy ren­ta­ble, con un cre­ci­mien­to ace­le­ra­do y pun­tual con sus pa­gos a los ban­cos. Vino el con­ge­la­mien­to lue­go de 2 me­ses de ha­ber inau­gu­ra­do la nue­va plan­ta que fue ca­ta­lo­ga­da la más mo­der­na de Amé­ri­ca del Sur (era más gran­de que Pin­güino), y to­do se com­pli­có. Hu­bo mu­chos gru­pos se­rios, na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les, muy in­tere­sa­dos en en­trar de so­cios o com­prar­la pe­ro un gru­po po­de­ro­so que do­mi­na­ba la AGD y CFN lo im­pe­día siem­pre, po­nien­do to­do ti­po de tra­bas”.

Fai­dut­ti que­ría que sus hi­jas si­guie­ran su tra­yec­to­ria y en 2004 su hi­ja Do­mé­ni­ca, quien ha­bía he­cho cur­sos de he­la­de­ría en Ita­lia, abrió la he­la­de­ría ar­te­sa­nal Sor­bet­to. Ac­tual­men­te, su hi­ja Va­le­ria acompaña a la her­ma­na en el ne­go­cio que tie­ne más de 10 he­la­de­rías, in­clu­yen­do franquicia­s. En he­la­de­ría ar­te­sa­nal, Sor­bet­to es una de las mar­cas lí­de­res. Hay otras he­la­de­rías ar­te­sa­na­les, en­tre ellas Frá­go­la y Dol­ce Lat­te.

...los ex­qui­si­tos helados y be­bi­das he­la­das que ha­cen sus ha­bi­tan­tes; cuan­do se ofre­ce una me­rien­da o una ce­na a un gran nú­me­ro de per­so­nas, se con­si­de­ra que ser­vir helados es una de­li­ca­dí­si­ma ma­ne­ra de me­sa”.

WI­LLIAM BEN­NET STE­VEN­SON, ede­cán de Si­món Bo­lí­var

Ed­mun­do Kron­fle Ab­boud, pionero de la he­la­de­ría de pa­le­ta.

Helados Pin­guino. Helados Topsy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.