LA BA­RA­JA ES­PA­ÑO­LA en la Co­lo­nia

Memorias Porteñas - - Mp -

Qui­to, la se­ño­ra, ade­más de par­ti­ci­par en cuan­ta em­pre­sa co­mer­cial le era po­si­ble, to­das ellas prohi­bi­das pa­ra las mu­je­res de los ma­gis­tra­dos, con­vir­tió su ca­sa en un ga­ri­to. Los es­po­sos de Mor­ga re­ci­bían por las no­ches a sus in­vi­ta­dos, que no so­lo eran oi­do­res y clé­ri­gos, sino mu­chas ve­ces li­ti­gan­tes que te­nían jui­cios en­ta­bla­dos por la Au­dien­cia. Eran una pa­re­ja de ju­ga­do­res con­su­ma­dos, cu­ya afi­ción a las ba­ra­jas los lle­vó, a lo lar­go de las se­sio­nes de jue­go que du­ra­ban va­rios días, a mo­vi­li­zar fuer­tes su­mas de di­ne­ro. Ella con el pa­sar del tiem­po, a fuer­za de re­ci­bir cua­tro pe­sos por par­ti­da de naipes y un do­na­ti­vo mo­ne­ta­rio a la sa­li­da de ca­da hués­ped, ama­só una pe­que­ña for­tu­na. Es­ta prác­ti­ca con­tra­ria­ba las li­mi­ta­cio­nes a los ma­gis­tra­dos y sus es­po­sas, desafian­do dis­po­si­cio­nes reales y agra­va­ba con la in­ci­ta­ción a los clé­ri­gos a par­ti­ci­par de jue­gos, no so­lo prohi­bi­dos ni pre­ci­sa­men­te idó­neos pa­ra su per­fec­ción es­pi­ri­tual, sino que “in­ci­ta­ba a mur­mu­ra­cio­nes, blas­fe­mias, per­ju­rios y otras ofen­sas al Se­ñor”. Él por su par­te, se va­lía de la per­so­na de uno de sus hi­jas­tros pa­ra ejer­cer el con­tra­ban­do, ilí­ci­to al que in­ten­ta­ba dar vi­sos de le­ga­li­dad me­dian­te un es­ta­ble­ci­mien­to co­mer­cial.

Diez años tar­dó la Co­ro­na en dis­po­ner in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre de Mor­ga, el cual, a me­di­da que trans­cu­rría el tiem­po agre­ga­ba pun­tos a su es­can­da­lo­sa vi­da. Al fi­na­li­zar el año 1625, in­ves­ti­do con to­do el po­der real y pre­ce­di­do de gran fa­ma de rec­ti­tud y mal ca­rác­ter, lle­gó a Qui­to el li­cen­cia­do Juan de Ma­ños­ca y Za­mo­ra, de­ci­di­do a me­ter en pre­ti­na a la abu­si­va y co­rrom­pi­da ad­mi­nis­tra­ción que cam­pea­ba en Qui­to. Pe­ro el pre­si­den­te no so­lo era hom­bre de vi­da li­ber­ti­na sino tam­bién lo que se lla­ma un pá­ja­ro de cuen­ta (así lo de­jan en­tre­ver las múl­ti­ples acu­sa­cio­nes o de­nun­cias pre­sen­ta­das en su con­tra). Ade­más de ser due­ño de una gran simpatía (co­mo to­do pí­ca­ro… cual­quier se­me­jan­za es pu­ra coin­ci­den­cia), po­seía una gran ha­bi­li­dad pa­ra en­vol­ver al más pin­ta­do de los fis­ca­li­za­do­res.

Pe­se a la se­ve­ri­dad y rec­ti­tud del vi­si­ta­dor Ma­ños­ca, na­da pu­do con­tra la ne­gli­gen­cia de las au­to­ri­da­des de­le­ga­das en el cum­pli­mien­to de las dis­po­si­cio­nes reales ni con­tra los pre­va­ri­ca­do­res o par­cia­li­za­dos, que di­rec­ta­men­te trans­gre­dían las nor­mas. De ahí que nun­ca se lle­gó a con­cre­tar san­ción al­gu­na con­tra él. An­to­nio de Mor­ga, octavo pre­si­den­te de Qui­to y el que más tiem­po ejer­ció tal car­go (20 años), pre­sio­na­do por la vi­si­ta de Ma­ños­ca, vie­jo, acha­co­so y mi­na­do por la ma­la sa­lud, y su­pon­go que por el pe­so de sus ex­ce­sos, mu­rió en el ejer­ci­cio del car­go en 1634.

Fe­li­pe II es­ta­ble­ció el es­tan­co de los naipes, in­cor­po­ran­do es­ta nue­va ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca a la Real Ha­cien­da, con lo cual pro­por­cio­nó al era­rio la ren­ta del “ra­mo de naipes”. Es­ta de­pen­den­cia con­tro­la­ba la pro­duc­ción de ba­ra­jas me­dian­te el sello real y la rú­bri­ca del oficial com­pe­ten­te mo­no­po­lio. Pe­se a ha­ber­se dic­ta­do la crea­ción de los es­tan­cos, no se es­ta­ble­cie­ron en Gua­ya­quil sino con la de­sig­na­ción, el 1 de abril de 1776, de Jo­sé Gar­cía León y Pi­za­rro co­mo vi­si­ta­dor ge­ne­ral de la Au­dien­cia de Qui­to. Es­te ca­ba­lle­ro, en­via­do con el fin de ob­te­ner ren­tas pa­ra la Co­ro­na, lle­gó a Gua­ya­quil con la ins­truc­ción ex­pre­sa de im­plan­tar los es­tan­cos, to­da­vía des­co­no­ci­dos en es­te me­dio. Y ba­jo el nom­bre de “Ad­mi­nis­tra­ción Prin­ci­pal, Fac­to­ría Ge­ne­ral y Fá­bri­ca de la Real Ren­ta del ta­ba­co, pól­vo­ra y naipes de Gua­ya­quil y su go­ber­na­ción”, fun­cio­nó ads­cri­ta al es­tan­co del ta­ba­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.