EL CO­MO­DO­RO WRIGHT Y EL YACHT CLUB

Memorias Porteñas - - Mp - Por RO­DOL­FO PÉ­REZ PI­MEN­TEL

Des­de la fun­da­ción del Gua­ya­quil Yacht Club el 19 de oc­tu­bre de 1928, Juan Al­fre­do Wright Agui­rre era uno de los so­cios que más fre­cuen­ta­ba sus pre­ca­rias ins­ta­la­cio­nes, con­vir­tién­do­se en el al­ma de la na­cien­te ins­ti­tu­ción. El 8 de abril de 1929 fue elec­to pre­si­den­te y pa­só a ocu­par las fun­cio­nes de co­mo­do­ro, se­gún lo dis­po­nían los es­ta­tu­tos to­ma­dos del Yacht Club de la Ma­ri­na en La Ha­ba­na y las or­de­nan­zas in­gle­sas, res­pe­tuo­so tra­ta­mien­to que em­pe­za­ron a dar­le sus ami­gos y que os­ten­tó has­ta la muer­te. Su lar­go pe­río­do pre­si­den­cial es­tá con­si­de­ra­do co­mo la edad de oro de di­cha ins­ti­tu­ción.

En ve­rano y ca­da quin­ce días or­ga­ni­za­ba una re­ga­ta a Pu­ná, en­tre la 1 y 30 y 2 de la ma­ña­na del do­min­go. El re­gre­so se ha­cía por la tar­de. Or­ga­ni­za­ba in­tere­san­tes y no­ve­do­sos con­cur­sos de fo­to­gra­fía y pes­ca, se co­rrían re­ga­tas en el río y en las aguas del gol­fo has­ta Po­sor­ja; cons­tru­yó el edi­fi­cio de ce­men­to ar­ma­do en la ori­lla de la ría, fren­te al pa­seo de las Co­lo­nias; lo do­tó de un po­ten­te fa­ro, de bo­yas y de las co­mo­di­da­des pro­pias de un club.

El bar abría a las seis de la ma­ña­na pa­ra apro­vi­sio­nar de hie­lo, co­mi­da y be­bi­da a los tri­pu­lan­tes de las em­bar­ca­cio­nes que par­tían. La co­ci­na se hi­zo fa­mo­sa por sus es­pe­cia­li­da­des y siem­pre es­ta­ban con­cu­rri­dos los ce­bi­ches, al­muer­zos, ce­nas y fies­tas pri­va­das o de la pro­pia ins­ti­tu­ción. A la sa­li­da de sus la­bo­res, los so­cios iban a de­par­tir en ale­gre ca­ma­ra­de­ría pues se vi­vía un am­bien­te de amis­tad en las áreas so­cia­les, la sa­la de bi­lla­res, la de jue­gos de sa­lón y de me­sa.

De­por­tis­ta com­ple­to, era muy in­glés en su tra­to con los de­más; una fi­na cor­te­sía y cier­to do­nai­re na­tu­ral lo dis­tin­guían. De vez en cuan­do ha­cía prác­ti­cas de ti­ro al blan­co en el lo­cal de la Aso­cia­ción de Em­plea­dos. Pe­ro lo más im­por­tan­te de su per­so­na­li­dad era la re­fi­na­da téc­ni­ca que uti­li­za­ba en las cons­truc­cio­nes na­va­les. Una o dos ve­ces al año bo­ta­ba sus em­bar­ca­cio­nes a la ría y ca­si siem­pre ter­mi­na­ba ven­dién­do­las a ami­gos y co­no­ci­dos por­que no te­nía com­pe­ten­cia. De­ta­llis­ta al má­xi­mo, so­lía ad­qui­rir la ma­de­ra en Es­me­ral­das y la man­te­nía se­can­do en bo­de­ga si­quie­ra un año.

Uti­li­za­ba ce­dro pa­ra el cas­co se­co, al­can­for pa­ra el mo­ja­do, mo­ral pa­ra la qui­lla y así por el es­ti­lo. Ca­da ma­de­ra en su lu­gar pre­ci­so y si a eso se agre­ga­ba el per­fec­to aca­ba­do de sus in­te­rio­res y ex­te­rio­res, el de­ta­lle con el que pe­día las pie­zas me­tá­li­cas por ca­tá­lo­go a los Es­ta­dos Uni­dos, la per­fec­ción de sus lí­neas, ma­nio­bra­bi­li­dad, li­ge­re­za y be­lle­za de sus ya­tes y ve­le­ros, com­pren­de­re­mos por qué se acre­di­ta­ron a ni­vel in­ter­na­cio­nal. Sus ve­le­ros Van­guard y Do­ra­do triun­fa­ron en el Pe­rú por mu­cho tiem­po. El Sun­ri­se en los Es­ta­dos Uni­dos.

Sus úl­ti­mos años fue­ron de­di­ca­dos a la cons­truc­ción na­val y al Yacht Club. En 1956 reali­zó una re­ga­ta in­ter­na­cio­nal con ve­le­ros de Co­lom­bia, Pe­rú y Ecua­dor. En 1958 el II Cam­peo­na­to Sud­ame­ri­cano de Light­ning (re­lám­pa­go en in­glés), que ga­nó en el bal­nea­rio pe­ruano de An­cón, En­ri­que Pla­za La­vez­za­ri; se­gun­do que­dó Emi­lio Estrada Ica­za.

En 1926, con su ami­go el Ing. Hum­ber­to Di­mi­nich, ha­bía fun­da­do el As­ti­lle­ro Na­val “Cón­dor”, en la ría y Le­ta­men­di, pa­ra lan­cho­nes, re­mol­ca­do­res, y lan­chas de­por­ti­vas. La so­cie­dad ga­nó di­ne­ro, cons­tru­yó bue­nas em­bar­ca­cio­nes y ter­mi­nó di­sol­vién­do­se ami­ga­ble­men­te. En­ton­ces tras­la­dó sus ins­ta­la­cio­nes a Azuay y Chim­bo­ra­zo, don­de las man­tu­vo por mu­chos años, con­vir­tién­do­se en el ma­yor cons­truc­tor na­val de em­bar­ca­cio­nes de­por­ti­vas del país, a ba­se de pla­nos in­gle­ses.

Ya­tes: 1) Gla­dis I, 2) Gla­dis II, 3) Ali­ce, 4) Del­ta, 5) Mo­na, 6) Ver­de I, 7) Ver­de II, 8) Ver­de III, 9) Mó­ni­ca, 10) Ste­lla Ma­ris, 11) So­ti­le­za, 12) Sil­ver Spray, 13) Co­va­don­ga, 14) Ha­ri­dor (Ha­ri­ne­ra del Ecua­dor) 15) Mon­te­cris­ti. 16) Uni­ver­so, 17) Isa­bel, 18) Al­ba­co­ra, 19) Lu­te­cia, 20) Ña­ta, 21) Ca­ro­li­na, 22) Flo­ren­cia, 23) Mo­rei­ra, 24) una lan­cha sin nom­bre pa­ra un se­ñor Bo­ni­faz del Pe­rú, que la lle­vó na­ve­gan­do a Li­ma, 25) Ga­na­do­ra, 26) Ga­na­do­ra II, 27) una pa­ra Ju­lio Estrada, 28) X-1, 29) Gipsy Li­la, pa­ra En­ri­que Weis­son, 30) Ol­gui­ta, pa­ra Pedro Mi­ller, 31) Isa­bel Vic­to­ria, pa­ra Víc­tor Emi­lio Estrada, 32) Ha­cien­da Unión.

Los ve­le­ros: 1) Ne­na, 2) Sun Ray, 3) Ro­sa­ri­ta, 4) Sum­bean, 5) Van­guard, 6) Bri­ta­nia I, 7) Bri­ta­nia II, 8) Pan­chi, 9) Do­ra­do, 10) On­di­na, 11) Gualy, 12) Flo­ren­cia.

Lan­chas au­to­mó­vi­les muy veloces y li­ge­ras: 1) Ve­ne­cia, 2) De­lia, 3) Mo­ni­ta, 4) Sin nom­bre, de Moi­sés Abud, 5) Ali­ci­ta, 6) Ta­ti­ta, de co­lor ver­de, 7) Ha­cien­da V. S., de Vi­cen­te San­tis­te­van.

En la De­lia, el 12 de abril de 1932, el ma­cho Ri­car­do As­tu­di­llo en­fren­tó en el com­ba­te de ga­la a la na­ve re­bel­de del co­man­dan­te Be­nigno S. Abad, en aguas del Ca­nal de Jam­be­lí.

Em­bar­ca­cio­nes fue­ra de bor­da pa­ra com­pe­ten­cias. 1) una sin nom­bre pa­ra Ja­cin­to Jou­vín Cis­ne­ros, otra pa­ra Luis Tru­ji­llo Bus­ta­man­te.

Yo­las con re­mos pa­ra el Yacht Club y el Ban­co Cen­tral, así co­mo de­ce­nas de bo­tes a re­mo.

FUE UNO DE LOS PER­SO­NA­JES GUA­YA­QUI­LE­ÑOS MÁS IM­POR­TAN­TES EN LA AC­TI­VI­DAD NÁU­TI­CA DEL SI­GLO XX Y OR­GA­NI­ZÓ RE­GA­TAS IN­TER­NA­CIO­NA­LES.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.