EL PEN­SA­MIEN­TO Y LA AC­CIÓN DEL PO­PU­LIS­MO EN EL GUA­YA­QUIL DE LOS 50

(Pri­me­ra par­te)

Memorias Porteñas - - Mp - Por JO­SÉ LUIS OR­TIZ

LA RE­VIS­TA “MO­MEN­TO”. La de­nun­cia fue, sin lu­gar a du­das, el eje cen­tral del dis­cur­so po­pu­lis­ta gua­ya­qui­le­ño de ini­cios de los 50. La re­vis­ta “Co­men­ta­rios del mo­men­to” (pa­ra abre­viar la lla­ma­re­mos “Mo­men­to”), a tra­vés de la cual se di­fun­dió el pen­sa­mien­to y la pos­tu­ra de Con­cen­tra­ción de Fuer­zas Po­pu­la­res -CFP-, re­co­gió el fun­da­men­to de esa re­tó­ri­ca y lo uti­li­zó co­mo ins­tru­men­to de di­fu­sión y pro­pa­gan­da. Por sus pá­gi­nas pa­só la plu­ma de in­tere­san­tes e in­te­li­gen­tes pen­sa­do­res, pe­ro tam­bién la exa­ge­ra­ción pa­ra in­ter­pre­tar los he­chos y aqui­la­tar sus efec­tos.

UN PEN­SA­DOR PRO­CE­DEN­TE DE LA IZ­QUIER­DA MAR­XIS­TA

Re­sul­ta muy in­tere­san­te ano­tar el nombre de Ra­fael Coe­llo Se­rrano, co­mo uno de los más des­ta­ca­dos co­men­ta­ris­tas y es­tu­dio­sos de los ve­ri­cue­tos de la po­lí­ti­ca de en­ton­ces. For­ma­do en las fi­las de la iz­quier­da, Coe­llo po­seía una só­li­da ins­truc­ción pa­ra el ma­ne­jo de con­cep­tos y ca­te­go­rías en los que la co­rrien­te mar­xis­ta asen­ta­ba su iden­ti­dad. Ha­bla­ba con pro­pie­dad so­bre la lu­cha de cla­ses, las con­tra­dic­cio­nes eco­nó­mi­cas y so­cia­les, la es­truc­tu­ra y la su­per­es­truc­tu­ra, etc., y plan­tea­ba, con sol­tu­ra, su in­ter­pre­ta­ción acer­ca de los con­flic­tos de gru­pos de in­tere­ses opues­tos den­tro del Ecua­dor y fue­ra de él. En uno de los nú­me­ros de la re­vis­ta, de ini­cios de los 50, acu­de a una cu­rio­sa re­fe­ren­cia de epi­so­dios bí­bli­cos pa­ra re­fe­rir­se a lo que ha­bría si­do una ca­de­na de acon­te­ci­mien­tos gri­ses en el go­bierno de Ga­lo Pla­za Las­so. Re­se­ña con mu­cha pers­pi­ca­cia, un re­la­to de las Sa­gra­das Es­cri­tu­ras en torno a lo que ocu­rrió en el reino de Ba­bi­lo­nia. El reino, en ma­nos de Bal­ta­zar, atra­ve­sa­ba por una si­tua­ción de cri­sis. Es­te, sor­do a las pe­ti­cio­nes de su pue­blo y ro­dea­do por una ca­ma­ri­lla de adu­la­do­res vo­ra­ces, se ha­bía en­tre­ga­do a los pla­ce­res y al de­rro­che, mien­tras la gen­te pa­de­cía ham­bre y de­sola­ción. En uno de los mo­men­tos del más exa­ge­ra­do dis­fru­te so­nó al­go co­mo un trueno y los beo­dos y de­sen­fre­na­dos mi­ra­ron en una pa­red tres pa­la­bras es­cri­tas en enor­mes le­tras: Ma­ne, Te­cel, Fa­res. Ate­rro­ri­za­do, Bal­ta­zar bus­có que se le in­ter­pre­ta­ra el sig­ni­fi­ca­do de ellas y el pro­fe­ta Da­niel ex­pli­có que Ma­ne que­ría de­cir el anun­cio de Dios de que su rei­na­do lle­ga­ba al oca­so, Te­cel que el rey le ha­bía que­da­do de­bien­do a Dios por su in­ca­pa­ci­dad pa­ra ma­ne­jar el po­der, y Fa­res, que se­ría di­vi­di­do el reino. El desen­la­ce de la le­yen­da cul­mi­na con la in­va­sión del gue­rre­ro per­sa Ci­ro y la su­mi­sión, por mu­chos si­glos, de Ba­bi­lo­nia.

El re­la­to fue to­ma­do por Coe­llo Se­rrano pa­ra alu­dir a lo que, pa­ra él, sig­ni­fi­ca­ba “…abu­sar, en for­ma des­ver­gon­za­da, de la pa­cien­cia de un pue­blo…” y pa­ra se­ña­lar que “…un ré­gi­men no pue­de sos­te­ner­se a ba­se de pro­me­sas fal­sas y de un ci­nis­mo es­ca­lo­frian­te, que ad­quie­re ya las pro­por­cio­nes de bur­la y de­sa­fío a la ira po­pu­lar…”. A par­tir de ahí, Ra­fael Coe­llo se aden­tró en una por­me­no­ri­za­da crí­ti­ca a la ges­tión gu­ber­na­men­tal de Pla­za. Se re­fi­rió a la des­preo­cu­pa­ción de ese ré­gi­men fren­te a los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos y a que el re­sul­ta­do de es­to se­ría lle­gar a los “…abis­mos de la de­pre­sión y de la cri­sis…”. Pla­za se ha­bría ro­dea­do de una pan­di­lla de ami­gos, pa­rien­tes y de­pen­dien­tes de ten­den­cia feu­dal y ha­bría per­mi­ti­do que es­tos “es­co­gi­dos” fue­ran be­ne­fi­cia­dos con “gran­je­rías” y pre­ben­das. Tal si­tua­ción, que sig­ni­fi­có pa­ra el pen­sa­dor ce­fe­pis­ta, un de­sa­fío a la Cons­ti­tu­ción y a las le­yes de la Re­pú­bli­ca, se ex­pre­só de ma­ne­ra con­cre­ta en va­rios he­chos con­si­de­ra­dos por él co­mo inocul­ta­bles se­ña­les de co­rrup­ción: con­ce­sio­nes pes­que­ras rea­li­za­das por el Mi­nis­te­rio de De­fen­sa en Man­ta, que ha­brían le­van­ta­do una pro­tes­ta ca­si ge­ne­ra­li­za­da en la pro­vin­cia de Ma­na­bí y en to­da la cos­ta; pri­vi­le­gios a la So­cie­dad Hí­pi­ca de Qui­to, pa­ra im­por­tar ca­si to­do el aran­cel de Adua­nas li­bre de de­re­chos, pro­pi­ciar des­fal­cos y be­ne­fi­ciar con ello a un “…gru­po de tra­fi­can­tes un­gi­dos del fa­vor ofi­cial…áu­li­cos, ex­ma­yor­do­mos de pa­la­cio y fa­vo­ri­tos del Go­bierno…”. To­do ello, se­gún Se­rrano, sig­ni­fi­ca­ba “…des­or­ga­ni­za­ción del país y ale­gría in­ca­li­fi­ca­ble en el go­ber­nan­te co­mo con­tra­par­ti­da…” y que el Ecua­dor pre­sen­cia­ba “… un ver­da­de­ro fes­tín de Bal­ta­zar…”.

Pe­ro co­mo Coe­llo, a más de in­ci­si­vo pen­sa­dor y ana­lis­ta, fue mi­li­tan­te con­ven­ci­do del po­pu­lis­mo, se con­ven­ció de que ta­les acon­te­ci­mien­tos pro­vo­ca­ban la in­dig­na­ción po­pu­lar y lle­va­ban a que la so­cie­dad reac­cio­na­ra en con­tra de sus “enemi­gos”. “…La na­ción ha con­ta­do ya los días de es­te reino -en­fa­ti­za­ba- …y es­tá se­ña­lan­do su fin, por­que en la in­mu­ta­ble ba­lan­za de la jus­ti­cia his­tó­ri­ca se ha pe­sa­do al go­ber­nan­te y se lo ha en­con­tra­do ex­tra­or­di­na­ria­men­te fal­to…”. “…Son los pue­blos, los dio­ses de su des­tino…”.

LA DI­FU­SIÓN PRO­PA­GAN­DÍS­TI­CA DEL PO­PU­LIS­MO

Por el la­do de la di­fu­sión proselitis­ta y en una lí­nea más di­rec­ta de acu­sa­ción, la po­si­ción de “Mo­men­to” ha­cía un re­pa­so de los he­chos “do­lo­sos” del Go­bierno, se­ña­la­ba de ma­ne­ra con­cre­ta a los “in­vo­lu­cra­dos” y de­ja­ba en ma­nos de su “chus­ma” asu­mir el jus­ti­fi­ca­do “cas­ti­go”.

Una vi­sión de lo que es­ta sa­ga del po­pu­lis­mo plan­tea­ba, nos lle­va a ob­ser­var la enor­me car­ga de ad­je­ti­va­ción en su len­gua­je, la di­rec­ta men­ción de per­so­na­jes a quie­nes con­si­de­ra­ba “con­tra­rios a los in­tere­ses de las ma-

CAR­LOS GUE­VA­RA MO­RENO CREA EN GUA­YA­QUIL EL PO­DE­RO­SO PAR­TI­DO CFP QUE COM­BA­TIÓ A GA­LO PLA­ZA Y A LA IZ­QUIER­DA.

sas” y la con­cre­ción de su in­ter­pre­ta­ción de la po­lí­ti­ca co­mo el en­fren­ta­mien­to en­tre “oli­gar­quías” y “pue­blo”, “bue­nos” y “ma­los”.

¿”PROHOM­BRES” EN EL BAN­QUI­LLO?

A pro­pó­si­to de lo sos­te­ni­do por Coe­llo Se­rrano, en el aná­li­sis que ha­ce “Mo­men­to” so­bre el país, en­con­tra­mos al­gu­nas mues­tras de lo di­cho. Fra­ses co­mo “acer­ta­da in­tui­ción de los pue­blos”, “gá­rru­los fan­to­ches de la pren­sa ofi­cial”, “mon­tón de des­per­di­cios mo­ra­les que ya for­man im­po­nen­te pi­rá­mi­de”, “mar­ca­dos por el des­pre­cio pú­bli­co, ce­les­ti­nos y pul­go­nes de Es­tan­co y Adua­nas”, “ya aso­ma im­pu­den­te el ros­tro la­cra­do y pes­tí­fe­ro de la con­cu­sión mi­nis­te­rial”, co­pan las par­tes in­tro­duc­to­rias de un tex­to que no al­te­ra su rit­mo de de­nues­tos y la­pi­da­rios em­ba­tes. Los ca­sos anun­cia­dos por Coe­llo Se­rrano son abun­da­dos por las pie­zas pe­rio­dís­ti­cas de las de­nun­cias. En el ca­so de las pre­ben­das a los hí­pi­cos, la re­fe­ren­cia ha­bla del “grand prix del con­tra­ban­do hí­pi­co”, co­mo un he­cho ge­ne­ra­dor de gran in­dig­na­ción na­cio­nal. Se ha­bría tra­ta­do, de­cía, de un de­cre­to pre­si­den­cial con el pre­tex­to de es­ti­mu­lar la afi­ción hí­pi­ca en Qui­to, que con­lle­vó la ver­da­de­ra fi­na­li­dad de otor­gar una “…pa­ten­te de cor­so al gru­po más ín­ti­mo y vo­raz de la ca­ma­ri­lla per­so­nal del pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca…”. “Mo­men­to” juz­gó es­te pa­sa­je co­mo un per­jui­cio al Es­ta­do de por lo me­nos un mi­llón de dó­la­res, en cir­cuns­tan­cias de una com­pli­ca­da si­tua­ción eco­nó­mi­ca y fis­cal que, pa­ra los téc­ni­cos del ofi­cia­lis­mo, se ha­bría ex­pre­sa­do en una fal­ta ca­si ab­so­lu­ta de dó­la­res en el Ban­co Cen­tral, y pa­ra el ciu­da­dano co­mún sig­ni­fi­có “…la im­po­si­ción de de­ce­nas de mi­llo­nes de nue­vos re­car­gos e im­pues­tos…”. “…Sa­le a la luz pú­bli­ca -sos­tie­ne- es­te asom­bro­so ca­so de des­ver­güen­za ad­mi­nis­tra­ti­va, de vo­ra­ci­dad trin­que­ra. Se re­ga­la a los ami­gos ín­ti­mos del pre­si­den­te Pla­za y a su pro­pio apo­de­ra­do co­mer­cial al­re­de­dor de vein­te mi­llo­nes de su­cres por con­cep­to de de­re­chos de adua­na. Se po­ne en ma­nos de los “pur sang” del pla­cis­mo in­so­len­te y de­vo­ra­dor, el mi­llón de dó­la­res de es­te ver­da­de­ro con­tra­ban­do pro­te­gi­do por el Go­bierno pa­ra que es­pe­cu­len en el mer­ca­do in­terno, con to­da cla­se de mer­can­cías (des­de ex­cu­sa­dos, ma­te­ria­les de cons­truc­ción, ga­na­do, cris­ta­le­ría, tu­be­ría…has­ta al­cu­zas)…”. Pa­ra “Mo­men­to”, es­te ca­so de in­tro­duc­ción de ar­tícu­los va­ria­dos sin pa­gar de­re­chos fue una com­pe­ten­cia des­leal en el mer­ca­do na­cio­nal, con los co­mer­cian­tes ho­nes­tos, afec­ta­dos por la in- mi­nen­cia de si­tua­cio­nes de rui­na y quie­bra, y de­mos­tró una “so­ber­bia ac­ti­tud de cla­se do­mi­nan­te” al pro­te­ger al “…sun­tua­rio de­por­te de los ca­ba­llos en un gra­ve mo­men­to de emer­gen­cia na­cio­nal, mien­tras el ham­bre ate­na­za al pue­blo y las mul­ti­tu­des de­ses­pe­ra­das se de­ba­ten por pan, vi­vien­da y sa­lud…”.

El de­cre­to en men­ción, el 2301, de di­ciem­bre de 1949, ha­bría per­mi­ti­do la in­tro­duc­ción de 10.000 sa­cos de ce­men­to, 6.000 me­tros de tu­be­ría, 500 quin­ta­les de cla­vos, 1.000 me­tros cua­dra­dos de ace­ro des­ple­ga­do, 3.000 me­tros cua­dra­dos de alu­mi­nio pa­ra te­cho, 2.000 ga­lo­nes de pin­tu­ra, 10.000 me­tros de alam­bre eléc­tri­co, 2.000 in­te­rrup­to­res, 5.000 me­tros cua­dra­dos de car­tón, 10.000 ba­ti­do­ras pa­ra be­bi­da, 48 la­va­do­ras eléc­tri­cas, 10 grue­sas de ser­vi­cios pa­ra té, 40 grue­sas de con­chas pa­ra he­la­dos, re­fri­ge­ra­do­ras. Y cuan­do “Mo­men­to” es­ta­ble­ce los pro­ba­bles be­ne­fi­cia­rios de la in­tro­duc­ción de es­tos ar­tícu­los, se­ña­la nom­bres de em­pre­sa­rios vin­cu­la­dos al área de la cons­truc­ción, a la ho­te­le­ría, a la im­por­ta­ción de uten­si­lios do­més­ti­cos, al ne­go­cio de im­pren­ta, etc., to­dos, se­gún ella, es­tre­cha­men­te re­la­cio­na­dos con el pre­si­den­te Ga­lo Pla­za, y se re­fie­re a es­tos co­mo fa­vo­re­ci­dos de ese “de­cre­to ba­zar”. La de­ci­sión pre­si­den­cial en­tre­gó, en la opi­nión del me­dio, la li­bre im­por­ta­ción, sin pa­go de im­pues­tos y de­re­chos, de bie­nes cal­cu­la­dos pa­ra diez años de com­pra. Los “pre­mia­dos” “…ému­los in­dí­ge­nas de Lord Derby y del AgaKahn, que no gas­tan for­tu­nas en su afi­ción…” ha­brían go­za­do ade­más de be­ne­fi­cios en el área de la elec­tri­ci­dad, se ha­brían fa­vo­re­ci­do con el al­za del pre­cio de la ga­so­li­na, con el co­mer­cio de la ha­ri­na, en­tre otras ac­ti­vi­da­des muy ren­ta­bles del ne­go­cio de la im­por­ta­ción.

Va­rios de ellos fue­ron re­pre­sen­tan­tes de for­tu­nas en el país, tu­vie­ron in­ci­den­cia en la po­lí­ti­ca de en­ton­ces o lle­ga­ron a ocu­par pues­tos de mu­cha im­por­tan­cia en años pos­te­rio­res.

UNA “MAR­CA” TRAS­CEN­DEN­TE

No hay du­da de que la mar­ca del po­pu­lis­mo en Gua­ya­quil y el Ecua­dor de los 50, no se re­du­jo al ám­bi­to de la or­ga­ni­za­ción ba­rrial en la ciu­dad más gran­de del país, a la pre­sen­cia de li­de­raz­gos his­trió­ni­cos y atrac­ti­vos, ni al bu­lli­cio con tam­bo­res, gri­tos y con­sig­nas en las con­cen­tra­cio­nes a las que acu­die­ron los mi­les de ha­bi­tan­tes del cre­cien­te su­bur­bio por­te­ño, sino que in­ci­dió en el mo­do de pen­sar de una so­cie­dad y una eco­no­mía con mar­ca­da ten­den­cia al dis­cri­men y a la con­cen­tra­ción de la ri­que­za.

Ga­lo Pla­za ca­ri­ca­tu­ri­za­do por Mo­men­to.

1. Cle­men­te Ye­ro­vi, Mi­nis­tro de Eco­no­mía de Pla­za.2. Ra­fael Coe­llo Se­rrano, ideó­lo­go del CFP.3. Por­ta­da de Mo­men­to. Car­los Gue­va­ra Mo­reno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.