Vio­len­cia po­pu­lis­ta en los 50

Memorias Porteñas - - Portada - Por JO­SÉ LUIS OR­TIZ

EL GO­BIERNO DE PLA­ZA EN LA MI­RA.

La arre­me­ti­da del po­pu­lis­mo ce­fe­pis­ta con­tra el Go­bierno de Ga­lo Pla­za fue un he­cho fun­da­men­tal en el es­ce­na­rio po­lí­ti­co de ese pe­río­do.

UNA MÚL­TI­PLE ARRE­ME­TI­DA

Co­mo Rafael Coe­llo Se­rrano, aun­que sin su con­no­ta­do y muy crea­ti­vo es­ti­lo, otros in­te­gran­tes de ese par­ti­do o cer­ca­nos a él, apro­ve­cha­ron las pá­gi­nas de “Mo­men­to” pa­ra des­car­gar de mo­do con­tun­den­te y has­ta fu­rio­so, crí­ti­cas mor­da­ces y du­ras en con­tra del ré­gi­men li­be­ral. Rafael Te­rán Va­rea, des­de Qui­to, acu­só a la So­cie­dad Hí­pi­ca de pre­ten­der eri­gir­se en una es­pe­cie de mo­no­po­lio de es­pec­tácu­los de di­ver­sa ga­ma en el país. Go­zan­do de las ven­ta­jas de la li­bre im­por­ta­ción de múl­ti­ples bie­nes por un lap­so de diez años, es­ta ha­bría te­ni­do las pre­rro­ga­ti­vas pa­ra con­ver­tir­se en un ver­da­de­ro “mercado ne­gro” de la es­pe­cu­la­ción. Sos­tu­vo Te­rán que “…es­to na­da tie­ne de pro­duc­ción y to­do de es­pe­cu­la­ción in­mo­ral…”. Pa­ra es­te po­lí­ti­co se­rrano, el Go­bierno de Pla­za co­me­tió el de­li­to de vio­lar la Cons­ti­tu­ción cuan­do ac­tuó en con­tra de las dis­po­si­cio­nes que prohi­bían ubi­car a un ciu­da­dano en me­jo­res con­di­cio­nes que a otro, al apro­bar un de­cre­to que li­be­ra­ba una impresiona­nte can­ti­dad de ar­tícu­los a ser uti­li­za­dos de cual­quier ma­ne­ra y no ne­ce­sa­ria­men­te pa­ra el ob­je­to que jus­ti­fi­ca­ra su in­tro­duc­ción. Te­rán Va­rea ca­li­fi­có al can­ci­ller Nep­ta­lí Pon­ce co­mo un fun­cio­na­rio “apa­ci­ble y man­so”, sin ca­pa­ci­dad de reac­ción ni per­so­na­li­dad, y al mi­nis­tro de Economía, Cle­men­te Ye­ro­vi, co­mo su­mi­so por acep­tar asu­mir una res­pon­sa­bi­li­dad que no era de él. “…Así co­mo el Go­bierno de Páez se ca­rac­te­ri­zó por la ra­pi­ña, el de Enríquez por la es­tu­pi­dez… Arro­yo por la so­ber­bia sin pa­tria y to­dos ellos por sus pro­pios ca­mi­nos res­ba­la­ron fa­tal­men­te a la trai­ción; así el ré­gi­men de la far­sa or­ga­ni­za­do­ra y lo­do­sa, que es el ac­tual, es­tá re­tra­ta­do en el de­cre­to No. 2.301, en su pro­tec­ción pa­ra los “ca­ba­lle­ros de in­dus­tria” de la oli­gar­quía pa­la­cie­ga. Es­te Go­bierno se hun­di­rá en la his­to­ria con do­ble epi­ta­fio: frau­de e inep­cia…”, sos­tu­vo es­te per­so­na­je pro­ve­nien­te de un sec­tor so­cial se­rrano en pleno as­cen­so, pe­ro con ob­vias di­fi­cul­ta­des de lo­grar­lo de­bi­do a las obs­truc­cio­nes de una fuer­te es­truc­tu­ra cla­sis­ta oli­gár­qui­ca y te­rra­te­nien­te de la sie­rra, ce­lo­sa de ce­der po­si­cio­nes y de com­par­tir su ca­pa­ci­dad de decisión so­bre si­tua­cio­nes tras­cen­den­tes en la po­lí­ti­ca ecua­to­ria­na de en­ton­ces.

Ama­lio Pu­ga Pas­tor fue tam­bién un du­ro crí­ti­co del Go­bierno de Pla­za. El pre­si­den­te, al de­cir de Pu­ga, ha­bría per­mi­ti­do la for­ma­ción de una “fu­nes­ta trin­ca de ex­plo­ta­ción”. Pla­za, en pa­la­bras de es­te co­men­ta­ris­ta, en ca­li­dad de “ca­po­ral”, res­pon­sa­ble directo de los be­ne­fi­cios de esa “ar­go­lla”, ha­bría aus­pi­cia­do un increíble be­ne­fi­cio “…de esos fa­tí­di­cos y per­ver­ti­dos ele­men­tos que ja­más en otros tiem­pos hu­bie­ra re­sis­ti­do el país…”. Pu­ga Pas­tor alu­dió al fe­nó­meno del al­za de pre­cios de las mer­can­cías, pro­duc­to de las nue­vas cla­si­fi­ca­cio­nes de las lis­tas que re­gían so­bre las im­por­ta­cio­nes y sos­tu­vo que aun los pro­duc­tos que es­ta­ban fue­ra de esas lis­tas se ha­brían en­ca­re­ci­do. Por ello, y cono- cien­do lo que se ve­nía, los in­te­gran­tes de esa “ar­go­lla es­tran­gu­la­do­ra”, co­mo la de­no­mi­na Ama­lio Pu­ga, ha­brían for­za­do de ma­ne­ra ili­mi­ta­da las im­por­ta­cio­nes a fin de be­ne­fi­ciar­se de los ma­yo­res pre­cios y al­zar­se con una ga­nan­cia ex­tra­or­di­na­ria de has­ta el 40%. Pa­ra Pu­ga, ade­más, las fa­ci­li­da­des con­fe­ri­das por el Go­bierno a la ex­por­ta­ción de pro­duc­tos ecua­to­ria­nos al mercado mun­dial, no se cons­ti­tuía en un fac­tor de be­ne­fi­cio­so co­lec­ti­vo de­bi­do a que el al­za del cos­to de la vi­da - que re­sul­ta­ba del en­ca­re­ci­mien­to de los bie­nes im­por­ta­dos- era ma­yor que las ven­ta­jas que po­día aca­rrear el en­vío de nues­tros pro­duc­tos al mercado ex­terno. An­te es­tas cir­cuns­tan­cias y apun­tan­do a lo­grar un apo­yo de los di­ver­sos sec­to­res so­cia­les gol­pea­dos por el ni­vel de los pre­cios, Ama­lio Pu­ga sos­tu­vo “…por jus­ti­cia y por hu­ma­ni­dad, y si­quie­ra sea co­mo mí­ni­ma com­pen­sa­ción, de­be­rá ini­ciar­se de in­me­dia­to el au­men­to de los suel­dos y sa­la­rios… De lo con­tra­rio y si de­mo­ra es­ta decisión, se es­ta­rá le­gis­lan­do pa­ra los ca­dá­ve­res del pue­blo… Lle­ga­rá el día en el que, co­lo­ca­dos en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos, el pro­pio pue­blo les ha­rá cum­plir la sen­ten­cia que se­rá la que co­rres­pon­de a quie­nes vie­nen ju­gan­do con la vi­da del pue­blo en pro­ve­cho de sus in­sa­cia­bles in­tere­ses…”.

UNA FU­RI­BUN­DA DE­NUN­CIA

La pu­bli­ci­dad del po­pu­lis­mo ce­fe­pis­ta apro­ve­chó va­rios ele­men­tos pa­ra en­sa­yar su po­lí­ti­ca de de­nun­cias y acu­sa­cio­nes: unos, re­la­cio­na­dos con ac­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les di­rec­tas, co­mo los que aca­ba­mos de ana­li­zar, y otros, de­ri­va­dos de acon­te­ci­mien­tos no­ci­vos an­te­rio­res, no afron­ta­dos ni com­ba­ti­dos por el ré­gi­men li­be­ral. De en­tre es­tos se­gun­dos, uno de los más sig­ni­fi­ca­ti­vos y de ma­yor tras­cen­den­cia, ocu­rri­do ba­jo el de­no­mi­na­do “Se­gun­do ve­las­quis­mo” (1944-1947) y cu­yas ma­ni­fes­ta­cio­nes crí­ti­cas se man­tu­vie­ron y pro­fun­di­za­ron en la pre­si­den­cia de Pla­za, fue el pro­ble­ma fe­rro­via­rio. Los tra­ba­ja­do­res de los Fe­rro­ca­rri­les del Es­ta­do re­cla­ma­ban in­sis­ten­te­men­te un al­za de sa­la­rios

EN LA RE­VIS­TA “MO­MEN­TO”, DI­RI­GI­DA POR GUE­VA­RA MO­RENO SE ATA­CÓ VIO­LEN­TA­MEN­TE AL GO­BIERNO DE GA­LO PLA­ZA.

El fe­rro­ca­rril fue por años el prin­ci­pal me­dio de co­mu­ni­ca­ción que unía las re­gio­nes de la cos­ta y la sie­rra en esos años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.