Nues­tros vie­jos AL­MA­NA­QUES

Memorias Porteñas - - Mp - Por ARQ. MEL­VIN HO­YOS

La en­ci­clo­pe­dia Es­pa­sa- Cal­pe con­cep­túa el tér­mino di­cien­do que es un ca­tá­lo­go que com­pren­de la dis­tri­bu­ción del año en me­ses, se­ma­nas y días, con da­tos as­tro­nó­mi­cos y otras mu­chas no­ti­cias, sien­do uti­li­za­do oca­sio­nal­men­te el tér­mino co­mo si­nó­ni­mo de ca­len­da­rio.

En es­te sen­ti­do, el fa­mo­so y muy an­ti­guo Al­ma­na­que Bris­tol se­ría el al­ma­na­que “clá­si­co” pues se ajus­ta a la per­fec­ción al con­cep­to an­tes ci­ta­do.

Sin em­bar­go, en el Ecua­dor se pu­bli­ca­rían des­de 1839 al­ma­na­ques en los que las no­ti­cias y las pro­pa­gan­das su­pe­ra­ban am­plia­men­te el es­pa­cio ocu­pa­do por el con­te­ni­do tra­di­cio­nal que el do­cu­men­to de­bía te­ner, sien­do es­ta la ra­zón por la cual “nues­tros al­ma­na­ques” fue­ron con­vir­tién­do­se en una fuen­te de con­sul­ta in­dis­pen­sa­ble pa­ra quie­nes que­rían des­cu­brir da­tos que por sus ca­rac­te­rís­ti­cas, so­lo po­dían ha­ber si­do re­gis­tra­dos en esas pá­gi­nas.

El pri­mer al­ma­na­que pu­bli­ca­do en la na­ción cir­cu­la­ría en Qui­to, pa­ra 1839, ba­jo el tí­tu­lo de “Al­ma­na­que Na­cio­nal del Ecua­dor pa­ra el año de 1839”, im­pre­so en la im­pren­ta del Go­bierno, que di­ri­gía Juan Cam­pu­sano. La pu­bli­ca­ción ini­cia­ba su con­te­ni­do con la tras­crip­ción de una alo­cu­ción pro­nun­cia­da por el pre­si­den­te Flo­res, en la que ha­bla­ba so­bre “La au­ro­ra de la nue­va ad­mi­nis­tra­ción, ter­cer pe­rio­do de la exis­ten­cia po­lí­ti­ca del Ecua­dor”, y ten­dría un fuer­te tin­te po­lí­ti­co.

En Gua­ya­quil no ve­rían la luz sino has­ta 1883, cuan­do, por ini­cia­ti­va de don Ma­nuel Ga­lle­gos Na­ran­jo y con una pre­sen­ta­ción es­cri­ta por Fran­cis­co Cam­pos Coe­llo, es en­tre­ga­do a la Ti­po­gra­fía” El Chim­bo­ra­zo” (pa­ra su im­pre­sión y pos­te­rior co­mer­cia­li­za­ción), el “Al­ma­na­que ecua­to­riano o guía de Gua­ya­quil” (que ese era el nom­bre que os­ten­ta­ba el do­cu­men­to en su pri­me­ra pá­gi­na). Con­te­nía in­tere­san­tes da­tos li­te­ra­rios, geo­grá­fi­cos, co­mer­cia­les, es­ta­dís­ti­cos, his­tó­ri­cos y cro­no­ló­gi­cos, den­tro de los que se des­ta­ca­ban las guías pa­ra rea­li­zar trá­mi­tes co­mo el pa­go de adua­nas en nues­tra ciu­dad, amén de las pro­pa­gan­das (avisos pu­bli­ci­ta­rios) que el co­mer­cio de aquel en­ton­ces in­ser­ta­ba, re­fle­jan­do de ma­ne­ra ex­tra­or­di­na­ria los ele­men­tos ca­rac­te­rís­ti­cos de la épo­ca.

El al­ma­na­que de Ga­lle­gos, que es co­mo se lo co­no­ce, te­nía co­mo una de sus vir­tu­des la de con­te­ner una gran can­ti­dad de da­tos his­tó­ri­cos, tan­to lo­ca­les co­mo na­cio­na­les y ex­tran­je­ros, de gran uti­li­dad pa­ra quien ini­cia­ba una in­ves­ti­ga­ción re­la­cio­na­da con te­mas pun­tua­les re­la­cio­na­dos con la his­to­ria.

En 1884, la im­pren­ta de Fidel Mon­to­ya pu­bli­ca el “Al­ma­na­que ilus­tra­do”, ca­rac­te­ri­za­do por la gran can­ti­dad de pu­bli­ci­dad que in­ser­ta­ba en sus pá­gi­nas y por la inexis­ten­cia de informació­n adi­cio­nal que no fue­ra la pro­pia de to­do al­ma­na­que.

Ocho años des­pués, pa­ra 1892, cir­cu­la­rá en el puer­to “El Al­ma­na­que de Gua­ya­quil”, edi­ta­do por el “Dia­rio de avisos”, ar­ma­do y re­dac­ta­do por el ilus­tre maes­tro e his­to­ria­dor don Car­los Ma­ta­mo­ros Ja­ra. Digno de des­ta­car den­tro por su con­te­ni­do, se­rá un ca­len­da­rio his­tó­ri­co na­cio­nal, que, ini­cián­do­se con 1537, por ano­tar uno de los años del pro­ce­so fun­da­cio­nal de Gua­ya­quil, ter­mi­na­ba en 1891, con­sig­nan­do es­te año co­mo el de la fun­da­ción de la “Es­cue­la de ar­tes y ofi­cios” de la So­cie­dad Filantrópi­ca del Gua­yas. Es­te al­ma­na­que traía tam­bién ta­blas de con­ver­sión de to­da cla­se de me­di­das, un lis­ta­do de las obras li­te­ra­rias de ma­yor aco­gi­da y una lis­ta de fra­ses cé­le­bres, jun­to a una muy cui­da­da se­lec­ción de poe­mas.

El año 1900, Ma­nuel Ga­lle­gos Na­ran­jo vuel­ve a pu­bli­car un al­ma­na­que, pe­ro es­ta vez con el nom­bre de “Al­ma­na­que de Gua­ya­quil – Fin de si­glo”, con pro­fu­sión de da­tos de to­do ti­po. Es­te ten­dría una gran aco­gi­da den­tro de la ciu­dad, lle­gán­do­se a ven­der in­clu­so en Qui­to y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.